Saltar a: navegación, buscar

Luis Agote

Luis Agote
Información sobre la plantilla
Agote.jpg
Médico e investigador argentino
NombreLuis Agote García
Nacimiento22 de septiembre de 1868
Buenos Aires, Bandera de Argentina Argentina
Fallecimiento12 de noviembre de 1954
Nacionalidadargentino
Ciudadaníaargentino
Alma materUniversidad de Buenos Aires
OcupaciónMédico
PadresPedro Agote y Justina García

Luis Agote. Médico e investigador argentino, pionero en el mundo en la realización de transfusiones indirectas de sangre, al lograr que la sangre no se coagulara en el recipiente que la contenía.

Síntesis biográfica

Nació en Buenos Aires, Argentina, el 22 de septiembre de 1868 siendo sus padres Pedro Agote y Justina García. Su padre, hombre sumamente previsor le internó de niño en el colegio inglés de W. Junior.

Estudios

Desde 1881 a 1886 estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires, donde obtuvo el título de bachiller, y en 1887 se matriculó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

Durante sus años de estudiante fue nombrado practicante rentado de vacuna en 1888, disector de anatomía descriptiva en 1889, ocupando después los cargos de practicante menor y mayor en el Hospital San Roque. En 1893, obtuvo el puesto de practicante mayor en el Hospital de Clínicas, y poco después entró en el mismo cargo, por concurso, en el Hospital Rivadavia.

Se graduó de doctor en medicina en 1893, presentando su tesis sobre Hepatitis supurada, que reveló su inclinación a la clínica, en donde sería, con el andar del tiempo, sabio maestro y eminente investigador.

Vida profesional

Comenzó a ejercer su profesión en el campo de la clínica hasta que en 1895 fue designado director del lazareto de la isla Martín García, dejando como resultado de sus trabajos en este cargo una serie de interesantes memorias de la más alta utilidad.

En 1905 fue profesor suplente en la Facultad de Medicina y en 1915 titular de la cátedra de Clínica Médica.

Nombrado secretario del Departamento Nacional de Higiene,cargo que ocupó varios años, desempeñó igualmente los cargos de médico de sanidad e inspector del Departamento Nacional de Higiene, médico adscrito del Servicio del Dr. Cantón en el Hospital Ramos Mejía, y médico del Consultorio de Niños de la Asistencia Pública, fue jefe de sala del Hospital Rawson.

Docencia

Se inició en la docencia universitaria como profesor libre de Clínica Médica, en el año 1902 (Sala III del Hospital Rawson).

En 1905 se presentó como candidato a profesor suplente de Clínica Médica siendo nombrado en 1906. Esto inició la era de su profesorado. Cada curso dictado era un éxito que añadía a sus cursos complementarios del programa del profesor titular .

Su amor por la docencia, se perfila también fuera de la Facultad de Medicina, pero en disciplinas paralelas, pues desde 1906 a 1931 es profesor de Ciencias en el Colegio Nacional de Buenos Aires.

En 1911 y en 1914, dicta cursos libres completos de Clínica Médica mereciendo los mismos, la aprobación unánime del Consejo de Medicina.

En 1933, y como reconocimiento a su labor docente, es nombrado Profesor Honorario de dicho colegio. Más de una vez actuó como profesor interino de Semiología y Clínica Médica, nombrado por la Facultad en reemplazo del profesor Sicardi, que fuera su maestro en más de un concepto.

Primeros intentos

Primera transfusión en 1914
Sus primeros intentos, como el uso de recipientes especiales y el mantenimiento de la sangre a temperatura constante, no dieron resultados.

Buscó entonces alguna sustancia que, agregada a la sangre, evitara la coagulación. Luego de muchas pruebas de laboratorio in vitro y con animales, Agote, aunque sin conocer el origen bioquímico del comportamiento, encontró que el citrato de sodio -sal derivada del ácido cítrico- evitaba la formación de coágulos.

Esta sustancia, además, era tolerada y eliminada por el organismo sin causar problemas ulteriores.

La primera prueba con personas se hizo el 9 de noviembre de 1914, en un aula del Instituto Modelo de Clínica Médica, teniendo como testigos a numerosos académicos, profesores y médicos.

Durante el preceder, el enfermo, que había sufrido grandes pérdidas de sangre, recibió la transfusión de 300 ml de sangre previamente donados por un empleado de la institución y conservados por la adición de citrato de sodio. Tres días después, totalmente restablecido el paciente, fue dado de alta.

Con absoluto desinterés, Agote difundió su descubrimiento a través de la prensa y los institutos científicos.

El eminente investigador argentino, preocupado por el problema de las hemorragias en pacientes hemofílicos, encaró el problema de la conservación prolongada de la sangre con la colaboración del laboratorista Lucio Imaz.

Primera guerra mundial

Corría el año 1914, comenzaba la Primera Guerra Mundial y los campos de batalla de Europa se llenaban de heridos. Muchos de ellos podían salvarse si se empleaba el sistema inventado por Agote. La mayoría de los países en guerra prestaron poca atención al descubrimiento, y sólo al final del conflicto se empezó a poner en práctica.

Otros descubrimientos

También estudió el uso del suero “Behring” en el tratamiento de la difteria y se ocupó de temas relacionados con la higiene pública.

La política

En 1910 y 1916 el Dr. Agote fue diputado nacional, siendo suyos los proyectos de creación del Patronato Nacional de Menores Abandonados, la Universidad del Litoral y la anexión del Colegio Nacional de Buenos Aires a la Universidad.

Como legislador influyó para que el Congreso destinara fondos para la construcción de un pabellón modelo de Clínica Médica en el Hospital Rawson. Fue en ese pabellón donde practicó por primera vez una transfusión según su método.

Jubilación

Se jubiló en 1929, a los sesenta años.

Muerte

Murió el 12 de noviembre de 1954.

Su obra literaria

Como escritor no se limitó a publicar sus trabajos científicos sino que también incursionó en la literatura y la historiografía.Alternaba la medicina con la literatura y el arte, mereciendo ser designado presidente honorario de la Academia de Bellas Artes.

Entre sus obras médicas, además de las referentes a su método de transfusión, pueden citarse las siguientes:

  • "La peste bubónica en la República Argentina y el Paraguay", en colaboración con Arturo Medina (1901), traducida en el mismo año al francés.
  • "Lecciones de Clínica Médica" (1904).
  • "Las defensas naturales en los cardíacos" (1909).
  • "La salud de mi hito" (Manual de Higiene para las Madres, 1912).
  • "Las úlceras del estómago y del duodeno en la República Argentina" (Segundo Premio Nacional, 1918).

En el campo de la literatura muchas de sus obras permanecen aún inéditas, tales como: «Augusto y Cleopatra»; «La lucha por el Mediterráneo»; «Mis recuerdos».

De las publicadas, merece citarse especialmente: «Nerón, los suyos y su época», aparecida en 1912. Gran parte de su obra fue reflejada en los Anales del Instituto Modelo de Clínica Médica fundados por él.

Distinciones

A lo largo de su vida recibió múltiples distinciones que en vida recibiera este destacado médico:

  • Profesor Honorario del Colegio Nacional y de la Universidad de Buenos Aires
  • Miembro Honorario de la Academia Nacional de Medicina
  • Presidente Honorario de la Academia Nacional de Bellas Artes, de la Asociación Tutelar de Menores y del 8º Congreso Nacional de Medicina.

Además, se impuso su nombre a una calle y a una Escuela Nacional de Comercio de la ciudad de Buenos Aires, al Instituto Modelo de Clínica Médica, al Instituto Nacional de Protección de Menores, a escuelas primarias y a numerosos centros de hemoterapia y bancos de sangre de la Capital Federal y del interior del país.

Fuentes