Saltar a: navegación, buscar

Carla Fracci

Carla Fracci
Información sobre la plantilla
190 × 265 píxeles; tamaño de archivo: 7 KB; tipo MIME: image/jpeg
Bailarina y directora artística italiana
NombreCarla Fracci
Nacimiento20 de agosto de 1936
Milán, Italia
NacionalidadItaliana
CónyugeBeppe Menegatti (m. 1964)
HijosFrancesco Menegatti
PremiosAnna Pavlova de París (1962), Dance Magazine (1968)

Carla Fracci , es una célebre bailarina italiana. Ha realizado una labor importante fundamentada en el repertorio romántico.

Biografía

Nació en Milán, Italia, el 20 de agosto de 1936. Estudió en la Escuela del Teatro de la Scala, desde 1946 con Vera Vólkova, bajo el magisterio de Eddo Martignoli, Esmée Bulnes y Daria Collin. El mismo año en que obtuvo la graduación, 1955, se unió al Ballet de La Scala, donde fue ascendida a solista en 1956 y a prima ballerina en 1958.

En 1957, fue invitada al Festival de Ballet de Nervi para la representación del famoso Pas de Quatre, de Jules Perrot, junto a Alicia Markova, Yvette Chauviré y Margrethe Schanne. Este paso a cuatro supuso la verdadera salida de la gran carrera de Fracci. En 1964 contrajo matrimonio con el director de teatro Beppe Menegatti, quien ha producido numerosos ballets para Fracci, generalmente con coreografías de Loris Gai, quien ha producido numerosos ballets para Fracci, generalmente con coreografías de Loris Gai, entre ellos La Tempestad (1964) y Bodas de Sangre (1965). Con el Teatro alla Scala estrenó los papeles principales de los ballets: Don Giovanni (1959) y Fantasmi al Grand Hotel (1960) de Léonide Massine, Jeu de Cartes (1959), Las Damas de Buen Humor (1960) y La Giara (1961) de Luciana Novaro, La Songe d'une Nuit d'Été (1963) de Milorad Miskovitch, La Strada (1966) de Mario Pistoni, La Pazzia di Ofelia (1967) de Attilio Labis, La Mouette (1968), Pélléas et Mélisande (1970) y La Baiser de la Fée (1975) de Gai, Notte Egiziane (1971) de Ugo Dell'Ara, I Vespri Siciliani (1988) de Micha van Hoecke, Cristóforo Colombo (1992) de Alberto Méndez y Chéri (1996) de Roland Petit, entre otros.

Ha sido bailarina invitada en compañías y festivales de danza de todo el mundo, donde ha estrenado trabajos de diferentes coreógrafos: La Commedia Umana (1960) y Ballo dei Ladri (1960) de Massine para el Balletto Europeo de Nervi, Pantea (1964) de Gai para el Maggio Musicale de Florencia, Romeo y Julieta Pas de Deux (1966), junto a Erik Bruhn, para el Ballet de la Ópera de Roma, Coppélia (1968) de Alfred Rodrigues para el American Ballet Theatre, el paso a dos de La Sílfide dentro del ballet Celebration (1973) de Jerome Robbins, bailado junto a Paolo Bortoluzzi para el Festival dei Due Mondi de Spoleto, Medea (1975) de John Butler, junto a Mikhail Baryshnikov y el American Ballet Theatre, La Péri (1975) de Gai, junto a James Urbain en México, Bilitis et Le Faune (1982) de Jean-Pierre Bonnefous para el Teatro Malibran de Venecia, Le Due Gemelle (1986) de Gai para el Teatro Filarmónico de Verona, Il Vespro Siciliano (1990) de Derek Deane para el Teatro Massimo de Palermo, Memorias de la Señora de las Camelias (1992) de Méndez para el Teatro Sixtina de Roma y L'Heure Exquise (1998) de Maurice Béjart. Fue invitada por el Ballet del Teatro Lírico Nacional de España en la temporada 1987-88, para bailar Las Sílfides y Raymonda Divertimento.

Carla Fracci ha grabado películas y documentales para televisión, entre ellos: Giselle (1969), con Erik Bruhn, para la televisión americana, el papel de Tamara Karsavina en Nijinsky (1980) de Herbert Ross y Una Hora con Carla Fracci (1973) para la televisión italiana, que obtuvo la Rosa de Oro del Festival de Montreux.

Fue directora del ballet de Nápoles (1990-91), Verona (1995-97) y del Balletto dell'Opera di Roma. Como actriz, interpretó a Tamara Karsávina en el film Nijinski de 1980 y a Giuseppina Strepponi en la película Verdi de 1982. En 1974 Formo parte de una delegación Italiana que participó en el IV Festival Internacional de Ballet de La Habana, La crítica expresó: “La italiana Carla Fracci sobresalió en su debut en La Habana por su depurada técnica y la sensibilidad, esencialmente creadora, con que se entrega a la danza. Ella encarnó en Giselle, la esencia de lo romántico”. (Anubis Galardy, en Granma del 18 de noviembre.)

La bailarina también dio sus opiniones para la revista Cuba en el ballet: “Estoy muy contenta, manifestó Carla, de estar con el ballet cubano, al que nunca antes había podido ver personalmente. En 1966 fui invitada a bailar en Cuba pero no fue posible entonces. Ahora es muy grato estar aquí y poder conocer el extraordinario trabajo que han hecho en pro del ballet.” En el 2004 fue nombrada Embajadora de buena voluntad de la FAO.

Reconocimientos y condecoraciones

Ha sido galardonada con el Leopardo d'oro (1959), así como con el Premio Anna Pavlova de París (1962) y el Premio Dance Magazine (1968), entre otros.

Fuentes

  • Revista Mujeres ISSN 1729-3812 No 610 Articulo Famosas en la Habana