Saltar a: navegación, buscar

Norberto Collado Abreu

Norberto Collado Abreu
Información sobre la plantilla
Norberto Collado.jpg
Combatiente revolucionario cubano
NombreNorberto Abilio Collado Abreu
Nacimiento23 de febrero de 1921
Batabanó, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento3 de abril de 2008
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
OcupaciónCapitán de Navío de la Marina de Guerra de Cuba
Partido políticoPCC

Norberto Abilio Collado Abreu. Timonel del Yate Granma junto a Ramón Mejías del Castillo (Pichirilo), en el que Fidel Castro llegó con otros 81 revolucionarios a Cuba en 1956, para comenzar la lucha armada en las montañas contra el dictador Fulgencio Batista.

Síntesis biográfica

Nació en Surgidero de Batabanó el día 23 de febrero de 1921, hijo de Norberto y de Juana Rosa.

Sus primeros estudios los realizó en la escuela pública y posteriormente, cursó sus estudios secundarios en la escuela Julio Antonio Mella del Sindicato de recortadores de esponjas.

Por dificultades económicas, se dedicó a la pesca hasta que comenzó la Guerra Civil Española, donde por orientación de su profesor José Ors González, amigo y compañero de Julio Antonio Mella, hizo junto con otros compañeros propaganda en contra de la Quinta Columna española, pintando durante las noches, las paredes de los comercios del pueblo.

Trayectoria como marino

Al comienzo de la segunda conflagración mundial, contando con 17 años, ingresó en la Marina de Guerra huyéndole al Servicio Militar Obligatorio, que por suerte su padre había pertenecido al ejercito de años anteriores como telegrafista, quien le trasladó todos sus conocimientos y experiencias.

En la escuela de reclutas de la Marina en El Mariel, pasó su entrenamiento y posteriormente fue seleccionado y enviado para Estados Unidos con el fin de estudiar los equipos de sonido de aquella época, para la campaña antisubmarina.

Terminado el curso teórico, pasó a practicar en distintos buques, durante cinco meses hasta que fue enviado a un hospital donde se le hizo un reconocimiento auditivo, detectando que podía escuchar el silbato, para llamar a los perros.

Como los especialistas que lo atendieron se dieron cuenta de sus cualidades auditivas, decidieron enviarlo para un DE (Buque Destroyers Escolta) para que conjuntamente con otros buques, limpiaran las costas de Guadalcanal de posibles submarinos enemigos. Posteriormente lo enviaron de regreso a Cuba como especialista de esta materia, pasando a ser tripulante del Caza-Submarinos C-13, el cual hundió el submarino alemán U-176 frente a Cayo Mégano en la costa norte de Cuba el 15 de Mayo de 1943, por lo que fue condecorado por el congreso de Estados Unidos y por el gobierno cubano. Por estos hechos fue considerado veterano de la II Guerra Mundial.

Como premio, recibió el nombramiento en la Policía Marítima del puerto de La Habana, que duró hasta el 10 de Marzo de 1952.

Clandestinidad

Estando en la Policía Marítima, conoció a Hector Aldama, sargento de dicho cuerpo. Desde entonces Aldama y él establecieron una gran amistad.

En los días posteriores al golpe de estado protagonizado por Fulgencio Batista, Collado se encontraba desorientado, sin saber a quien dirigirse hasta que pensó en José A. Fernández, conocido por Mitico, al cuál Batista le había asesinado en su primer gobierno un hermano. Como Mitico era de Batabanó, no le fue difícil encontrarlo con él realizar varios trabajos con relación a las armas que se encontraban en la casa de Francisco Cairol, en el Country Club. Como él era muy conocido en la Marina de Guerra por lo del hundimiento del submarino alemán, entró en contacto con varios tripulantes del Cañonero Yara que mandaba Gonzalo Miranda, él que recibía orientaciones de Jorge Agustini.

Fue acusado por miembros del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) de la marina y juzgado en un Consejo de guerra sumarísimo y condenado a seis años de prisión en el reclusorio de Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud, por la causa del Country Club.

Después de la Amnistía del 15 de mayo de 1955, tuvo que abandonar el país, después de haber sido salvajamente golpeado y torturado, trasladándose a México donde se encontraba Fidel Castro, con varios de sus compañeros asaltantes de los cuarteles Moncada y Bayamo.

Participación en la expedición del Granma

Debido a su larga experiencia como marino fue seleccionado como timonel del Yate Granma. El año 1956 lo pasó preparándose militarmente en México para regresar a Cuba en la expedición del Yate Granma el 25 de noviembre de 1956. Condujo la nave desde México hasta Cuba.

Con posterioridad al Combate de Alegría de Pío fue capturado junto con los compañeros Jesús Montane Oropeza, Roberto Roque Nuñez, Mario Hidalgo Gato, Jaime Costa Chavez y Antonio Darío López.

Junto a Frank País, Josué País, Clodomiro Bistrel y otros revolucionarios participantes en El levantamiento del 30 de Noviembre, fue incluido y juzgado en la No. 67, por lo que fue sancionado a seis años de prisión, cuando la dirección del Movimiento 26 de Julio les indicó declararse culpables. Fue trasladado junto a sus compañeros al Presidio Modelo en la Isla de Pinos, donde permaneció hasta el triunfo de la Revolución.

Después del triunfo de la Revolución

En enero de 1959, se incorporó a la Marina de Guerra Revolucionaria ocupando diferentes responsabilidades en esa arma, entre estas miembro del Sector Naval Habana y Comandante del Dique flotante después.

Desde Diciembre de 1976 fue designado para prestar servicios en el cuidado y la atención al Yate Granma, al frente del Memorial Granma en el Museo de la Revolución, ubicado en el inmueble del antiguo Palacio Presidencial en La Habana.

En el 2002 fue declarado “Hijo Ilustre de la Ciudad de Batabanó”

Fuente

  • Collado Abreu, Norberto: Collado: timonel del Granma, Casa Editorial Verde Olivo, La Habana, 2006, ISBN 959-224-204-6.
  • Apuntes narrados y donados por el mismo Norberto Abilio Collado en una de las tantas visitas a La Casa del Combatiente

del Municipio de Batabanó.