Parasite Eve

Parasite Eve
Información sobre la plantilla
Parasite-eve1123123123.jpg
Videojuego de terror, acción y pequeños toques de RPG.
Desarrollador(es):Squaresoft
Diseñador(es):Tetsuya Nomura
Hironobu Sakaguchi
Takashi Tokita.
Distribuidor(es):Squaresoft
Serie:Parasite Eve
Versión:1
Posterior:Parasite Eve II
Plataforma(s):PlayStation
Lanzamiento:29 de marzo de 1998Bandera de Japón
9 de septiembre de 1998Bandera de los Estados Unidos de América
Género(s):Terror
Acción
RPG.
Licencia:Propietario
Modos de juego:Un jugador
Formato(s):CD

Parasite Eve. Videojuego de terror y acción, con algunos toques de RPG desarrollado por Squaresoft, basado en el libro de Hideaki Sena. Su banda sonora está compuesta por Yōko Shimomura.

El juego fue lanzado el 29 de marzo de 1998 para la consola PlayStation de Sony en Japón, y tres meses más tarde se lanzó en los Estados Unidos. Por desgracia, el juego no llegó a salir en España. Aparte de ser una completa novedad, el juego incluía un modo de juego adicional que se desbloqueaba al acabarlo por primera vez, llamado EX Mode. Este modo destacaba, aparte de su dificultad, por añadir un nivel adicional en el juego, que ocurría en el edificio Chrysler, además del verdadero final del juego, ya que el "final normal" no se considera canónico.

Dado el éxito del juego Squaresoft decidió lanzar una secuela: Parasite Eve II. Fue lanzado en Japón el 16 de diciembre de 1999, y en los Estados Unidos el 12 de enero de 2000. Curiosamente, esta segunda entrega si que llegó a España, traducido en perfecto castellano, el 25 de agosto de 2000.

Historia

Argumento

El juego tiene lugar durante 6 días en Nueva York, en 1997. El incidente empieza el 24 de diciembre y termina el 30 de diciembre.

Nos encontramos en la cuidad de Nueva York, en la Navidad del año 1999. La agente Aya Brea ha sido invitada a ver una opera, en la que presenciará un caos que invadirá a toda la ciudad.

Sistema de juego

Gráficos

A primera vista los gráficos parecen bastante sencillos. Fondos renderizados con una gran calidad, pero personajes generados en polígonos de una manera muy sencilla, de una manera muy similar a la vista en Final Fantasy VII, pero sin el diseño maxideformed. A pesar de esto algunos planos de cámara dejan ver a un personaje grande, aunque muy poco definido y con un descarado JAGGING en los bordes.

La calidad de las escenas de vídeo supera a la que en su día disfrutamos con la séptima entrega de la saga Final Fantasy. Muchas horas de trabajo tuvo que suponer el crear la impresionante escena de la opera (una de las primeras que se ve en juego). Y es que si hay algo que Square pone en sus secuencias cinemáticas, además de calidad, es mucho carisma. Imágenes que realmente impresionan al jugador, utilizando una perfecta combinación entre imagen, efecto sonoro y música.

Música

La instrumentación es mínima, reduciendo la calidad a simples músicas al más puro estilo MIDI.

Sonido FX

Parasite Eve borda este apartado, muchas veces, con un silencio sepulcral que crea la tensión antes de que salte la sorpresa.

En cuanto a los efectos sonoros hay que decir que no escasean, pero en algunos casos se ocultan tras la banda sonora.

Jugabilidad

Hay pequeñas similitudes entre Parasite Eve 1 y 2. El control básico se mantiene, movemos a nuestro personaje con el Stick analógico izquierdo del mando. Las principales diferencias se encuentran en el sistema de juego, sobretodo a la hora de combatir. En Parasite Eve 2 eramos libres para atacar sin piedad, como en todo Survival Horror que se precie. Pero en la primera entrega disfrutaremos de más toques de RPG.

Tendremos a nuestra disposición una barra de acción que nos indicará cuando podemos efectuar un ataque, pero esto no quiere decir que el combate sea por turnos, ya que en ese espacio de tiempo en el que estaremos casi indefensos podremos movernos libremente por todo el escenario. Al ganar una batalla ganaremos puntos de experiencia que podremos distribuir entre ciertas habilidades. Tendremos que elegir entre habilidades de defensa, cura o ataque.

Historia relatada

Aya Brea, una novata de NYPD de 25 años, está asistiendo a una ópera en el Carnegie Hall de Nueva York durante Nochebuena cuando repentinamente, en el momento en que la actriz principal comienza su aria, casi todas las personas en el teatro estallan en llamas. Aya, el hombre que la acompañaba y una actriz en escena son las únicas personas en el edificio entero que quedan ilesas. Aya se enfrenta a la actriz, Melissa Pearce, quien lucha contra ella con unos extraños poderes, y antes de desaparecer tras el escenario Pearce menciona enigmáticamente que las mitocondrias en las células de Aya necesitan más tiempo para desarrollarse. Después de su encuentro con la actriz, Aya siente un cambio en su cuerpo: una extraña sensación de intenso calor junto con unos nuevos poderes. Aya explora entre bastidores buscando a Pearce y encuentra el diario de Melissa en un camerino. Descubre las ansias de la actriz para interpretar el papel principal de la obra y un recital en Central Park, y su adicción a cierta medicación especial, porque últimamente se estaba sintiendo enferma debido a que repentinamente su temperatura corporal aumentaba sin razón alguna. En la última habitación de la parte trasera del teatro, Aya se encuentra con Pearce tocando el piano, que súbitamente muta en un especie de monstruo flotante. Pearce, declara que ella ya no es más Melissa Pearce, sino "Eve", un ser infernal con un solo objetivo: liberar a todas las mitocondrias existentes. Tras una extraña visión de Aya, Eve se escapa por el sistema de alcantarillado, pero Aya se enfrenta otra vez con ella después de derrotar a una gran variedad de criaturas mutantes, llamadas NMCs, o Criaturas Neo-Mitocondriales. Por el camino, Aya cree ver al fantasma de una niña que le es familiar. Eve dice que va a darle más tiempo a Aya para que evolucione y escapa mientras Aya lucha contra un enorme cocodrilo mutante. Todo esto se desarrolla en una multitud de escenarios llenos de suspense e imaginación.

Tras una incomoda rueda de prensa en comisaría referente a los eventos de Carnegie Hall, Aya va a ver a un científico experto en mitocondrias al Museo de Historia Natural junto con Daniel, su compañero en el Departamento de policía. El doctor Hans Klamp les proveé de diversa información científica sobre las mitocondrias aparentemente inútil, pero Aya y Daniel sospechan que Klamp les oculta algo, sobre todo al ver que reacciona de manera extraña cuando mencionan a Eve. Al volver a la comisaría, el comisario Baker les informa que Eve está en el anfiteatro de Central Park, donde Melissa Perce iba a dar un recital. Daniel recuerda que su ex-mujer y su hijo iban a ir a verlo, y sin dudarlo, él y Aya se dirigen rápidamente hacia allí para rescatarlos. Al llegar, Aya tiene que entrar sola en el parque porque Daniel corre riesgo de arder si entra en el radio de influencia mitocondrial de Eve. Tras abrirse paso por el parque luchando contra animales mutados, Aya logra llegar al anfiteatro, pero ya es tarde para detener a Eve, que usa su poder para que toda la audiencia se licue en una gelatinosa masa anaranjada.

Aya va tras Eve, que huye del anfiteatro, y según avanza por el parque vuelve a tener extrañas visiones de una sala de hospital, y ve de nuevo a la niña fantasma, que identifica como Maya, su difunta hermana pequeña. Finalmente alcanza a Eve, y ambas terminan luchando en un carruaje, donde Eve le recrimina a Aya que esté del lado de esos patéticos humanos y no se una a ella. Finalmente, el caballo, desbocado y llameante por culpa de Eve, cae muerto, el carruaje se estrella y Aya queda inconsciente.

A continuación seguimos con Daniel por un breve período. Daniel encuentra a su hijo, Ben, quien logró escapar del anfiteatro, mientras la ex-mujer de Daniel, Lorraine, ha sido absorbida por la masa gelatinosa. Mientras, la policía decide evacuar todo Manhattan y establecer un périmetro de emergencia ante la amenaza que Eve supone para toda la ciudad. La escena cambia y vemos a un hombre joven japonés, Kunihiko Maeda, intentando atravesar una de las barricadas policiales, cosa que consigue cuando uno de los policías se pone a arder, provocando una distracción. Después, vemos como Aya se despierta en el apartamento de Maeda en el Soho, donde también está Daniel. Maeda les explica a los dos que unos incidentes similares ocurrieron tiempo atrás en Japón (en la novela del mismo nombre que el juego). Todo comenzó cuando un científico intentó cultivar las células vivas de su esposa, muerta en un accidente de coche, para revivirla. El proceso funcionó, pero su mitocondría se apoderó del cuerpo de la mujer, pero el tiempo de vida de Eve, la mitocondria en cuestión, fue corto. La esposa del científico era una donante de órganos, y después de su muerte, sus riñones le fueron trasplantados a una chica joven. Eve trató de dar a luz a una criatura llamada el Ser último que poseyera todo el poder de su mitocondria después de obtener el esperma del científico, usando a la chica como útero, pero fracasó y murió. Tras oír la verdad sobre Eve, Aya pide que la dejen sola, y se pone a dudar acerca de si ella es un monstruo o no, vistos sus poderes.

A la mañana siguiente, el trío se dirige al museo, para usar el laboratorio y así averiguar algo más sobre la mitocondria de Eve. Al examinarla al microscopio, Maeda descubre que la mitocondria de Eve parasita el núcleo de la célula humana normal, haciendo que mute descontroladamente, pero en las células de Aya, sus mitocondrias dan más energía y poder al núcleo, que rechaza el ataque de la mitocondria de Eve. Maeda reflexiona acerca de la teoría tras esto, mencionando el libro El gen egoísta, de Richard Dawkins. Entonces, el Dr.Klamp les interrumpe y, al ver la muestra de sangre de Aya, se queda anonadado y comienza a hacerle preguntas a la chica. Entonces, Daniel se da cuenta que en la pantalla del ordenador del doctor hay una lista de nombres entre los que están su mujer y su hijo, e intenta que Klamp hable empleando la fuerza, pero Aya le detiene, y los tres se van. De nuevo en el coche, Maeda comenta que la lista que Daniel vio se parecía mucho a las listas de donantes de órganos de los hospitales.

Al llegar a comisaría, descubre que el edificio ha sido atacado por Eve y sus criaturas mutantes, matando a muchos policías e hiriendo a varios amigos de Aya y Daniel. Ambos se ponen a buscar a Ben, el hijo de Daniel, que va persiguiendo al perro policía Sheeba, que se comporta de manera extraña. Finalmente, Aya llega justo a tiempo de salvar a Ben y al comisario de Sheeba, que muta convirtiéndose en una NMC similar a Cerbero.

Tras acabar con el monstruo Maeda pregunta a Aya si cerca de aquí hay algún banco de esperma, ya que Eve lo necesita para dar a luz al Ser último, y Aya recuerda que existe uno en el hospital principal, así que se dirigen hacia allí. Por el camino, Maeda explica que el Ser último engendrado en Japón murió porque las mitocondrias heredadas de su padre se rebelaron contra las de Eve, matándolo. Al llegar, Aya queda bloqueada en el sótano después de que Eve saboteé el ascensor y provoque un apagón. Tras restaurar la electricidad, Aya vuelve a ver al fantasma de Maya y se queda atónita al descubrir una sala de trasplantes igual que la de sus visiones mientras ayudaba a unos médicos. Finalmente nuestra protagonista logra alcanzar el banco de esperma, pero ya es tarde, Eve ha robado varias muestras. Al revisar los documentos que hay en el suelo Aya descubre una ficha médica de Melissa Pearce y otra de su hermana, y descubre que ambas estuvieron en ese hospital en las mismas fechas. Siguiendo a Eve hasta el tejado, Aya aniquila a otra horripilante criatura antes de encararse con su némesis, en ese momento Eve revela que Maya era la Eve original, para desconcierto de Aya. Sin embargo, aparecen dos cazas militares enviados por el ejército, que ha llegado en portaaviones, y Eve usa sus poderes para que se estrellen contra el tejado, aprovechando la confusión para huir. Aya también logra escapar en una plataforma de limpiacristales por los pelos.

Al día siguiente, Aya llega a Chinatown respondiendo a una llamada de Maeda. Siguiendo la pista de Eve por las alcantarillas, Aya llega hasta la planta de control del agua. Allí, la masa gelatinosa formada por las personas de Central Park entra en el sistema de aguas. Aya logra expulsarla y sigue por el metro hasta llegar a un puente donde ve que la masa se dirige hacia el museo.

Aya acude al museo por tercera vez, solo para descubrir que está lleno de NMC y fósiles de dinosaurio revividos por las mitocondrias. Tras abrirse paso hasta la oficina del doctor Klamp, allí este les explica a Aya y a sus compañeros la verdad. Él está del lado de Eve, y se ha encargado de manipular genéticamente el semen robado para dejarlo sin mitocondria masculina, para que así Eve pueda engendrar al Ser último sin problemas. Tras esta explicación, alza los brazos y le dice a Eve que puede tomarle. Daniel y Maeda escapan por los pelos saltando por la ventana cuando el doctor muere por combustión espontánea. Finalmente Aya descubre a una embarazada Eve en lo más profundo del museo, pero cuando se dispone a acabar con ella, Eve hace que la masa gelatinosa aparezca y se mete dentro de ella, tomando una forma humanoide y protegiéndola hasta que de a luz al Ser último. En ese momento varios helicópteros militares y un caza atacan a la masa con misiles, pero esta toma forma de esfera generando un escudo que repele los misiles y luego lanzando unas poderosas descargas energéticas que aniquilan los helicópteros y al caza.

Tras el ataque fallido contra Eve, Aya y sus amigos son trasladados a un portaaviones militar, donde un general les explica que un ataque con misiles nucleares es la única solución. Aya, la única persona capaz de aproximarse a Eve sin estallar en llamas, decide pilotar el helicóptero que lanzará los misiles. El choque tiene lugar frente a la Estatua de la Libertad, y aunque la explosión aparentemente acaba con Eve y la masa naranja, provoca la caída de la estatua. Aya decide lanzarse en paracaídas sobre la isla para comprobar si Eve está realmente muerta. Por supuesto, Eve ha sobrevivido, y se enfrenta a Aya en una lucha final, de la que la joven policía sale victoriosa. Eve muere, no sin darse cuenta de que Aya es el enemigo natural de las NMC.

Todo parece haber terminado y Aya está descansando en el portaaviones cuando se produce un temblor y de los restos de la masa gelatinosa nace una horrible criatura con apariencia de bebe que hace estallar las otras naves. Maeda se da cuenta que la masa era el útero donde se gestaba el Ser último. Mientras Maeda y Daniel escapan en helicóptero, Aya decide quedarse a bordo para combatir al Ser último, y pese a que logra vencerle varias veces, evoluciona hasta una forma casi invulnerable. Entonces, Daniel se lanza desde el helicóptero, en un salto que casi le cuesta la vida, para entregarle a Aya unas balas especiales creadas por Maeda que contienen células de la chica, las cuales le infligen un daño considerable a la criatura. Finalmente, Aya hace explotar el barco con el Ser último a bordo, acabando con él.

Una vez que los tres están en puerto, Maeda le explica a Aya que ella recibió un trasplante de cornea de Maya, lo cual explica sus poderes y la singularidad de sus células. No obstante, Maeda también advierte que las mitocondrias de Aya evolucionan de una manera completamente diferente a las de Eve.

El juego termina con una escena en la que Aya, Maeda, Ben y Daniel van a la opera de nuevo en el Carnegie Hall. Cuando la obra llega a la escena en la que el año pasado comenzó todo, los ojos de Aya brillan con un resplandor rojo, se levanta, y al instante, los ojos del resto del público comienzan a brillar también. Sin embargo, este final no es considerado canónico al no encajar con los eventos de Parasite Eve II, y el EX Mode presenta el verdadero final. Al parecer, esta escena pretende mostrar lo que quiso decir Eve al principio del juego cuando le dijo a Aya: "Cuanto más uses tu poder, más te parecerás a mí."

Regreso

La saga regresó a PSP(PlayStation Portable) en diciembre de 2010 en Japón y abril de 2011 en Estados Unidos.

Crítica

Prasite Eve había vendido mas de 2 millones de copias hasta febrero de 2005, con 1.5 millones solo en Japón y el resto en Norteamérica. En Japón se convirtió en el videojuego numero 7 más vendido de 1998. El juego fue re-lanzado en Norteamérica con el sello de Grandes Juegos de Sony.

En el 2000, el juego ocupó el lugar 16 de la revista FAMITSU en su artículo: Los mejores 100 juegos de Play Station de todos los tiempos. En 2010, GamesRadar lo clasificó en el lugar de 7 de entre 90 juegos, de los cuales sería necesario hacerle un remake HD.


Fuente

Página oficial de Parasite Eve
Parasite Eve:ficha técnica
Análisis de Parasite Eve
Video introductorio de Parasite Eve

Enlaces externos