Saltar a: navegación, buscar

Tanque

Tanque
Información sobre la plantilla
Tanque Mediano.jpg
Carro blindado especializado en destruir las fuerzas vivas y medios del enemigo

Tanque. Es, esencialmente, un carro blindado que sirve como plataforma móvil para una pieza de artillería y varias ametralladoras, montadas sobre una torreta capaz de hacer fuego en los 360 grados. Se designa para batir al enemigo con el tiro directo de su armamento. Se caracteriza por poseer alta protección contra proyectiles de infantería y fragmentos de metralla; elevada movilidad y capacidad de paso, que le permiten girar en el lugar, trepar cuestas empinadas, superar ciertos obstáculos, vadear otros y cruzar terrenos difíciles a velocidades relativamente altas. Los tanques modernos pueden hacer fuego preciso desde la marcha y en condiciones nocturnas, así como actuar en terrenos contaminados.

Historia

Los primeros tanques

La idea de utilizar algún tipo de artefacto móvil como protección es muy antigua, ya Leonardo da Vinci diseñó vehículos de ataque con ruedas propulsados por hombres.
Tanque de Da Vinci, (recreación)
En la Edad Media esa protección se consiguió gracias a las armaduras de placas con que hombres y caballos se cubrían. De este modo, la carga de la Caballería pesada era la principal fuerza de golpe de las tropas terrestres. Sin embargo la introducción de armas de fuego cada vez más eficaces, particularmente las ametralladoras, marcó el final de la caballería, cuando en la primera Batalla del Somme (Junio-Noviembre de 1916), la caballería introducida por los ingleses para explotar el éxito de la ruptura en el frente alemán fue masacrada. Esto privó a la lucha armada de su dinamismo, conduciéndola a la guerra de trincheras que caracterizó a la Primera Guerra Mundial.

Los británicos venían trabajando en la solución de este problema desde finales del Siglo XIX, cuando en 1899 Frederick Simas diseñó un “carro de combate motorizado” combinando varios adelantos tecnológicos previos: la estera de orugas de Edgeworth (1770), un Motor de combustión interna Daimler de 16 hp (1885), que cubrió con planchas de blindaje y dos ametralladoras. Sin embargo, en aquel momento el gobierno inglés no mostró interés en el asunto.

Las condiciones de lucha en el frente occidental incitaron al Ejército Británico a retomar la producción de un carro autopropulsado que pudiera cruzar trincheras, derribar alambradas y fuera impenetrable al fuego de las ametralladoras, y en 1914 Gran Bretaña patrocinó un comité para supervisar el desarrollo de esta nueva arma. El 6 de septiembre de 1915 fue probado con éxito el primer prototipo construido sobre la base de un tractor Holt. Aunque inicialmente se les denominaba buque de tierra (Landship), los primeros vehículos fueron llamados coloquialmente transportes de agua y más tarde tanques, para mantener el secreto.

Aunque en la Batalla del Somme, el 15 de septiembre de 1916 los británicos emplearon 11 de los 34 tanques de que disponían logrando un discreto éxito, la primera vez que estos se emplearon masivamente fue en la Batalla de Cambrai el 20 de noviembre de 1917, cuando 378 tanques encabezaron una ofensiva con efectos devastadores, que fueron superados en Batalla de Amiens (Agosto de 1918).

Los tanques después de la Primera Guerra Mundial

En el período entre las dos guerras mundiales, aprovechando la aparición de tanques mucho más eficaces, brillantes teóricos militares, de las principales potencias, como Tujachevski, Liddell Hart, Fuller, De Gaulle y Guderian, vieron en la ofensiva de las grandes unidades de tanques el procedimiento que devolvía a la lucha armada el dinamismo y carácter maniobrero que había perdido en el conflicto de 1914-1918. Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, la “operación profunda” ideada por Tujachevski, se materializó en la blitzkrieg (ofensiva relámpago), cuando las grandes unidades de panzers alemanes flanquearon la Línea Maginot, penetraron a través de Las Ardenas y derrotaron al ejército francés y al Cuerpo Expedicionario Británico en menos de un mes.

El T-14 Armata, el nuevo tanque del ejercito ruso (2015).

La vulnerabilidad de los tanques ante el fuego de otros tanques y de la artillería antitanque, condujo a un rápido proceso de aumento del blindaje y del calibre del cañón en casi todos los diseños. La forma del tanque, también cambió en busca de ofrecer menor superficie de batimiento y ángulos que propiciaran el rebote de los proyectiles.

Durante la Segunda Guerra Mundial se produjeron una serie de avances en el diseño de los tanques. Todos los beligerantes incrementaron en gran medida la potencia de fuego y el blindaje de sus tanques. Esto último obligó a aumentar la potencia de sus motores y a mejorar sus sistemas de suspensión. Se inició entonces la contradicción entre el aumento de la capacidad perforante de los proyectiles y el incremento del blindaje, lo que trajo aparejada la necesidad de aumentar la potencia del motor. Esto condujo a la aparición de tanques pesados como el IS 2M soviético y el Tiger-II alemán, cuyo defecto era su escasa movilidad. Los tanques fueron equipados con medios de comunicación para la tripulación y con el exterior, lo que mejoró la coordinación de los carros entre sí, así como con las unidades de infantería y el mando.

El esquema del tanque fue adaptado para un amplio número de misiones, particularmente la lucha contra ellos mismos, lo que dio lugar a la artillería autopropulsada, en especial, los llamados cañones de asalto, como el SAU-100. Aparecieron también los carros de remolque de tanques. Se considera que el mejor tanque de la Segunda Guerra Mundial fue el T-34 soviético, equipado con un cañón de 85 mm, una ametralladora coaxial y una de curso.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el desarrollo del carro de combate continuó mejorando. El calibre del cañón superó los 100 mm y se le dotó de un extractor de humo del compartimiento de combate; se añadió un cañón coaxial de pequeño calibre, así como proyectiles reactivos dirigidos y ametralladora antiaérea de gran calibre. Se les dotó de sistemas de estabilización que permiten hacer fuego certero desde la marcha, cañones de ánima lisa y proyectiles de uranio empobrecido, turbinas de gas de gran potencia y motores policombustiles, equipos de visión nocturna activos y pasivos, sistemas de protección radiactiva, química y biológica, enmascaramiento fumígeno y computadora de control de fuego. En respuesta a la amenaza de los proyectiles de carga cumulativa, el foco de desarrollo del blindaje se trasladó a su tecnología y aparecieron los blindajes reactivo, multiplacas y chobham.

Características Principales de los tanques actuales

La tripulación se mantiene entre 2 y 4 hombres, la potencia del motor aumentó hasta 2 200 caballos de fuerza, la autonomía oscila alrededor de los 500 Km, y la velocidad por carretera llega a los 60 Km/h; la altura no rebasa los 3,25 m, el módulo del cañón alcanza los 66 proyectiles y hasta 12 000 para las ametralladoras.

Superan obstáculos verticales de hasta 1,1 m, zanjas de 3 m, y pendientes de 60 grados, son capaces de vadear obstáculos acuáticos sin preparación previa e incluso de marchar con snorkel por el fondo de los mismos. Por otra parte, los tanques obligaron a diseñar transportadores blindados y máquinas de combate para la infantería, carros de mando, carros de exploración y sistemas antiaéreos sobre chasis blindados, capaces de acompañarlos en la ofensiva.

Clasificación

El tanque se clasifica como:

  • Ligero: hasta 30 toneladas
  • Mediano o tanque principal de combate, hasta 40 toneladas
  • Pesado, más de 40 toneladas.

Fuentes

  • Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Primera parte (1510 - 1898) Tomo I Biografí¬as. Ediciones Verde Olivo. Ciudad de La Habana, 2004.