Saltar a: navegación, buscar

Gustavo Doré

Gustavo Doré
Información  sobre la plantilla
Gustave Dore.jpg
Datos personales
Nacimiento6 de enero de 1832
Estrasburgo, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento23 de enero de 1883
París, Bandera de Francia Francia
Nacionalidadfrancés
OcupaciónPintor
Datos artísticos
ÁreaPintura

Gustave Doré. (Estrasburgo, 1832-París, 1883) Pintor e ilustrador francés. Fue uno de los más fecundos e influyentes dibujantes de la segunda mitad del siglo XIX. Es el más famoso de los dibujantes y grabadores que han ilustrado Don Quijote de la Mancha, también creó grabados para acompañar La Divina Comedia y obras de autores como Rabelais y Honorato de Balzac. Contemporáneo exacto de Edouard Manet, sufrió, como éste último, el rechazo de la crítica de su época. Pero mientras que Manet se ha convertido en el héroe de la modernidad, Doré ha seguido siendo para muchos el más ilustre de los ilustradores: algunas ilustraciones para la Biblia o el Infierno de Dante son imágenes que se mantienen grabadas para siempre en la memoria colectiva.

Trayectoria profesional

De origen francés e inspiración romántica.

A los quince años presentó sus dibujos, de gran calidad, a Philipon, quien hizo que colaborara en el Journal pour Rire, y publicó su primer álbum de litografías sobre Los Trabajos de Hércules.

Sus exuberantes fantasías constituyeron una importante fuente de inspiración para los pintores románticos, quienes compartían la atracción por el mundo onírico que él representaba.

En 1847 se trasladó a París, y entre 1848 y 1851 publicó semanalmente caricaturas en el Journal pour Rire, así como diversos álbumes de litografías.

Debe su fama, sobre todo, a sus xilografías destinadas a la ilustración de más de noventa libros, entre los que se encuentran las Oeuvres, de Rabelais (1854), Les Contes drolatiques, de Balzac (1855), el Infierno, de Dante (1861), o Las aventuras del barón de Münchhausen (1866).

La mayor parte de las grandes ilustraciones de Rabelais son grabados interpretativos; él indicaba sobre la madera o a la aguada la composición principal y los principales valores. Luego, hábiles especialistas como Pannemaker, Gusman y Pisan se encargaban de terminar la obra. Una de sus litografías más valiosas representa la muerte trágica de Gérard de Nerval (1855).

El magistral ilustrador experimentó también con la pintura, representando escenas de carácter histórico o religioso, y con la escultura, pero, aunque obtuvo cierto reconocimiento, sus creaciones en estos medios nunca alcanzaron la vivacidad de sus ilustraciones.

Fuente