Saltar a: navegación, buscar

Mar Negro

Mar Negro
Información sobre la plantilla
Rusalka mar negro g.jpg
Mar interior
RegiónEuropa
Superficie436.400 km²
Profundidad2.212 m

Mar Negro. Conocido en la Antigüedad por los griegos como Ponto Euxino es un mar interior que separa Europa oriental de Asia occidental, delimitado por el sureste de Europa, el Cáucaso y la península de Anatolia (Turquía). Este mar está, en última instancia, relacionado a través de varios estrechos con el océano Atlántico, vía mar Mediterráneo y mar Egeo: el estrecho del Bósforo lo conecta al mar de Mármara y el estrecho de los Dardanelos al mar Egeo (Mediterráneo); además, otro estrecho, el de Kerch, lo une al mar de Azov.
El mar Negro tiene una superficie de 436.400 km², una profundidad máxima de 2.212 m, y de un volumen de 547.000 km³. Está limitado por la cordillera del Ponto, al sur; el Cáucaso, al este; y cuenta con un amplia plataforma hacia el noroeste. La mayor longitud, de Este a Oeste, es de unos 1.175 km.

Etimología

Los nombres modernos del mar son los equivalentes del nombre en español «mar Negro». El uso de este nombre no puede atribuirse a una fecha anterior al siglo XIII, pero hay indicios de que puede ser considerablemente anterior.
La razón de este nombre puede ser una antigua asignación de colores a los puntos cardinales —el negro es el norte, el rojo el sur y el amarillo, el este. Heródoto en una ocasión, utiliza «mar Rojo» y «mar del Sur» alternativamente. Una opinión similar muestra
Mar Negro
el nombre turco: «Kara» (Negro) y «Ak» (Blanco) se utilizan para designar, respectivamente, «Norte» y «Sur» en turco medieval, como en los Imperios Akun, Akkoyunlu y Karakoyunlu, y Akdeniz («mar Blanco», refiriéndose al mar Mediterráneo). Otra posible explicación viene del color de las aguas profundas del mar Negro. Al estar más al norte que el mar Mediterráneo y ser sus aguas mucho menos salinas, la concentración de microalgas es mucho mayor, haciendo que el color de las aguas sea oscuro. La visibilidad en el mar Negro es aproximadamente de 5,5 m, en comparación a un máximo de 35 m en el Mediterráneo.

Nombres históricos

En la antigüedad, el mar Negro era a menudo llamado «el mar» (ho pontos). En su mayor parte, la tradición grecorromana se refiere al mar Negro como el «mar hospitalario», Euxeinos Pontos. Este es un eufemismo que sustituye a uno anterior «mar inhospitalario», Pontos Axeinos, en primer lugar sancionada en Píndaro (principios del siglo V ANE). Estrabón considera que el mar Negro se llamaba «inhóspito» antes de la colonización griega, ya que era difícil de navegar, y porque sus orillas estaban habitadas por tribus salvajes, y que el nombre se cambió por el de «hospitalario» después de la colonización de Milesians, por lo que forma parte de la civilización griega. También es posible que el nombre Axeinos surgió por etimología popular a partir de un escita iraní axšaina (oscuro). La denominación «mar Negro» puede, por lo tanto, tener fecha desde la Antigüedad.
La ciencia marina cree que el mar Negro recibe su nombre por una capa de sulfuro de hidrógeno que empieza a unos 200 m por debajo de la superficie, y es base de una población microbiana que produce sedimentos negros, probablemente debido a la oxidación anaeróbica del metano.

Historia

Teoría de la conexión con el Mediterráneo durante el Holoceno

Si bien se convino en que el mar Negro ha sido un lago de agua dulce (al menos en las capas superiores) con un nivel considerablemente más bajo durante la última glaciación, su posterior desarrollo en un glaciar marino sigue siendo un tema de intenso estudio y debate. Hay escenarios catastróficos como los presentados por William Ryan y Walter Pitman, así como modelos haciendo hincapié en una transición más gradual a las condiciones salinas y la transgresión en el mar Negro.
Diferentes teorías se basan en que el momento en que el mar Mediterráneo era lo suficientemente elevado como para el flujo en los Dardanelos y el Bósforo hizo que el mar Negro deje de ser un lago. Por otra parte, un estudio del fondo marino en el mar Egeo muestra que en el VIII milenio ANE. hubo un gran flujo de agua dulce en el mar Negro.
En una serie de expediciones, un equipo de arqueólogos dirigido por el marino Robert Ballard identificó en lo que parecía ser la costa antigua, conchas de caracol de agua dulce, los valles de los ríos se inundaron, herramientas de trabajo de maderas y estructuras hechas por el hombre en aproximadamente 91 m bajo el agua frente a la costa del mar Negro de la Turquía moderna. La datación por radiocarbono de restos de moluscos de agua dulce indica una edad de unos siete mil años.

Teoría del diluvio

En 1997, William Ryan y Walter Pitman, de la Universidad de Columbia, publicaron una teoría según la cual en la antigüedad se produjo una gran inundación a través del Bósforo. Afirman que el mar Negro y el mar Caspio fueron vastos lagos de agua dulce, pero luego, sobre 5.600 ANE., el Mediterráneo rompió el dique natural que lo separaba del lago creando el paso actual entre los dos mares. Trabajos posteriores que se han ido publicando han aportado argumentos tanto a favor como en contra de esta teoría, y los arqueólogos aún debaten sobre el tema. Esto ha llevado a algunos a asociar el Diluvio con esta catástrofe prehistórica. William Ryan y Walter Pitman tiene un libro sobre su teoría Noah's Flood: The New Scientific Discoveries About the Event That Changed History Diluvio de Noé: Los nuevos descubrimientos científicos sobre el acontecimiento que cambió la Historia, publicado por Simon Schuster Paperbacks Nueva York, NY, 1998.

El mar Negro en la antigüedad

El mar Negro fue una vía fluvial ocupada en la encrucijada del mundo antiguo: los Balcanes hacia el oeste, las estepas eurasiáticas del norte, el Cáucaso y Asia Central hacia el este, Asia Menor al sur, y Grecia al suroeste. El procesado de oro más antiguo del mundo se encontró en Varna, y el mar Negro fue supuestamente navegado por los argonautas. La tierra en el extremo oriental del mar Negro, Colchis, (actualmente Georgia), marcó para los griegos un borde del mundo conocido. Las estepas al norte del mar Negro se han sugerido como la tierra de origen (Urheimat) de los hablantes de la Proto-lengua indoeuropea, (PIE), el progenitor de la familia de lenguas indoeuropeas. Algunos estudiosos creen que el origen de los indoeuropeos es en el Cáucaso o en Anatolia. Numerosos puertos de la antigua línea de las costas del mar Negro han sido encontrados, algunos incluso más antiguos que las pirámides egipcias. Antiguas rutas comerciales en la región están siendo ampliamente estudiadas. La opinión generalizada es que la región del mar Negro está repleta de importantes hallazgos arqueológicos. Tal vez las áreas más prometedoras en la arqueología de aguas profundas son la búsqueda de asentamientos prehistóricos sumergidos en la plataforma continental y de antiguos naufragios en la zona anóxica, lo que se espera que sean excepcionalmente bien conservados debido a la ausencia de oxígeno.

Países que bordean el mar Negro

Turquía, Bulgaria, Rumanía, Ucrania, Rusia, Georgia.

Las ciudades ribereñas más importantes

Estambul, Constanza, Burgas, Varna, Yalta, Odesa, Sebastopol, Kerch, Novorossiysk, Sochi, Sujumi, Batumi, Trabzon, Samsun y Zonguldak.

Hidrología e hidroquímica

El mar Negro es la cuenca meromíctica más grande del mundo, donde las aguas profundas no se mezclan con las capas superiores del agua que reciben oxígeno de la atmósfera. Como resultado, más del 90% de las aguas profundas del mar Negro tiene la característica de ser agua anóxida. La actual configuración hidroquímica está principalmente controlada por la topografía y las cuencas fluviales, que se traducen en una fuerte estratificación vertical de la estructura y un balance hídrico positivo. Las capas superiores son en general más frescas, menos densas y menos salada que las aguas más profundas, ya que son alimentados por los grandes sistemas fluviales, mientras que los fondos proceden de las aguas cálidas, las aguas saladas del Mediterráneo. Esta afluencia de agua densa del Mediterráneo es equilibrada por una salida del mar Negro de agua superficial hacia el mar de Mármara, lo cual sirve para el mantenimiento de la estratificación y los niveles de salinidad.
La superficie del agua tiene una salinidad media de 18 a 18,5 partes por mil (en comparación con el 30 a 40 de los océanos) y contiene oxígeno y otros nutrientes necesarios para mantener la actividad biótica. Estas aguas circulan en toda la cuenca, giro ciclónico que transporta el agua alrededor del perímetro del mar Negro. Fuera de la llanta actual, numerosas casi permanente costeras remolinos se forman debido a la surgencia costera en torno a la plataforma y. La fuerza de estas características es controlada por fluviales estacionales y las variaciones atmosféricas. La temperatura de las aguas superficiales varía estacionalmente de 8 °C a 30 °C.

Efectos de la urbanización y el desarrollo industrial

Como consecuencia de los procesos urbanos e industriales, se han vertido al mar Negro, y en los ríos que en él desembocan, cantidades cada vez mayores de residuos. A principios de la década de los años 90, el mar Negro tuvo que enfrentarse con una gravísima crisis ecológica. Las concentraciones de nitrógeno, fósforo y plaguicidas en las tierras de cultivo eran sumamente elevadas. Este excedente de elementos nutritivos provocó proliferaciones masivas de microorganismos. Los metales pesados se acumularon porque no había ninguna ley que regulara y restringiera la eliminación de residuos industriales en los países de Europa central y del este, mientras que la contaminación debida a los residuos petrolíferos y la contaminación por plaguicidas alcanzaba índices no igualados.
Los efectos acumulados de estos vertidos masivos han devastado los ecosistemas locales. La industria de la pesca ha desaparecido prácticamente- los peces no han sobrevivido estos cambios considerables y, por si fuera poco, una pesca demasiado intensiva ha provocado su extinción casi total. Una especie de medusa introducida por casualidad en la región se ha multiplicado rápidamente ocupando ese entorno ecológico abandonado. Enfermedades graves transmitidas por el agua - como el cólera y la hepatitis A - se han instalado en las regiones costeras y han surgido numerosas zonas críticas en las que las tasas de contaminación por metales pesados eran tan altas que los investigadores pensaban que era un error y tuvieron que comprobar el estado de sus instrumentos cuando vieron las cifras por primera vez.

Curiosidades

Está en las profundidades del Mar Negro y corre 350 veces más rápido que el Támesis un río subterráneo al que, por primera vez, los científicos pudieron acceder, gracias a un submarino autónomo que tiene la capacidad de recolectar información física, química, biológica y geofísica de este desconocido lugar del planeta.
Si bien su existencia se conoce desde tiempos bizantinos -los antiguos navegantes solían lanzar pesos a las profundidades para poder impulsar sus embarcaciones cuando el viento escaseaba- nunca antes se había logrado obtener información sobre cómo se formaron o sobre su funcionamiento.
Esta información, dicen los investigadores, resulta clave para comprender el medio ambiente en que se vive, los cambios que sufrió en el pasado, así como para explicar cómo es posible que sobrevivan algunas formas de vida en el fondo del mar.

Fuentes