Saltar a: navegación, buscar

Pluviómetro

Pluviómetro
Información sobre la plantilla
Pluviómetro 1.jpeg
Instrumento que se emplea en las estaciones meteorológicas para la recogida y medición de la precipitación.

Pluviómetro. Estos Instrumentos se encuentran generalmente en una estación meteorológica. Es muy importante que sea instalado en un espacio abierto, libre de obstáculos. Los datos recibidos de las estaciones de lluvia son recogidos y clasificados en los registros hidrológicos. La cantidad de agua caída se expresa en milímetros de altura. El diseño básico de un pluviómetro consiste en una abertura superior (de área conocida) de entrada de agua al recipiente, que luego es dirigida a través de un embudo hacia un colector donde se recoge y puede medirse visualmente con una regla graduada o mediante el peso del agua depositada. Normalmente la lectura se realiza cada 12 horas. Un litro caído en un metro cuadrado alcanzaría una altura de 1 milímetro. Para la medida de nieve se considera que el espesor de nieve equivale aproximadamente a diez veces el equivalente de agua.

Historia

Las primeras mediciones de las precipitaciones se han dado a conocer por los griegos 500 años antes de Cristo. Cien años después en India, la gente utiliza recipientes para recoger agua de lluvia y para su medición, la medición de la lluvia ayudó a evaluar el rendimiento de los cultivos en el reino de Magadha, las normas se establecieron para cada grano y granero del Estado. Años después en Palestina, escritos religiosos se refieren a la importancia de la medición de las precipitaciones para las necesidades agrícolas. El primer pluviómetro en bronce de abertura estándar, llamado Cheugugi, fue desarrollado por el científico Jang Yeong-sil para su uso a través de una red que cubre todo el país. En 1639, Benedetto Castelli, un discípulo de Galileo Galilei, llevó a cabo las primeras mediciones de precipitación en Europa, para conocer el aporte de agua de un evento de lluvia para el Lago Trasimeno. En recipiente de vidrio cilíndrico calibrado con una cantidad conocida de agua y vio el nivel correspondiente en la botella. A continuación, puso el recipiente a la lluvia, cada hora marcaba por un marcador, el nivel alcanzado por el agua. El inglés Christopher Wren, pensó el primer pluviómetro con cubetas basculantes, el que asoció, al año siguiente con un dispositivo que registraba varios parámetros meteorológicos como la temperatura del aire, dirección del viento y precipitación Robert Hooke en 1670 también utiliza un pluviómetro de cubetas basculantes. Con el desarrollo de la meteorología, la medición de los diferentes parámetros de la atmósfera se retoma. Los pluviómetros se perfeccionan pero los principios básicos siguen siendo los mismos. Varios pluviómetros y pluviógrafos han seguido a los de cubetas basculantes. Destacando los pluviómetros registradores de flotador, y los pluvuómetros de balanza.

Pluviómetro manual

Este indicador consiste en un recipiente especial cilíndrico, por lo general de plástico, con una escala graduada. La altura del agua que llena la jarra es equivalente a la precipitación y se mide en mm.

Pluviómetros totalizadores

Están compuestos por un embudo, que mejora la precisión y recoge el agua en un recipiente graduado, el instrumento se coloca a una determinada altura del suelo y un operador registra cada 12 horas el agua caída. Con este tipo de instrumento no se pueden definir las horas aproximadas en que llovió.

Características Físicas

  • Capacidad ....................................................200 Litros/m².
  • Capacidad de medida .............................ILIMITADA (Dado el sistema de totalización del pluviómetro se puede medir cualquier cantidad de precipitación, por grande que ésta sea).
  • Longitud del vaso superior.....................................27.5 cm.
  • Longitud del vaso inferior......................................19.3 cm.
  • Longitud total del pluviómetro...............................48.0 cm.
  • Superficie de recepción.........................................200.0 cm².
  • Diámetro de la boca de recepción.........................15.96 cm.
  • Peso (incluido soporte de acero inox.)....................1480 gr.
  • Peso probeta poliestireno ........................................120 gr.
  • Peso total del envío.................................................2400 gr.
  • Dimensiones del paquete enviado.......50cm x 20cm x 20cm.

Posibles Problemas

Los problemas reales de deterioro se presentan cuando las enormes oscilaciones térmicas destruyen las soldaduras, pliegues, remaches y pinturas, haciendo inservible el aparato en muy poco tiempo. También pueden ocasionar abolladuras y deformaciones los golpes así como que las piezas no encajen en sus lugares correspondientes. Las roturas más frecuentes se producen en las pestañas de sujeción descolocan la vasija interna haciendo que el agua proveniente del vaso superior no entre en ella, derramándose fuera, por lo que a la menor grieta del vaso inferior, el agua de lluvia se pierde, produciéndose errores de incertidumbre muy graves ya que se destrozan las series climáticas.

Materiales a emplear

El más común, suele ser la chapa de hierro, pero para que dé aceptables resultados deberá ser sometido a galvanizado una vez confeccionados los vasos. El acero inoxidable nos brinda resultados satisfactorios, por su resistencia a la corrosión, aunque no es posible hacer generalizaciones por la extensa variedad de aceros calificados como inoxidables. Es un material caro y en general tiene el inconveniente de que las soldaduras son costosas y difíciles de realizar, aparte de los problemas de las grietas y malos procedimientos de soldadura que si son oxidables. El latón es un material magnífico por su extraordinario comportamiento a la intemperie, pero su elevado costo y su relativa blandura le hacen susceptible de múltiplas problemas de deformaciones que dificultarían la colocación de los vasos. El cobre no es tan bueno para intemperie como el latón, pero en cambio tiene todos, o más, de sus inconvenientes. Los vasos deben ser lo suficientemente profundos para que las gotas que han entrado no salgan al rebotar en el fondo, por lo que éste deberá tener una adecuada inclinación, con dos misiones, evitar el efecto vertical de rebote y conducir rápidamente el agua caída al recipiente de boca estrecha llamado vasija, que queda acoplada al terminal del embudo, con lo que todo el agua recogida se conserva así en un espacio perfectamente aislado por cámaras de aire entre dobles paredes, ya que la precipitación ha de permanecer durante horas hasta su medida.

Fuentes