Carlos López Rivero

Revisión del 06:18 14 sep 2021 de Rosarino (discusión | contribuciones) (corrijo)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Carlos López Rivero
Información sobre la plantilla
Carlos lopez rivero.jpg
Poeta y músico campesino
Nacimiento2 de julio de 1937
finca Buena Vista,
barrio Los Güines,
municipio de Quemado de Güines,
provincia de Villa Clara,
República de Cuba Bandera de Cuba
Residenciareparto Sakenaf (desde 2000)
Nacionalidadcubana
Ciudadaníacubana
Ocupaciónmúsico y poeta
Partido políticoPartido Comunista de Cuba

Carlos López Rivero (Quemado de Güines, 2 de julio de 1937) es un poeta y músico cubano.

Ha escrito varias obras dentro de las que se encuentra Aprenda a tocar el tres, un manual que sirve de enseñanza a aquellos que se interesan por dominar ese instrumento musical cubano.

Actualmente vive en la ciudad de Santa Clara.

Datos biográficos

Nació en la finca Buena Vista del barrio Los Güines, en el actual municipio de Quemado de Güines, hijo de padres campesinos. Fue un niño nacido bajo la opresión del imperialismo yanqui, sin embargo supo abrirse camino antes las barreras económicas y geográficas para convertirse en músico, escritor y un amante y defensor de la Revolución cubana.

Desde muy temprana edad sintió mucha pasión por la música, solía construir sus propios juguetes, pues la situación económica de la familia no le permitía adquirirlos. Al respecto construía instrumentos musicales de cuerda (utilizando tablitas, hilo de coser y puntillitas), sin comprender en aquel entonces si se trataba de un tres, una guitarra o un laúd. Sus creaciones manufacturadas eran una expresión de su identificación con la música y expresión de su interiorización melódica lo cual manifestaba por doquier con el “tin tin tin” de las simuladas cuerdas.

La pobreza donde se desarrolló su niñez no les permitía ni siquiera contar un receptor de radio. Cuando acompañaba a su madre a casa de un vecino pudiente, recuerda que le fascinaba escuchar a los poetas cantando el punto campesino a tal punto que lloraba del sentimiento, por lo cual su madre lo regañaba, sufriendo y comprendiendo a la vez esta situación.

Adolescencia

A los doce años pudo adquirir su primer instrumento musical verdadero, un tres, que comenzó a estudiar y dominar de manera autodidacta, cuyo aprendizaje tenía que combinar con las duras jornadas de trabajo en el campo. Sin perder tiempo, utilizando horas de la madrugada inclusive pudo sacar de sus cuerdas el precioso punto cubano (punto tradicional campesino), tan original como la misma tradición campesina, que simboliza el lugar donde nació.

Se fue abriendo camino como instrumentista, incorporando el punto al aire; que imita mucho al laúd, el punto al dos, algunos pedazos de sones, décimas tradicionales y ya a los dieciséis años fue el director de un humilde sexteto, bautizado con el nombre de Los Sonoros, cuyo tema de su creación autoral decía:

Aquí está, aquí está el conjunto güinero, con guaracha y bolero y al ritmo del cha, cha, cha.
Ya se va, ya se va el conjunto güinero con guaracha y bolero y al ritmo del chachachá.

La popularidad de Los Sonoros recorrió los alrededores y un poco más allá del barrio Los Güines, con sus tradicionales fiestas campesinas, serenatas cumpleañeras, canturías en ocasión a los velorios por los días de la Caridad, Santa Lucía, Santa Bárbara, así como las fiestas de fin y de apertura del año. Recibió de su mamá el regalo de una guitarra, que le compró con muchísimo esfuerzo, lo cual supo retribuir con mucho estudio, a partir del Método para guitarra del maestro Rosendo Ruiz, iniciándose en otra modalidad de instrumento de cuerda.

José Luis Abreu Pérez, maestro de música de su terruño, le enseñó solfeo, teoría musical y posteriormente a tocar el clarinete, instrumento que utilizó cuando triunfó la Revolución cubana, para entonar con fuerza las notas del Himno nacional, que con locura y amor hizo escuchar en toda la barriada.

Vida revolucionaria

Después del triunfo de la Revolución Cubana contribuyó con la venta de bonos a la Casa de la Asociación Campesina en su propio municipio natal.

En 1961, dando un paso al frente, en respuesta a un llamado especial, participó en la honrosa Campaña de Alfabetización, como brigadista Conrado Benítez. Realizando su labor ininterrumpida en el barrio El Piñero, ubicado en San Diego del Valle, en el municipio de Cifuentes, provincia de Villa Clara. Muchos allí lo recuerdan con el apodo de Venceremos. Participó en La Habana, en manifestaciones revolucionarias “La ORI es la Candela”.

Unido a los quehaceres del campo y la música, participó en la lucha contra bandidos (1959-1965). Fue uno de los fundadores de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR) de su pueblo. Participó de forma permanente durante dos años en la zafra del año 70 en Aguada de Pasajeros (Cienfuegos).

Pertenece a la Asociación de Combatientes.

Obras

Una vez culminada la Campaña de Alfabetización, fue seleccionado para cursar estudios en la Escuela Nacional de Instructores de Arte, en el Hotel Habana Libre, graduándose satisfactoriamente en la especialidad de música. Funda la Casa de la Cultura de Sancti Spíritus y luego trabajó en la Casa de la Cultura de Aguada de Pasajeros, provincia de Cienfuegos. Participó como aficionado en varios festivales, obteniendo diversos premios. Es autor de varias obras musicales (letra y música), entre las más relevantes se encuentran:

  • Ven mi prieta a bailar.
  • El son del pegadito.
  • Siempre mi mujer querida.
  • Bella Güajira.
  • Tu me das tu corazón.
  • Linda Flor.
  • La mujer campesina.

Ha escrito además diversas obras poéticas, entre ellas se encuentra:

  • Guayabera sin costumbre.
  • Los cinco entre nosotros.
  • El lugar donde nací.
  • Imagen y poesía

Es autor del libro Aprenda a tocar el tres, que en manos de profesores, alumnos y casas de la cultura ha permitido la enseñanza de la técnica del tres cubano. Se encuentra en la etapa final de elaboración de un nuevo libro, Mezcla de guitarra y tres, que de manera didáctica conjuga los acordes de ambos instrumentos. Hoy toca la guitarra y el tres, sin duda, como parte de su vida, contribuyendo al quehacer artístico comunitario del reparto Sakenaf, lugar donde vive desde principios de los años 2000.

Fuentes