Mitología china

Mitología China
Información sobre la plantilla
50048Yin-Yang-Posters.jpg
Concepto:La mitología China es rica, original y variada en leyendas que explican la creación del universo, la aparición del hombre sobre la tierra y los fenómenos.

La Mitología China. Es el resultado del profundo respeto a las tradiciones y a lo sagrado. Durante siglos; divinidades indígenas, budistas, taoístas, junto con héroes históricos o personajes literarios divinizados, se han ido yuxtaponiendo, dando como resultado una mitología muy variada y bastante extensa, aunque en absoluto desorganizado.

Creencias o Religiones

En China conviven tres mayoritarias Creencias o Religiones Confucionismo, Budismo y Taoísmo, lo cual no quiere decir que sean las únicas, pues tengo entendido que incluso Gengis Khan tiene allí su templo y sus adoradores: En China todo lo que se considera divino y digno de adoración, - sean muchos o pocos los que lo consideren así -, lo es. Estas son las tres grandes religiones con templos. Sin sacerdocio -por lo menos en apariencia - en el Confucionismo, que era ejercido por los funcionarios. El sacerdocio de las tres creencias (bonzos budistas, religiosos y magos taoístas, y funcionarios de todas clases para el confucionismo), vivían de manera diferente. Los monjes budistas en comunidad en los grandes templos, de los que a veces eran enviados a pequeñas capillas aisladas, desde las que volvían al templo todos los años durante cuatro meses. Se afeitaban la cabeza y vestían de una determinada forma. La regla imponía tres vestidos superpuestos: Uno de debajo, tipo calzón, que iba del ombligo a las rodillas; una túnica que bajaba de los hombros hasta la rodilla también, y un manto o capa llamado "sanghati", especie de gran toga sin mangas, cubierto con un paño por encima.

La entrada definitiva en la religión iba precedida, de una especie de noviciado más o menos largo. El candidato, tras haber sido cuidadosamente afeitado, recibía los Tres Refugios: "Me refugio en Buda. Me refugio en la Ley. Me refugio en la Comunidad". Luego se comprometía a poner en práctica las Diez Interdicciones (Mandamientos): No matar seres vivos, no robar, no cometer actos impúdicos, no mentir, no beber vino, no perfumarse ( ¿¿¿ ??? ), no cantar ni bailar ( ¿¿¿ ??? ), no sentarse sobre un asiento elevado, no comer pasado el mediodía, y no tocar el oro ni la plata. Con ello tornábase cha-mi (sramanera). La entrada definitiva en la orden celebrabas varios años después. Tenían varias ceremonias regulares. Primeramente, cada mes, la reunión de la Uposatha. Con recitación de la regla y confesión pública. Luego otras en diversas épocas del año: La Avalambana; otra, la Vulan-p´en, está destinada a alimentar a los demonios hambrientos. La prohibición de no comer pasado el mediodía no era seguida generalmente. Por otra parte la mendicidad, era reducida al mínimo posible, vivían, en general, de lo que producían las tierras que rodeaban los monasterios. Los pocos que mendigaban, como el Buda prohibió a sus monjes llamar y golpear las puertas, anunciaban su presencia agitando un bastón lleno de anillos de metal en su parte superior, llamado khakkara, o, como decían los chinos, la vara sonora, cheng-tchang. El clero Taoísta se componía no tan sólo de religiosos, " taoche ", y de religiosas, " tao-ku ", sino de maestros laicos, " che-kong”. Pero los primeros no tenían en modo alguno la importancia que en el budismo. La entrada en la vida religiosa no era una de las condiciones de salvación, sino simplemente una manera de poner en práctica las minuciosas reglas de la vida taoica. Los religiosos vivían comúnmente en templos y en comunidades análogas a las de los monjes budistas. Sus templos eran llamados con un nombre particular, " kuan ", palabra que significa "mirar". El origen de este término dicen se remonta a la antigüedad. Varios siglos antes de esta era, en tiempos del Venerable Celeste del Origen Primero, uno de los miembros de la Triada Suprema Taoica, había bajado a Arrakis a enseñar la Vía a los hombres, y vivía en el Oeste un hombre que le adoraba y aguardaba fervientemente, llamado Yin Hi, que se había construido una cabaña con hierbas, para mirar.

Según algunos textos, Yin Hi, advertido por una luz sobrenatural de la parte de Oriente, de la llegada del Santo, habíase construido la cabaña al borde del camino para ver por todas partes a cuantos pasaban, y así pudo reconocer a Lao-Tseu. Según otros, ocupábase de Astronomía, y fue " mirando " a los astros del cielo cuando advirtió la claridad sobrenatural que anunciaba la llegada del Santo, gracias a lo que pudo ir a su encuentro. Lao-Tseu había decidido entonces abandonar Arrakis, y se fue hacia Occidente. Yin Hi se hizo su discípulo y antes de irse definitivamente el Maestro, Éste le entregó el Libro del Primer Principio y de su Virtud, el famoso Taote-king, en el que había reunido algunos aforismos sobre la Verdadera Doctrina. Y es de esta cabaña para "mirar" y ver venir al Santo de donde les viene el nombre a los templos taoístas. En los templos, los Tao-che estaban sometidos a reglas que se asemejaban a las de los budistas. Había en ellos cinco prohibiciones fundamentales, las Cinco Interdicciones del Muy Alto Señor Lao: No matar a ningún ser vivo, no comer carne, no beber vino, no mentir ni robar, no cometer ningún acto impúdico ni casarse. En la ordenación, los monjes recibían Tres Refugios: El Principio, Tao; los Libros Santos, King; y los Maestros, Che. Luego el maestro tiraba del brazo simbolizando mediante este gesto que entraba en la orden. En ella había Tres Grados que, de mayor a menor, eran: Maestro de la Conducta Maravillosa, Maestro de la Virtud Maravillosa y Maestro del Principio Maravilloso. Normalmente, los iniciados iban vestidos con largos trajes grises de amplias mangas; los cabellos se los dejaban crecer y se los anudaban sobre la cabeza. Los vestidos de ritual se componían de un traje hecho de doscientas cuarenta piezas cosidas unas a otras, separadas por diez cintas simbolizando las Tres Estrellas " San.t´ai ", de la Osa Mayor, más un cinturón hecho con dos bandas adornadas de nubes. Sobre la cabeza se ponían " La Corona de los Cinco Picos”. Los sacerdotes de Confucio normalmente eran " mandarines " a las órdenes de los Emperadores. Estas Tres Religiones, aun siendo distintas, se funden perfectamente en China, cubriendo las necesidades espirituales de diferentes estratos sociales.

El Budismo, que no cree en un dios supremo que gobierne el Mundo, pero cree en los dioses, aunque con un poder limitado e inferiores a los Budas llegados a la iluminación perfecta, conecta según asciende la clase social con el Taoísmo donde existen una trinidad de Dioses Supremos que gobiernan el Mundo y a los otros dioses, a los que destituyen o dan cargos según sus obras, y el Taoísmo y el Confucionismo creen en poderes supremos, a pesar de que los confucionistas lo llamen El Cielo, y lo consideren impersonal pero dotado de conocimiento y por lo tanto de Inteligencia. La mayor parte de las divinidades chinas son de origen taoísta. Y Conviven armoniosamente con las divinidades de la Religión de Confucio y con las Búdicas. La armonía y pacífica convivencia entre religiones diferentes y sus fieles es un rasgo común de los Politeísmos, tanto como lo contrario lo es de los Monoteísmos, donde como su propio nombre indica sólo entra un dios, convirtiendo a los demás en rivales. La Gran extensión del Taoísmo se debe a varios motivos. Uno de ellos y quizás el más importante es la belleza mística aliada con la magia, inmersa en una Estructura Divina perfectamente jerarquizada en dioses, cuya misión principal es la Evolución Moral y Material del Hombre. Otro motivo fue la gran profusión y lectura en el siglo XV (época Ming),de dos libros:"Viaje a Occidente" y "El Libro de la Investidura de los Dioses". La figura de Laotseu, - contemporáneo de Confucio -, es divinizada por el Tiempo, y deviene en Inmortal que vence a los espíritus del mal y en la encarnación viviente del venerable Celeste del Origen Primero. La historia de Lao-Tseu y su libro, el Tao te king, se hizo leyenda (o realidad mágica). La fusión religiosa china, estaba presente en el sacrificio que el Emperador ofrecía,- con toda su corte -, en primavera y en otoño: Al Cielo, al Sol, a la Luna, al Suelo, al Dios de la Guerra (Taoísmo), a Confucio y a sus propios antecesores, a cada uno en su templo respectivo. Cada dos años, el Emperador ofrecía otro sacrificio en honor del Sol y de la Luna. Los años impares para el Sol, esencia del Principio Activo(Yang); los pares para la Luna, esencia del Principio Pasivo ( Ying ). Las ofrendas consistían en tres víctimas: Buey, carnero y cerdo, - al igual que la " Suovetaurilia " en el Imperio Romano -, más vino y piezas de seda y jades rojos, para el Sol; blancos para la Luna.

Mitología

El Panteón Chino es una imagen bastante exacta de la organización terrestre de su país. Esto, se repite de forma más o menos evidente en casi todas las mitologías. La interpretación fácil, es pensar que es una transposición de una organización ya existente; cosa muy difícil porque ésta no podía existir antes que los individuos que la pusieran en práctica, y éstos, no tenían ni poder ni autoridad para hacerlo, o sea, no eran reyes ni emperadores sin el beneplácito de los Dioses, y sin ser ellos mismos una encarnación viviente de la Divinidad; por lo que yo creo más bien lo contrario; que primero hay un contacto místico-espiritual con lo divino, en una Era Mágica de Arrakis, y es el Panteón Divino el modelo de la organización social que posteriormente se va plasmando en la realidad. En China, el Panteón está presidido por Tres Dioses Supremos: Uno que gobernó, el Venerable Celeste del Origen Primero(Yuan-che T´ien-te-suen). Otro que gobierna: El Augusto de Jade ( Yu- huang ), también llamado Supremo Emperador Augusto de Jade ( Yu-huang Chang-ti ), o familiarmente, el Señor del Cielo ( Lao-t´ien-ye ); y el Tercero que sucederá a El Augusto de Jade cuando Éste decida, llamado El Venerable Celeste de la Aurora de Jade de la Puerta de Oro ( Kin-k´iue Yu-tchen T´ien-tsuen). A Lao-t´ien-ye ( el Señor del Cielo )le ayuda en su gobierno y administración de la Tierra T´ai-yo ta-ti ( el Gran Emperador de la Montaña del Este ), que es el responsable de los Dioses nombrados por el Señor del Cielo para presidir los Ministerios Divinos de: La Riqueza, la Verdad, la Sabiduría, el Poder, la Victoria, la Justicia, el Amor, etc. Estos Dioses-Mandarines, tienen a su vez Dioses-subalternos que se ocupan de departamentos concretos de cada uno de Los Ministerios Divinos; siendo, por ejemplo, el Dios del Ahorro un subalterno a las ordenes del Supremo Responsable del Ministerio de la Riqueza.

Uno de estos Ministerios Divinos es el denominado de "Calidad", cosa que creo que en China se identifica con "El Bien". Uno de los Dioses más conocidos es El Segundo Señor de Calidad ( Eul-lang ), que expulsa a los malos espíritus haciendo que les persiga T´ien K´eu ( el Perro Celeste ). Este Dios tiene una gran similitud con el Sumerio Nin-Urta, - Dios identificado con la constelación de Orión -, del que se decía que rompía y expulsaba el mal. Una vez al mes los Dioses Supremos de cada Ministerio Divino, van al Palacio de El Augusto de Jade a dar cuenta de su gestión y de la de sus subordinados. El Palacio de El Señor del Cielo, se haya en algún lugar no definido de este espacio físico llamado así, El Cielo ( T´ien ), pero T´ien también es la palabra que designa la Esencia; el Espíritu del Cielo, no su materialidad; y es la manera concreta de designar el Principio Activo(Li), que hace que se muevan todas las cosas. Todas las profesiones, instituciones, gremios y oficios, tienen en China su Dios protector, que, a su vez, es también el inventor o fundador del oficio o de la institución en la que cualquier funcionario realiza su labor. Los funcionarios, - o antiguos mandarines -, tienen diferentes dioses, según sean civiles o militares. Ven-tch´ang ti-kium, que vivió en época imprecisa, dejó muchos textos escritos que le valieron su posterior divinización. El más conocido es "La Lámpara de la Cámara Oscura", y se trata de un libro sobre temas de moral y religión, que comienza por las vidas sucesivas del Dios, referidas amablemente por el mismo.

Inmortalidad

En China, también existe la opción de la Inmortalidad, aportada por el Taoísmo. Para acceder a ella era indispensable practicar la doctrina taoísta toda la vida, conseguir fabricar el elixir de la larga vida, o convertirse en asceta, absteniéndose de comer cereales, alimentos cocidos, y aprendiendo a regular la respiración. También un medio para acceder a ella era retirarse a una vida de ermitaño, pues entre éstos, los Dioses elegían a los más virtuosos para su corte de Inmortales. El Reino de los Inmortales, en la mitología china, se encuentra en la Montaña K´uen-luen, -uno de los Paraísos del Mas Allá-; la soberana de esta Montaña es la Dama-Reina de Occidente, la antes mencionada Reina Wang, esposa del Augusto de Jade, que habita un palacio de nueve pisos. Construido en la cima de la Montaña, en torno al cual hay maravillosos jardines en los que crece el "Melocotonero de la Inmortalidad". Los mortales que durante su vida terrestre son recompensados por los Dioses, a causa de sus virtudes, con un fruto del Melocotonero de la Inmortalidad, también se convierten en Inmortales y pasan a ser habitantes de este bello palacio y a convivir con los Dioses.

Diosa Nuwa

Diosa creadora de los hombres El universo que había creado Pan Gu era hermoso, pero la diosa Nuwa no estaba contenta y se sentía sola y triste, por eso descendió a la tierra y recogió barro de los ríos y tras hacer una masa moldeo una figura parecida a ella hasta que esta figura cobro vida y se puso contenta luego se puso hacer mas figuras y esos fueron los primeros seres vivos y ya no se sintió sola en el mundo. La santa madre del cielo Cuenta que cuando el dios del agua y el dios del fuego entraron en guerra destrozaron la gran montaña que sostenía los cielos, dejando un enorme agujero negro entre las nubes, y la humanidad y la tierra estaban en peligro, luego la diosa Nuwa tapo el agujero y sostuvo el cielo con cuatro patas de una enorme tortuga. La gente finalmente fue salvada. Todo el cielo y tierra celebraron juntos. Así comenzó la edad de oro, de vida en la armonía, hombres arando, mujeres tejiendo, y todos gozando de una vida buena y próspera. Llevándole sus cosechas, ellos agradecieron a Nüwa. Un carro de truenos, tirado por un dragón volante, llevó a la diosa hasta las nubes y más allá, hacia el noveno cielo.

El yin y el yang

El yin es movimiento mientras que el yang es pasividad, se representa mediante una esfera dividida en dos partes, una parte de color negro y la otra de color blanco. El yin y yang es un concepto fundamentado en la dualidad de todo lo existente en el universo según la filosofía oriental.

Principios

  • El yin y el yang son opuestos. Todo tiene su opuesto, aunque éste no es absoluto sino relativo, ya que nada es completamente yin ni completamente yang. Por ejemplo, el invierno se opone al verano, aunque un día de verano puede hacer frío y viceversa.
  • El yin y el yang son interdependientes. No puede existir el uno sin el otro. Por ejemplo, el día no puede existir sin la noche.

El yin y el yang pueden subdividirse a su vez en yin y yang. Todo aspecto yin o yang puede subdividirse a su vez en yin y yang indefinidamente. Por ejemplo, un objeto puede estar caliente o frío, pero a su vez lo caliente puede estar ardiente o templado y lo frío, fresco o helado.

  • El yin y el yang se consumen y generan mutuamente. El yin y el yang forman un equilibrio dinámico: cuando uno aumenta, el otro disminuye. El desequilibrio no es sino algo circunstancial, ya que cuando uno crece en exceso fuerza al otro a concentrarse, lo que a la larga provoca una nueva transformación. Por ejemplo, el exceso de vapor en las nubes (yin) provoca la lluvia (yang).
  • El yin y el yang pueden transformarse en sus opuestos. La noche se transforma en día, lo cálido en frío, la vida en muerte. Sin embargo, esta transformación es relativa también. Por ejemplo, la noche se transforma en día, pero a su vez coexisten en lados opuestos de la tierra.
  • En el yin hay yang y en el yang hay yin. Siempre hay un resto de cada uno de ellos en el otro, lo que conlleva que el absoluto se transforme en su contrario. Por ejemplo, una semilla enterrada soporta el invierno y renace en primavera.

Aves de la mitología china

  • Fenghuang. El fénix chino.
  • Jingwei.Trata de llenar el océano con ramas y guijarros.
  • Jian.Tiene un solo ojo y una sola ala. Son dos y dependen una de la otra, por lo tanto son inseparables, representando al marido y mujer.

Shang-Yang. Un ave de lluvia.

  • El ave de nueve cabezas. Utilizada para asustar a los niños.
  • Su Shuang.Descrita como pájaro del agua, como la grulla.
  • Peng.De tamaño gigante y un terrible poder de vuelo. También conocida como el Roc chino.
  • Qing Niao.El mensajero de Xi Wangmu.
  • Zhu. Un mal presagio.

Los 10 soles

Esta historia cuenta el por qué hoy nuestro sistema solar cuenta con un único sol. Di Jun, Emperador Chino de los Cielos orientales, junto a su mujer Xi He, tuvieron diez hijos, quienes se convirtieron en diez soles. Vivían en una gigantesca morera regada por las aguas que provenían del Valle del Cielo, las cuales los soles usaban como baño y por ende, siempre estaban calientes, en estado de ebullición. Por las mañanas se iban turnando para dar luz al cielo, así todos cumplían con su deber al tiempo justo que los demás podían descansar. Sin embargo, los hijos de Di Jun se cansaron de la aburrida y ordenada rutina así que decidieron subir al cielo y se pusieron a jugar a las corridas, de un lado para el otro. Al estar los diez soles juntos alumbrando la tierra, la intensidad del calor comenzó a multiplicarse y por consiguiente, a abrasar la tierra. Cuando sus padres se dieron cuenta de ello les ordenaron que se detuviesen y que bajaran a su morada habitual, pero los hijos no hicieron caso. Di Jun lleno de furia por tal desobediencia envió a su arquero Hou Yi, para que les diera una lección. Pero Hou Yi se sobrepasó un poco con el castigo y así derribó a nueve de los diez soles con sus flechas. Di Jun estaba desconsolado así que despojó a Hou Yi de su inmortalidad y lo desterró de los cielos.

Orígenes de los dragones

Algunos mitógrafos cuentan que los dragones son percibidos a través de ciertos tótems de antiguas tribus Chinas.

Varios de éstos presumen que el dragón surge de una desfiguración o mutación de reptiles acuáticos, como serpientes o cocodrilos. Es así que, citando un ejemplo, en la cultura Tanshao existe una criatura alargada tipo serpiente-pez. La asociación de esta figura con el dragón se basa en la leyenda de una trucha que debe saltar sobre un mítico arco llamado “el arco del dragón” para que ésta pueda convertirse en uno. En la dinastía Han, el dragón es representado con cuerpo de culebra, escamas de pez, cuernos de ciervo, cara de camello, dos pares de talones de águila, orejas de toro, patas de tigre y ojos de demonio; y según algunas versiones, bajo su barbilla mantiene una perla flameante. Existe otra versión sobre los orígenes que es relatada por He Xin, donde se dice que el dragón proviene de una especie de cocodrilo. Como este animal es sensible a los cambios atmosféricos y prevé la llegada de la lluvia, se le atribuyó el control sobre el clima. Otros investigadores han sacado la conclusión de que el dragón chino nace como resultado de la mezcla de tótems de varias tribus cuando éstas, por necesidad de supervivencia, se unieron para vivir juntas. Las versiones modernas de los dragones chinos les atribuyen poderes sobrenaturales, como por ejemplo el decir que pueden crecer tanto como para cubrir el cielo entero. Pueden volar sobre las nubes ó esconderse debajo del agua. Según los Shuowen Jiezi, los dragones pueden crear las nubes, evocar el fuego y el agua y volverse invisibles o también, brillar en la oscuridad.

El dragón lung

A diferencia de la feroz y perversa criatura de la mitología del próximo oriente y de la Europa medieval, el Lung es en esencia una divinidad benevolente y tenida en alta consideración. Trae la lluvia y es el señor de las aguas: nubes, ríos, pantanos, lagos y mares. Estos dioses del agua pueden volverse tan pequeños como un gusano de seda, o son capaces de alcanzar un tamaño como para sumir en la sombra el mundo entero. Pueden encumbrarse a través de las nubes o penetrar en los manantiales más profundos.

El aspecto del dragón es compuesto, cuernos de venado, cabeza de camello, ojos de demonio, cuello de serpiente, escamas de pez, garras de águila, patas de tigre, orejas de toro y largas brisas de gato. El dragón estaba estrechamente asociado con el emperador chino: el Lung de cinco garras sirvió en otro tiempo como símbolo imperial. Existía alguna forma de antagonismo entre los dragones y el sol, pues siempre trataban de morderlo. Era creencia generalizada que “una perla de sabiduría” reposaba en la boca de cada Lung. Alos sabios se les llamaba “hombres dragones”.

Deidades mayores

PU-TZA

Para los chinos, es la diosa que representa la fecundidad y el poder de la naturaleza, salvando las distancias, sería como Afrodita de la mitología griega. A Pu-Tza se la representa sentada sobre una flor de loto, tiene 16 brazos y en cada mano lleva: un cuchillo, flores y fruta.

LUI-SIN

Lui-Sin, en la mitología china representa al dios del trueno y el rayo; para orientarnos mejor, sería como el Zeus de la mitología griega. Se lo representa bajo una figura monstruosa en el cielo, que siempre está rasgando y destruyendo nubes. Tiene el pico de un águila, lo cual para los chinos representa el poder del rayo, ya que para ellos, la velocidad se expresa representando a los dioses alados. Se dice que este dios siempre llevan, en su mano izquierda, una varita con la cual toca los timbales produciendo así el ruido del trueno, y en la derecha, justamente lleva un rayo.

CANG

Esta divinidad es un antiguo príncipe cuya sabiduría decían, era inigualable. Esto llevó a que los dioses le concedieran un lugar en su círculo, nombrándolo “el rey sabio“. Sobre su cabeza llevaba una magnífica corona de brillantes piedras preciosas, las cual los chinos han respetado al momento de levantar su ídolo, de una altura de treinta pies, completamente dorado y vestido con ropas dignas de un rey.

CHAN-HUO-LAO

Representa al más venerable y sabio de los ocho Pa-Hsien, ó los ocho inmortales. Esta divinidad posee un asno muy veloz, que se dice, le provee de magia, permitiéndole, entre tantas otras cosas, desplegarse y replegarse como una hoja de papel.

Los ocho inmortales

Los Hsien se tratan de los 8 inmortales de las tradiciones chinas. Casualmente el vocablo Hsien se traduce como “inmortal” en el idioma chino; pero no nos referimos a la “inmortalidad” como sinónimo de la vida eterna o infinita sino que, para los chinos el carácter o la palabra “Hsien” se yuxtapone a los caracteres de “hombre” y “montaña”, lo que literalmente significaría “hombre que vive en la montaña”. Así, la inmortalidad se referiría a la vida en una dimensión ultra terrena, y quienes la hubieren alcanzados serían seres dignos de veneración. Y aquí están los 8 inmortales venerados con una breve descripción de cada uno. Ts’Ao Kuo-Chiu (el corazón virtuoso): Se dice que Ts’Ao Kuo-Chiu huyó de su casa avergonzado después de que su hermano fuera ejecutado por asesinato. Decidió dedicarse a seguir el Tao, y en su trayecto cuando se encontró con los inmortales Chung Li Chu’an y Lun Tung-Pin, éstos le preguntaron dónde estaba el camino, a lo que él respondió señalando al cielo. Luego le preguntaron dónde se encontraba el cielo y Ts’Ao Kuo-Chiu respondió señalando su corazón. Fue entonces que los inmortales le enseñaron los secretos de la perfección y él mismo se convirtió también en un inmortal. Chung Li Ch’uan (el frívolo): De los ocho inmortales, Chung Li Ch’uan es el único que se corresponde con un personaje frívolo. En el arte chino se lo representa con un aspecto corpulento. Ho Hsiang-Ku (la virgen):

De entre los ocho inmortales, ésta es la única mujer. De su vida se conoce que era una asceta taoísta que vivió durante el reinado de la Emperatriz Wu. Virgen por decisión propia vivía en la montaña, donde en un sueño le fueron revelados los misterios de la inmortalidad. Es representada mediante una flor de loto y reconocida como la protectora de las mujeres solteras. Han Hsiang-Tzu (el músico): Este personaje era alumno de Lu Tung-In. Considerado un gran flautista, mediante las órdenes que imparte con su instrumento, puede hacer que florezcan las flores. Trepó al árbol de los melocotones de la inmortalidad, pero se cayó, pero antes de llegar al suelo fue convertido en inmortal. Es él el patrón de la cultura. Lan Ts’Ai-Ho (el juglar): Lan Ts’Ai-Ho era un juglar errante, y a menudo se le representa con un laúd. Era un travestido afeminado (una especie de loco sagrado, que llevaba ropas calientes en verano y dormía sobre la nieve en invierno). Un día, se desmayó borracho fuera de una posada y subió al cielo en una nube. Se lo considera el protector de los pobres. Lu Tung-Pin (el filósofo): Lun Tun-Pin era un filósofo moral. Un día se encontró con Chung Li Ch’uan, el primero de los inmortales. Mientras que Chung Li estaba calentando vino de arroz, Lu se durmió y soñó con su vida futura, en la que tenía éxito y era feliz, pero finalmente perdía todo. Se despertó convencido de la vanidad de las ambiciones mundanas y se convirtió en discípulo de Chung Li.

Viajaba por todo el mundo luchando contra el mal y ayudando a la gente. Se le representa con una espada mágica que le dió un Dragón de Fuego. Li T’eih-kuai (el que protege a los enfermos): Li T’eih-kuai, significa “Li con la muleta de hierro” y es el protector de los enfermos. Se lo representa como un mendigo viejo y rengo. Su alma fue llamada a los cielos para recibir las enseñanzas del espíritu de Lao Tzu, fundador del Taoísmo. Entonces Li le dijo a uno de sus alumnos que quemaran su cuerpo sino regresaba en siete días. Sin embargo, el alumno, llamado al lecho de muerte de su madre, lo quemó al sexto día. Cuando Li regreso, tuvo que entrar en el cuerpo de un mendigo que acababa de morir de hambre. El alma de Li T’eih-kuai se representa en forma de vapor que se eleva de la cabeza que contiene la medicina de la vida, sobre el cuerpo de mendigo en el que se aloja.

Deidades menores

Cai Chen

Cai Chen, o según la pronunciación, también conocido como Cai Sheng, es la deidad china de la prosperidad y la abundancia. Algunos mitógrafos dicen que Cai Shen fue uno de los generales más importantes y reconocidos de la Dinastía Qin, y generalmente se lo haya representado como jinete de un tigre negro. Esta deidad es muy venerada por el pueblo chino a lo largo y ancho de todo el país.

Cang-Kuo-Lao

Este dios pertenece al grupo llamado Pahsien ú “Ocho Inmortales“, y se dice que representa a los ancianos por su carácter venerable y por sobre todo, su gran sabiduría. Posee una extraordinaria fuerza mágica, al igual que su asno blanco sobre el siempre se lo ve montando. De este caballo se dice que tiene la propiedad de plegarse como el papel, por lo que Cang-Kuo-Lao usa esta propiedad cuando no necesita montarlo, simplemente le ordena plegarse y lo guarda hasta que necesite de él nuevamente. Se dice que tiene una manera muy particular de montar su asno, pues lo hace con la vista hacia atrás. En sus manos siempre lleva unos palillos de hierro y un tambor de bambú con forma de tubo, símbolo de longevidad.

Cu-Jang

De este personaje de la misteriosa mitología china no se conoce mucho, simplemente se lo describe como el dios de la llama o del fuego, por ello se lo representa con el color rojo, y a su vez por eso también se lo ha llamado el “Emperador Rojo”. Se dice de él que fue quien enseñó a los mortales a crear y usar el fuego.

Cu-Hi

Este simpático y bonachón viejo se dice que ayuda a los malos estudiantes.

Kaikiat

Este ser vendría a ser como el Leviatán en la mitología clásica, ya que se dice de él que es un monstruo que permanece aletargado y que cuando llegue su momento de despertar, será porque ha llegado la hora del fin del mundo, y él formará parte de su destrucción.

Kei

Con este nombre los chinos denominan a los genios malvados o traviesos que se divertían complicándoles la vida a los humanos.

Los Fenghuang

Los Fenghuang son una especie de aves propios de la mitología china que se los considera, están por sobre todas las demás especies de aves chinas.

La palabra Fenghuang es compuesta, curiosamente es la yuxtaposición entre el nombre de las aves macho (Feng) y el nombre de las aves hembras (Huang). Sin embargo, hay quienes prefieren denominarlo como una especie única, sin distinción se género.

Es conocido también como el “Gallo Augusto”, mientras que en occidente muchos lo conocen como el Fénix Chino.

Esta particular ave está compuesta por extremidades de varios animales de especies totalmente diferentes, así encontramos por ejemplo el pico de un gallo, la frente de un ave de corral, la cara de una golondrina, el cuello de una serpiente, el dorso de una tortuga, entre otros. También se dice que su cuerpo se representa los seis cuerpos celestes:

- La cabeza representa el cielo.

- Los ojos representan el sol.

- El lomo representa la luna.

- Las alas representan el viento.

- Las patas representan la tierra.

- La cola representa a los planetas.

Entre las tribus chinas más antiguas, el Fenghuang es un tótem de buena suerte; para algunos teólogos modernos, podría ser la representación de un ave prehistórica.

Yendo a la historia de las dinastías de China, en el período del emperador Han, el Fénix era un referente cardinal, se usaba para indicar el sur y se lo representaba con un fénix macho y un fénix hembra mirándose frente a frente.

Otros mitógrafos sugieren que el Fenghuang representa a la Emperatriz, como pareja de un dragón, quien es la representación del Emperador.

Al Fenghuang se le atribuyen muchas connotaciones positivas, como por ejemplo, la gracia y virtud; la unión del yin y el yang; es portador de tiempos de paz.

Qilin

Este animal es considerado de buen augurio o presagio en la cultura china, pues trae serenidad y prosperidad.

Esta criatura de la mitología china representa un híbrido, cuerpo de león, piel de pez y cuernos de ciervo.

El Qilin tiene su origen a partir de la Dinastía Ming, donde se lo consideraba más bien como una jirafa que un híbrido. Su primera aparición data de los viajes de Zheng He por África Oriental; en este viaje Zhen He llevó dos jirafas a Pekín, las cuales recibieron el nombre de “Qilins” y al verlas el Emperador, las proclamó criaturas mágicas, cuya captura evidenciaba la grandeza de su poder.

Pero otra versión contraria cuenta que el Qilin era un mito que ya existía y que su nombre fue tomado para nombrar a las jirafas. Por otra parte, las descripciones de los Qilin de la Era Ming tienen el cuello mucho más corto que el de las jirafas normales.

Di Yu

Muchos relatos, descripciones y leyendas de la mitología china, se sitúan sobre escenarios realmente fantásticos.

Dentro de estos lugares encontramos la “Prisión Terrenal”, también conocida como Di Yu. Este lugar es el inframundo, el mundo de los muertos, y tiene una muy cercana relación con las creencias del pueblo chino sobre la vida después de la muerte.

Según varios relatos, se describe al Di Yu como un laberinto de calabozos subterráneos de varios niveles. Las almas que llegan a este lugar son tratadas acorde a los pecados que ha cometido en vida. Si bien a simple vista resulta un lugar terrorífico, en el Di Yu no solo se castiga, sino que también se pueden renovar los espíritus para la reencarnación.

Su principal gobernante es Yama, aunque no es el único con poder sobre el inframundo, sino que existe un jurado formado por diez “Reyes de Yama”. Se dice que cada uno de estos personajes trata diferentes aspectos de la compensación por los pecados. Es así que un asesino será juzgado por un juez, una violación por otro y así.

Los castigos impuestos por dichos jueces son realmente escalofriantes, pero de esto existen varias versiones. Encontramos así leyendas que relatan que en los niveles más profundos del laberinto, los pecadores son cortados a la mitad, algunos hasta decapitados y tirados a fosos eternos. Sin embargo, otras leyendas describen que, una vez que el alma en pena ha recibido su merecido trato por sus pecados y ha alcanzado el arrepentimiento, es visitado pro “Meng Pol”, un ser que porta la “Bebida del Olvido”, y que tras ser bebida, el alma puede volver a la tierra para renacer.

Nian

Se cree que esta criatura habita en el fondo del mar y emerge el día en que llega la primavera. Se dice también que es la bestia que realiza el traspaso de un año a otro ya que aparece para el Año Nuevo Chino. Su arribo, sea cual fuere su feche, infunde el terror en el pueblo chino, ya que ataca a la gente; es por ello que, según las tradición, para Año Nuevo los chinos decoran todo con color rojo, lanzan petardos, fuegos de artificio y sus danzas son ruidosas para asustar a la bestia.

Guardianes del inframundo

Son dos bestias que cuidan las puertas del inframundo, donde las almas de los difuntos tienen su juicio y castigo, antes de su nueva reencarnación. Uno de los guardianes es descrito con cuerpo de hombre y cabeza de buey, mientras que el otro tiene cabeza de caballo.

Cuando las almas bajan al inframundo éstos son los espíritus que primero se encuentran, aunque algunos relatos cuentan que directamente son los guías hacia el infierno.

Una leyenda cuenta que Cabeza de Buey y Cara de Caballo fueron enviados al mundo de los mortales para capturar a Sun Wukong (el Rey Mono). Éste los derrotó y los hizo huir, momento en que el Rey Mono aprovechó para bajar hasta el infierno y tachar su nombre y el de su gente de la lista de almas, garantizándose así su inmortalidad y la de sus monos seguidores.

Fuxi

Este dios de la Mitología China es muy venerado y se le atribuyen varios descubrimientos.

Fuxi fue uno de los primeros dioses mitológicos, fue uno de los cinco emperadores de la antigua China y uno de los tres augustos. Es hermano de Nüwa, con quien también se desposaría.

Según los mitógrafos, fue éste el dios que inventó la escritura, la pesca y la caza, y quien se encargó de enseñárselo a los hombres.

Este dios hizo varios descubrimientos, pero el más importante de todos fue el de los Ocho Trigramas, que se suponen que son la base del I Ching y que fueron revelados de manera sobrenatural al verlos escritos sobre el lomo de una bestia mitológica, la cual se dice que era un híbrido entre un caballo y un dragón que emergió del Río Amarillo. Este descubrimiento también fue conocido como el “Diagrama del Río” y formó parte de la invención de la caligrafía china.

El dios Fuxi, como dijimos, enseñó a los hombres a pescar con redes, cazar con armas de hierro y a cocinar.

También se le atribuye la invención, junto a Shennong y a Huang Di, del guquin, un instrumento chino de cuerda.

Fuentes