Saltar a: navegación, buscar

Arrianismo

(Redirigido desde «Herejía arriana»)
Arrianismo
Información sobre la plantilla
Arrianismo1.jpeg
Concepto:Conjunto de doctrinas cristianas desarrolladas por Arrio.
Arrianismo. Es el conjunto de doctrinas cristianas desarrolladas por Arrio, sacerdote de Alejandría, quien consideraba que Jesús de Nazaret no era Dios o parte de Dios, sino una criatura. Una vez que la Iglesia hubo aceptado como dogma la proposición opuesta, el arrianismo fue condenado como una herejía.

Historia

El sacerdote libio y al parecer de origen judío, dotado de una gran elocuencia y erudición. Discípulo de Luciano de Antioquía (fundador de una célebre escuela teológica), fue ordenado sacerdote ejerciendo su ministerio en Baucalis, una de las nueve iglesias de Alejandría. No fue sino hasta haber alcanzado la edad de 60 años (320) cuando comenzó a predicar sus particulares doctrinas, caracterizadas por un descarnado realismo teológico tendiente a eliminar el sentido del misterio que, para muchos, se debió a una fuerte influencia de las escuelas filosóficas vigentes por entonces aristotelismo, platonismo, estoicismo y muy especialmente las enseñanzas del judío alejandrino, Filón. Tales influencias resultaron a la postre, la clave para que sus ideas se impusieran rápidamente entre sus contemporáneos. Arrio, enseñaba que Dios era uno, trascendental al mundo, en el que no había más que un principio, el Padre. Si bien no negó explícitamente la doctrina Trinitaria, la comprensión que hacía de la misma lo alejó definitivamente de la ortodoxia. Así, al identificar los términos engendrado y creado, creía que el Verbo no podía ser equiparado a Dios-Padre puesto que Aquél era la primer creación de Dios, superior a todas las demás, al que solía designar con los títulos de Logos, Sophía y hasta Dios, pero aclarando que el Hijo no era igual ni consubstancial al Padre, ya que, entre el Verbo y Dios existía una abismo de diferencia.

Otras diferencias

Sus doctrinas relativas al Espíritu Santo siguieron la misma suerte que las del Verbo, esto es, resaltó su condición de criatura, pero de un rango aún inferior a la de Aquél. Históricamente, se reconoce a Atanasio de Alejandría como el principal oponente de Arrio y como defensor de la cristología considerada como bíblica por las iglesias católicas, ortodoxa griega y protestantes. El Concilio de Nicea (325 d.C.) condenó las doctrinas arrianas, pero la controversia arriana se prolongó mucho. Tuvo gran vigencia aun después del Concilio de Nicea, ya que un sucesor de Constantino, su hijo Constancio, simpatizaba con Arrio. Los ostrogodos, los visigodos y otros pueblos germánicos se mantuvieron como arrianos hasta el siglo VI. El último rey germano en mantener el arrianismo fue Leovigildo, rey de los visigodos.

En la actualidad

A pesar de que el Arrianismo como tal haya desaparecido, se considera continuadores de ciertos aspectos del Arrianismo a varias comunidades religiosas:

Fuentes

Enlaces Externos