Enfermedades respiratorias crónicas

Enfermedades respiratorias crónicas
Información sobre la plantilla
Erespiratorias.jpg
Sistema respiratorio.
Agente transmisor:microbios, gotitas de saliva o moco
Región de origen:Vías respiratorias
Forma de propagación:Persona enferma

Enfermedades respiratorias crónicas. Son causadas por microbios que están en el ambiente o en las gotitas de saliva o moco, que una persona enferma arroja al toser, hablar o estornudar, son enfermedades crónicas que comprometen al pulmón y/o a las vías respiratorias.

Tipos de enfermedades respiratorias

Dentro de ellas se encuentra el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la rinitis alérgica, las enfermedades pulmonares de origen laboral y la hipertensión pulmonar.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, se estima que 235 millones padecen asma y 64 millones padecen EPOC. La misma fuente indica que mueren anualmente en el mundo alrededor de 4 millones de personas a causa de las ERC, siendo la EPOC la principal responsable.

Causas

Los factores de riesgo más importantes de las ERC son los siguientes:

  • Fumar
  • Contaminación del aire en espacios cerrados, por ejemplo la exposición pasiva al humo de tabaco.
  • Contaminación ambiental
  • Exposición a alérgenos
  • Inhalación de polvo y productos químicos en el medio laboral
  • Antecedentes familiares de asma u otras alergias.

Enfermedades respiratorias más comunes

La gripe y el resfriado común son dos infecciones respiratorias virales autolimitadas. Tienen una duración de entre tres y cinco días y el cuerpo se encarga de combatirlas y curarlas de forma espontánea. Se manifiestan por dolor de garganta, fiebre, estornudos, tos, malestar general y obstrucción nasal.

La rinitis es la inflamación del revestimiento mucoso de la nariz. Sus síntomas incluyen estornudos, picor nasal, congestión nasal y secreción postnasal. Según su causa puede ser alérgica, infecciosa (virus o bacterias) o deberse al mal uso de medicamentos vasoconstrictores nasales, al uso de antidepresivos e incluso estar vinculada al embarazo o a ciertos problemas hormonales (hipertiroidismo), al frío o a los ambiente húmedos. Un tabique nasal desviado, los tumores y los cuerpos extraños también causan enfermedades respiratorias.

La rinosinusitis es la afectación de las cavidades paranasales. La rinosinusitis es la complicación de una rinitis y se manifiesta por la emisión abundante de mucosidad líquida por la nariz y opacidad de los senos en radiografía y TAC.

La faringitis es una infección viral o bacteriana de la garganta. En este último caso se requerirá el uso de antibióticos. La faringitis puede causar fiebre, dolor al tragar, tos y malestar general.

La amigdalitis es la inflamación de las amígdalas, un órgano constituido por numerosos nódulos linfáticos ubicado en la garganta. Las amígdalas ayudan a eliminar gérmenes y bacterias pero cuando se inflaman causan dificultad para deglutir, dolor de oído, fiebre, dolor de cabeza y de garganta.

La traqueítis es una infección bacteriana de la tráquea frecuente en niños pequeños.

La bronquitis consiste en una irritación e inflamación de los bronquios, lo cual provoca el estrechamiento de las vías respiratorias, cierta dificultad para respirar y la acumulación de moco, además de tos. La principal causa de la bronquitis es el humo del tabaco, así como la exposición a gases industriales o aire contaminado.

Otras enfermedades

El enfisema pulmonar es una patología pulmonar que causa la destrucción progresiva de los vasos sanguíneos de los pulmones y de los alvéolos. En efecto, los alvéolos son cavidades muy pequeñas en forma de pequeñas bolsas situadas en el extremo de un bronquiolo. Son las ramificaciones más finas de los bronquios. Las personas con enfisema tienen, por lo general, problemas para respirar durante el ejercicio y el tabaquismo es la causa más frecuente.

El asma es una enfermedad respiratoria crónica muy frecuente en los niños aunque también afecta a los adultos. El asma provoca la inflamación de los bronquios y dificulta las tareas del resto del sistema respiratorio. Las personas asmáticas experimentan insomnio, fatiga, dificultad para respirar, tos, silbidos en el pecho y problemas para realizar las tareas cotidianas.

La neumonía es una de las enfermedades respiratorias más graves que existen. Según la Organización Mundial de la Salud, la neumonía es la principal causa de muerte infantil a nivel mundial. Esta enfermedad aparece como consecuencia de una infección vírica, bacteriológica o por hongos y sus síntomas más significativos son la fiebre, los escalofríos, el dolor en el tórax, la pérdida del apetito, la respiración rápida y la tos.

Por último, el cáncer de pulmón es una enfermedad que impide la respiración normal y puede extenderse a otras partes del cuerpo. En Estados Unidos, el cáncer de pulmón es el tumor más letal en hombres y el segundo en mujeres (el primero es el cáncer de mama). El tabaco es la principal causa de cáncer de pulmón en el mundo, así como la contaminación del aire y los productos químicos.

Síntomas

La tos persistente, la falta de aire (disnea) y las secreciones respiratorias son los síntomas más frecuentes, cuya intensidad varía de una persona a otra, de acuerdo a la enfermedad en cuestión, su grado se severidad y tiempo de evolución.

Prevención

No fumar y evitar la exposición pasiva al humo de tabaco, son las medidas más efectivas para prevenir el desarrollo de ERC, y reducir los síntomas y complicaciones una vez que la enfermedad ya está instalada. Por otro lado, deben tomarse las medidas necesarias para proteger a los trabajadores con riesgo de exposición a polvo y productos químicos.

Las personas que tienen síntomas persistentes de tos, silbidos o ronroneos en el pecho o falta de aire deben consultar al médico porque el tratamiento puede evitar que la enfermedad progrese.

Productos probióticos reducen enfermedades respiratorias

Los productos probióticos conllevan microorganismos activos, cuando colonizan el intestino. Estas bacterias beneficiosas se encuentran de forma natural en el tracto intestinal. Un estudio reciente sugiere que los probióticos podrían reducir la duración de las infecciones respiratorias en adultos y niños.

Alimentos probióticos

La mayoría de los probióticos provienen de los alimentos. Están especialmente presentes en los productos lácteos con cultivos. Los probióticos pueden consumirse en cápsulas, tabletas, polvos, bebidas, yogures y otros alimentos.

Fuente