Saltar a: navegación, buscar

Venus Anadiómena

Venus Anadiómena
Información sobre la plantilla
Venus Anadiomena.jpg
Obra de arte realizada por el pintor griego Apeles, afamado pintor de la Edad Antigua.
Datos Generales
Autor(es):Apeles
Año:308 a. n. e. aproximadamente
Datos de la Pintura o dibujo


Venus Anadiómena es una obra pictórica realizada por el pintor griego Apeles, quien fuera uno de los más afamados pintores de la Edad Antigua. Nacido en Colofón en el año 352 a. n. e.; falleció en Cos en el 308  a. n. e.

Nacimiento de la obra

Apeles, el artista favorito de Alejandro Magno, tomó como modelo a Campaspe (la concubina de Alejandro) para que representara a la diosa Venus saliendo de las aguas (eso es lo que significa la palabra anadiómenes). Mientras el artista pintaba la figura se enamoró de la modelo. El magnánimo rey, al enterarse, en vez de enfadarse le dio una palmadita en la espalda y le dijo: «No te apures, Apeles, que te la regalo».

Mitología

La imagen en sí representa a Afrodita en la mitología griega, la diosa de la belleza y el amor. Su equivalente romano es Venus. Aunque a menudo se alude a ella en la cultura moderna como «la diosa del amor», nace mientras emerge de las aguas del mar ya adulta para renovar su virginidad. La Venus salida del mar fue consagrada por el divino Augusto en el templo de su padre César. Esta pintura, llamada Anadiómena, ha sido elogiada en los versos griegos, vencida por el tiempo, pero glorificada. La parte inferior ha sido dañada y no se ha podido encontrar a nadie capaz de restaurarla. En verdad, el propio daño ha contribuido a la gloria del artista.

Muchas son las leyendas que cuentan diferentes versiones sobre el nacimiento de la diosa. Pero según lo escrito por Hesíodo en su Teogonía, Cronos hijo de Urano, cortó los genitales de su padre y los arrojó al mar Egeo. Los cuales, debido a su fecundidad post mortem, fueron batidos por las olas del mar, reuniendo toda la capacidad genésica, para crear al ser más seductor y sexualmente atractivo de toda la creación.

La cuna de su nacimiento se encuentra en Chipre, en la costa sur occidental de la isla. En un paradisíaco lugar de cóncavas radas y prominentes rocas, denominado Pafos, donde la leyenda sitúa la asombrosa natividad de Afrodita Anadiómene.

Aún hoy existe en la zona, emergiendo del mar, una mole rocosa que lleva su nombre: Roca de Afrodita.

Significación

Su nombre Afrodita Anadiómene que significa "La surgida de la espuma" fue un ser de inmarcesible belleza. Símbolo de inspiración a muchos artistas, dentro de ellos Apeles quien fuera el que más asemejó su perfección, elegancia, feminidad y hermosura.

Muchas fueron las representaciones a esta majestuosa divinidad. Unos colocan el oceánico atanor ―singular útero marino― en las valvas de una venera; otros hacen surgir a la diosa directamente del espumante borbollón salino; hay quienes la imaginan emergiendo en soledad, y quienes la presumen flanqueada por diversa y copiosa comitiva; todos, en fin, coinciden en subrayar la hermosura perfecta de su cuerpo.

En cualquier caso, sola o acompañada en majestad, Afrodita/Venus llegó, y a partir de entonces ya nada sería igual en la vida de los hombres. La sexualidad, meramente reproductiva hasta entonces, cobró mayor complejidad. Con ella llegó el escándalo: la búsqueda de la satisfacción emocional y sentimental, y no sólo carnal.

Vida y Mito

De origen asiático, su culto fue introducido en Grecia por marineros y mercaderes. En sus inicios, Afrodita era la divinidad del instinto natural de la fecundación y generación. Personificaba el elemento húmedo, principio de la fertilidad de la naturaleza; su acción abarcaba a los dioses y a todas las criaturas del mundo vegetal y animal.

Luego se la consideró preferentemente la diosa del amor. Protegía sólo las formas más nobles de ese sentimiento. No obstante, con la evolución del mito, la diosa acabó personificando todas las formas del amor. Bajo la influencia griega pasó a ser venerada como diosa de la belleza y del amor.

Se casó con Hefesto, dios del fuego. Pero lo traicionaba con Ares, con quien tuvo a Deimos, Fobos, Eros y Harmonía. Advertido por el Helios, Hefesto preparó a los amantes un ardid: confeccionó una red de oro. Invisible e irrompible, y con ella aprisionó a Afrodita y Ares dormidos.

El herrero divino llamó entonces a todas las divinidades del Olimpo para que comprobaran la traición. A pedido de Poseidón la pareja fue liberada. Avergonzada por las burlas, Afrodita se retiró a la isla de Chipre.

Afrodita Anadiómene.

Luego se enamoró de Adonis y se lo disputó a Perséfone. Tras la muerte del joven, transformó su sangre en anémona. Todos los años, cuando esa flor se abre, al principio de la primavera, Afrodita se quita el luto que guarda por Adonis durante el invierno.

Entre sus amores se destacan también el mortal Anquises, con quien tuvo a Eneas; Baco, que le dio a Priapo; Hermes, que la hizo madre de Hermafrodito. En una disputa que por probar quién era la más bella, se enfrentó con Atenea y Hera, finalmente Afrodita fue elegida por Paris, a quien recompensó con el amor de Helena.

Fue una diosa muy polémica y causante de muchas discordias. Irritada con las mujeres de Lemnos, que descuidaban su culto, las castigó severamente. Por lo mismo castigó a Mirra, Pasifae y hasta a Hipólito, a quien hizo amar por Fedra. Atendió las súplicas de Pigmalión, transformando en mujer a la estatua que él esculpiera.

También tuvo repercusión y presencia en batallas y guerras. Durante la guerra de Troya protegió a Paris y fue herida al intervenir en favor de Eneas. Ayudó al héroe a salir de Troya después de la destrucción de la ciudad. Inspirando en Dido, reina de Cartago, ardiente amor por Eneas, lo libró de todos los peligros que lo hubieran podido amenazar durante su estadía en la región. Siempre bajo la protección de Afrodita, Eneas, consiguió establecerse en el Lacio.

En las esculturas antiguas, Afrodita aparece enteramente vestida. Más tarde los artistas la representaron mostrando algunas partes de su cuerpo y, finalmente, desnuda por completo. Entre las flores, le estaban consagrados la rosa y el mirto; entre los animales y frutos, la paloma, el macho cabrío, los moluscos, el delfín, la tortuga y la manzana.

Seudónimos y Cultos

En principio sería solo una variante de las diosas Ishtar de Mesopotamia y Astarté de Fenicia. A estas divinidades extranjeras, los griegos le habrían transferido las características de Atena Tritogenia, diosa del amor que veneraban primitivamente.

Según una leyenda Afrodita, nacida del mar, desembarcó de su concha en la isla de Citera. Allí los griegos erigieron diversos santuarios, donde le rendían culto con el nombre de Citerea.

No obstante, en la tradición más difundida, es en la isla de Chipre donde en las ciudades del Pafos, Amatonte e Idalia, fue venerada bajo varios nombres –Ciprogenia (nativa de Chipre), Pafia, Amatusia, Idalia- según la localidad en que se hallaran sus templos. Otros centros importantes de adoración fueron la isla de Cos, Corinto y el monte Erix en Sicilia.

Afrodita Venus

Afrodita con el tiempo llegó a personificar el amor en diversos aspectos y recibió, por este motivo, varios nombres y cultos diversos: En Ática y en Argólida, por ejemplo, existen todavía templos dedicados a Afrodita Urania (celeste) que simboliza el amor puro e ideal y que se asemejaba a la Afrodita Ninfia, que los romanos identificaban como Venus Génitrix, protectora de los matrimonios. En estos casos, ambas diosas estaban representadas con escasa desnudez.

Afrodita Pandemos (de todo el pueblo) difería totalmente de las anteriores; su epíteto significaba que era venerada en todas las comunidades áticas. Fue durante el gobierno de Solón (s. VII –VI a. C.) que adquirió el significado peyorativo asociado a la lujuria.

Esa misma Afrodita fue llamada también Pandemia o Hetaira (compañera) o Porne (meretriz) y representada en las estatuas desnuda y en actitud lujuriosa. En ciudades como Corinto y Efeso, sus sacerdotisas eran cortesanas profesionales.

En Beocia, donde existía una fuente en la que Afrodita presuntamente se bañaba, se le llamó Afrodita Acidalia. En las islas de Chipre y Citera, se le llamó respectivamente Cipria y Citerea, haciendo alusión al posible lugar de nacimiento.

En Roma, Afrodita (Venus) simbolizaba primitivamente la primavera: tutelaba los campos y los jardines. Finalmente, se conocía una Afrodita protectora de los marineros que, en esa atribución, recibía el atributo de Pelagia o Pontia (marina). Se la veneraba así principalmente en Argólida. En Cnido, en la misma función, era conocida como Euplóia, es decir, que concede buena travesía.

La Diosa en el Arte

Afrodita durante siglos inspiró a varios artistas. Así los griegos intentaron plasmar en la figura de ella, el ideal de belleza femenina perfecta. En esculturas antiguas, Afrodita aparece vestida de pies a cabeza.

A partir de la segunda mitad del siglo V a. C., los artistas comenzaron a mostrar algunas partes de su cuerpo (un hombro, un seno, una pierna). Pero la desnudez completa y realmente sensual se dio durante la época helenística.

Entre las más célebres obras de arte de la antigüedad destaca el fresco Afrodita Anadiómene (surgiendo del mar) pintado por Apeles (siglo IV a. C.) para el templo de Esculapio, en Cos, que terminaría luego por perderse.

La Afrodita Cnidia, un desnudo sensual esculpido por Praxíteles (370 -340 a. C.) provocó sensación por ser demasiado profano.

La famosa Venus de Milo descubierta en 1820 en la isla de Melos (de ahí su nombre, conservada actualmente en el Museo Louvre en París) y la de Capua (Museo Nacional de Nápoles) se encuentran entre las estatuas que sobrevivieron casi enteras hasta nuestros días.

Afrodita inspiró, igualmente, a los pintores de la Edad Moderna. Célebres son los cuadros de Rubens, Botticcelli – a este pertenece la tela más famosa sobre su nacimiento. Circunstancias comunes de la vida de la vida cotidiana de la diosa fueron asimismo representadas por artistas famosos.

En el campo de la literatura, innumerables poetas y prosistas la cantaron. Así los versos de los filósofos Parménides y Empédocles y de los trágicos Esquilo, Sófocles y Eurípides le rinden homenaje a Afrodita Urania, la diosa del amor sublime.

Epítetos

  • Anadiómena: ‘que sale del mar’, representando su nacimiento, como en la pintura de Apeles.
  • Androfono: ‘matadora de hombres’.
  • Basilis: ‘reina’
  • Caliglutos: ‘de los hermosos glúteos’
  • Calipigia: ‘de las hermosas nalgas’
  • Despoina: ‘la señora’
  • Epitragidia: detrás del macho ’
  • Genetilis: ‘de la maternidad’
  • Melaina: ‘negra’ (similar a Epitimbidia y Melainis).
  • Melainis: ‘la joven negra’ (similar a Epitimbidia y Melaina).
  • Morfo: ‘de variasformas’
  • Philopannyx: ‘Amante de la Noche entera’

Fuente