Saltar a: navegación, buscar

Cirugía estética

(Redirigido desde «Cirugía Plástica»)
Cirugía Estética
Información sobre la plantilla
Cirugia estetica1.jpeg
Concepto:Cirugía realizada con la finalidad de modificar aquellas partes del cuerpo que no son satisfactorias para el paciente.

La Cirugía Estética o cosmética es realizada con la finalidad de modificar aquellas partes del cuerpo que no son satisfactorias para el paciente. En muchos casos, sin embargo, hay razones médicas (por ejemplo, mamoplastia de reducción cuando hay problemas ortopédicos en la columna lumbar, o la blefaroplastia en casos graves de dermatocalasia que incluso impiden la vista).

Historia de la cirugía estética

La Cirugía Plástica es una rama especializada de la cirugía dedicada a la reparación de las deformidades y la corrección de los defectos funcionales,etimológicamente el nombre deriva de dos vocablos griegos:“Girurguiki” (cirugía, mano, obra) y “Plastikos” (moldear).

Ya en 1798 Desault empleó el término "Plastique", Posteriormente Von Graefe lo incorporó en su monografía “Rhinoplastik” (Berlín, 1818),pero fue un cirujano alemán, Edmund Zeis quien lo populariza al publicar en 1838 su tratado “Handbuch der Plastichen Chirurgie”, bautizando así a esta rama quirúrgica, que experimentó un gran desarrollo a partir de la Primera Guerra Mundial.

Los orígenes

Las bases de la Cirugía Plástica pueden encontrarse en la Historia Antigua y representan el esfuerzo del hombre para tratar las heridas y los defectos infligidos por la naturaleza o por otros seres humanos. El papiro de Ebers (1500 a.c.) muestra que el trasplante de tejidos era practicado por los egipcios en el año 3500 a.c.

Los Vedas, libros sagrados de la misma antigüedad, cuentan que tanto los colgajos como los injertos eran conocidos en la India.

En el siglo VII a.c Susruta describe unas técnicas para la reconstrucción de la nariz, oreja y labios que se realizaban en la India 2500 años a.c, era costumbre castigar a los prisioneros de guerra, adúlteros y delincuentes con la mutilación de la nariz.

La frecuencia del procedimiento hizo que se desarrollase un ingenioso método de reparar tal pérdida,que con algunas modificaciones, continúa utilizándose en nuestros días.

En la época romana Celso (25 a.J.) empleó en sus clásicos escritos de medicina diseños para movilizar tejidos que hoy denominamos colgajos de avance.

También el médico real bizantino, Orbasio, recogió en su enciclopedia médica Synago gue Medicae 2 volúmenes dedicados a la reconstrucción de defectos faciales, principalmente de la nariz.

Además se han descripto numerosos procedimientos desde el tratamiento de fracturas faciales hasta intervenciones de malformaciones del tracto urinario como el hipospadias.

En aquel tiempo, los dedicados a tan habilidosa actividad eran los koomas o alfareros, que poseían el secreto de la manipulación de los tejidos vivos, con la piel de la frente realizaban un colgajo, que giraban e incorporaban al resto de la nariz existente, cuando el extremo distal había "pegado" al lecho receptor, seccionaban el pedículo y se devolvía el excedente a su lugar de origen.

De la India estos conocimientos se transmitieron a Persia y Arabia y más tarde, a Grecia e Italia, posteriormente los Árabes trajeron los trabajos de Sushruta a Occidente.

En la Edad Media, y a pesar de el uso continuo de métodos establecidos, la caída del imperio romano en el siglo V y la subsiguiente extensión de las tribus bárbaras desafrotunadamente provocaron una parada en el desarrollo de la cirugía reconstructiva.

El Cristianismo tampoco permitió que continuaran los avances en este terreno, En el siglo XIII el Papa Inocente III prohibió específicamente los procedimientos quirúrgicos.

Por entonces la práctica de la medicina se convirtió en una experiencia etérea en la que debía evitarse el contacto con el paciente.

El trabajo manual requerido para realizar operaciones era considerado deshonroso y demostraba bajeza.
Esto acompañado al comienzo de la era de los cirujanos barberos todavía empeoró la reputación de la cirugía.

El Nacimiento de la Cirugía Estética

El perfeccionamiento de las técnicas reconstructivas unido al descenso de los riesgos quirúrgicos que ofrecía la anestesia y la técnica estéril desarrollada por Lister, hicieron que se facilitara y se comenzara a considerar el aplicar procedimientos plásticos para mejorar el aspecto de estructuras faciales, aunque estas no hubieran sido heridas o mutiladas.

El americano Jhon Roe es considerado el primer cirujano en realizar un abordaje estético nasal. Posteriormente el alemán Joseph publicó un análisis exhaustivo de la nariz, que incluía una clasificación y técnicas de reparación de las diversas alteraciones estéticas nasales. Por este importante trabajo es considerado el padre de la cirugía estética nasal.
Desde el comienzo surgieron problemas y conflictos relacionados con la cirugía estética que continúan plenamente vigentes, como la dismorfofobia (percepción desfigurada de la propia imagen), que en el caso concreto de la nariz se denominó rhinomanía.

Diferencia entre la cirugía estética y la cirugía reconstructiva y reparadora

La diferencia entre la cirugía estética y la cirugía reconstructiva y reparadora es a veces imperceptible, muchos procedimientos de la cirugía estética vienen a resolver una patología que afecta la función.

Y además todos los procedimientos de cirugía estética están fundamentados en otros con fines reconstructivos que se desarrollaron durante las guerras,de hecho podríamos decir que la cirugía estética es otro caso de técnicas desarrolladas durante las guerras aplicadas al mundo civil.

La cirugía plástica tiene un gran desarrollo en países latinoamericanos como Colombia, México, Brasil, Venezuela, Perú, Chile y Argentina que cuentan con grandes cirujanos plásticos que han hecho importantes aportes a la cirugía plástica mundial.
Se debe estar atentos a los pacientes que presentan un trastorno mental por una imagen distorsionada de su propio cuerpo (trastorno dismórfico corporal) y abordarlos terapeúticamente con un equipo interdisciplinario.

Disciplinas relacionadas

  • Cirugía maxilofacial:

Es la especialidad quirúrgica que se encarga de la patología craneofacial y oral. Algunos aspectos que abarca esta especialidad son: corrección de defectos congénicos (labio y paladar hendido); traumatología de la cara; cirugía estética de la cara y el cuello; quistes y tumores de la región facial, otral y cervical; problemas relacionados con la articulación cráneo-mandibular, con la lengua, las glándulas salivales y el cuello; cirugía de tercer molar; implantología, y muchos otros procedimientos.

En algunos países (principalmente del continente americano) esta especialidad suele denominarse bucal y maxilofacial y es una especialidad odontológica, el campo de actuación de la misma suele ser más limitado que en los países en los que es una especialidad médica.

  • Neurocirugía:

La corrección de malformaciones complejas del cráneo (craniosinostosis)es un terreno compartido con cirujanos maxilofaciales y neurocirujanos, que incluyen este tipo operaciones en su formación.

  • ORL:

Las alteraciones del pabellón auditivo y de la nariz son objeto de la actividad de los otorrinolaringólogos en ciertos centros.

La Cirugía estética en la Era Moderna

Cirujanos operando
En este periodo la Cirugía Estética experimenta una explosión incluso mayor. La seguridad anestésica y quirúrgica, la mejora en el nivel de vida y la importancia creciente de la imagen en nuestra sociedad han contribuido al florecer de esta rama.
Actualmente la técnica estética más frecuente es la liposucción, descrita por el dermatólogo italiano Arpad a principios de los 70.

La segunda intervención en frecuencia es el aumento mamario con un número estimado de 25.000 procedimientos anuales.

Desde los primeros implantes de gel de silicona de Cronin (1963) las prótesis mamarias han evolucionado muchísimo y actualmente se dispone de una gran variedad de volúmenes, tamaños y formas, así mismo se han ido describiendo y perfeccionando técnicas de armonización y rejuvenecimiento facial y corporal.

Procedimientos de cirugía estética

  • Abdominoplastia: remodelación y reafirmación del abdomen.
  • Blefaroplastia: cirugía de rejuvenecimiento de párpados, resección de piel y bolsas de grasa.
  • Dermolipectomía circular o "body lifting": remodelación del contorno del tronco.
  • Ginecomastia: reducción de mamas en los hombres.
  • Implantes de busto o mamoplastia de aumento: cirugía en la que mediante prótesis o implantes (de solución salina o gel de silicona) se aumenta el tamaño y la forma de los senos.
  • Mamoplastia reductiva.
  • Peeling: Dermoabrasión, Laserterapia que busca mediante quemaduras controladas de la piel su rejuvenecimiento.
  • Mastopexia: su finalidad es reafirmar los senos. .
  • Rinoplastia: tiene la finalidad de mejorar estéticamente la nariz. .
  • Otoplastia: corrección de los defectos de las orejas. .
  • Ritidectomía (estiramiento facial): su meta es rejuvenecer la cara en su totalidad. .
  • Lipoescultura o Liposucción: la meta es moldear la grasa del cuerpo del paciente.
  • implante malar: cirugía que pretende coregir la hipoplasia malar.
  • implante de ángulo gonial: cirugía que pretende darle definición y/o volumen.
  • Mentoplastia: cirugía de aumento o reducción de mentón.
  • Inyección de materiales de relleno como el ácido hialurónico.
  • Vaginoplastia o rejuvenecimiento vaginal.

Riesgos con las cirugías estéticas

Toda operación lleva implícito algún grado de riesgo e imprevistos, las cirugías estéticas no se escapan de los riesgos normales para cualquier operación, más aún hay cirugías estéticas muy prolongadas y difíciles que pueden llegar a tener riesgos significativos.
Antes de operarse debe tener muy claro cual es su riesgo específico para la operación que se va a efectuar.

Para disminuir los riesgos

Antes de operarse asegúrese de que se le haya aclarado sus riesgos personales para la cirugía que se le realizará, no existe una operación sin riesgos, pero estos son aceptables y menores que los beneficios previstos, en la mayoría de casos.
•Para disminuír los riesgos se debe realizar consulta completa previa a la operación con exámen médico que descarte enfermedades o condiciones que dificulten los buenos resultados, la consulta se complementará con exámenes de laboratorio y si es necesario interconsulta con otros médicos por ejemplo el internista para problemas de hipertensión o diabetes y otros.

•Un especialista en anestesia realizará valoración antes de la operación.

•La operación se debe efectuar en una sala de operaciones con los requisitos indispensables, esta sala debe estar dentro de una institución que pueda ofrecer apoyo en caso de emergencia como posibilidad de transfusión, transporte y cuidados especiales o intensivos en caso necesario.

•Una adecuada elección de su cirujano y sitio donde va a operarse pueden disminuír significativamente los riesgos.

•Seguir al pie de la letra las instrucciones de su cirujano y los cuidados después de cirugía será de extrema importancia.

•Tomar el tiempo necesario de recuperación según se le aconseje, después de la cirugía. Reingresar rápidamente al trabajo o hacer grandes viajes pueden dificultar la recuperación normal.

Una decisión responsable

En primer lugar, la persona debe estar emocionalmente estable y contenida, no depositar falsas expectativas en la operación (tales como recuperar una pareja, o tener más éxito laboral o en las relaciones interpersonales) y estar preparada para afrontar el cambio de imagen posterior a la operación.

El cirujano debe en la entrevista saber descubrir aspectos psicológicos ocultos por el paciente y que puedan tener influencia en la buena evolución de una cirugía estética. A una mujer que viene obligada por un marido que la quiere más joven no es conveniente llevarla al quirófano. Tampoco es conveniente encarar una cirugía estética en el caso de una mujer que solicita un lifting porque siente la necesidad de competir con la amante de su marido o piensa que así recuperará a su pareja, coinciden los expertos consultados.

Un paciente que se encuentra en un estado de depresión tampoco está en condiciones de ser operado, otra vez coinciden los profesionales. El cirujano no es un mago, sólo puede mejorar las formas físicas, no los problemas familiares o del alma.

También es importante tener el consenso favorable de la familia del paciente, para que lo acompañen adecuadamente; de lo contrario no compartirán la alegría de un buen resultado ni lo apoyarán en el caso de que surgiera algún inconveniente.

Fuentes