Esteroides anabólicos

Esteroides anabólicos
Información sobre la plantilla
Est2.JPG
Concepto:Sustancias Hormonales

Esteroides anabólicos. Son las substancias sintéticas basadas en hormonas sexuales masculinas (andrógeno). Estas hormonas promueven el crecimiento de músculos (efecto anabólico) así como también en desarrollo de las características sexuales masculinas (efecto andrógeno).

Los esteroides anabólicos fueron desarrollados a finales de 1930 principalmente para tratar el Hipogonadismo, una condición en la cual los testículos no producen suficiente testosterona para garantizar un crecimiento, desarrollo y función sexual normal del individuo. Precisamente a finales de 1930 los científicos también descubrieron que estos esteroides facilitaban el crecimiento de músculos en los animales de laboratorio, lo cual llevo al uso de estas sustancias por parte de físicos culturistas y levantadores de pesas y después por atletas de otras especialidades.

Función

Una de las razones principales por la cual la gente utiliza esteroides anabólicos es para mejorar su rendimiento deportivo. Entre físico culturistas se estima que el abuso de esteroides es muy alto. Otra razón por la cual la gente toma esteroides es para aumentar el tamaño de los músculos y reducir grasa en el cuerpo. Este grupo incluye personas que sufren de un síndrome llamado dismorfia, en la cual la persona hombre o mujer, tiene una imagen distorsionada de si mismo y no importa que tan musculosa esta persona sea, siempre se va a ver como alguien débil y delgado.

Otras personas que abusan estas sustancias han sido victimas de abusos sexuales durante su infancia, y asocian el crecimiento muscular con la habilidad de protegerse a ellos mismos. En un estudio realizado entre hombres físico culturistas se determino que el 25 por ciento de aquellos que abusaban esta substancia fueron victimas de abuso sexual y físico durante su niñez entre aquellos que no abusaban de esta substancia no se encontró abuso sexual y físico.

Uso clínico

Los esteroides a menudo se abusan siguiendo patrones llamados "ciclos", que significa que los usuarios toman dosis múltiples de esteroides a lo largo de un período específico de tiempo, dejan de tomarlos por un período y después vuelven a comenzar. Los usuarios a menudo también mezclan varios diferentes tipos de esteroides en un proceso llamado "amontonamiento". Al "amontonar" las drogas, lo que típicamente hacen los abusadores de esteroides es tomar dos o más esteroides anabólicos diferentes, mezclando los orales y/o los inyectables, y algunas veces incluyen compuestos diseñados para uso veterinario. Los abusadores piensan que los diferentes esteroides interactúan para producir un efecto mayor en la musculatura del que se lograría si cada droga fuese tomada por separado, una teoría que no ha sido científicamente comprobada.

Otra manera de abusar de los esteroides es tomándolos en forma de "pirámide". En este proceso, los usuarios lentamente incrementan el abuso de los esteroides (aumentando el número de esteroides que toman o la dosis y la frecuencia de uno o más esteroides usados juntos), llegando a un punto máximo alrededor de la mitad del ciclo y de ahí gradualmente disminuyendo la dosis hasta llegar al final del ciclo. A menudo los usuarios toman las dosis en forma de pirámide en ciclos de 6 a 12 semanas. Al principio del ciclo, comienzan con dosis bajas de las drogas "amontonadas" y poco a poco van aumentando la dosis.

En la segunda mitad del ciclo, las dosis se reducen gradualmente hasta llegar a cero. A veces continúan con un segundo ciclo en el cual siguen entrenándose pero sin usar drogas. Los abusadores creen que al tomar las drogas en forma de pirámide le dan al cuerpo tiempo suficiente para adaptarse a las dosis más altas y que el ciclo sin drogas permite la recuperación del sistema hormonal. Al igual que con el "amontonamiento", los beneficios percibidos de las pirámides y de los ciclos no tienen respaldo científico.

Consecuencias del abuso

  • A nivel hormonal el abuso de esteroides interfiere con la producción normal de hormonas en el cuerpo, causando cambios que pueden ser tanto reversibles como irreversibles. Entre los cambios que son reversibles están la disminución en la producción de esperma en los hombres y la reducción testicular; entre los cambios irreversibles están la calvicie y el desarrollo de pechos (ginecomastia) en los hombres. En las mujeres el abuso de esteroides anabólicos puede causar masculinización, lo cual significa que los pechos y la cantidad de grasa corporal decrecen, la piel se hace gruesa, el clítoris se agranda y la voz se hace mas profunda. Así mismo, el cabello se cae pero el pelo corporal crece.
  • A nivel músculo-esquelético altos niveles de testosterona y otras hormonas sexuales en personas que aun no han terminado de crecer biológicamente puede resultar en personas con estaturas más pequeñas de lo que genéticamente estaban predispuestas a ser.
  • A nivel cardiovascular el abuso de esteroides se ha asociado con enfermedades cardiovasculares, incluyendo ataques al corazón e infartos, incluso en atletas menores de 30 años. Al cambiar los niveles de lipoproteínas que transportan el colesterol en la sangre se incrementa el riesgo de padecer de arteriosclerosis, una condición en la que substancias grasosas son depositadas en las paredes de las arterias interrumpiendo el fluir de la sangre, lo que últimamente puede resultar en un ataque al corazón.
  • A nivel del hígado el abuso de esteroides se asocia a tumores y a una rara condición llamada hepatitis peliosis, en la cual se forman pequeñas cápsulas llenas de sangre en el hígado, esta condición así como los tumores pueden causar sangramiento interno.
  • A nivel de la piel el abuso de esteroides puede causar acne, y cuero cabelludo y piel grasosa.
  • A nivel infeccioso los anabólicos que son inyectados pueden tener agujas contaminadas, usadas por otras personas. Así mismo, algunos esteroides son manufacturados ilegalmente bajo condiciones que no son estériles. Estos factores pueden contribuir a contraer enfermedades virales como el VIH y la hepatitis B y C. También se puede desarrollar endocarditis, lo cual es una enfermedad bacterial que causa una inflamación fatal de la cobertura interna del corazón.

Los esteroides anabólico-androgénicos, la composición corporal y el rendimiento atlético

La composición corporal

En estudios que se han llevado a cabo en animales machos castrados y en hembras normales en los que se ha investigado el efecto de los esteroides anabólico-androgénicos en la composición corporal, se han señalado aumentos en la masa magra, en la retención de nitrógeno y en el crecimiento muscular.

Han sido pocos o ninguno los efectos de los esteroides anabólico-androgénicos en el peso corporal de animales machos normales, sin entrenamiento , que se ejercitan en la banda sin fin (o banda rodante) o en ratas con entrenamiento isométrico o monos que realizan ejercicios de fuerza; sin embargo, no se han estudiado de forma adecuada los efectos de los esteroides en los animales que siguen un entrenamiento de resistencia fuerte. Con el suministro de esteroides anabólico-androgénicos, los hombres con una deficiencia natural de andrógenos debido a una castración u otras causas han presentado aumentos importantes en la retención de nitrógeno y en el desarrollo muscular.

Los hombres y mujeres que participan en pruebas experimentales y terapéuticas con esteroides anabólicos han presentado aumentos en el peso corporal. La mayoría de los estudios de entrenamiento de fuerza en los cuales se reportó el peso corporal se mostraron aumentos más relevantes en el peso con el tratamiento de esteroides que con el placebo. En otros estudios de entrenamiento no se han señalado cambios significativos en el peso corporal. En tres estudios con técnicas hidrostáticas de pesaje se determinó que el peso ganado era masa magra. En otras cuatro investigaciones no se encontraron diferencias significativas en la masa corporal magra entre los tratamientos con esteroides y el placebo, pero en dos de ellas las diferencias de los promedios favorecieron al tratamiento con esteroides.

El nivel de aumento de la retención de agua que explica los cambios ocasionados por los esteroides en la composición corporal es controversial y no se ha resuelto aún. En resumen, los esteroides anabólico-androgénicos ayudan a aumentar el peso corporal en el compartimiento de masa magra. En los estudios de entrenamiento, el aumento de peso ha sido leve pero significativo desde el punto de vista estadístico.

La fuerza muscular

La fuerza muscular es un factor muy importante en muchos eventos deportivos. La literatura sobre la eficacia de los esteroides anabólico-androgénicos para estimular el desarrollo de la fuerza muscular es controversial. Muchos factores contribuyen con el desarrollo de la fuerza, incluyendo la herencia, la intensidad del entrenamiento, la dieta y la condición psicológica. Es muy difícil controlar todos estos factores en un diseño experimental. La variable adicional de la dosis se incluye cuando se inicia la investigación sobre los medicamentos.

Algunos atletas señalan que es necesario consumir dosis mayores que las terapéuticas para ganar fuerza, aunque se han observado resultados positivos al utilizar regímenes terapéuticos (dosis bajas). Es difícil conducir estudios a “doble-ciego” con esteroides anabólico-androgénicos debido a los efectos físicos y/o psicológicos de la droga que, por ejemplo, le permitieron al 100% de los participantes en un estudio a “doble-ciego” identificar correctamente la fase en que se administró el esteroide en el experimento. Se ha demostrado que el efecto placebo es un factor a considerar en estudios con esteroides anabólico-androgénicos como en todos los estudios con drogas.

En estudios con animales, la combinación de esteroides anabólico-androgénicos y entrenamiento de sobrecarga no ha producido ganancias mayores en la producción de fuerza que el entrenamiento sin esteroides. Sin embargo, se han registrado ganancias en la producción de fuerza inducidas por los esteroides en levantadores de pesas con experiencia y sin experiencia, con dieta controlada y sin control de dieta o proteínas suplementarias. Por otra parte, no se han señalado efectos positivos de los esteroides en la ganancia de fuerza sobre los producidos por el entrenamiento sin esteroides en estudios en los que se incluyeron levantadores de pesas experimentados y no experimentados, con control de dieta y sin control de dieta o proteínas suplementarias . Se han criticado aquellos estudios en los que no se señaló ningún cambio en la fuerza con los esteroides anabólico-androgénicos por utilizar levantadores de pesas sin experiencia, fallar en controlar la dieta, utilizar entrenamiento de baja intensidad y por no especificar la metodología utilizada para medir la fuerza.

También se han criticado los estudios en los que se han demostrado ganancias de fuerza muscular con el uso de esteroides anabólico-androgénicos por contar con un número inadecuado de sujetos, diseños estadísticos inadecuados, realización inapropiada e informes insatisfactorios de los resultados experimentales. No existen estudios sobre los efectos de las dosis masivas de esteroides usadas por algunos atletas durante varios años. De manera similar, no se cuenta con estudios sobre el uso de esteroides anábolico-androgénicos y entrenamiento en mujeres o niños. En teoría, los efectos anabólicos y androgénicos serían mayores en las mujeres y en los niños ya que por naturaleza ellos tienen niveles inferiores de andrógenos que los hombres. Los tres mecanismos que se han propuesto sobre las acciones de los esteroides anabólico-androgénicos para aumentar la fuerza muscular son:

1. Incrementan la síntesis proteica en el músculo como una acción directa. 2. Bloquean el efecto catabólico de los glucocorticoides después de practicar ejercicio, aumentando la cantidad disponible de la hormona anabólico-androgénica. 3. Aumentan la conducta agresiva, mejorando así la cantidad y la calidad del entrenamiento con pesas. A pesar de que algunas veces se dan resultados contradictorios en los estudios en esta área, se puede concluir que el uso de esteroides anabólico-androgénicos, especialmente por parte de levantadores de pesas experimentados, puede aumentar los niveles de fuerza más que los niveles observados con entrenamiento y dieta solamente.

Este efecto positivo en la fuerza es a menudo leve y obviamente no se presenta en todos los individuos. La explicación para esta variabilidad en los efectos de los esteroides es incierta. Cuando ocurren aumentos leves en la fuerza muscular , éstos pueden ser importantes en las competiciones deportivas.

La capacidad aeróbica

También se ha cuestionado el efecto de los esteroides anabólico-androgénicos en la capacidad aeróbica. El potencial de estas drogas para aumentar el volumen sanguíneo total y la hemoglobina podría sugerir un efecto positivo en la capacidad aeróbica. Sin embargo, solamente en tres estudios se indicaron efectos positivos, y en estudios posteriores no se han confirmado aún estos resultados. Por lo tanto, la mayoría de la evidencia no muestra efecto positivo alguno de los esteroides anabólico-androgénicos en la capacidad aeróbica sobre el entrenamiento aeróbico en sí. Efectos negativos Los esteroides anabólico-androgénicos se han asociado con una gran cantidad de efectos perjudiciales en estudios de laboratorio y en pruebas terapéuticas.

Los efectos de mayor preocupación son aquellos que ocurren en los sistemas hepático, cardiovascular y reproductor, así como en el estado psicológico de los usuarios de esteroides . Efectos adversos en el hígado. En varias pruebas terapéuticas, se ha responsabilizado a los esteroides anabólico-androgénicos del deterioro en la función excretora del hígado, lo cual ocasiona ictericia. La posible naturaleza de esta relación de causa y efecto se fortalece por la observación de remisiones hospitalarias por ictericia después de descontinuar la droga. En estudios en atletas que usan esteroides anabólico-androgénicos, no se encontró ninguna evidencia de colestasia. Se han observado cambios estructurales en el hígado luego de seguir un tratamiento de esteroides en animales y en seres humanos.

La posible naturaleza de la relación de causa y efecto entre la peliosis hepática y el uso de esteroides anabólico-androgénicos se refuerza por la observación en algunos casos de mejorías en la condición después de descontinuar la terapia con la droga. No se han reportado casos de esta condición en atletas que usan esteroides anabólico-androgénicos, pero aún no se han realizado investigaciones específicas para este desorden en atletas. Los tumores hepáticos se han vinculado con el uso de esteroides anabólico-androgénicos en individuos que reciben esta droga como parte de su tratamiento.

Estos tumores son por lo general benignos, pero también se han detectado tumores malignos en algunos individuos. La posible naturaleza de la relación de causa y efecto entre el uso de la droga y el desarrollo del tumor se refuerza por informes de remisión o desaparición del tumor después de terminar el tratamiento con la droga.

Los compuestos 17-alfa-alquilados son la familia específica de los esteroides anabólico-androgénicos responsables del desarrollo de tumores hepáticos. Se ha reportado un caso de un hombre fisiculturista de 26 años que murió de cáncer hepático después de haber abusado de una variedad de esteroides anabólico-androgénicos por al menos cuatro años. La evaluación necesaria para descubrir estos tumores no se realiza comúnmente, lo que hace posible que no se hayan detectado otros tumores relacionados con los esteroides que los atletas usan.

Los resultados de las pruebas sanguíneas para evaluar la función hepática no se han alterado con el uso de esteroides en algunos estudios de entrenamiento, en otros estudios similares se han detectado anormalidades y también se han detectado anormalidades en pruebas realizadas entre atletas que utilizan esteroides anabólico-androgénicos. Sin embargo, la peliosis hepática y el cáncer de hígado no siempre ocasionan anormalidades en las pruebas sanguíneas. Además, algunos autores aseguran que se necesitan rastreos con radioisótopos en el hígado, ultrasonidos o tomografías computarizadas para poder emitir un diagnóstico.

Efectos negativos en el sistema cardiovascular

Los cambios inducidos por los esteroides, que pueden ocasionar el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, incluyen hiperinsulinismo, alteración en la tolerancia a la glucosa, descenso en los niveles de lipoproteínas de alta densidad y aumento en la presión sanguínea.

Estos efectos varían en cada individuo de acuerdo a su situación clínica. Por ejemplo, en algunas personas los esteroides anabólico-androgénicos disminuyen el nivel de los triglicéridos y en otras lo aumentan. Los exámenes histológicos de miofibrillas y mitocondrias del tejido cardiaco en animales de laboratorio demuestran que la administración de esteroides anabólico-androgénicos ocasiona alteraciones patológicas en estas estructuras. A pesar de que los efectos cardiovasculares de los esteroides anabólico-androgénicos son potencialmente peligrosos, se necesitan más investigaciones antes de llegar a una conclusión definitiva.

Efectos negativos en el sistema reproductor masculino

Los efectos de los esteroides anabólico-androgénicos en el sistema reproductor masculino son oligoespermia (conteo bajo de espermatozoides) y azooespermia (ausencia de espermatozoides en el semen), disminución en el tamaño de los testículos, aparición de tejido anormal en las biopsias testiculares, y disminución de testosterona y de hormonas gonadotrópicas. Estos efectos se han presentado en estudios de entrenamiento, en estudios de voluntarios normales, en pruebas terapéuticas, y en estudios con atletas que utilizaban esteroides anabólico-androgénicos . En vista de los cambios que se muestran en el eje pituitario-gonadal, se cree que la disfunción responsable de estas anormalidades es la supresión que causan los esteroides en la producción de gonadotropina.

Los cambios en estas hormonas son por lo general reversibles cuando se deja de utilizar la droga, pero los efectos a largo plazo de la alteración del eje hipotalamo-hipofisiario-gonadal son aún desconocidos. Sin embargo, existe un informe sobre anormalidades residuales en la morfología testicular de hombres saludables luego de 6 meses de haber descontinuado el uso de esteroides . Se ha informado que el metabolismo de andrógenos a compuestos estrogénicos puede ocasionar ginecomastia en hombres.

Efectos negativos en el sistema reproductor femenino

Entre los efectos de los esteroides anabólico-androgénicos en el sistema reproductor femenino se incluyen una reducción en los niveles circulantes de la hormona luteinizante, la hormona folículo estimulante, estrógenos y progesterona; inhibición de la foliculogénesis y de la ovulación; así como cambios en el ciclo menstrual como prolongación de la fase folicular, reducción de la fase luteal, y amenorrea. Efectos negativos en la condición psicológica. Los efectos psicológicos de los esteroides anabólico-androgénicos en ambos sexos incluyen aumentos o descensos en la líbido, cambios de humor y conducta agresiva, relacionados con los niveles de testosterona en el plasma . La administración de esteroides produce cambios en el electroencefalograma similares a aquellos que se observan con las drogas psicoestimulantes. Antes de utilizar esteroides anabólico-androgénicos se debe considerar la posibilidad de desarrollar conductas hostiles y agresivas. Otros efectos negativos.

Otros efectos secundarios que se asocian con los esteroides anabólico-androgénicos son ataxia ; cierre prematuro de epífisis en personas jóvenes; masculinización en jóvenes y en mujeres, incluyendo hirsutismo; clitoromegalia; agravamiento irreversible del tono de voz; acné; caída temporal de cabello, y alopecia.

Estas reacciones negativas pueden ocurrir con el uso de esteroides anabólico-androgénicos y se cree que dependen del tipo de esteroide, dosis y duración del tratamiento. No existe un método para predecir cuáles individuos son más propensos a desarrollar estos efectos, algunos de los cuales son potencialmente dañinos.

Como afectan el cerebro

Los efectos inmediatos de los esteroides anabólico-androgénicos en el cerebro están mediados por su unión a los receptores androgénicos (hormona sexual masculina) y estrogénicos (hormona sexual femenina) en la superficie de una célula. Una vez efectuada esta unión, este complejo receptor anabólico-estrogénico puede entrar al núcleo celular e influenciar los patrones de expresión genética. Debido a esto, los efectos agudos de los esteroides anabólico-androgénicos sobre el cerebro son sustancialmente diferentes a los de otras drogas. La diferencia más importante es que los esteroides anabólico-androgénicos no causan euforia.

Esto quiere decir que no resultan en los aumentos rápidos del neurotransmisor dopamina, lo que causa la “euforia” que suele impulsar los comportamientos que llevan al abuso de drogas. Sin embargo, el uso a largo plazo de los esteroides anabólico-androgénicos puede, con el tiempo, impactar algunas de las mismas vías y sustancias químicas del cerebro que se ven afectadas por otras drogas de abuso, como son los sistemas de dopamina, serotonina y de opioides. Tomando en cuenta el efecto combinado de sus acciones complejas directas e indirectas, no es sorprendente que puedan afectar el ánimo y el comportamiento de manera significativa.

Fuentes

  • Artículo Esteroides Disponible en la Web "www.nida.nih.gov" Consultado: 22 de septiembre de 2011.
  • ArtículoEsteroides anabólicos Disponible en la Web "www.nlm.nih.gov" Consultado: 22 de septiembre de 2011.
  • Artículo Esteroides anabólicos Disponible en la Web "www.ambientejoven.org" Consultado: 22 de septiembre de 2011.
  • American College of Sports Medicine. El uso de los esteroides anabolico-androgenicos en la práctica deportiva, 1987