Saltar a: navegación, buscar

Ricardo López Jordán

Ricardo López Jordán
Información sobre la plantilla
Lopez jordan 02.jpg
NombreRicardo López Jordán
Nacimiento4 de julio de 1824
Ciudad de Paysandú, Uruguay
Fallecimiento22 de junio de 1889
Buenos Aires,Bandera de Argentina Argentina
Causa de la muerteAsesinato
Ocupación.

Ricardo López Jordán. Político argentino y militar, hijo de otro general del mismo nombre, uno de los últimos caudillos federales influyentes en la política de su país.

Síntesis Bibliográficas

Ricardo López Jordán nace en Paysandú el 4 de julio de 1824 en la ciudad de Paysandú, Uruguay, pero fue criado en Argentina, educado bajo los principios del federalismo nacional, hijo del medio hermano de Francisco Ramirez, coronel López Jordán, comandante del Segundo Departamento y organizador de la caballería entrerriana que interviene gloriosamente en la guerra contra Brasil en el 2° Regimiento, junto a las tropas comandadas por Manuel Oribe, Juan Antonio Lavalleja y Anacleto Medina.

Sobrino del “Supremo Entrerriano” Francisco “Pancho” Ramírez, Ricardo López Jordán recibe sus primeras letras en Concepción del Uruguay. Debido a los ideales políticos de su padre, tuvo una infancia dura y difícil, ya que en muchas oportunidades debía abandonar su querida provincia de Entre Ríos para refugiarse en Uruguay. Fue en el año 1830 cuando su padre decidió que debía darle una educación estable al pequeño Ricardo, por lo que lo envío a Buenos Aires para llevar a cabo sus estudios en el prestigioso Colegio San Ignacio.

Allí, en tiempos del primer bloqueo francés completa sus estudios de humanidades en el famoso Colegio de San Ignacio que regenteaban los padres jesuitas. Entre sus condiscípulos se cuentan los doctores Guillermo Rawson, Mariano Martínez, Melitón González del Solar, Eduardo Costa, Diógenes de Urquiza, Nicanor Molinas, Lisandro de Latorre (padre) y Luciano Torrent.

Trayectoria Militar

Su herencia militar y sus profundas convicciones políticas basadas en el federalismo, hicieron que a los 17 años Ricardo decidiera el destino que tendría su vida, incorporándose al ejército cuando sólo tenía 19 años de edad, en 1841, Ricardo López Jordán se incorporó al ejército federal como soldado de la escolta de Justo José de Urquiza. Luchó contra Rivera a partir del año siguiente y después de la Batalla de Arroyo Grande fue comisionado para llevar a Rosas el parte de la victoria. Rosas lo retuvo varios meses y a su pedido puso en libertad a López Jordán (padre), que estaba preso desde Noviembre de 1839, por haber luchado junto a Lavalle.

Por su sereno comportamiento en la Isla del Tonelero por enero febrero de 1842, es escogido para pasar al regimiento escolta que organiza el coronel Lucas Moreno figurando desde entonces en las campañas contra Rivera, en primer lugar contra el llamado "Ejército Constitucional".

El 6 de diciembre de 1842, el general Oribe, con buena caballada y ganas de pelear, ataca en Arroyo Grande a Rivera y lo derrota por completo en un encuentro que el jefe unitario califica de "contraste inesperado". En este combate fue ayudante de Oribe el teniente Leandro Gómez, nombre del héroe que veinte años después se iba a inmortalizar la epopeya de Paysandú. Es designado para llevar a don Juan Manuel de Rosas el parte oficial de la victoria nada menos que el porta estandarte Ricardo López Jordán.

Al recibirlo El Restaurador se le ofrece para lo que pudiera serle útil, y el soldado Jordán aprovecha la ocasión para pedirle la libertad de su padre, preso desde noviembre de 1839, al ser tomado en el Paso de las Piedras, luego de haberse incorporado al ejército unitario de Lavalle. Rosas le devuelve la libertad, en esos momentos está defendiendo al país con uñas y dientes, pues tiene que habérselas con la alianza anglofrancesa que apoya los planes.

Desde 1843 el joven López Jordán hizo todas las campañas del ejército entrerriano, hasta el pronunciamiento de Urquiza contra Rosas.

En 1846, en la lucha contra los hermanos Madariaga y el Ejército Aliado Pacificador, se distinguió en Laguna Limpia.

Al año siguiente, en el potrero de Vences, logró salvar la vida de algunos unitarios vencidos que iban a ser pasados por las armas. En los años que siguieron, Ricardo López Jordán (hijo) fue uno de los caudillos más destacados del ejército de Urquiza, por lo cual por decreto del 6 de julio de 1849, dictado por el gobernador delegado Antonio Crespo, el teniente López Jordán es designado Comandante Militar de Concepción del Uruguay, capital de la provincia.


Un decreto del 25 de octubre de 1850, que lleva las firmas de Urquiza y del general José M. Galán, asciende a López Jordán al grado de "Capitán de Caballería de Línea”. A pesar de su juventud, ya uno de los más destacados oficiales de la provincia.

En 1851, ya con el grado de capitán, fue de los primeros en cruzar el río Uruguay y de marchar hacia Montevideo, sitiada por Oribe. En los días en que se tramitó el arreglo entre Oribe y los sitiados, actuó como comisionado de Urquiza, llevando comunicaciones reservadas. Fue durante su presencia en Montevideo que el pintor Amadeo Gras lo retrató al óleo, fijando una imagen de López Jordán en su juventud.

Después de Caseros fue nombrado Comandante militar de Concepción del Uruguay, y en calidad de tal le tocó organizar la defensa de ésta contra el ataque que llevó, en Noviembre de 1852, Juan Madariaga, al servicio de Buenos Aires. En esa oportunidad, derrotando a la expedición liberal, salvó la existencia del Congreso Constituyente de Santa Fe, recién reunido. Posteriormente, durante las contiendas entre la Confederación y el Estado de Buenos Aires, le tocó desempeñar importantes comisiones.

A principios de 1858 pasó al Estado Oriental, por orden de Urquiza, a fin de dar apoyo militar al presidente Gabriel A. Pereira, amenazado por la revolución de César Díaz. Pero no llegó a intervenir, en este conflicto, con las fuerzas a su mando. Luego, en la Batalla de Cepeda, tuvo a su cargo la concentración de caballadas en Diamante para el ejército de la Confederación, misión que cumplió con gran eficacia.

Enemistad con Urquiza

En 1861, en la Batalla de Pavón, López Jordán, Juan Saá y Benjamín Virasoro derrotaron a la caballería porteña por completo, mientras la infantería federal fue rechazada. Pero Urquiza, sin poner en juego todo su ejército, se retiró del combate.

Desde la retirada de Urquiza en Pavón, López Jordán fue acrecentando su prestigio en la Provincia de Entre Ríos, cuyo pueblo veía en él a un jefe intransigente frente a la política de Buenos Aires, y a su futuro gobernador.

Todos los federales vieron que Urquiza se había pasado al bando porteño, lo que es cierto: acordó con Bartolomé Mitre que se le permitiría mantener el poder en su provincia, sin intromisiones; pero a cambio abandonaba a la Confederación Argentina a su suerte.

López Jordán jamás perdonó a Urquiza por haberse retirado de Pavón y lo culpó que la organización nacional estuviese en manos del centralismo porteño.

En la Guerra de la Triple Alianza. Urquiza llamó al pueblo entrerriano a la guerra contra el Paraguay, López Jordán le respondió: "Usted nos llama para combatir al Paraguay. Nunca, general, ese pueblo es nuestro amigo. Llámenos para pelear a porteños y brasileños. Estamos prontos. Éstos son nuestros enemigos."

Durante los años siguientes, los federales del oeste de la Argentina y de Corrientes eran destrozados sin que el jefe del partido federal, Urquiza, interviniera. También una invasión apoyada por Buenos Aires y el Brasil derrocaron al presidente legal del Uruguay y Urquiza no hizo nada.

Terminaba la Guerra del Paraguay; con 10 mil muertos argentinos, Urquiza recibía en su palacio de San José, y con todos los honores, al presidente Domingo Faustino Sarmiento, el más encarnizado enemigo de los federales. López Jordán preparó la revolución.

Sarmiento tomó la revolución y el asesinato de Urquiza como una provocación en su contra y envió a Entre Ríos un Ejército con veteranos de la Guerra del Paraguay. Nunca declaró al gobierno de López Jordán intervenido, directamente dictó un decreto que le declaró la guerra a Entre Ríos como a un país enemigo y decretó a López Jordán y a quienes lo acompañaren reo de rebelión.

López Jordán fue derrotado por fuerzas militares superiormente armadas por el gobierno "civilizador" de Sarmiento.

Después de la derrota de Ñaembé, López Jordán se asiló en Santa Ana do Livramento (Brasil), donde permaneció hasta mayo de 1873, en que invadió Entre Ríos con sus partidarios. Después de la derrota de Don Gonzalo, pasó al Uruguay, y en enero de1874 volvió a refugiarse en Río Grande do Sul.

En 1875 se trasladó a Paysandú y poco después a Montevideo, ciudad donde permaneció hasta Noviembre de 1876, en que intentó una nueva revolución en su provincia.

El 10 de Diciembre de 1876 después del combate de Alcaracito, fue tomado prisionero y posteriormente conducido a Paraná, donde se lo engrilló y procesó.

En Enero de 1878 fue trasladado a Rosario, donde tuvo como cárcel una dependencia de la Aduana Vieja, escapó de la prisión y pidió asilo en Uruguay, hasta fines de 1888, en que gracias a una ley de amnistía, regresó al país radicándose en Buenos Aires.

Su Muerte

En Diciembre de 1888, amparado por el decreto de amnistía del presidente Juárez Celman, pasó a Buenos Aires, donde murió asesinado el 22 de junio de 1889 en las calles porteñas por Aurelio Casas, en una muerte poco clara, donde la sombra de un asesinato por encargo cubre su paso a la inmortalidad. La familia de Urquiza obsequió luego 35.000 pesos a la esposa de Aurelio Casas.

En 1989, el Gobierno de Jorge Busti decidió, como un acto de estricta justicia histórica, que sus restos retornaran a la Patria Chica entrerriana. El último caudillo federal tuvo que esperar 100 años para volver a su tierra y su memoria aún reclama el justo lugar que el panteón de la historia provincial y nacional le debe a su lucha.

Fuentes

http://www.lagazeta.com.ar/lopezjordan.htm

http://historiaybiografias.com/caudillo6/

http://www.turismoentrerios.com/provincia/ricardolopezjordan.htm