Saltar a: navegación, buscar

Revista Carteles

Carteles
Información sobre la plantilla
Portada33.jpg
Revista que reseñaba espectáculos, deportes y acontecimientos políticos. (imagen: Portada del número del 7 de febrero de 1932.)
Director(ar):Oscar H. Massaguer
CirculaciónSemanal
Fecha de Fundación1919; Cierre: 31 de julio de 1960
PaísBandera de Cuba Cuba

Carteles. Revista gráfica semanal publicada en La Habana, entre finales del 10 y los 60. Reseñando en sus páginas espectáculos, deportes, cultura, historia y acontecimientos políticos.

Historia

Portada

Fundada en septiembre de 1919 por Oscar H. Massaguer, su primer director y administrador, como publicación mensual. Su formato era de 36 por 28 centímetros, con alrededor de veinticinco páginas. A partir de 1927 pasó a ser un semanario con formato de 46 por 38 centímetros. Utilizó el retrograbado como método de impresión. La portada y la contraportada se diseñaban en colores, con motivos esencialmente cubanos.

Portada

Su paso de revista mensual a semanal y el aumento progresivo del número de páginas fueron resultado de la creciente demanda de sus informaciones y de la ampliación de sus lectores potenciales. A partir de febrero de 1922, Federico de Ibarzábal asumió el cargo de jefe de redacción, y desde el 26 de abril de 1925 lo hizo Alejo Carpentier.

En 1924 Carteles cambió nuevamente de formato y se propuso desarrollar un programa de iniciativas que la convirtiera, según un editorial, en «la mejor revista gráfica de Cuba Republicana». Emilio Roig de Leuchsenring asumió su dirección artística en Noviembre de 1924, mientras que Alfredo T. Quílez, - antes gerente general-, se convirtió en su director.

El 17 de mayo de 1931, Conrado Walter Massaguer ocupó la dirección artística, Arturo Alfonso Roselló la jefatura de redacción y Alejo Carpentier, la redacción en París. La Revista dedicó considerable espacio a los problemas que sacudían a la sociedad.

A partir de mayo de 1924 presentó una sección editorial sobre política cubana. Puso sus páginas en contra de la dictadura de Gerardo Machado, y reportó la Guerra Civil Española, en lo fundamental a través de la fotografía.

Portada del número del 18 de mayo de 1952

Muchas de las críticas a los males endémicos de la República que publicó Carteles se debieron a la autoría de Emilio Roig de Leuchsenring. Secciones como «Habladurías» permitieron ejercer opinión sobre temas de política interna de modo que, aunque sin marcada intención contestataria, la revista dejaba una impronta favorable a la discusión social. Publicó, de manera permanente, artículos costumbristas, históricos y políticos de Roig, muchos de ellos bajo seudónimos. Cuestiones de agricultura, turismo, protección de la industria nacional sobre la inversión extranjera, y debates en torno a la jornada de ocho horas y a los servicios de salud, se discutían desde una perspectiva en apariencia humorística.

Los recursos gráficos adquirieron papel relevante en Carteles, en apoyo a secciones como «Actualidad mundial», «Gráficas mundiales» y «De aquí y de allá». A partir de la nota informativa, el reportaje y, en menor medida, del comentario, se ofrecían al lector pormenores de los sucesos más importantes del acontecer internacional. A partir de 1934, el folletín se convirtió en complemento fijo de la publicación, atractivo y gustado por las expectativas que era capaz de crear la novela por entregas.

La sección cinematográfica, a cargo de Mary M. Spaulding, presentó comentarios, crónicas y entrevistas sobre el mundo del cine norteamericano, pero tomando de él lo más pueril y tentador. Consejos de belleza femenina, modas, el dedicar la página número 17 al desnudo erótico de carácter publicitario, mostraron la capacidad de la revista para transitar con habilidad entre la tradición europea y norteamericana en esa clase de publicaciones. Carteles también incluyó en sus páginas motivos etnoculturales referidos al carnaval, a las fiestas populares, al personaje del negrito, a la fiesta de Reyes, al fraude electoral, e, incluso, presentó críticas a personajes como el pretensioso, el arribista, el sportman, o a rasgos del exclusivismo y el elitismo de la sociedad norteamericana.

La revista matizó su perfil de variedades con trabajos de intelectuales de vanguardia de reconocido prestigio, como Antonio Penichet y Mariblanca Sabas Alomá. Desde 1937 comenzó a publicar cuentos de narradores cubanos como Enrique Serpa, Andrés Núñez Olano, Marcelo Salinas y Gustavo Grau Mederos. A partir del 7 de febrero de 1954, Carteles dedicó una sección fija a autores hispanoamericanos, fundamentalmente cubanos; entre los últimos figuraron Onelio Jorge Cardoso, Rogelio Llopis, Víctor Agostini, Virgilio Piñera, José Soler Puig y J. M. Carballido Rey. En la década de 1940-1950 la revista circulaba por toda la Isla y por el mercado internacional. En 1952 empezó a editar un suplemento infantil. Desde el 10 de enero de 1954, pasó a ser propiedad de Bohemia, y Antonio Ortega Fernández fue su director. Alrededor del año 1956 comenzaron a desaparecer de las páginas de Carteles los temas de la actualidad política nacional, que no reaparecieron hasta el triunfo de la Revolución Cubana. Carteles dejó de publicarse el 31 de julio de 1960.

Bibliografía activa

Bibliografía pasiva

  • Actualidad. Los trabajadores de Carteles responden a Alfredo T. Quílez», C.T.C.: 14-15, La Habana, septiembre 1945.
  • GUZMÁN MONTALVO, ADELINA y ESTEBAN RODRÍGUEZ VALDÉS: Carteles para ti y para todos: una revista variada. Facultad de Comunicación, Universidad de La Habana, 1991, Tesis de diploma.
  • INSTITUTO DE LITERATURA Y LINGÜÍSTICA DE LA ACADEMIA DE CIENCIAS DE CUBA: Diccionario de la Literatura Cubana, Ed. Letras Cubanas, La Habana, 1984.

Enlaces

Fuentes