Ana de Bretaña

Ana de Bretaña
Información sobre la plantilla
Duquesa de Bretaña
Ana bretania.jpg

Reina consorte de Francia
Reinado 1488 - 1514
Nacimiento 25 de enero de 1477
Nantes
Fallecimiento 9 de enero de 1514
Blois
Predecesor Francisco II de Bretaña
Sucesor Claudia de Francia
Consorte Carlos VIII de Francia, Luis XII de Francia
Padre Francisco II de Bretaña
Madre Margarita de Foix
Ana de Bretaña. Duquesa de Bretaña, hija del duque Francisco II y de Margarita de Foix, gobernante Bretón. Se convirtió en reina de Francia tras sus casamientos primero con Carlos VIII y segundo con el sobrino de este Luis XII.

Síntesis biografías

Primeros años

Ana era la única hija de Francisco y Margarita que sobrevivió a la infancia, tenía una hermana más joven, Isabeau, que murió en 1490. Debido a esto, fue criada como la heredera del ducado. Le dieron una buena educación, bajo la dirección de Françoise de Dinan, Señora de Laval y Chateaubriant, y el poeta Jean Meschinot.

Desde la Guerra de Sucesión Bretón, Bretaña había entendido que operan de acuerdo a la Ley semi-sálica, las mujeres sólo podían heredar si la línea masculina se había extinguido. Por el momento Ana nació, su padre era el único hombre a la izquierda de la Cámara de Bretón de Montfort. La Guerra de Sucesión había terminado con un acuerdo que, en ausencia de un heredero varón, los herederos de Juana de Penthièvre tendrían éxito. Después de un siglo, sin embargo, este acuerdo había sido olvidado. Así, que en 1486 el padre de Ana la había reconocido como heredera de las propiedades bretón, sin embargo, la cuestión de su matrimonio sigue siendo una cuestión diplomática. Francisco no tenía ninguna intención de permitir a Bretaña para ser absorbido por Francia. Por lo tanto, buscó a su hija de un matrimonio con una figura capaz de resistir el poder francés.

Bretaña es un atractivo premio, Ana no le faltaban pretendientes. Le habían prometido oficialmente en matrimonio con Eduardo, príncipe de Gales, hijo de Eduardo IV de Inglaterra en 1483, sin embargo, el muchacho desapareció, y fue dado por muerto, poco después de la muerte de Eduardo IV. Otros de los interesados en la oferta de mano eran Maximiliano de Austria, el viudo de María de Borgoña, heredera de otra, Alain d'Albret, Juan de Chalons Príncipe de Orange e incluso Luís, duque de Orleáns.

En 1488, sin embargo, los ejércitos de Francisco II fueron derrotados en la batalla de Saint-Aubin-du-Cormier, tratando de poner fin a la folle Guerra entre Bretaña y Francia, el duque se vio obligado a aceptar cláusulas que habían en el Tratado de Sablé, que llegó a la conclusión del acuerdo de paz, donde se estipulaba que sus hijas no iban a casarse sin la aprobación del rey de Francia. Francisco murió poco después, el 9 de septiembre de 1488, como resultado de una caída de su caballo. Ana entonces se convirtió en duquesa de bretón, y Bretaña se hundió en la nueva crisis, que lleva a la última guerra franco-Bretón.

Duquesa de Bretaña

Matrimonios

El primer paso necesario para Ana era asegurar un esposo, de preferencia contra Francia y lo suficientemente potente como para mantener la independencia bretona. Maximiliano I de Austria fue considerado como el candidato más adecuado. Su matrimonio con Maximiliano, tuvo lugar en Rennes por poderes el 19 de diciembre de 1490, confiriendo a Ana el título de Reina de los romanos, lo que demostró tener serias consecuencias. Los franceses lo consideran como una grave provocación que no sólo violaba el Tratado de Verger, en el que el rey de Francia debía haber dado su consentimiento para el matrimonio, poniendo el imperio de la Bretaña, en las manos de un enemigo de Francia. El matrimonio también fue a destiempo a los Habsburgo, que estaban demasiado ocupados en Hungría para pagar una atención seria a Bretaña, y los castellanos fueron ocupados luchando en Granada. Aunque tanto Castilla como Inglaterra envió un pequeño número de tropas para complementar el ejército ducal, no deseaba una guerra abierta con Francia. La primavera de 1491 trajo nuevos éxitos por los franceses en general La Trémoille, y Carlos VIII de Francia llegó a poner sitio a Rennes.

Después de que Maximiliano no pudo venir a la ayuda de su novia, Rennes cayó. Ana se comprometió con Carlos, en la bóveda de los jacobinos en Rennes. Después, de ser escoltado por su ejército, supuestamente para demostrar que ella había aceptado de buen grado el matrimonio, Ana fue para Langeais a casarse. Aunque Austria hizo protestas diplomáticas, alegando que el matrimonio era ilegal porque la novia no estaba dispuesta, que ya estaba legalmente casada con Maximiliano, y que Carlos estaba comprometido legalmente a Margarita de Austria, hija de Maximiliano.

Matrimonio con Carlos VIII

Ana celebró su segunda boda de Carlos VIII en el castillo de Langeais el 6 de diciembre de 1491. El matrimonio fue validado posteriormente por el Papa Inocencio VIII el 15 de febrero de 1492. El contrato de matrimonio, siempre que aquel cónyuge que sobrevivió a la otra mantener la posesión de Bretaña, sin embargo, también se estipula que si Charles murió sin herederos varones, Ana se casaría con su sucesor, garantizando así los reyes franceses una segunda oportunidad de manera permanente en el anexo a Bretaña.

Reina de Francia

El segundo matrimonio de Ana empezó mal, ella trajo dos camas con ella cuando vino a casarse con Carlos, y el rey y la reina a menudo vivían separados. Ella fue ungida y coronada reina de Francia en Saint-Denis el 8 de febrero de 1492, que fue cuando su esposo le prohibió que usara el título de "duquesa de Bretaña", que se convirtió en una manzana de la discordia entre los dos. Cuando su esposo luchó en las guerras de Italia, las potencias de Regencia se ejercen por su hermana Ana de Beaujeu.

Embarazada la mayor parte de su vida de casada, Ana vivió principalmente en los castillos de Amboise, Loches y Plessiso en las ciudades de Lyon, Grenoble o Moulins mientras el rey estaba en Italia. Ella se convirtió en la reina de Sicilia y la reina titular de Jerusalén, con la conquista de Nápoles por Carlos VIII.

A pesar de que este matrimonio se realizase manu militari, lo cierto es que durante los siete años que permanecieron juntos ambos esposos llegaron a sentir un gran afecto mutuo. Buena prueba de ello fue el abultado y lastimoso luto, proverbial en la historia de Francia, que mostró Ana de Bretaña en 1498, cuando falleció Carlos VIII.

Descendencia

El matrimonio tuvo cuatro hijos vivos, de los cuales ninguno sobrevivió a la primera infancia.Sólo el primero, Charles Orland, ([[octubre 11, 1492 a diciembre 16, 1495), sobrevivió a la infancia. Un niño sano e inteligente, fue mimado por sus padres, que sufrieron un terrible dolor cuando murió repentinamente el sarampión.Después de él nació Charles, que vivió menos de un mes, y Francisco y Ana, que cada uno murió casi inmediatamente después de nacer. Estas tragedias causaron un gran dolor a Ana, que oraba abiertamente tener un hijo después de la muerte de Francisco.

La viudez y el nuevo matrimonio

Cuando Carlos VIII murió en 1498, Ana tenía 21 años y sin hijos. Legalmente, ella se vio obligada a casarse con el ahora nuevo rey, Luís XII, sin embargo, él ya estaba casado, a Joan, hija de Luís XI y la hermana de Carlos VIII y las circunstancias le obligan a repudiar a su mujer para poder acceder al trono. Su esposa, Juana de Francia, era tan virtuosa que nunca le había dado motivos para justificar su acción, de forma que se optó por comprar la voluntad del cuestionado Papa Borgia, Alejandro VI, el cual consintió en una tercera boda real para Ana.

El 19 de agosto de 1498, en Étampes, accedió a casarse con Luís sin haber obtenido la anulación de Joan en un año. Según las fuentes se apuesta a que la anulación se negó y ella perdió el matrimonio de Luís fue disuelta por el Papa antes de que finalice el año. Mientras tanto, en octubre de 1498, Ana regresó al dominio de Bretaña. Se restauró el fiel Felipe de Montauban a la Cancillería de Bretaña, llamado el príncipe de Orange como hereditario Teniente General de la Bretaña, éste convocó a los Estados de Bretaña, y ordenó la producción de una moneda con su nombre. Ana aprovechó la oportunidad para visitar el ducado, visitar muchos lugares que nunca había sido capaz de ver desde una niña. Ella hizo las entradas triunfales en las ciudades del ducado, donde sus vasallos le recibieron con esplendidez.

La ceremonia del tercer matrimonio de Ana, fue el 8 de enero de 1499 donde vestían de blanco, sentando un precedente para futuras novias, se celebró bajo condiciones radicalmente diferentes de las de la segunda. Ya no era una niña, pero era una reina viuda, y estaba decidida a asegurar el reconocimiento de sus derechos como duquesa soberana de ahora en adelante. A pesar de su nuevo marido ejercía poderes del soberano de Bretaña, reconoció formalmente su derecho al título de "duquesa de Bretaña" y las decisiones de la emisión en su nombre.

Como la duquesa, Ana defendió ferozmente la independencia de su ducado. Se arregló el matrimonio de su hija, Claudia, con Carlos de Luxemburgo en 1501, para reforzar la alianza franco-española y asegurar el éxito de Francia en las guerras de Italia, sin embargo, Luís rompió el matrimonio cuando se hizo probable que Ana no se produciría una heredero varón. En cambio, Luís arregló un matrimonio entre Claudia y el heredero al trono de Francia, Francisco de Angulema. Ana, decidida a mantener la independencia Bretaña, se negó hasta la muerte para sancionar el matrimonio.

En 1506, Luis XII y Ana de Bretaña tomaron una decisión conjunta que, con el paso del tiempo, se revelaría como fatal: prometer a la princesa Claudia con Francisco de Angulema, que sería coronado rey como Francisco I tras la muerte de Luís XII en 1515.

Últimos años

Los últimos años de la reina Ana de Bretaña estuvieron dedicados a la reforma cortesana, tanto en Bretaña como en París. En ambas cortes, Ana fue mecenas y patrona de artistas, literatos, poetas y escribanos, y como tal aparece en la documentación que hoy se conserva. No en vano, una de las joyas de la miniatura francesa es el Libro de Horas de la reina Ana, un precioso manuscrito conservado en la Biblioteca Nacional de París. En la corte capitalina, por otro lado, introdujo una reforma de las costumbres, al instaurar el cuerpo de damas de honor de la reina y, en general, canalizando adecuadamente la vida palaciega. Mujer de fuerte carácter, no dudó en representar a la monarquía francesa ante diversas legaciones en sustitución de su marido, cuando éste se encontraba ausente.

Muerte

Ana no pudo sobrevivir el invierno de 1513-1514, muriendo de infección de riñón en el castillo de Blois. Fue enterrada en la necrópolis de Saint Denis. Su funeral fue de excepcional longitud, con una duración de 40 días, e inspirar a todos los funerales futuro real francesa hasta el siglo XVIII. El Réquiem de Ana fue compuesto probablemente por el famoso compositor Johannes Prioris.

De acuerdo a su voluntad, su corazón fue colocado en un relicario de esmalte levantado de oro, luego se transporta a Nantes para ser depositado, el 19 de marzode 1514, en la bóveda de los Carmelitas, en la tumba hecha por sus padres, después de ser trasladado a la catedral de Saint-Pierre. El relicario del corazón de la Ana,duquesa de Bretaña es un óvalo de caja, bivalvos, hecho de una lámina de oro empujado hacia atrás y guilloché, articulada por una bisagra, una andanada de Cordelière oro y rematadas por una corona de lirios y el trébol.

Fuentes

Enlaces externos