Saltar a: navegación, buscar

Zarzuela

Zarzuela
Información sobre la plantilla
Zarzuela.JPG
Datos Generales
Orígenes musicales:siglo XVII

Zarzuela. Forma de música teatral o género musical escénico surgido en España con partes instrumentales, partes vocales y partes habladas. Su nombre procede del "Palacio de la Zarzuela", nombre del pabellón de caza cercano a Madrid donde se hallaba el teatro que albergó las primeras representaciones del género.

Origen

La zarzuela nació en el siglo XVII durante la época de Felipe VI. Gran amante del teatro, este monarca contrataba compañías madrileñas que representaban obras donde se alternaba el canto con pasajes hablados. La zarzuela es un término medio entre el teatro de comedia y la ópera, siendo una reducción de esta última tanto en su contenido musical como el del libreto por lo que ganó la denominación de género chico.

La zarzuela es además un género lírico–dramático español. Su nombre se deriva del pabellón de caza homónimo, cercano a Madrid donde, en el siglo XVII, se llevaba a cabo este tipo de representaciones para la corte española.

También puede provenir de las representaciones que el cardenal Infante don Fernando daba a comienzos del siglo XVII cerca de Madrid, en su quinta de recreo llamada "La Zarzuela".

Fue a partir de 1830 cuando, con el restablecimiento de la monarquía y la apertura del nuevo Conservatorio de María Cristina, se generaron una serie de factores que permitieron la restauración de la nueva zarzuela decimonónica; una zarzuela que aunque desarrollaba ideas musicales de clara influencia italiana y utilizaba tipologías formales de opereta francesa, junto al mantenimiento del sabor popular e hispano de la tonadilla y en general las formas del denominado "teatro pobre", ese teatro mesocrático y popular del [[]]siglo XVIII en el que seguían viviendo los polos, tiranas, seguidillas, canciones andaluzas, cachuchas, fandangos y boleros, que continuaban amenizando la vida española, no cesaron de publicarse a modo de antologías para ser interpretadas en los salones burgueses.

Etimología

Palacio de la Zarzuela

El término zarzuela proviene del Palacio de la Zarzuela, así denominado porque en él abundaban las "zarzas", —del zerzel árabe—, donde se representaron las primeras obras con este título.

El género comenzó con las obras escritas por Calderón alrededor de 1657 y 1658, El golfo de las sirenas, y El Laurel de Apolo, esta última concebida para festejar el nacimiento del príncipe Felipe Próspero y para ser representada en el pequeño teatro del Palacio Real de la Zarzuela, situado en El Pardo. En este palacio descansaba Fernando de Austria, hermano del rey Felipe IV, durante sus cacerías y allí se comenzaron a representar estas obras por primera vez.

Composición de las zarzuelas

  • En España:

Las primeras zarzuelas se componían sobre temas extraídos de la leyenda y la mitología. Grandes músicos españoles como Moreno Torroba se hicieron famosos en los siglos XIX y XX con zarzuelas como Luisa Fernanda y tantas otras bien conocidas por los actuales amantes del género.

  • En Cuba:

Contrario a las escenas españolas de cortes o aldeas, la zarzuela cubana describía imágenes y costumbres de la época colonial, utilizando las suaves cadencias musicales que dan a Cuba gloria.
Tema popular era el señoriíto rico, hijo del dueño del ingenio, que aunque comprometido con una joven de su clase, cortejaba a la joven mulata, zalamera y atrevida, con quien tenía amores prometiéndole matrimonio. El final era por lo general truculento, con desengaños, pasión, celos y lágrimas. Estos impresionantes finales no restaban un ápice a la belleza de la música, antes bien ponían énfasis en las habilidades y talentos histriónicos y musicales de los artistas.

Historia de la zarzuela en Cuba

Con la influencia española de la Cuba colonial la zarzuela llegó a las costas cubanas y fue prontamente aceptada. Grandes compositores cubanos escribieron bellísimas obras tales como Maria la 0 de Ernesto Lecuona, Cecilia Valdés de Gonzalo Roig y Amalia Batista de Rodrigo Prats.

Todos recordamos con nostalgia y afecto las funciones de zarzuela en el Teatro Martí, íntimo y cómodo a pesar de sus sillas de madera, donde la falta de aire acondicionado no se hacia notar cuando abrían grandes puertas francesas de madera y el fresco del mar circulaba sin tropiezos además de que las señoras llevaban sendos abanicos que nunca faltaban en sus carteras.

A Cuba llegaban anualmente durante los meses de invierno, diversas compañías de zarzuela, entre ellas la de Pepita Embil, madre de Plácido Domingo, que volvió año tras año y con cuyos artistas nos familiarizamos. Cada temporada traían hasta una docena de obras diferentes, viejas y tradicionales, y presentaban algunas funciones con zarzuelas cubanas compartiendo escena con artistas locales de los que Cuba tenía riqueza. En todas había alguna escena donde los comediantes del grupo hacían gala de sus dotes. Muchos improvisaban el libreto una vez en escena, creando el consabido apuro entre sus compañeros que no sabían que contestar ante aquellas salidas intempestivas. En aquellos divertidos diálogos nos enterábamos de las intimidades de los artistas y todo lo que pasaba en la compañía cuando la cortina estaba cerrada, las luces apagadas y el teatro vacío.
Los incontables aficionados esperaban con entusiasmo los entreactos cuando bajaban grandes telones con la letra de las canciones más populares y la orquesta daba la oportunidad a todos los cantantes frustrados de cantar a toda voz en el teatro.

Decadencia de la zarzuela

La zarzuela, después de las corridas de toros y el balompié, ha sido por muchos años el entretenimiento más popular en España.

Hoy en día, la zarzuela ha pasado a un plano menor, muy a pesar de los esfuerzos hechos para revivirla por muchos de sus amantes, pero nos ha dejado, no obstante, un hermoso legado histórico.

La popularidad de la zarzuela se extendió por toda España y por ende a Cuba desde los últimos 25 años del siglo XIX hasta la tercera década del presente siglo XX. Al comenzar la guerra civil española decayó, sin que jamás se haya recuperado.

En España, ya en 1929, muchos de los grandes intérpretes y músicos de zarzuela, se habían ido retirando o inclinándose a trabajos más serios, de forma tal que muy pocas obras permanecieron activas, pues muchos de sus personajes habían sido ideados para actores y cantantes bien dotados. Su ausencia hizo muy difícil para los libretistas crear nuevos trabajos de éxito asegurado. Por otro lado, la radio comunicación y la cinematografía hablada hicieron su triunfal entrada en la preferencia del público, dándole un golpe casi mortal al género. No obstante, por acción selectiva, las áreas más bellas y las zarzuelas más melodiosas permanecieron activas como muestra irrefutable de un género que tuvo una vida gloriosa y duradera. Luisa Fernanda, Los Gavilanes, Doña Francisquita, La Leyenda del Beso o Las bodas de Luis Alonso son buenos ejemplos de lo que decimos.

Después de la Guerra Civil, muchos artistas españoles buscaron refugio y se establecieron en los países hispanohablantes en la otra ribera del Atlántico. Muchas compañías de teatro y de variedades españolas viajaron a los países americanos y dieron a conocer su arte y su cultura especialmente en Cuba, en el Caribe, Colombia, Venezuela y México.

Puede decirse que la influencia de la música española fue mucho mayor en Cuba que en el resto de Hispanoamérica, motivado por el fuerte vínculo cultural con la metrópoli, y la más prolongada permanencia colonial y la que se ha mantenido al través del presente siglo. Por otro lado, el africano trajo e introdujo sus ritmos y de ahí surgió una música autóctona, formada por la amalgama de los distintos orígenes. Los franceses emigrados de Haití aportaron también mucho a la cultura musical cubana, sobre todo en la región oriental de la isla.

Ya por el año de 1791 se estrenaron algunas zarzuelas en Cuba. Raro fue el año en que La Habana, durante el pasado siglo, no tuviera una temporada teatral o músico-teatral. Ni aun en los tiempos de la Guerra de los Diez Años dejaron las compañías de ópera y de zarzuela de visitar a Cuba.

Referencias

  • [1]. Consulatada el 4 de enero de 2013.
  • [2]. Consulatada el 6 de enero de 2013.

Fuente