Aurelio Fernández Milanés

Aurelio Fernández Milanés
Información  sobre la plantilla
Aurelio Fernández Milanés y su hija.png
Aurelio Fernández Milanés y su hija Carmen.
Nacimiento18 de agosto de 1917
Jobabo Bandera de Cuba Cuba
Defunción1 de marzo del 2005
SeudónimoPalelo
OcupaciónNarrador oral
NacionalidadCubanaBandera de Cuba Cuba
GéneroCuento
DescendenciaCarmen Fernández Vieilo.

Aurelio Fernández Milanés (Palelo). Fue considerado el mejor Cuentero Popular de su época y al mismo tiempo el más comunicativo. En sus cuentos trasmitía sucesos, acontecimientos, vivencias y costumbres, de su época, vinculadas a la vida cotidiana, a los problemas de la naturaleza y a los elementos del folclor, los cuales aún hoy hacen reír a las personas que los leen o escuchan.

Biografía

Palelo, nació el 18 de agosto de 1917, vivió en el campo dentro del área de una colonia cañera, conocida por San Francisco en El 48 de Jobabo, municipio de la provincia de Las Tunas, en una finca particular a nombre de Pepe Bustillo en la que comenzó a trabajar a la edad de 8 años como ordeñador de vacas. Desde esta edad, ya pasaban por su mente reflejos de historias relacionadas con las labores que realizaba, inmerso en una atmósfera de pobreza. Sólo estudió hasta el tercer grado en una escuela pública de la localidad, pero desde niño participó en las fiestas campesinas típicas de su época las que con el de cursar del tiempo fueron fomentando su creatividad desde los primeros años de su vida.

En la década del 40, se trasladó con su familia para el barrio de Los Sitios, donde comenzó una vida nueva y desconocida, en este mismo año comenzó a trabajar como martillero en el central, su valentía era propia de su personalidad, y comenzó a integrarse a la clandestinidad y a las fuerzas armadas revolucionarias más tarde.

Allí en sus momentos de descanso no perdía oportunidad para contar sus historias y rodeado por la multitud de trabajadores, su participación en la lucha revolucionaria fueron premisa para vincular en sus historias acontecimientos tanto de la localidad como de la vida cotidiana y de esta forma hacer llegar el mensaje deseado a la multitud.

Empezó a perfilarse como cuentero popular de la localidad, en su época, por su imaginación y fantasías que eran para él rasgos indispensables de su personalidad humana, que en sus cuentos también tenían cierto sentido alegórico, para señalar tanto cuestiones de la vida como de la naturaleza, su capacidad imaginativa y su necesidad de satisfacciones espirituales. En sus historias llenas de fantasía se podía apreciar su voluntad férrea de lograr lo que quería trasmitir pues perfeccionaba la imagen, o la facilitaba con su capacidad de contar, su manera de narrar adicionándoles diversidad de formas y de escenarios: la flora, la fauna, la vida cotidiana y las costumbres campesinas relacionadas con los acontecimientos o sucesos de su época.

Palelo, fue un humilde campesino, considerado por el pueblo como el mejor cuentero popular y al mismo tiempo el más comunicativo y trasmisor de la historia de la localidad, en el sentido en que sus cuentos son asequibles a las más diversas personas que de una forma u otra se interesan por conocer sus historias clasificadas como exageradas en las cuales su objetivo fundamental era la de trasmitir los sucesos y acontecimientos de la época, las vivencias, las costumbres, vinculadas a la vida cotidiana, a los problemas de la naturaleza y los elementos del folclor las cuales de una forma u otra satisfacen sus más variados intereses y que en la actualidad hacen reír a no pocas personas.

El cuentero recababa su material de fuentes de tradición oral o de la realidad, pero los resignificaba y recodificaba a la oralidad, deviniendo el contenido en su mensaje personal y único, con el cual, como un fuego que sigue devorando y expandiéndose, quien va atrapando a su oyente y lo va haciendo adentrarse en la trama mediante imágenes, percepciones y sensaciones que previamente modificaron e hicieron vibrar su propio ser.

La tradición oral ha sido fuente de gran información para el conocimiento de la historia y costumbres de gran valor frente a los que han defendido la historiografía como único método fiable de conocimiento de la historia y de la vida.

Cuando se hable de un personaje que ha trascendido los límites del lugar que lo vió nacer, habrá que hacer referencia a Aurelio Fernández Milanés (Palelo), personaje popular que hizo de su vida una historia repitiendo sus cuentos de barrio en barrio, en reuniones familiares o en los más disímiles contextos como verdaderas leyendas.

En sus obras está presente su amplia imaginación llena de realidades y fantasías las cuales vinculaba en sus cuentos y hacía suya todo tipo de historia que contaba; acudíendo a gestos para completarlos o enfatizarlos, modificandolos sustituyendo con ello el significado de sus palabras.

Recurría también a la entonación, para poder trasmitir su sentido en el terreno de la lógica, de la emoción o de la voluntad, otro elemento presente en la lengua oral utilizada por este cuentero era el sobreentendido puesto que implica la presencia física del hablante, ya que se expresaba en un contexto o en una situación determinada.

Dentro de las temáticas que trataba y vinculaba este cuentero en sus miles de historias, estaban escenas de la historia local, la vida cotidiana, tanto urbana como rural, los rebeldes, su relación con su esposa e hija. Reflejaba además, problemas de la naturaleza, la flora, la fauna, ciclones, fundamentalmente el ciclón Flora, sobre el cual tenía múltiples leyendas, los fantasmas, elementos del folclore y mitológicos como animales parlantes entre ellos su yegua, la cual era inseparable de su vida y sus historias, para él era un personaje con el cual podía viajar, conversar y relacionarse de forma constante, también como animales estaban presentes la guinea, el puerco y el perro entre otros.

En todas sus historias primaba un humor y una gracia envidiable y se manifestaba su gran imaginación; que es ejemplo de la sabiduría popular pues teniendo un bajo nivel cultural, era capaz de contar con soltura y amplio vocabulario todo tipo de historias cotidianas, quitándole, poniéndole un pedazo más o menos a los sucesos reales de la época, en las cuales El Cuentero participó de forma directa e indirecta cumpliendo su objetivo de trasmitir la información, siendo la mayoría de sus narraciones sólo fruto de su gran imaginación que se desbordaba al tomar la palabra.

Estos cuentos se han recopilado con versiones reconstruidas a partir de los conocimientos de las personas y familiares que colaboraron con la investigación en su historia de vida.

Aportes a la tradición oral jobabense

Aurelio Fernández Milanés, contribuyó con su obra por más de medio siglo al mantenimiento de la tradición oral, a la continuidad de este género ya que trasmitió de cierta forma, en sus historias y cuentos; la cultura, experiencias, vivencias, costumbres y tradiciones de la sociedad o la época que le tocó vivir.

Sus historias aún están presentes en la memoria colectiva pues reproducía y divulgaba historias que estaban presente en la narrativa oral tanto local como nacional, ejemplo de ello se puede apreciar al incorpora en sus historias elementos de otras obras que escuchaba, como el Cuento de las truchas de Juan Candela del escritor nacional Onelio Jorge Cardoso; adaptándolo a su lugar y contexto.

La obra oral de este cuentero popular ha sido fuente de inspiración de este género en el territorio, para obras de poetas, narradores y ensayistas. Fue la primera figura que trascendió el ámbito de la narración oral del territorio con la creatividad de sus diversas historias, con su don creativo generó obras nuevas que enriquecieron la tradición oral, sus obras fueron auténticas y de creación propia, ejemplo: El gallo cruzado con perico que hablaba, el perro que hablaba, la bicicleta de palo y otros.

Su principal aporte ha sido el mantenerse durante tantos años en la memoria de un pueblo que lo considera como parte indiscutible del patrimonio cultural de su territorio.

Actualmente en Jobabo existe un espacio o evento cultural que lleva su nombre y se celebra en comunidades urbanas y rurales. Las Jornadas Cucalambeanas de base también le rinden tributo a este singular personaje con gran aceptación por la población y especialmente por los jóvenes, pues esta actividad pone en práctica una serie de Eventos que intercalan diversos géneros culturales como son, la danza, el cuento, la música y otros.

Sus Costumbres

  • Conversación gestualizada.
  • Sus historias las compartía en parques,tiendas y velorios.
  • Vida familiar intensa.
  • Habla dicharachero.
  • Uso de la jaba y el sombrero de yarey en sus narraciones.
  • Relaciones de camaradería con los vecinos, los niños y pueblo en general.

Fuente

  • Trabajo de Diploma.La Obra oral de Aurelio Fernández Milanés y su presencia en la memoria histórica y la tradición oral jobabense del siglo XX.Oslayda del Valle Pompa. Sede Universitaria Municipal Julio Antonio Mella, Jobabo. Las Tunas, 2010