Saltar a: navegación, buscar

Batalla del Ebro

Batalla del Ebro
Información sobre la plantilla
Batalla del Ebro.jpg
Representación de tropas republicanas cruzan el Ebro por Miravet, en julio de 1938
Fecha:Del 25 de julio hasta el 16 de noviembre de 1938
Lugar:Tierra Alta y Río Ebro, Tarragona, Bandera de España España.
Descripción:
La mayor batalla librada en la Guerra Civil Española, siendo la más sangrienta y larga de toda la guerra. Tuvo lugar en el cauce bajo del valle del Ebro, entre la zona occidental de la provincia de Tarragona (Tierra Alta) y en la zona oriental de la provincia de Zaragoza (Mequinenza) y se desarrolló durante los meses de julio a noviembre de 1938.
Resultado:
Constituyó el enfrentamiento decisivo de la guerra ya que en ella se decidió el derrotero de la Guerra Civil Española, en un contexto europeo inmerso en la Crisis de los Sudetes que parecía a punto de estallar la guerra en la que quedaría unida la guerra de España.
Consecuencias:
La batalla acabó convirtiéndose en un duelo entre Francisco Franco y Vicente Rojo Lluch, como ya había ocurrido en Brunete y en Teruel. El empecinamiento de Franco en acabar con el Ejército republicano del Ebro mediante asaltos frontales en un terreno propicio para una defensa republicana bien organizada alargó la lucha durante meses y aunque quebrantó a las fuerzas republicanas de la zona, lo hizo a un elevado precio para el ejército sublevado.
País(es) involucrado(s)
II República Española, Brigadas Internacionales, Bandera de España España, Bandera de Alemania Nazi Alemania Nazi, Reino de Bandera de Italia Italia
Líderes:
Comandantes


Batalla del Ebro: Realizada del 25 de julio hasta el 16 de noviembre de 1938. Siendo conocida como la mayor batalla de las que se libraron en la Guerra Civil Española, por ser la más sangrienta.

Resumen de los hechos

A principios del verano de 1938, ya había transcurrido un año de Guerra Civil Española, la situación para los ejércitos de la II República era sumamente comprometida. El desastre de Teruel y la posterior ofensiva de los ejércitos de Franco había dividido en dos la zona republicana en Vinaroz.

Había que tomar una decisión rápidamente, porque en el verano de 1938, todavía se pensaba en la victoria de los republicanos. Una vez caída Teruel y dividido el territorio republicano, Negrín necesitaba un gesto, tenían que animar a sus tropas y países aliados. Las pérdidas de las Batalla de Teruel y de la Alfambra habían sido importantes, pero todavía quedaban efectivos y el presidente Negrín y su Jefe de Alto Estado Mayor, el general Rojo, decidieron tomar la iniciativa y presentar batalla a los nacionales en un frente establecido por el rio Ebro, desde Mequinenza hasta Amposta, esta acción se dio a conocer por la Batalla del Ebro.

El general Vicente Rojo reunión a sus mejores comandantes comunistas del mítico 5º Regimiento, ahora en el Ejército del Ebro, Modesto, Lister, Tagüeña y Etelvino Vega y les entregó las órdenes, había que avanzar, había que lanzar un gigantesca ofensiva al sur del Ebro y tomar Gandesa. Todo se va a decidir en la batalla del Ebro, Negrín estaba dispuesto a arriesgarlo todo.

La república iba a poner en juego durante la batalla del Ebro una inmensidad de medios y soldados, iba a tener lugar la mayor batalla que jamás ha ocurrido en territorio español. Cerca de 200.000 soldados se iban a enfrentar en una terrible batallas de desgaste, se contaba con las mejores divisiones de los dos ejércitos. La batalla del Ebro se considera la batalla más transcendente de la Guerra Civil Española.

Ejército Popular de la República Inicia la Ofensiva

A las 00.15 horas del 25 de julio de 1938, el Ejército Popular de la República inicia la incursión. La propuesta inicial se fijo en la noche del 23, pero problemas logísticos para la aproximación de medios a la orilla el rio obligaron a retrasar la hora y el día H. Una excepción fue el inicio dado por Líster a sus unidades, la orden de partida la estableció a las 00:30 minutos. La 35ª división, por retraso en su llegada, cruzó el rio cerca de 3 horas más tarde.

Por 12 puntos diferentes, cientos de soldados cruzaron el rio a bordo e barcazas , previamente reunidas y camufladas en las cercanías del río. La vanguardia de los nacionales, era muy inferior a las fuerzas puestas en marcha por los republicanos.

El frente tenía una longitud enorme y Yagüe era consciente de que no disponía de fuerzas suficientes para repeler el envite cerca en la misma orilla del rio. Estaba dispuesto a retroceder y neutralizar el posible ataque a una distancia prudencial. Necesitaría tiempo para la maniobra de sus reservas y llevarlas a los puntos requeridos por el ataque republicano.

Acción Secundaria al Norte

Frente a Mequinenza , cruzan tres batallones de la 226 brigada de la 42ª Div. Consiguieron tomar una batería con todos sus recursos humanos y materiales; pero Fayón no terminó de caer en manos republicanas.

Acciones Principales

El objetivo principal de la operación era la localidad de Gandesa, donde se tenía previsto desplegar una sólida cabeza de puente. La 35ª Div. del XV CE de Tagüeña, fue la elegida para llevar a cabo dicha misión. Sus movimientos se iniciaron cerca de las 3 de la madrugada.

Al sur, el XV Cuerpo de Ejército cruzó el rio por cuatro puntos. La 31ª Brigada por Ribarroja, ocupando el pueblo y tomando prisionera a la guarnición. Progresaron en dirección a la Fatarella. La 33ª Brigada pasó por Flix, tomando el pueblo y la guarnición. Entre Flix y Ascó, cruzó la 11ª brigada de la 35ª Div., tendiendo una pasarela para que pudiera pasar la 15ª Div. Ambas divisiones tomaron Ascó con apoyo artillero. Por último, la 13ª brigada de la 35ª Div. cruzó el Ebro al sur de Ascó, dirigiéndose rápidamente hacia Camposines, que tomaron a las 8:45, capturando al jefe de la 1ª brigada de la 50ª Div. de los nacionales, cayendo este subsector en manos republicanas.

Corbera cayó por la tarde, continuando el avance durante todo el día hacia Gandesa. Al anochecer llegaron las tropas populares de la República a las inmediaciones de Gandesa. Pro el impulso adquirido por las tropas, fue anulado por decisión de Vicente Rojo; quién anuló las órdenes dadas por Tagüeña a la 16ª Div. del XII Cuerpo de Ejército de cruzar inmediatamente el rio, porque las circunstancias lo aconsejaban según Tagüeña.

El V Cuerpo de Ejército, cruzó el rio al sur del XV. Por Illetas cruzaron las brigadas 1ª, 9ª y 100ª del la 11ª Div. Los objetivos era; la 1ª envolver Mora de Ebro, la 9ª y la 100ª , atacar Miravet. La 10ª brigada de la 46ª Div., pasó por Benifallet, encargándose de construir un puente , por donde pasaron las brigadas 37ª y 101ª. Las unidades de la 46ª avanzaron por la sierra de Pandols y las de la 11ª Div, ocuparon Pinell ascendieron pos la sierra de Caballs.

Acción Secundaria al Sur

La 14ª brigada internacional de la 45ª Div. cruzó el rio frente al sector de la 105ª Div. de los nacionales. Los nacionales terminaron rápidamente con el intento, lo que provocó la retirada de lo que quedaba de la 14ª brigada, que huyeron al otro lado del rio, cruzándolo a nado.

Incomprensiblemente, la aviación republicana ni apareció sobre el campo de batalla. La aviación nacional, aparecía a las primeras horas del día 26 y comenzaron a bombardear los principales pasos del enemigo sobre el Ebro. Estas acciones causaron muchas bajas y retrasaron mucho el paso de más fuerzas republicanas. También los nacionales, abrieron las compuertas de los embalses que controlaban y terminaron con las pasarelas y puentes tendidos al comienzo de la ofensiva.

Al anochecer, el Ejército del Ebro, había alcanzado los objetivos previstos en la “primera fase”, pero la situación se estabilizaría ahí y ya no se progresaría más. Las acciones secundarias fracasaron, sobre todo la del sur, mientras que la del Mequinenza no logó sus objetivos y no lograron conectar con el sector principal al no lograr la toma de Fayón.

Hasta la madrugada del 28 de julio no tendieron la pasarela flotante que permitió el paso de las brigadas 227ª y 59ª, en el sector de Mequinenza-Fayón. La noche del 29, terminaron el puente de hierro de Flix, pero horas más tarde quedaría inutilizado por los bombardeos de la aviación de Franco.

Ejército Nacional de Franco Contiene la Ofensiva Republicana

El ejército de Franco reacción rápidamente, desplegando las reservas del Cuerpo de Ejército Marroquí la noche del 25 y mañana del 26. El objetivo era impedir que los republicanos tomaran Gandesa y con este objetivo, la 16ª Bandera de Legión, alcanzó Gandesa en mismo día 25. Una vez utilizadas todas las reservas disponibles en la contención de la ofensiva republicana, el Cuartel general del Generalísimo, ordenó el deslazamiento de más unidades, desde el Levante al campo de operaciones de la Batalla del Ebro.

Estas unidades estaban luchando en la ofensiva de Levante, lo que estaba escrito en el guión inicial de Vicente Rojo. Parecía que los hechos comenzaban a seguir el plan ideado por el Jefe de Estado Mayor del Ejército de la República. Durante los siguientes días, los nacionales fueron acumulando más recursos y los republicanos tuvieron que contentarse con lo logrado el primer día de la ofensiva. El 3 de agosto, el Ejército del Ebro pasó a la defensiva.

Primera Contraofensiva de los Nacionales

Va a entablarse la mayor batalla de la guerra. Los republicanos tienen a su favor la posesión de todas las alturas que dominan el escenario de la batalla, que los nacionales se han dejado arrebatar en un solo día. Lo que los republicanos conquistaron en 4 días, los nacionales tardaron 4 meses en recuperarlo. Franco decidió que Ejército del Ebro embolsado al oeste del rio retrocediera siguiendo el recorrido de vuelta al otro lado del Ebro y que continuara su retirada hasta Cataluña.

La primera acción estuvo asignada a la 82ª div., y tenía como objetivo batir en la cabeza de puente Mequinenza-Fayón a la 42ª Div, que se encontraba aislada de la acción principal tras fracasar y no alcanzar sus objetivos. Esta acción comenzó el 6 de agosto y terminó al día siguiente con gran éxito para los nacionales. Pero el contraataque iba a ser mucho más difícil de lo que se podía adivinar tras esta fácil operación. La ofensiva sobre la acción principal, requería controlar previamente las alturas de la sierra de Pandols.

El 10 de agosto, tras una fuerte preparación artillera y un incesante bombardeo aéreo, Franco decidió el asalto. Los nacionales no lograron tomar las cotas previstas, el combate duró hasta el agotamiento de las tropas y siguió con mucha menos fuerza días después. La ofensiva sobre la sierra de Pandols quedó neutralizada por los republicanos. El control de las cresta de la sierra de Pandols quedaban de momento distribuidas entre los dos bandos.

Segunda Contraofensiva de los Nacionales

Una vez visto la dificultad y que el Ejército del Ebro estaba bien fijado al suelo, sin intención de retroceder; Franco decidió que el Cuerpo de Ejército Marroquí, atacara sobre el sector de Villalba con todos sus efectivos. Se iba a preparar la acción con la utilización de intensos medios artilleros, blindados y aéreos.

19 de agosto. Tras una fuerte preparación artillera, las divisiones de Yagüe se lanzaron al asalto, rompieron el frente, logrando ocupar el vértice Gaeta el día 22. Las fuerzas nacionales continuaron en su avance, pero poco a poco se fueron agotando lo mismo que las fuerzas republicanas.

Ataques y contraataque se sucedía día tras día, se estaba desarrollando una terrible guerra de desgaste para ambos bandos. Los avances de las tropas de Franco por el norte habían quedado detenidos. Para los nacionales, les queda el Centro para seguir avanzado con dos Cuerpos de Ejército el del Norte y el del Maestrazgo.

El Ejército del Norte dispuso una ofensiva de envolvimiento sobre Gandesa y el cruce de Camposines. La ofensiva comenzó el 3 de septiembre y el 4 ya habían ocupado Corbera. Un día más tarde fracasaron al intentar la toma de Caballs. Esta ofensiva también había fracasado al no poder tomar las sierras de Caballs y de Fatarella.

Franco instaló su puesto de mando en el Coll del Moro, una elevación al oeste de Gandesa. Desde este punto, Franco pudover, junto a Dávila y Yagüe, como sus tropas perdían fuerza y no lograban hacer retroceder al enemigo. El ejército del Ebro mantenía sus posiciones y estaba clavado al suelo. La imposición de una disciplina durísima por sus mandos comunistas, Modesto, Tagüeña y Líster, estaba dando sus frutos en posiciones defensivas muy bien cubiertas.

A pesar de los resultados, Franco siguió con su plan de conquista palmo a palmo el terreno ocupado por el enemigo, costara lo que costara. El desgaste fue brutal y las consecuencias terminarían con los últimos recursos militares de la República.

Los objetivos de Franco seguían siendo los mismos, la toma de Camposines y la sierra de Caballs. Los republicanos iban rotando las fuerza , pasando a la retaguardia las más castigadas e incorporando las de refresco. Las fuerzas nacionales también estaban siendo rotadas y el 14 de octubre, divisiones de refresco lograron llegar a la zona de la venta de Camposines sin poder tomarla.

Contraofensiva Definitiva del Ejército de los Nacionales

La responsabilidad directa de la ofensiva final sobre la sierra de Caballs la tuvo García Valiño con el CE del Maestrazgo. Contó con la 4ª Div ( CE Marroquí) de Alonso Vega, 82ª Div. (CE Marroquí) de Delgado Serrano, 1ª de Navarra de Mohamed ben Mizzian, la 74ª Div. de Arias Fernández, con la 84ª y 13ª de Reservas

El 30 de octubre, tras una contundente preparación del terreno, el CE del Maestrazgo de García Valiño, atacó el sector defendido por el V CE de Líster. Las tropas de la 1ª Div. de Navarra tras un rápido y decidió, suicida dirían algunos, consiguieron superar a sus enemigos y conquistar las costas principales de Caballs. El punto de ataque a la sierra, era un paso de un kilómetro y medio de anchura al norte de la sierra.

Por la mañana del 30 de octubre, la lluvia de proyectiles, obuses y bombas que cayeron durante tres horas, obligaba a los hombres de la 130ª brigada de la 43ª Div. a permanecer a cubierto sin poder hacer frente a lo que se les venía encima , era la 1ª División de Navarra al mando del coronel Mohamed ben Mizzian, con el V tabor de Alhucemas, I tabor de Tetuán y la V bandera de la Legión, apoyados por el fuego de los Tabores I y II de la Mehal-la de Tetuán. Al finalizar el día , la 1ª de Navarra, dominaba gran parte de la sierra de Caballs.

Los nacionales dieron parte de 1.000 prisioneros, 500 muertos y 14 aviones derribados. La pérdida había sido muy dura para los intereses de la República, pero lo peor iba a llegar días más tarde. Durante la primera semana de noviembre, las divisiones nacionales diezmaron la resistencia republicana haciendo retroceder a sus tropas. Durante la noche del 1 al 2 de noviembre, el coronel Galera, oficial que al estallar la guerra era comandante de Regulares, asaltó las alturas de Pándols, la única cota de terreno que quedaba en manos de la República.

El día 2 de noviembre, todas las alturas de la sierra de Caballs quedaban libres de fuerzas republicanas. Mucha sangre había costado al ejército nacional conquistar Caballs. La resistencia y el valor demostrado por ambas parte era incuestionable; a pesar de la derrota, el ejército republicano mantenía el espíritu luchador que les valió el reconocimiento de su enemigo.

El 3 de noviembre, los nacionales avanzando a través del Pinell, llegaron al Ebro. El flanco derecho del ejército de Franco terminaban de alcanzar sus objetivos. Mientras que el V CE de Líster había sido completamente derrotado y dividido sus restos; el XV CE de Tagüeña resistía y protegía a la división de Líster en su huída al atravesar del Ebro.

El día 7 caía Mora la Nueva, situada en el margen izquierdo del Ebro. Un ataque masivo sobre el monte Picosa hizo que caer este sector completo y los republicanos veían claro que la batalla estaba ya perdida. El 10 de noviembre quedaban sólo seis baterías republicanas al oeste del río Ebro. Fueron abandonadas debido a la atropellada huída del Ejército del Ebro.

El 11 de noviembre, los nacionales toman el cruce de Camposines. El día 14 cae en manos de las fuerzas del general Yagüe el pueblo de la Fatarella, situado en la loma de un monte. Durante la noche del 15 al 16, los últimos contingentes republicanos repasan el río Ebro por los puentes de Flix y Ribarroja. En la mañana del 17 todas las localidades al sur del Ebro están en manos de Franco. El día 18, Yagüe entra en Ribarroja, última cabeza de puente del ejército republicano. Con un enorme desgaste y con las tropas exhaustas, los nacionales habían conseguido sus objetivos. Era el principio del fin para la era de la 2ª República Española.

Concecuencia de la batalla

Las pérdidas humanas y materiales por ambas partes fueron tremendas, cifradas por algunos historiadores entre 6.500 muertos por el bando franquista y unos 10.000 muertos en el bando republicano; Las bajas totales entre ambos bandos llegan a los 100.000 hombres, incluyendo cerca de 20.000 prisioneros republicanos. Ambos bandos perdieron una gran cantidad de equipo militar terrestre y aviones (sobretodo), especialmente la aviación republicana con más de 100 aviones derribados, puesto que ya no podría reponer estas pérdidas.

Véase también

Bibliografía

  • Miguel, Jesús y Sánchez, Antonio. En su: Historia Ilustrada de la Guerra Civil Española. Alcobendas, Editorial LIBSA, 2006.
  • Tuñón de Lara, Manuel, La Guerra Civil Española 50 años después, pág. 251
  • SALAS LARRAZÁBAL, R.Historia del Ejército Popular de la República, La Esfera de los Libros, Madrid 2006.
  • MARTÍNEZ REVERTE, Jorge. La batalla del Ebro. Ed. Crítica. Madrid, 2003.
  • A. Vera Deleito y J. Vera de Leito, Defensa antiaérea republicana (19361939), pág. 137.
  • La batalla del Ebro. J.M. Reverte
  • Ebro 1938 La batalla de la Tierra Alta. Ruben G. Cebollero
  • Manuel Tagüeña. Una biografía en fotogramas
  • BESOLÍ, A.; GESALÍ, D.; HERNÁNDEZ, X.; ÍÑIGUEZ, D.; LUQUE, J. C. La batalla del Ebro. RBA. Barcelona, 2006.
  • THOMAS, Hugh, Historia de la Guerra Civil Española. Círculo de Lectores, Barcelona, 1976.