Saltar a: navegación, buscar

Atún

Pez Atún
Información sobre la plantilla
Foto de atun.JPG
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Orden:Perciformes
Familia:Escómbridos

Atún. Los peces atún son buenísimos nadadores, capaces de recorrer grandes distancias y alcanzar velocidades de hasta 70 kilómetros por hora!. Sus escamas son muy pequeñas, poco evidentes y lisas, y los podemos encontrar en aguas templadas y cálidas.

El atún es un pez migratorio. Tiene un cuerpo fusiforme (con forma de hueso, estrecho y afinado en los extremos), cabeza pronunciada en forma de pirámide triangular y boca relativamente pequeña con respecto al desarrollo de su cráneo.

Características

  • Los atunes son peces con características morfológicas que les permiten:
  • Ser buenos nadadores y tienen cuerpo fusiforme
  • Cabeza pronunciada en forma de pirámide triangular y boca relativamente pequeña con respecto al desarrollo del cráneo.
  • Las escamas que cubren su dura y muy resistente piel son pequeñas, poco evidentes y lisas; la piel está lubricada con un "mucus" que reduce la fricción con el agua.
  • La forma del cuerpo les permite nadar grandes distancias y alcanzar altas velocidades de hasta 70 kilómetros por hora.
  • Su piel se encuentra lubricada con un mucus que reduce la fricción con el agua. Poseen dos aletas dorsales muy próximas, rígidas y robustas, y una aleta caudal fuerte con forma de arco terminado en dos zonas puntiagudas que le dan aspecto de media luna.
  • Su coloración es típica de los peces pelágicos (o poco habituales en las zonas litorales): el dorso azul oscuro y el vientre blanco plateado con reflejos irisados. Sus aletas van del pardo al amarillo.
  • Poseen una temperatura corporal de 10ºC, superior a la media de los peces, debido a que su envoltura muscular es muy grasosa.
  • Junto con los esturiones, los atunes se encuentran entre los peces de mayor tamaño, que compiten con otros animales como los tiburones y delfines.
  • Uno de los más grandes es el atún aleta azul, que vive en el Atlántico. Llega a medir 3 metros de longitud y a pesar 680 kilos.
  • Los atunes constituyen uno de los grupos de peces que ha logrado su adaptación total al medio donde vive, el llamado "epipelágico", caracterizado por los cambios frecuentes de las condiciones fisicoquímicas.
  • Su metabolismo es muy alto debido a su movimiento constante. Por lo mismo, además, sus branquias poseen un sistema muy eficiente para extraer el oxígeno disuelto en el agua de mar.
  • Los atunes son muy sensibles a los cambios estacionales de temperatura, salinidad y turbidez que se presentan en el Océano, así como a las variaciones en la cantidad de alimento. Esto mismo hace que las zonas donde viven sean muy amplias y que algunas especies se puedan encontrar hasta a 400 metros de profundidad.
  • Se mueven constantemente para no hundirse, debido a que su cuerpo es muy pesado por tener músculos fuertes y compactos, y una vejiga natatoria muy pequeña que no les ayuda a mantenerse a flote.

Variedades

Las especies más conocidas de atún, así como las que frecuentemente se utilizan en gastronomía, son:

  • Atún común o rojo o cimarrón. Su aleta pectoral es corta y se encuentra distribuido por al Océano Atlántico, Mar Negro y Mediterráneo.
  • Atún blanco o bonito del norte. La aleta pectoral presenta un desarrollo considerable que le ha dado el nombre de Thunnuh alalunga. Su carne muestra tonalidades blanquecinas y se emplea para elaborar conservas de calidad. Localizado en el Océano Atlántico, concretamente desde el Golfo de Vizcaya hasta Sudáfrica, así como en el Mar Mediterráneo y Océano Pacífico.

En diversas zonas del mundo también se pueden localizar especies como:

  • Atún de aletas amarillas. Su color lo confunde con el del Atún tojo aunque de inferior calidad, es la que se conoce como Atún claro. Vive normalmente en zonas del Océano Índico, Atlántico y Pacífico.
  • Atún de ojos grandes o patudos. De cuerpo particularmente redondeado, puede llegar a pesar 200 Kg. Es un pez tropical que abunda en aguas del Océano Pacífico.

Alimentación

Los atunes son peces extremadamente voraces, se alimentan durante todas las estaciones del año excepto en el periodo de reproducción; se trata de un animal eminentemente "eurítrofo" es decir, que come de todo lo que encuentra, con tal de que tenga el aspecto de una presa en movimiento, sin preferencias alimenticias; a pesar de que la mayoría de las especies tienen dientes, el alimento formado por peces pequeños, crustáceos, moluscos y ocasionalmente plancton, es tragado sin masticar. Un ejemplar de barrilete consume 25% de su peso de alimento.

En su alimentación, los atunes responden a dos estímulos: el visual y el olfativo. El visual se debe al brillo, talla y movimiento de sus presas; colores claros o brillantes resultan objeto de una mayor respuesta por parte de estos peces, por lo cual el uso de luces o de objetos que produzcan brillo da buenos resultados en su pesca. El olfativo consiste en que los atunes responden a extractos químicos liberados por sus presas y, por ello, se han hecho experimentos para mejorar su captura utilizando algunos productos provenientes de calamares, gambas y una variedad de peces.

Reproducción

Se sabe poco acerca de la reproducción de los atunes, como no forman parejas, cuando se encuentran en el cardumen la hembra se separa y desova; entonces el macho también se aisla y fecunda los huevos que tienen una gota de grasa que les permite flotar; de éstos sale la larva, que se alimenta primero de la yema y posteriormente del plancton. Muchas de estas larvas mueren al ser comidas por otras especies o por el mismo atún; su índice de mortalidad es elevado.

Los reproductores vuelven al banco de peces y los juveniles nadan cerca de la superficie durante 4 o 5 años; después se dirigen a las profundidades hasta alcanzar su estado adulto y mayor talla. Su reproducción se lleva a cabo en las zonas de concentración durante los meses de primavera y verano, aunque puede cambiar de época según las especies. Las gónadas son muy grandes y los ovarios pueden contener entre 15 y 18 millones de óvulos esféricos con diámetro de uno a 1.5 milímetros. El peso de las gónadas de un ejemplar de 200 kilogramos puede alcanzar los 9 kilogramos. El tiempo de desarrollo y maduración sexual cambia con las especies, pudiendo inclusive, presentarse variaciones del periodo de maduración entre individuos del mismo banco.

Hábitat

Los atunes son organismos oceánicos, se localizan, en aguas templadas, el "atún aleta azul" y la "albacora" y, en aguas cálidas, el "atún aleta amarilla" y el "barrilete", cuyas temperaturas van de los 17 a los 33°C presentan la particularidad excepcional entre los peces, de tener una temperatura corporal de 10°C superior a la media, explicándose esta característica fisiológica porque su envoltura muscular es muy grasosa.

Los atunes constituyen uno de los grupos de peces que ha logrado su adaptación total al medio donde vive, el llamado "epipelágico" caracterizado por los cambios frecuentes que presentan las condiciones fisicoquímicas, lo que lo hace uno de los medios más difíciles de habitar en el océano. Esta adaptación les permite distribuirse como especie cosmopolita en todos los mares.

Migración

Las migraciones de los atunes que en ocasiones puede ser de 14 a 50 kilómetros diarios, han despertado el interés de los hombres de ciencia desde la antigüedad. Aristóteles se ocupó de establecer la migración de ellos, señalando que desde su lugar de origen, esto es, el Mar Negro y el Mar de Azov, emigraban en la profundidad del Mediterráneo hacia las Columnas de Hércules, es decir, el actual Estrecho de Gibraltar para entrar al Atlántico. En primavera efectuaban el viaje de retorno nadando cerca de la superficie con la finalidad de procrear; una vez efectuada la reproducción, volvían nuevamente al Atlántico.

Con base en estos conocimientos, los biólogos siguen estudiando estas migraciones que presentan dos etapas: primero, un viaje de concentración genética, donde los atunes se reúnen en ciertos lugares favorables para la reproducción y después, el viaje de alimentación siguiendo las aguas que les ofrecen mejores posibilidades Estas migraciones determinan las condiciones de pesca de los atunes, son objeto de numerosos estudios oceanográficos y biológicos, realizados por investigadores de los países interesados en capturar y conservar la especie de estos valiosos peces.

En relación con sus migraciones y asociaciones, los atunes son peces que forman grandes "cardúmenes" para nadar juntos de manera paralela, dejando una distancia muy corta entre un pez y otro. Se ha observado que el tamaño y forma del cardumen cambia con las características del medio; la macarela se junta más en cardúmenes cuando hay noches oscuras, que a la luz del día; en las noches de luna llena el atún y el barrilete forman grandes agrupaciones, llegando a reunirse una cantidad de individuos cuyo peso en conjunto sería de 3 600 toneladas, entonces los grandes barcos pueden sacar su red hasta con cien toneladas de atunes.

Propiedades nutritivas y salud

La carne del atún posee cifras cercanas al 12% de grasa rica en ácidos omega-3 que ayudan a rebajar los niveles de colesterol y triglicéridos de la sangre, disminuyendo el riesgo de dolencias como la aterosclerosis, trombosis, así como la prevención de enfermedades cardiacas. En su composición sobresalen Vitaminas y Minerales. Entre las primeras destacan las del grupo B, superando en algunas de ellas a la carne, huevos o quesos (como por ejemplo la B12). Las cantidades de otras vitaminas hidrosolubles superan a las del resto de peces, pero sin llegar a los niveles de cereales, legumbres, verduras, hortalizas o carnes.

Estas sustancias son beneficiosas para el organismo ya que favorecen la formación de glóbulos rojos, mejoran la síntesis de material genético y regulan el funcionamiento de sistemas como el nervioso o defensivo. Otros grupos importantes de vitaminas son las liposolubles, en concreto A y D. Contribuyen en la resistencia a las infecciones, resultan imprescindibles para el normal desarrollo del sistema nervioso, manteniendo y reparando las mucosas, piel y otros tejidos del ser humano. El crecimiento de los huesos, así como el correcto funcionamiento de órganos vitales como el hígado se ven favorecidos por la vitamina A, mientras que la D actúa en la absorción de calcio y su fijación en los huesos, regulando esta sustancia en la sangre.

Los minerales que destacan en la composición del atún son el fósforo y el magnesio, dando además altos niveles de hierro y yodo. El primero tiene la propiedad de fortalecer los huesos, el sistema nervioso o la actividad muscular, proporcionando energía. El sistema digestivo, los nervios, músculos, huesos y dientes se encuentran entre los principales beneficiados de los aportes del magnesio en el organismo, resultando además un suave laxante. El hierro por su parte previene ciertos tipos de anemia mientras que el yodo favorece el funcionamiento de la glándula tiroides, reguladora de funciones metabólicas entre las que se encuentra el crecimiento del feto durante el embarazo y el desarrollo de su cerebro.

Fuentes