Saltar a: navegación, buscar

Zoilo Marinello Vidaurreta

Zoilo Marinello Vidaurreta
Información sobre la plantilla
Zoilo Marinello.jpg
Médico cubano dedicado a la investigación y tratamiento del cáncer.
Nacimiento21 de agosto de 1919
Santa Clara Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento4 de agosto de 1990
La Habana Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónMedicina, Oncología, Ciencias patológicas
FamiliaresJuan Marinello (tío) y María Josefa Vidaurreta del Cañal (tía)

Zoilo Marinello Vidaurreta. Dedicó sus 47 años de vida profesional a la investigación y tratamiento del cáncer, creó en el país una importante escuela de oncología y formó generaciones de nuevos oncólogos que hacen imperdurable su obra en el tiempo.

Síntesis biográfica

Nació el 21 de agosto de 1919 en la ciudad de Santa Clara, en la casa familiar situada en la calle Martha Abreu No. 11, y a quien se le puso por nombre Zoilo Enrique Juan Francisco Joaquín Marinello Vidaurreta.

Estudios

Realizó sus primeros estudios en su ciudad natal de Santa Clara y al trasladarse sus padres por motivos de negocios a Santiago de Cuba, allí los continuó y se graduó de bachiller en Letras y Ciencias en el Instituto de Segunda Enseñanza, donde se le expidió el título el 23 de septiembre de 1937.

Ese mismo año se traslada a la capital de la república para iniciar los estudios de medicina, en una época verdaderamente convulsionada en la política del país y en la Universidad de La Habana. Fue dirigente estudiantil, miembro del Movimiento de Superación Estudiantil e integrante de la directiva del Comité Antifascista Estudiantil.

Muy vinculado a la casa de sus tíos, Juan Marinello y María Josefa Vidaurreta del Cañal, la influencia que recibió de ellos fue mucho más cultural que política, aunque desde el primer año fue dirigente estudiantil como delegado de asignatura, miembro del Movimiento de Superación Estudiantil e integrante de la directiva del Comité Antifascista Estudiantil.

Trayectoria laboral

Se gradúa como doctor en medicina el 20 de julio de 1943 y ese mismo año obtuvo por concurso, una plaza de médico interno del Hospital Nuestra Señora de las Mercedes y otra de médico del Departamento Nacional de Higiene Escolar del Ministerio de Salubridad y Asistencia Social.

Bien definida desde entonces su vocación por las ciencias patológicas y por la docencia, presentó su curriculum ante la Comisión Permanente de Adscripción, la que elevó su propuesta favorable a la Junta de Gobierno de la Facultad de Medicina y fue aprobada en sesión de 27 de abril de 1944, para ingresar en esa fecha en la carrera profesoral como adscripto a la cátedra de Anatomía e Histología Patológicas.

Desde 1945, y durante dos años, realiza una residencia en el Memorial Cancer Center de Nueva York, Estados Unidos donde se especializa en Oncología. Regresa a La Habana en 1947 y continúa su labor docente en la misma cátedra.

A su regreso a La Habana continúa su labor docente, ahora como instructor de la misma cátedra y dos años más tarde el claustro de la Facultad de Medicina en sesión ordinaria de 8 de febrero de 1949, le otorgó certificado de aptitud como instructor, para continuar desde entonces como asociado en la cátedra regenteada por su maestro el profesor Nicolás Puente Duany.

En 1950 obtiene una plaza de cancerólogo del Instituto del Radium “Juan Bruno Zayas”, del Hospital Nuestra Señora de las Mercedes y en 1960 forma parte de la Comisión Interventora del dicho hospital, asume la jefatura del Instituto del Radium “Juan Bruno Zayas” e integra también la Comisión Técnica de Reestructuración del Sistema Hospitalario de la Universidad de La Habana.

Un año más tarde, en 1961, es nombrado director del Hospital del Cáncer Curie y comienza su labor de unificación de las cuatro unidades oncológicas de La Habana: el Hospital del Cáncer, el Dispensario de la Liga contra el Cáncer, el Hospital Domínguez Roldán y el Instituto del Radium, bajo el nombre único de Hospital Oncológico de La Habana, lo que lleva a su culminación en 1966 al lograr convertirlo en Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología, cuya dirección mantendrá, hasta el momento mismo de su fallecimiento.

Trayectoria científica

A esta intensa actividad científica se unirá una no menos agotadora labor política. Ingresa desde su fundación en las Milicias Nacionales Revolucionarias. A partir de 1962 milita en las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), después Partido Unido de la Revolución Socialista y por último Partido Comunista de Cuba (PCC), en el cual llegará a formar parte de su Comité Central de 1975 a 1980.

A solicitud del ministro de Salud Pública ocupa los cargos de presidente del Consejo Científico del Ministerio de Salud Pública, jefe del Grupo Nacional de Oncología. En 1967 se le confiere la categoría superior de Especialista de II Grado en Oncología. Años más tarde su labor será también no menos importante en la oficialización de las categorías de investigadores, en la creación y reglamentación de la Comisión Nacional de Grados Científicos.

En diciembre de 1972 asume el cargo de presidente de la Academia de Ciencias de Cuba y dirige todos sus esfuerzos a desarrollar los numerosos institutos que formaban parte de la academia y hacer que en ellos se llevaran a cabo investigaciones de verdadera utilidad nacional, cuyos resultados se integraran rápidamente a la práctica social.

Por esta época ocupó también la responsabilidad de Representante Permanente de Cuba en el Comité de Colaboración Científico-Técnica del CAME y se le nombró miembro del Presidium del Comité Internacional del Premio Lenin por la Paz. También ocupó la presidencia de la Asociación de Amistad Cubano-Soviética, desde su fundación en septiembre de 1972 hasta su fallecimiento.

En noviembre de 1976 es nombrado Ministro Presidente del Comité Estatal de Ciencia y Técnica, cargo que ocupa hasta enero de 1980 cuando se declara extinguido dicho comité. A lo largo de su vida profesional fue electo Miembro de las Academias de Ciencias de la Unión Soviética, de la República Democrática Alemana, de Bulgaria y del Tercer Mundo.

Muerte

Al fallecer en La Habana, el 4 de agosto de 1990, a los 70 años de edad, bien pudo merecer su vida las palabras que él le dedicara al profesor Emilio Martínez y Martínez: "En este mundo y en esta profesión, más alto no se puede llegar".

En 1998 fue electo, postmortem, Académico de Mérito.

Reconocimientos

En 1981 se le confiere, en reconocimiento a su obra científica y sus grandes aportes a la oncología cubana, la categoría de Investigador Titular y el Doctorado en Ciencia Médicas.

Fuentes

  • Historia|Disponible en: [1] *Ciencias|Disponible en: [2]