Saltar a: navegación, buscar

Justus von Liebig

Justus von Liebig
Información sobre la plantilla
Liebig.jpg
Químico alemán
NombreJustus von Liebig
Nacimiento12 de mayo de 1803
Darmstadt, Hesse, Bandera de Alemania Alemania
Fallecimiento18 de abril de 1873
Múnich, Bandera de Alemania Alemania
Otros nombresBaron Justus von Liebig
Alma materUniversidad de Bonn
OcupaciónProfesor, escritor
Obras destacadasQuímica orgánica y su aplicación a la agricultura y a la fisiología 1840); Instrucción sobre el análisis de los cuerpos orgánicos; entre otras.
PremiosMedalla Copley en 1840 y recibió su título de barón en 1845

Justus von Liebig. Químico alemán que fue pionero de la química orgánica, la bioquímica y la química agrícola, considerado uno de los científicos más ilustres del siglo XIX. Uno de sus logros más renombrados fue la invención del fertilizante a base de nitrógeno descrito en su publicación de 1840, Química orgánica y su aplicación a la agricultura y a la fisiología, que revolucionó la ciencia agraria y enunció la teoría química de la fermentación.

Biografía

Nació en Darmstadt, Alemania el 12 de mayo de 1803. Hijo de un comerciante de pinturas y productos de droguería.

Infancia y juventud

Desde niño se manifestó su curiosidad por aquel abigarrado mundo de la tienda de su padre. Sin interés por los estudios, los abandonó para dedicarse al negocio familiar, aprovechando su tiempo de ocio para experimentar con las sustancias a la venta: llevó a cabo sus primeras experiencias en la trastienda de la droguería, donde preparaba colores, lacas y barnices. Posteriormente, en 1820, estudió en la Universidad de Bonn; la química era entonces una materia fundamentalmente especulativa, sin apenas experimentación. Decepcionado, siguió formándose de modo autodidacta y creó y presidió la Sociedad de Ciencia Natural.

La vocación de Von Liebig se manifestó ya en su adolescencia; fue expulsado del Gymnasium (instituto de educación secundaria) por detonar un explosivo con reactivos obtenidos del negocio paterno y más tarde fue aprendiz de farmacéutico en Heppenheim. Pese a las dificultades empezó a estudiar Química en la Universidad de Bonn. Luego continuó sus estudios con una beca alemana en París y se doctoró a los veinte años. Llamó la atención de Alexander von Humboldt, que recomendó al joven de solo veintiún años para una cátedra en la Universidad de Giessen en Alemania. Siguió formándose de modo autodidacta y creó y presidió la Sociedad de Ciencia Natural.

En 1832, fundó la prestigiosa revista Anales de Farmacia (que luego habría de cambiar su cabecera por la de Anales de Química).

Primeros experimentos

El joven Justus von Liebig fue admitido en un laboratorio privado, donde tuvo ocasión de realizar numerosos experimentos de los que informó a la Academia Francesa el 22 de marzo de 1824. Sus progresos habían sido tan sorprendentes que dos días después, fue nombrado profesor extraordinario de la Universidad de Giessen.

Sus clases eran apreciadas y muy concurridas. Liebig realizaba experimentos con cereales, pan, grasas vegetales y animales, y también con carne. Finalmente desarrolló un "alimento reconstituyente" para enfermos que no podían tomar alimentos sólidos: mediante un lento proceso de cocción y remojo en agua fría y caliente y reducción de la carne de vacuno se producía un "extracto de carne" de textura parecida a la del sirope.

Más adelante, produjo incluso un polvo que podía mezclarse con agua y cocerse. Poco después, el extracto de carne se empezó a preparar en la farmacia real del rey bávaro según las instrucciones de Liebig y a venderse como "reconstituyente". En 1852 el rey bávaro consiguió convencer a Liebig de mudarse a Múnich y le construyó un instituto propio en la Universidad con un laboratorio organizado según sus deseos. El "extracto de carne" fue el único invento con el cual ganó dinero. Como se convirtió en "la madre de todas las sopas instantáneas y pastillas de caldo" le dio fama mundial y una cierta riqueza. En 1864 salió al mercado y se convirtió de inmediato en un éxito de ventas.

Muerte

Fallece en Múnich el 18 de abril de 1873.

Descubrimientos y contribuciones

Se dedicó a la química orgánica y con Gay-Lussac, estudió los fulminatos, cuya analogía química con los cianatos reconoció; fue uno de los primeros casos de isomería (fenómeno por el cual dos o más compuestos tienen fórmulas químicas idénticas pero estructuras moleculares diferentes), que observó también con el químico alemán Friedrich Wöhler, juntos trabajaron en la identificación del ácido benzoico y el ácido úrico, y en los procesos de fermentación.

Descubrió el ácido hipúrico, el cloroformo y el cloral, y estudió los compuestos de los alcaloides, los aminoácidos y las amidas. Defendió la exactitud de la teoría de los radicales en la interpretación de las reacciones orgánicas, y admitió la presencia del radical etilo, que dedujo de las fórmulas del éter, el alcohol, el cloruro de etilo y el éter benzoico. Inventor además de la levadura química y del fósforo de seguridad.

En una segunda fase de su trayectoria profesional, se centró en la química fisiológica o bioquímica, que es la química de los procesos vitales. Clasificó los alimentos en tres grandes grupos (grasas, proteínas e hidratos de carbono) y, tras haber construido los primeros aparatos que permitían absorber el anhídrido carbónico expulsado en el proceso de la respiración, se halló en condiciones de demostrar que el calor del cuerpo y en general, la energía vital es el resultado de la combustión de grasas e hidratos de carbono o sea, de los alimentos digeridos en el interior del organismo.

En 1865 fundó la Compañía Liebeg de Extracto de Carne, gracias a las gestiones del ingeniero Georg Giebert, con planta industrial en Fray Bentos, Uruguay, aplicando un procedimiento de su invención para preparar extractos cárnicos que se utilizó en todo el mundo hasta mediados del siglo XX y es uno de sus inventos más famosos.

Se le debe, además, la aplicación de la química al estudio de la agricultura, entre otros progresos, experimentó con éxito en el campo de los fertilizantes artificiales e introdujo el empleo de los abonos minerales. Sugirió que las plantas transforman la materia inorgánica de la tierra y de la atmósfera en materia orgánica.

Obras

Su obra más famosa, Química orgánica y su aplicación a la agricultura y a la fisiología (1840) revolucionó la ciencia agraria y enunció la teoría química de la fermentación.

Otras obras suyas son Instrucción sobre el análisis de los cuerpos orgánicos, Diccionario de química, Manual de farmacia, La química orgánica aplicada a la fisiología animal y a la patología, Elementos de química, La química animal, La química orgánica aplicada a la farmacia, Los movimientos de los jugos en el cuerpo animal, Investigaciones sobre la química alimenticia y Teoría y práctica de la economía agrícola.

Premios recibidos

Nombrado presidente de la Academia de Ciencias de Berlín, y miembro honorífico de la Royal Society londinense y de otras muchas academias y asociaciones científicas europeas y americanas, en 1845 fue honrado en su país natal con el título de barón. Siete años después, abandonó su querida Universidad de Giessen para incorporarse a la de Munich, en la que impartió clases en calidad de profesor de química.

La Universidad de Giessen se llama oficialmente Justus-Liebig-Universität-Giessen en su homenaje.

Fuentes