Saltar a: navegación, buscar

Iglesia Santa Ana

Iglesia Santa Ana
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Iglesia)
Iglesia Santa Ana.JPG
De las primeras Iglesias de la Villa de La Trinidad
Descripción
Tipo:Iglesia
Localización:Santa Ana, Trinidad, Sancti Spíritus, Bandera de Cuba Cuba
Datos de su construcción
Inicio:1719
Inauguración:1812
Otros datos
Arquitecto(s):Juan Herrera

Iglesia Santa Ana, o Iglesia de Santa Ana. Fue un templo religioso construido en la calle Santa Ana de Trinidad, Sancti Spiritus, Cuba. Desde su construcción hasta sus últimos días fue centro de referencia para los más fieles seguidores católicos y cristianos, actualmente esta en ruinas aunque se preserva su entorno.

Historia

Inicios

A partir de una capellanía fundada por el alcalde provincial de la villa Don Juan Vázquez a principios del Siglo XVIII, la ermita dedicada a Santa Ana, madre de la Virgen María, se erigió por primera vez en 1719, en principio como una modesta obra de tierra con techo de guano. Con el crecimiento progresivo de la población en este barrio, la ermita es ampliada en el año 1764, y luego, muy en los comienzos del siguiente siglo, se reconstruye, levantándose la sacristía y una segunda nave que queda sólo en el replanteo.

Culminación

El templo quedaría definitivamente configurado hacia el año 1812 con la erección de la torre campanario de veinte varas de alto, atribuida a la vehemencia del presbítero Don Tomás Múñoz.

Funciones

Ante la destrucción de la parroquial mayor en 1814, la ermita de la Santa Ana asumió temporalmente los oficios de parroquia principal de la villa hasta el año 1842. A pesar de que la idea definitiva de su trazado, una iglesia de dos naves con torre central, quedase inconclusa, la personalidad de este edificio, aún en ruinas, revela una singular sabiduría en su concepción. En su fachada aparecen claramente expresadas la vocación por la simetría, la proporción y el gusto por las figuras perfectas, tal vez enmarcable en los códigos del llamado experimentalismo del arquitecto Juan Herrera, muy propios del Renacimiento en España.

Composición de la edificación

La composición está basada en dos cuerpos, uno de ellos que contiene las dos portadas que darían acceso a las dos naves, la principal, y la que nunca se terminase de construir. El otro cuerpo lo constituye la propia torre, ubicada en el mismo eje central de la fechada. En toda la obra aparecen simétricas combinaciones de pilastras y cornisas, óculos, estrellas y arcos lobulados que se articulan armoniosamente para enfatizar el ideal de perfección del edificio, que hoy languidece en la ruina.

Fuentes