Saltar a: navegación, buscar

Lilia Carrillo

Lilia Carrillo
Información sobre la plantilla
Lilia carrillo.jpeg
Pintora informalista mexicana
NombreLilia Carrillo
Nacimiento1930
México
Nacionalidadmexicana
OcupaciónPintora

Lilia Carrillo. Pintora informalista mexicana. Desde su infancia se inclinó por la pintura y con el tiempo formó parte de una generación que rompió con los estereotipos formales del arte figurativo y con los temáticos de la "Escuela Mexicana de Pintura". Su obra, catalogada como informalismo abstracto, no partió del dibujo sino del lienzo en blanco, a partir del cual iba bosquejando los trazos según lo dictaban sus sensaciones y angustias existenciales.

Biografía

Nació en la ciudad de México en 1930, recibió sus primeras clases de pintura de M. Rodríguez Lozano. Tras este primer contacto con el mundo de la pintura, decidió matricularse en la Escuela de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda. Fue alumna de Agustín Lazo y Pablo O´Higgins y, tras graduarse en 1951, recibió una beca de estudios para completar su formación en París. Llegó a dicha ciudad en 1953 y se matriculó en la Academia de la Grande Chaumiere. Para entonces sus obras ya eran abstractas y cada vez más cercanas al informalismo abstracto de la escuela americana.

En París participó en dos exposiciones, una de ellas en la Maison du Mexique (Casa de México), y la otra, en 1954, en la colectiva Artistas Extranjeros en Francia. En 1955 regresó a su país y solo dos años más tarde comenzó a exponer con regularidad en la galería Antonio Souza. Era ya una artista reconocida en su país como representante de las nuevas tendencias plásticas, cuando fue invitada a participar en algunas exposiciones celebradas en el Museo de Arte Moderno de México. En la década de los sesenta, su obra traspasó las barreras nacionales y comenzó a mostrarse en los más importantes núcleos culturales americanos (Washington, Nueva York o Sao Paulo), así como en Madrid, Barcelona y Tokio.

Participó en la polémica exposición titulada Confrontación 66, celebrada en 1966 en el Palacio de Bellas Artes de México, que generó un abierto enfrentamiento generacional entre los últimos representantes de la escuela mejicana de pintura y los representantes de las nuevas tendencias, de las que estaba ausente el nacionalismo, abiertas a los estilos internacionales. Ante los hechos acaecidos, estos últimos sintieron la necesidad de organizarse y crearon un grupo que tomó el explícito nombre de Generación de la Ruptura. Dentro de este grupo, Lilia Carrillo fue considerada como la introductora del informalismo abstracto en México.

Muerte

Un aneurisma en la médula espinal en 1969 la aparta de la pintura, hasta su muerte, acaecida en 1974

Obras

Lilia supo expresar en su pintura posterior, mezcla de automatismo, abstracción lírica e informalismo. Aún no es plenamente comprendida pues para esto hay que aportar cierta subjetividad y de ser posible relacionarse con los discursos estético, psicológico y filosóficos de su tiempo. Desde una óptica feminista, un ensayo de Gloria Hernández Jiménez destaca que hay en Lilia un lenguaje (el pictórico) que alude a otro lenguaje (el oral). Hernández sostiene que Lilia se opone a la lógica de la narración lineal, discurso dominante y por ende paterno, para de esta manera concretar, en términos metafóricos, lo femenino.

Fuentes