El Mayor (película)

El Mayor
Información sobre la plantilla
Histórico-biográfica | Bandera de Cuba
El Mayor (película cubana 2018).jpg
El actor Daniel Romero Pildain (protagonista del filme) junto al cineasta Rigoberto López.
Estreno3 de diciembre de 2021
GuiónEugenio Hernández Espinosa y Rigoberto López.
DirectorRigoberto López
Dirección de FotografíaÁngel Alderete
Director de ArteMúsica de José María Vitier
RepartoDaniel Romero Pildain
ProductoraInstituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic).
PaisBandera de Cuba

El Mayor. Es un largometraje cubano filmado en el año 2018, que está inspirado en la vida del Mayor General del ejército mambí en la región de Camagüey, Ignacio Agramonte y Loynaz así como en la persona de su esposa Amalia Simoni.

La película

El filme abordará muchos aspectos de la intensa vida del «Paladín de la vergüenza» Ignacio Agramonte y Loynaz (1841-1873), su legendario amor con Amalia Simoni (1842-1918) y los conflictos que enfrentó este insigne patriota cubano.

Agramonte se fue a la guerra recién casado a los 27 años y murió en combate con 32, dejando, más que una familia y la vida, páginas imprescindibles de la historia de Cuba y hasta un gentilicio único: el que identifica a los naturales del Camagüey como agramontinos.

La película demandará un alto nivel de recursos tecnológicos y organizativos para recrear vestuarios, armamentos y demás utilería pertenecientes al siglo XIX. También para recrear las batallas que libró la famosa caballería comandada por este héroe.

Su realización contará, además del ICAIC (Instituto del Cine Cubano), con el apoyo de el Ministerio de Cultura, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba y las autoridades de la provincia Camagüey.

Realizadores

Reparto

A cerca del director

Rigoberto López y Angel Alderete

Rigoberto López (1947-2019) inicio el rodaje de este filme en enero de 2018, dando inicio a la concreción de un proyecto en el que venía trabajando desde hacía una década pues entendía que una cinta como esta sería muy necesaria para la sociedad cubana. Tuvo siempre la intención de reflejar, más allá de los personajes, a los seres humanos que fueron, y para eso se valió de un sólido y acertado asesoramiento histórico a cargo de prestigiosos profesionales, entre ellos la lugareña Premio Nacional de Historia 2015 Elda Cento Gómez, ya fallecida.

Rigoberto trabajó hasta el último aliento en su obra mientras tuvo fuerzas para hacerlo. Logró concluir el primer corte, luego el fotógrafo Ángel Alderete, gran amigo del cineasta desde su juventud, tuvo la responsabilidad de realizar el corte final de edición.

Sobre el guion

El guion, del propio Rigoberto López y del dramaturgo Eugenio Hernández Espinosa, se apegó a la asesoría de destacados historiadores buscando matizar a los personajes en su naturaleza humana. Así es posible ver las contradicciones entre Ignacio y Céspedes fundadas en el protagonismo de los poderes civiles y militares, apreciar la proeza del héroe de la Batalla de Jimaguayú y redactor de la primera Constitución de la República de Cuba.

Encuentro entre Ignacio y Céspedes

El reto principal estuvo en mostrar la historia sin convertir la narración en una suceción discursiva de las constantes reuniones efectuadas para delimitar responsabilidades y establecer principios de convivencias y luchas. De esta forma, los realizadores encontraron las vías para articular un discurso coherente con los hechos sucedidos. Es por eso que es posible asumir como referente didáctico este filme pues su didactismo pasa a formar parte del estilo narrativo asumido sin que el calado artístico ni la recreación imaginativa lo ensombrezcan.

Escenarios

Escena con numerosos extras y caballos

Los escenarios escogidos son de la provincia Camagüey y en la misma se brinda una visión de la época a mediados del siglo XIX. En su realización se incluyeron seis batallas en la extensa llanura de la región agramontina, en las que se emplearon hasta 200 caballos y 500 figurantes, mientras que por otra parte se filmaron escenas en la ciudad en muchas de las edificaciones frecuentados por Agramonte, que hoy por hoy son joyas patrimoniales en perfecto estado de conservación.

Recreación ambiental

Escena de un baile de salón típico de la alta sociedad de la época


La recreación ambiental, no obstante estar involucrados en las acciones miles de extras, resulta excelente. Las actuaciones son correctas, con una media convincente, y la música de José María Vitier complementa lo dramático.

Por otro lado, el realismo de las cargas al machete, que tanto pavor causaban en las tropas españolas, resultan convincentes. El vestuario, maquillaje y uso de los accesorios consolidan la veracidad epocal.

Actuaciones memorables

El protagónico de Ignacio Agramonte en la figura del joven Daniel Romero, quien encarnara también exitosamente al joven José Martí en El ojo del canario, resulta memorable pues lo desempeña con hidalguía entremezclando la grandeza del patricio con sus valores humanos en el plano personal, más íntimo como lo es el icónico amor por Amalia Simoni interpretado por Claudia Tomás.

Igualmente destaca Rafael Lahera en su interpretación de Carlos Manuel de Céspedes, convincente en toda su magnitud. Además integran el reparto los intérpretes norteamericanos Michael Redford como el brigadier Henry Reeve (el Inglesito), y Jonathan Burton interpretando al general Thomas Jordan, que en su momento fue jefe del Estado Mayor del Ejército Libertador durante la Guerra de los Diez Años.

Homenaje póstumo

En agosto de 2020 se exhibió en la Galería QR, del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, una muestra de 18 instantáneas del proceso de filmación de esa producción cinematográfica. La curaduría estuvo a cargo de Marilyn Sampera Rosado, viuda de Rigoberto López Pego, quien asumió junto a un creativo equipo de producción y rodaje, el compromiso de culminar la película como un producto con calidad técnica e investigación histórica, a la altura de uno de los más importantes héroes de las gestas independentistas cubanas del siglo XIX, tal como lo esperaba su director.

Fuentes