Saltar a: navegación, buscar

Juan Quintín Paz Camacho

Juan Quintín
Información sobre la plantilla
Juan Quintin Paz Camacho.jpg
Uno de los 12 hombres que integró la legendaria patrulla campesina conocida por Los Malagones
NombreJuan Quintín Paz Camacho
Nacimiento31 de octubre de 1937
Viñales, Pinar del Río, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
Conocido porJuanito
PremiosReconocimiento La Utilidad de la Virtud (2017)
Juan Quintín Paz Camacho (Juanito). Combatiente que formó parte de la primera patrulla campesina conocida como Los Malagones, quienes cumplieron la misión de exterminar las bandas contrarrevolucionarias alzadas en Pinar del Río.

Síntesis biográfica

Nació el 31 de octubre de 1937, en el poblado de Santo Tomás en el municipio Viñales, provincia de Pinar del Río. Su historia no es similar a la de los once restantes Malagones. Aunque su vida transcurrió en medio de una familia campesina, las realidades de su desarrollo fueron bien diferentes, en una finca cuyas caballerías de tierra eran propiedad suya.

De los estudios tampoco pudo quejarse. Los primeros grados los realizó en una escuelita que funcionaba en Santo Tomás, sitio donde había nacido; posteriormente asistió a "Los Escolapios" en la capital pinareña, donde alcanzó hasta el séptimo año, y si no siguió fue porque, según sus propias reflexiones, esos cursos de curas no le gustaban.

Pero Juan tuvo la suerte de criarse junto a un padre que, independientemente de su holgura económica, veía con ojos de verdad lo que significaba la explotación del campesinado y le explicó desde pequeño con tono realista lo concerniente a los más humildes de la población, además de permitirle jugar con los niños pobres, visitar bohíos e interiorizar por sí mismo las condiciones de los otros.

Trayectoria revolucionaria

Tras el triunfo de la Revolución, la familia Paz Camacho se incorporó de lleno a cada nueva tarea que esta realidad le imponía y, con tal entrega, procuró estar a la par de su ingente desarrollo.

El contacto con Antonio Núñez Jiménez desde mediados de 1950, a través de las exploraciones que el especialista llevaba a cabo en la región, y a la amistad con Leandro, hicieron posible que Juanito, como le dicen todos, formara parte del grupo de Los Doce, a pesar de las dudas que por su origen, desigual al del resto, tuvieron algunos; dudas que el propio Fidel se encargaría de hacer desaparecer, como expuso en sus memorias José María Lledía Ceballos, otro miembro de la patrulla.

Uno de los Malagones

Todo comenzó en agosto de 1959. Fidel recorría la provincia de Pinar del Río, cuando le advirtieron que debía andar con cuidado, porque en la zona operaba una banda de alzados. Habiendo conocido, por medio del Dr. Antonio Núñez Jiménez, al campesino Leandro Rodríguez Malagón, Fidel le orientó a este, reunir 12 hombres y de inmediato iniciar los entrenamientos. Juan Quintín fue uno de los elegidos.

Participó en la búsqueda y captura de Luis Lara Crespo, sanguinario ex - cabo de la recién caída tiranía batistiana, con 23 crímenes en su conciencia, que formó una banda contrarrevolucionaria y operaba en la zona más occidental de Cuba, asesinando y destruyendo todo a su paso. No fue una tarea fácil pero 18 días después de iniciada la misión se dio por cumplida.

Participó además en el acto celebrado en el entonces Palacio Presidencial el 26 de octubre de 1959 donde quedaron constituidas las Milicias Nacionales Revolucionarias y fueron reconocidos públicamente los 12 integrantes de la patrulla campesina conocida como Los Malagones.

A más de medio siglo de tales acontecimientos, Juan Quintín Paz Camacho los sigue considerando el capítulo más importante de su vida y recuerda:
“Allí estaban Fidel, Raúl, Camilo… Aquello no nos gustó. ¿Cómo los héroes de la Sierra nos iban a rendir honores? Pero Camilo nos dijo que así debía ser”.
“Ese es mi gran orgullo. Las milicias demostraron su eficacia en Girón, en la lucha contra bandidos, y hasta en las misiones internacionalistas en África, porque muchos de quienes combatieron allí eran milicianos.
“Hoy somos varios millones y el enemigo sabe que esta fuerza le haría pagar cara una agresión a nuestro país”.[1]

Tras cumplir la misión encomendada por el máximo líder de la Revolución cubana, Juanito se incorporó a una unidad de lucha contra bandidos, donde se desempeñó como jefe de operaciones hasta 1965, cuando cayó el último alzado. Sus méritos le permitieron alcanzar posteriormente los grados de mayor. Sin embargo, para ese entonces, junto al resto de Los Malagones, ya había entrado en la Historia.

Véase también

Enlaces externos

Referencias

  1. La hazaña de Los Malagones cumple medio diglo

Fuentes