Saltar a: navegación, buscar

Juan Pérez Olivera

Juan Antonio Pérez Olivera
Información sobre la plantilla
Juan Pérez.jpg
Mártir revolucionario cubano
Nacimiento9 de enero de 1943
Cacarajícara, Pinar del RíoBandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana

Juan Antonio Pérez Olivera. Mártir revolucionario Cubano.

Síntesis biográfica

Infancia

Nació el 9 de enero de 1943, en Cacarajícara, término municipal de la provincia Pinar del Río. Sus padres fueron Pablo Pérez Días y Ramona Olivera Peña, naturales del mismo lugar; tuvo cinco hermanos. Realizó sus estudios hasta el cuarto grado. No pudo continuar estudiando, porque su familia tenía muchos problemas económicos.

Trayectoria laboral

Juan Antonio con solo 14 años de edad se desempeña como trabajador en la panadería rudimentaria de Charco Redondo,la misma pertenecía a Conrado Almeida, conocido por Chino Cuba. Allí se encontraba, cuando supo, el 24 de febrero de 1958, que su padre se había alzado para la Sierra Maestra, junto a compañeros que militaban en el Movimiento 26 de Julio (M-26-7). Es así, que siguiendo el camino de su padre, lo visita en varias oportunidades, con la firme decisión de incorporarse a las filas del Ejército Rebelde; pero siempre encontró la negativa de los jefes, por verle tan joven y no desear para él, las dificultades de esa lucha. Pero ese deseo, era más que una idea, era un firme propósito, es por eso que a Juancito, no le valía para nada las negativas, ni consejos, nada pudo influir para que él, desistiera de esa idea. Juancito se va para la Sierra porque le dicen que habían matado a Pablo (su padre), y lo cierto es que este estaba luchando; pero en la provincia de Pinar del Río.

Trayectoria revolucionaria

Juan A. Olivera fue aceptado en la Tropa de Osmar Ginarte, en abril de 1958, precisamente cuando la situación estaba más seria y se proyectaban las más serias acciones en el llano. Había sido reclutado, pero no se consideraba un soldado de fila, pues no lo dejaban participar en los combates y lo habían admitido, pero lo habían dejado de cuartelero, en el campamento de Rihito Chupadores. Un día, acierta pasar por allí la tropa dirigida por el capitán Ignacio Pérez, y Juanito que se encontraba llorando porque no lo habían dejado ir a combatir, habla con el capitán. La respuesta del Capitán Ignacio Pérez fue: “Tú lo que quieres es combatir pues vamos”. De esta forma logra unirse a las tropas del Capitán Ignacio Pérez, quien lleva en esos momentos la misión de tomar el pueblo de Jiguaní.El 19 de diciembre de 1958, en horas de la madrugada, el ejército de la tiranía se da a la fuga. Inician el combate, los hombres del Cap. Ignacio Pérez, en los terrenos de San José del Retiro, lugar escogido por los fugitivos, con casi 7000 soldados, para hacer su travesía hacia Bayamo, por los terrenos de esa finca y otros terrenos colindantes.

Ya el oficial y los demás soldados de la tiranía, en aquella pequeña escaramuza en San José del Retiro, se habían rendido y el capitán Ignacio Pérez y los otros rebeldes iban a tomar sus armas y cogerlos presos, cuando ellos, repentinamente, a traición, abrieron fuegos contra los rebeldes. En la parte final de aquellos acontecimientos, muere Juanito, al lado de su capitán y siete compañeros más.

Muerte

Juan Antonio Pérez Olivera (Juanito) muere en un combate en San José del Retiro, solo tenía 15 años, y faltaban 21 días para que él cumpliera sus 16 años y unos once días para que triunfara la Revolución Cubana . Sus restos fueron velados en los corredores de varias casas de Jiguaní. El estaba junto a los demás caídos, en aquella acción. A las 8 de la noche de aquel día, hizo su entrada a Jiguaní el Comandante Fidel Castro acompañado de su hermano Raúl Castro y de varios oficiales del estado mayor, venían a rendirles guardia de honor a sus compañeros, y así lo hicieron. Después de rendir la guardia de honor, Fidel se retiró alrededor de las 10 PM. Quedaron allí, su hermano Raúl y otros compañeros más.A las 11 de la noche el [[Ejército rebel acompañado por el pueblo, conducía los cadáveres para el cementerio de Jiguaní.

El comandante Raúl Castro les rindió el duelo, y se les rindieron honores militares…aquel homenaje póstumo adquiría dimensiones emocionantes.Al referirse al Capitán Ignacio Pérez, Raúl expresó que su valor era extraordinario, que había sido el primero de los hombres que se le unieron en la Sierra Maestra. Cuando se refirió a Juanito, Raúl Castro expresó “…que el niño Juan Antonio Pérez, que solo tenía 8 años cuando Batista dio el golpe de Estado, y que iba a cumplir 16 el 9 de enero de 1959, nadie pudo impedir que peleara siendo un niño, había dicho una vez, que si mataban a su jefe, el capitán Ignacio quería morir a su lado…” Más de cuarenta minutos duró aquella encendida y emocionante oración fúnebre, la que terminó jurando sobre la tumba de sus compañeros, que conquistarían la libertad o morirían todos en el empeño.A las 12 y 15 minutos de la noche, abandonaron el cementerio, con todos a coro, nuestro Himno Nacional. Un escritor de Jiguaní, al referirse a sus impresiones sobre aquellos últimos momentos, llegó a expresar, sobre Juan Pérez Olivera“… Su cuerpecito menudo e inmóvil, con sus finas fracciones, no parecía un guerrero muerto, sino un ángel ensangrentado que dormía, era el blanco jazmín de las negras canteras de Charco Redondo…”

Fuente

Direción de la escuela Juan Pérez Olivera.

Enlaces Externos

Sitio web Cultura Jiguanicera