Saltar a: navegación, buscar

Berta Rosa Martínez López

Berta Rosa Martínez
Información sobre la plantilla
Bertarm.jpg
Maestra de varias generaciones de actores.
NombreBerta Rosa Martínez López
Nacimiento1931
Yaguajay, provincia de Sancti Spíritus, Bandera de Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónActriz, directora artística y diseñadora escénica.
TítuloProfesor Titular Adjunto del Instituto Superior de Arte.
Berta Rosa Martínez López. Actriz, directora artística y diseñadora escénica cubana. Pionera de la Televisión Cubana. Miembro fundador de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, siendo delegada en todos sus congresos.

Síntesis biográfica artística

Comienza en 1946 a trabajar como actriz aficionada e ingresa en la Academia Municipal de Arte Dramático de La Habana. Era asidua espectadora de los diferentes espacios teatrales que coincidían en la ciudad: El Teatro Universitario, el grupo ADAD y otros importantes centros donde se cultivaban las distintas manifestaciones del teatro universal motivaban su interés.

La atrae, de manera muy definida, la vertiente popular del  teatro cubano. Se relaciona directamente con figuras que, desde el escenario del inolvidable Teatro Martí, sostiene la tradición del tan controvertido “Teatro Bufo-Vernáculo cubano”. Participa como figura joven en algunas de sus puestas, compartiendo escenarios con Candita Quintana, Alicia Rico, Zoila Pérez y otras artistas relevantes de ese género. Esa experiencia determina su constante atención por el estilo de la actuación, recursos escénicos, raíces, influencias y otras características de esa vertiente del teatro.

Se gradúa como locutora en 1950 y entra a formar parte como profesional de la Asociación Cubana de Artistas Teatrales (ACAT), trabajando como actriz en las distintas emisoras radiales de la capital. Esta experiencia despierta en ella un especial interés por la importancia que en el arte de la interpretación adquiere la expresión oral. Comienza pues, desde entonces, a celebrar su propio método de estudio sobre este aspecto, el cual se ha esforzado por enriquecer y transmitir teórica y prácticamente a todos los que con ella han trabajado, a lo largo de sus muchos años de praxis teatral. Se mantiene paralelamente actuando en las salas teatrales de La Habana.

En 1955 viaja a Nueva York con el propósito de estudiar en alguna respetable academia de actuación. Haciendo grandes sacrificios, trabajando incansablemente durante dos turnos seguidos en una factoría, logra inscribirse y vencer las pruebas de actuación, en la Bown Adams Profesional Studio, a pesar de que en la puerta rezaba el siguiente cartel: “No se admiten latinos”. Matricula en los cursos de Actuación, Dirección y Luces. Su presencia en esta academia fue destacada, aunque su situación económica le permitió cursar solo dos niveles de actuación, uno de luces y un semestre de dirección.

A su regreso a La Habana, se integra al Grupo Profesional “Prometeo”, representante de la vanguardia teatral; en él protagoniza obras como “Sangre verde”, “Réquiem para una monja”, “Beatriz Cenci”, “El águila de dos cabezas”, “Los fantásticos”, entre otras. Realiza para Prometeo su primera dirección teatral: “El difunto señor Pic”, la cual también protagoniza. Recibe el “Premio Prometeo” a la Mejor Dirección del Año 1957 y a la Mejor Actuación Femenina, y el Premio Nacional ARTYC a la Mejor Dirección y a la Mejor Actuación Femenina. Hasta 1960 se mantiene en el elenco del Conjunto Prometeo, donde los Premios Acril y Tablado se unen a los antes mencionados.

Durante tres años consecutivos (1958, 1959 y 1960) consigue estos lauros, los más importantes de entonces, tanto por sus trabajos actorales como por sus primeras puestas en escena. También en 1960 dirige y actúa para Bellas Artes “Santa Juana”, de Bernard Shaw, puesta en escena que provoca gran impacto en el acontecer teatral de la época. Esta intensa actividad actoral le permite poner en práctica los conocimientos adquiridos hasta entonces; así como los que autodidácticamente realiza, ahora con más ahínco, sobre la obra del Gran Maestro de Teatro Universal: el ruso Konstantin Stanislavski.

El intercambio y confrontación de ideas con otros destacados teatristas del momento, además de su incesante capacidad de reflexión y procesos de autoanálisis sobre la técnica de la interpretación, le permiten elaborar sus propios postulados: los cuales va aplicando, comprobando, cuestionando, en fin, estudiando en cada una de sus actuaciones.

Al inicio del proceso revolucionario se integra como fundadora a todas las organizaciones de masas (CDR, FMC, MNR), a la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba y a participar en la Campaña de Alfabetización. Esta integración plena al desarrollo del país determina el universo creador de esta artista. Junto al conocimiento de Stanislavsky y Bertolt Brecht, fundamentalmente, el estudio profundo de la filosofía marxista, la dialéctica y el materialismo histórico, constituirán, ahora, el instrumento, el basamento teórico que sustentará los procesos y por ende los resultados artísticos, tanto de sus trabajos interpretativos, como las puestas en escena de esos años.

Toda la técnica adquirida durante los años de estudios teóricos y prácticos realizados antes del triunfo de la Revolución se profundizan y ensanchan a partir de la década del 60, pues justamente las circunstancias sociales contribuirán a la cristalización de su estética teatral.

Entra en 1961 a formas parte del grupo Teatro Estudio, donde son memorables sus actuaciones en “Madre Coraje y sus hijos”, en la que interpreta a Catalina, la hija muda de Ana Fierling (Madre Coraje). Se recuerda y refleja en los estudios de esa década de oro del teatro cubano, ya auspiciado por la Revolución, como una de las más grandes interpretaciones de la carrera de esta actriz y del teatro cubano hasta entonces.

En “Contigo pan y cebolla”, del dramaturgo Héctor Quintero, y bajo la dirección de Sergio Corrieri, con su interpretación del personaje de Lala Fundora, Berta Martínez marca un hito
Berta y Flora Lauten en "Contigo pan y cebolla"
en su ascendente carrera y sitúa el arte de la actuación en sus más altos niveles. Un personaje cubano que se convierte en un clásico. Una creación “memorable, imposible de olvidar”, al decir de Vivian Martínez Tabares, “Por la dimensión de su tierna humanidad, la que Berta impartió a Lala Fundora y por la minuciosidad de sus acciones tan veraces y entrañables”. Durante décadas Berta mostró, con su virtuosismo en la caracterización de Lala Fundora, a varias generaciones de alumnos y actores la más productiva y emocionante clase de actuación a la que se pudiera asistir.

“El perro del hortelano”, de Lope de Vega, en versión y dirección de Vicente Revuelta y Julio Matas, significó la muestra de su amplio espectro interpretativo. La exquisita interpretación del personaje de “Diana” le permite desenvolverse con toda gracia, flexibilidad corporal, perfecta dicción y aplicación de lo que ya desde muy joven estudiaba, la técnica de la expresión oral. Otra oportunidad para los muchos alumnos que veían una y otra vez estas funciones como las mejores clases de actuación.

En 1966 se mantuvo dedicada a la dirección artística y en 1969 subió a escena un proyecto mayor, su “Don Gil de las calzas verde”; en 1970 Bernarda, y en 1972, “La casa de Bernarda Alba “, donde realizó su último trabajo de creación actoral a cargo del recio personaje de Bernarda Alba, aunque hasta 1989 se mantuvo interpretando la Lala Fundora en cada reposición de la obra quinteriana.

Ha dirigido para Teatro Estudio numerosas obras, entre las más destacadas tenemos: “La casa vieja”, de Abelardo Estorino, “Don Gil de las calzas verdes” de Tirso de Molina, Bernarda, versión de la “Casa de Bernarda Alba”, de Federico García Lorca, “Bodas de Sangre”, de Federico García Lorca, “Macbeth”, de William Shakespeare, “La zapatera prodigiosa”, de Federico García Lorca y asumió el estreno mundial de “La aprendiz de bruja”, de Alejo Carpentier, única obra teatral de este escritor.

En 1996, realizó el diseño de luces de “Juegos del amor y del azar”, dirigida por Luis Brunet. En 1998 realiza una gira a España por 26 ciudades con las puestas “Bodas de Sangre” y “La casa de Bernarda Alba” recibiendo una magnífica aceptación por la crítica especializada y el público en general.

En abril de 1999, vuelve a salir de gira a España con “Bodas de Sangre” y “La casa de Bernarda Alba” por otras 30 ciudades de España, reiterándose la acogida de ambas puestas. El 7 de noviembre del mismo año, hace una nueva gira a España, esta vez “El tío Francisco y Las Leandras” por un período de dos meses.

Su último trabajo teatral ha sido el reestreno de su versión para actores de ”La verbena de la paloma” con la Compañía Teatral Hubert de Blanck, en la Sala Teatro del mismo nombre, en noviembre del 2002, repuesta a partir del 10 de enero en la misma sala y llevada también a otros teatros del país durante el año 2003.

Realizó diseños escénicos para "Fuenteovejuna", que bajo la dirección artística de Orietta Medina es llevada a la Sala Teatro Hubert de Blanck desde el 20 de marzo del año 2004. En noviembre del 2004, le fue dedicado el Taller de Investigaciones "Rine Leal" del Centro de Investigaciones, dedicado a la temática de la investigación en el proceso de creación teatral. En esta ocasión Berta ofreció un conversatorio en el que participaron destacadas figuras de la escena cubana.

Declaraciones sobre su personalidad artística

Es considerada, durante la década del 50, como una de las actrices más prometedoras de la escena cubana, recibiendo premios nacionales, menciones de periódicos y revistas, emisoras radiales y televisivas. Es notable la cantidad de juicios críticos alabatorios que constan en las páginas especializadas de los periódicos más destacados de la época: El Diario de la Marina, Hoy, ¡Ataja!, Zigzag, Avance, Prensa Libre, La Calle y El Mundo, entre otros. Así como en las conocidas revistas: Bohemia, Vanidades, Romances, Carteles, Cinema, Confidenciales, entre otras. El famoso “Codazos”, de la popular emisora Radio Capital Artalejo, le fue otorgado en varias ocasiones.

Su talento fue altamente reconocido desde el comienzo de su carrera, lo cual le sirvió para reafirmar su conciencia de que solo el estudio constante permite profundizar en el conocimiento de cualquier profesión. De modo que, su actitud como creadora estará marcada desde sus primeros destellos por su insaciable necesidad de superación.

En el periódico “Pueblo”, del viernes 29 de marzo de 1957, aparece un extenso trabajo crítico firmado por ese indispensable crítico e investigador del teatro cubano que fue Rine Leal. En grandes letras como título o información destacada del artículo se lee:

-Teatro- “Réquiem para una monja” de Albert Camus (Una tragedia satánica de la vida sureña de los Estados Unidos, representada por Berta Martínez, el más completo y excelente trabajo que este cronista haya visto. Una experiencia inolvidable de actuación que es el climax de la escena actual).

En la Revista CINEMA, del 19 de junio, se puede leer, firmado por el crítico Fernando del Castillo:

“Berta Martínez. Inspiradora del mejor teatro renovador de la actualidad teatral”

Otra crónica que aparece en la misma revista, firmada por AFRODITA, señala:

“... que quede aquí solo mi agradecimiento por esas horas en Santa Juana”. Por esa dirección, por esas actuaciones, por ese juego escénico, por ese vestuario, por esos efectos con las luces... ¡un momento! Dignísima representación la que hemos tenido de la afamada pieza del dramaturgo inglés. “¡Gracias, pues!”.

En el periódico “Prensa Libre”, del 30 de junio de 1960, el comienzo de una larga entrevista:

“Berta Martínez hace y dirige a Santa Juana”. Con texto: Fela Gutiérrez. Fotos: Paquito Ramos.
Berta Martínez, he aquí el nombre de una verdadera actriz: porque para eso nació. Pero no solamente es una buena actriz, sino que últimamente se ha manifestado como una magnífica directora de teatro. Así lo confirma la participación de unas ocho mil personas que han asistido a verla interpretar y dirigir la Santa Juana... Todos los días han tenido que cerrar las taquillas quedándose fuera público”.

De sus montajes lorquianos se ha dicho que:

“Berta Martínez ha logrado que las piezas de Lorca recorran un nuevo camino con su supremo bien artístico: el de la originalidad”

Según críticos internacionales y especialistas, Berta Martínez ha logrado como directora un estilo creador de signos propios, teatro de intrepidez y renuevo, y en su condición simultánea de directora, escenógrafa y diseñadora de luces, prescinde de toda utilería escenográfica ajena a la que puedan armar los propios actores y utiliza las luces con el doble propósito de dirigir la atención del espectador hacia determinada situación dramática y de armar una composición que hace de cada instante del desarrollo de la obra, un cuadro plástico tan permanente como irrepetible.

Sus espectáculos son de impactante belleza en los que sin embargo no se descuida el aspecto conceptual y donde el espacio, la luz y el sonido juegan gran importancia. Decir puesta en escena de Berta Martínez, es decir identificación de un lenguaje expresivo donde el cuerpo del actor es el elemento esencial de la representación. Un estilo arriesgado en propuesta, que rompen con lo que es habitual, indagador de otra posible lectura de los textos.

Su trabajo como directora se caracteriza por un gran rigor en el tratamiento de temas y autores, tanto clásicos como contemporáneos, una audaz composición espacial, una síntesis en el empleo de elementos escenográficos, lumínicos y de vestuario en función del espectáculo, teniendo como resultado final, puestas en escenas impactantes, conseguidas con una extraordinaria economía de medios.

En el campo del teatro, Berta Martínez se ha desarrollado en distintas vertientes: la actuación, la dirección, la escenografía, las luces, la investigación y la dramaturgia. Con su puesta en escena de BODAS DE SANGRE, en 1979, para el Grupo Teatro Estudio, se ha presentado en Yugoslavia, España, Portugal, Colombia y Venezuela, reconociendo la crítica especializada y el público extranjero su alta calidad artística e interpretativa, así como por su visión del drama lorquiano.

Otra de sus participaciones

Ha participado como invitada en el Festival Internacional de Expresión Ibérica, en Porto, Portugal. Recibió en este país la medalla “30 años al servicio de la cultura”.

Fue invitada a las Jornadas de Teatro Clásico de Almagro, España; al Festival de Teatro por el 110 aniversario de Lenin, en Moscú, Unión Soviética; y al Seminario sobre la Obra y Método del dramaturgo alemán Bertolt Brecht, en la RDA, organizado por el Comité Tercer Mundo del Instituto Internacional del Teatro.

Impartió un Seminario de Actuación y Dirección al Grupo Teatral GAT, de Ibiza, Islas Baleares, España. Durante el 11 Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes trabajó como directora artística por la parte cubana en el Teatro Lázaro Peña, de la CTC.

Fue profesora del Instituto Superior de Arte durante varios años en las especialidades de Dirección y Actuación. Posee el Certificado de “Profesor Titular Adjunto”, otorgado en 1989 por esa institución. Perteneció al Consejo Técnico Asesor de Cultura del Municipio Plaza de la Revolución y pertenece a la Comisión Nacional de Evaluación Artística.

Ha colaborado en la dirección dramática de puestas en escenas del Ballet Nacional de Cuba, del Conjunto Folklórico Nacional y fue la guionista y directora dramática de “Bodas de Sangre” para la televisión cubana.

Escribió la pieza en un acto “¿Quién pidió auxilio?”, estrenada por el grupo Teatro Estudio en 1967 y una serie de cuentos cortos, de los cuales “María Micaela de la Caridad” fue publicado por la Colección David, de la UNEAC, en 1967.

Ha sido asesora de los grupos de aficionados y ha participado en calidad de jurado en Festivales nacionales. Es miembro fundador de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, siendo delegada en todos sus congresos.

El Centro Cubano del ITI, publicó su ponencia “Bodas de Sangre”, interpretación de texto clásico, en ocasión del Coloquio “La investigación como parte de un método de creación teatral”, que fuera una de las actividades colaterales durante el Primer Festival de Teatro de La Habana, en 1980.

Premios recibidos por sus montajes

Sus montajes han recibido los siguientes premios:

  • “Bodas de Sangre” Premio en el Festival de Teatro de La Habana, 1980; Premio UNEAC a la Mejor Dirección, 1980,
  • “La casa de Bernarda Alba”, de Federico García Lorca (estrenada en 1972) Premio UNEAC a la Mejor Dirección, año 1982.
  • “La zapatera prodigiosa”, de Federico García Lorca (estrenada en 1986): Premio a la Mejor Dirección en el Festival de Teatro de Camagüey, 1986; Premio ICRT a la Dirección en el Festival de Teatro de Camagüey, 1986.
  • “La aprendiz de bruja” (estrenada en 1986) Premio UNEAC a la mejor Dirección de una obra cubana, 1987.
  • Fue jurado en el género de Teatro en el Concurso Casa de las Américas 1987. “Bodas de Sangre”, de Federico García Lorca, estrenada en 1988 para el Grupo Rumbo: Premio al mejor diseño de escenografía vestuario y luces, Festival de Teatro de Camagüey 1988; reconocimiento otorgado por el Centro Juan Marinello, por la difusión y el conocimiento en Cuba de la obra de Bertolt Brecha, 1988; Obtiene el Diploma de Reconocimiento a la Dirección, por su contribución al desarrollo del grupo Rumbo, de Pinar del Río, otorgado por el Partido Provincial y el Poder Popular en 1988.
  • En 1989 estrena su versión para actores de “El boticario, las chalupa y los celos mal reprimidos, o, la verbena de la paloma", obteniendo el Premio de la UNEAC.
  • En 1991 obtiene el Premio de la Crítica y por la puesta en escena por la Asociación de Críticos de la UNEAC para la versión para actores de “El tío Francisco y las Leandras”.
  • Entre 1994 y 1995 reestrena: “La zapatera prodigiosa” y “Bodas de Sangre”, de Federico García Lorca. Esta última presentada en el Festival Internacional de Teatro de La Habana (Septiembre de 1995). Una vez más, después de 16 años de su estreno, esta puesta conmueve el panorama teatral e impacta a las nuevas generaciones que no la habían visto.

Condecoraciones

Berta Martínez ostenta las siguientes condecoraciones:

  • Distinción por la Cultura Nacional
  • Medalla “Raúl Gómez García” (1982) – CTC
  • Medalla “30 años al servicio de la cultura”. De Porto, Portugal (1982)
  • 28 de septiembre (1984) - Consejo de Estado
  • Por la Alfabetización (1986) Consejo de Estado
  • X Aniversario de la cultura de Plaza (1987) Poder Popular (Plaza)
  • Medalla conmemorativa “XXX Aniversario de Teatro Estudio (1988) - Teatro Estudio
  • Pepe Prieto” (Fundadora de las MNR del ICR (1988) -ICR
  • Medalla “Alejo Carpentier” (1988) – Consejo de Estado
  • 1989 fue vicepresidenta del jurado del Premio Gran Teatro de La Habana
  • Medalla “40 Aniversario de las FAR”
  • 1991 el CELCIT le otorga el premio OLLANTAY por el aporte de su obra a la cultura de América Latina
  • Orden “Félix Varela” de Primer Grado (1995)
  • En 1996 obtiene el Premio Omar Valdés de la UNEAC, por sus destacados méritos y aportes al desarrollo del arte y la literatura cubanos. Obtiene también el Diploma Nicolás Guillén de la UNEAC, como miembro fundador
  • Berta Martínez recibió en el año 2000, junto a Roberto Blanco, el Premio Nacional de Teatro.
  • En Diciembre del 2004 recibió un homenaje en el Teatro Sauto de Matanzas, sede a la que estuvo muy vinculada en los principios de su carrera artística.
  • El 6 de abril del 2005 la Cía. Teatral Hubert de Blanck, de la que es directora artística y diseñadora de escena, así como también Asesora y Profesora, celebró sus 75 años de vida.

Véase también

Sergio Corrieri

Abelardo Estorino

Marta Valdés

Teatro Principal de Sancti Spiritus

Hilda Oates

Fuentes

Enlaces externos