Saltar a: navegación, buscar

Liberación de Trinidad

Liberación de Trinidad
Información sobre la plantilla
Parte de la Guerra de Liberación Nacional de Cuba
Pacto de el pedrero.jpg
Representantes de las fuerzas revolucionarias firmantes del documento conocido como Pacto de El Pedrero, en la zona del Escambray, entre ellos se encuentra el Comandante Faure Chomón gestor de la liberación de Trinidad.
Fecha 28 - 30 de diciembre de 1958
Lugar Trinidad, Las Villas, Bandera de Cuba Cuba
Beligerantes
Ejército Rebelde Bandera del Movimiento 26 de Julio Ejército de Cuba Bandera de Cuba
Comandantes
Faure Chomón -
Bajas
4 caídos en combate


Liberación de Trinidad o Toma de Trinidad por el Ejército Rebelde. Fue una acción ocurrida durante la Guerra de Liberación Nacional de Cuba (1956-1958) con el fin de liberar al territorio trinitario de las fuerzas militares del dictador Fulgencio Batista. Esta acción se llevo a cabo entre el 28 y el 30 de diciembre de 1958 por fuerzas revolucionarias del Ejército Rebelde y el Directorio Revolucionario 13 de Marzo agrupados en el Frente Sur y Centro de Las Villas teniendo como comandante a Faure Chomón.

Liberación de Trinidad

Preparación de la operación

En los días finales del mes de diciembre de 1958 la zona que abarca la actual provincia de Sancti Spíritus solamente tenía dos ciudades importantes sin ser atacadas y liberadas por las fuerzas revolucionarias guiadas por el Ejército Rebelde en la denominada Campaña de Las Villas, estas eran las ciudades de Trinidad y Jatibonico, debido a ello el Comandante Ernesto Che Guevara, líder de las fuerzas insurgentes que operaban en el Frente Sur y Centro de Las Villas le dio a los Comandantes Faure Chomón y Armando Acosta que liberasen los poblados de Trinidad y Jatibonico respectivamente.

Para llevar a cabo la orden encomendada el Comandante Faure Chomón le ordenó a sus hombres concentrarse en la ya liberada ciudad de Sancti Spíritus mientras estudiaba informes que le llegaban de la sureña villa y conformaba el plan para la acción, hasta que en la noche del 27 de diciembre salió en camiones y jeeps la larga caravana guerrillera.

Antes de llegar a Trinidad la columna hace un acto en el camino en la zona de la La Papelera, donde el comandante rebelde recibe a los prácticos llegados de la ciudad con los informes con los movimientos de fuerzas enemigas en la misma, con dicha información los insurgentes trazaron el plan de ataque a las fuerzas batistianas ubicadas dentro de la ciudad. Por orden de Chomón, los comandos que realizarían el asalto a las diferentes posiciones enemigas de la ciudad se movilizaron hacia el punto de concentración escogido, que fue el antiguo Central Trinidad —luego FNTA— a un lado de la carretera a Sancti Spíritus.

Combates

El plan del asalto rebelde consistía en tomar las posiciones enemigas en el Cuartel del Ejército y la Cárcel en la mañana del 28 de diciembre, comenzando los ataques en el amanecer de ese día. Este plan se vino abajo cuando las fuerzas del Directorio son sorprendidas por los batistianos, ya que no contaban con la información de que en la Planta Eléctrica y en la Zona Fiscal habían apostados soldados del Ejército Constitucional de Cuba, siendo precisamente en estos dos lugares donde se inicia el combate antes de la hora fijada.

Planta Eléctrica de Trinidad durante el periodo seudorepublicano, en sus alrededores se produjeron los primeros combates entre rebeldes y militares.

La primera baja de los rebeldes se produce en la Plata Eléctrica, donde cae mortalmente herido el teniente Manolito Solano, mientras que en la Zona Fiscal cae combatiendo el capitán Ernesto Valdés Muñoz. A pesar del hostigamiento enemigo la Zona Fiscal es la primera en caer en manos rebeldes, tomándose prisioneros a todos los soldados que la defendían. Poco tiempo después caía la Planta Eléctrica el mismo día 28. Al final de la tarde del propio 28 caen mortalmente heridos otros dos revolucionarios: Antonio Jamil Duménigo y Anselmo Rodríguez, tiroteados desde el hospital.

El día 29 amanece con un movimiento de soldados en el Cuartel del Ejército, donde sus defensores comenzaron a ocupar distintos edificios cercanos para fortalecer esa ubicación militar, esto incluyó la toma de la Estación de Ferrocarril. Para apoyar la fortificación batistana tres aviones de la Fuerza Aérea del Ejército de Cuba comenzaron a ametrallar las posiciones rebeldes. A pesar del intercambio de disparos entre los dos bandos en conflicto en la mañana del día 29 no ocurrieron grandes enfrentamientos. Al caer la tarde se comenzó a ver, desde el punto de observación situado en la loma del Motel Las Cuevas, movimientos raros de tropas en los alrededores del baluarte enemigo. Esos movimientos correspondieron a la retirada de los soldados del Ejército Constitucional hacia el puerto de Casilda, donde abordaron una fragata enviada en su auxilio desde el Distrito Naval del Sur en Cienfuegos, hacia donde se dirigieron.

El 30 de diciembre solo resiste la cárcel donde los uniformados, para crear confusión antes de rendirse, dejan libres a los presos para tratar de escaparse entre la confusión ocasionada, pero los cabecillas policiales que tenían cuentas pendientes con el pueblo y el movimientos revolucionario son identificados y detenidos. Caía así la ciudad que una vez fue bastión electoral de Batista en el centro de Cuba. El pueblo demostraba así su lealtad a Fidel Castro y su movimiento revolucionario.

Fuentes