Saltar a: navegación, buscar

Cuentos de la Alhambra

Cuentos de la Alhambra
Información sobre la plantilla
Cuentos de la Alhambra1.jpg
Considerada la novela más importante de su autor, recoge leyendas y relatos de los habitantes de La Alhambra. Escrita en 1829 que se publicó con el título "Conjunto de cuentos y bosquejos sobre Moros y Españoles" en 1832.
Título originalConjunto de cuentos y bosquejos sobre Moros y Españoles
Autor(a)(es)(as)Washington Irving
Editorial:Editorial Gente Nueva
GéneroNovela, Ciencia ficción
ImprentaFederico Engels
Primera edición1832
PaísBandera de Cuba Cuba
DistribuciónInstituto Cubano del Libro

Cuentos de la Alhambra. Novela del escritor norteamericano Washington Irving. Escrita en 1829, ha sido traducida a un gran número de idiomas y publicada por innumerables editoriales en todo el mundo. Puede resultar una óptima guía para conocer la zona y en especial la belleza de la afamada fortaleza de La Alhambra.

Sinopsis

Tras su llegada a España Washington Irving inicia un recorrido por tierras andaluzas. Durante su visita a Granada queda extasiado por la majestuosidad de la Alhambra en cuyas habitaciones tiene la fortuna de alojarse. Allí conoce a varios personajes que le acompañarán durante su estancia en tierras granadinas.

De las conversaciones con éstos y de las historias que escucha a su fiel criado y guía Mateo Jiménez transcribirá leyendas y tradiciones transmitidas de padres a hijos durante generaciones. De esta forma con sus Cuentos de la Alhambra Washington Irving escribió una rica y detallada crónica de la España de la primera mitad del siglo XIX y sobre todo supo transmitir la magia y el misterio de toda una época.

Argumento

El protagonista e hilo conductor es el propio autor, que tras su llegada a España inicia un recorrido por tierras andaluzas que le llevan a Granada. Allí queda extasiado por la majestuosidad de la Alhambra. Durante su estancia conoce a varios personajes, entre ellos al que se convierte en su criado, Mateo Giménez. Irving evoca la Andalucía musulmana con belleza e idealismo creando maravillosos relatos sobre caracteres y situaciones de leyenda.

El libro avanza por el tiempo presente (1829), correspondiente a la realidad que vive el autor. Esto le permite mostrar un rico cuadro de la Granada de la época, con sus calles, sus gentes y sus costumbres. Así como describir la singularidad del edificio granadino en el siglo XVIII de manera romántica, imaginativa y delicada.

Algunas de las narraciones que componen el cuerpo central de la obra -la del astrólogo árabe que contribuyó con su magia a derrotar a los ejércitos enemigos; la de las tres hermosas princesas encerradas en una torre para que no se enamoraran; la del peregrino del amor también encerrado en una torre por su celoso padre; la del legado del moro que nos habla de un fabuloso tesoro encontrado por un aguador; la de la Rosa de la Alhambra en que se nos muestra un laúd maravilloso capaz de curar la melancolía del rey- bien podrían provenir de Las mil y una noches.

Es una mezcla de dos tiempos distintos: el presente, tiempo al que corresponde el universo de la realidad cotidiana (1829), rico en descripciones de edificios, calles, gente, costumbres, comidas, paisajes, etcétera, que constituyen un testimonio de primera mano sobre la España meridional de aquel momento. Y, desde luego, está el tiempo de los cuentos y las leyendas, generalmente indefinido, pero enclavado en un ayer muy lejano. A él corresponde el mundo de la fantasía, con clara huella de su procedencia oriental, pero injertado ya de esencia española.

Característica de los cuentos

En un principio el autor se incluye en el texto como personaje, estableciendo así un enfoque personal, de relación directa con el ámbito de lo narrado. En segundo lugar, la estructura dada al material habla de cómo llegó a Granada, de por qué la Alhambra fue lugar de residencia del autor, y de la tristeza sentida cuando los asuntos lejanos hicieron obligatoria la partida. Tercer aspecto, Irving nos ofrece un retrato cordial y amable de las personas reales con quienes compartió su estancia en el lugar. De esta manera, el libro avanza llevado por una mezcla de dos tiempos distintos: el presente, tiempo al que corresponde el universo de la realidad cotidiana (1829), rico en descripciones de edificios, calles, gente, costumbres, comidas, paisajes, etcétera, que constituyen un testimonio de primera mano sobre la España meridional de aquel momento.

Y desde luego está el tiempo de los cuentos y las leyendas, generalmente indefinido, pero enclavado en un ayer muy lejano. A él corresponde el mundo de la fantasía, con clara huella de su procedencia oriental, pero injertado ya de esencia española.

El tejido de ambas realidades, la cotidiana y la del folclor, se da en el libro de Irving sin problemas de costuras demasiado visibles o puntos de inverosimilitud extrema. El autor ha creado un ámbito de gozos y sorpresa.

Índice

  • El viaje.
  • Gobierno de la Alhambra.
  • Interior de la Alhambra.
  • La Torre de Comares.
  • Consideraciones sobre la dominación musulmana en España.
  • La familia de la casa.
  • El truhán.
  • La habitación del autor.
  • La Alhambra a la luz de la luna.
  • Imagen del interior de La Alhambra.
  • Habitantes de la Alhambra.
  • El Patio de los Leones.
  • Boabdil el Chico.
  • Recuerdos de Boabdil.
  • El balcón.
  • La aventura del albañil.
  • Un paseo por las colinas.
  • Tradiciones locales.
  • La casa del Gallo de Viento.
  • Leyenda del astrólogo árabe.
  • La Torre de las Infantas.
  • Leyenda de las tres hermosas princesas.
  • Visitadores de La Alhambra.
  • Leyenda del príncipe Ahmed al Kamel o El peregrino del amor.
  • Leyenda del legado del moro.
  • Leyenda de la Rosa de La Alhambra o El paje y el halcón.
  • El veterano.
  • Leyenda del Gobernador y el Escribano.
  • Leyenda del Gobernador manco y el Soldado.
  • Leyenda de las dos discretas estatuas.
  • Mohamed Abu Alhamar, el fundador de La Alhambra.
  • Yusef Abul Hagig, el finalizador de La Alhambra.

Datos del autor

Washington Irving, autor del libro

Washington Irving (1783-1895). Desde pequeño desarrolló una gran pasión por los libros (devoraba el Robinson Crusoe y Las mil y una noches) y, aunque sus intereses iban más bien por el camino del periodismo y la literatura, emprendió y concluyó estudios de Derecho, aunque no ejerció sino durante poco tiempo. Trabajó en los bufetes de Henry Masterton 1798, Brockholst Livingston 1801 y John Ogde Hoffman 1802. Después, entre 1804 y 1806, viajó por Europa visitando Marsella, Ginebra, España, Sicilia y Roma. En Nueva York en 1806 fundó una empresa comercial con sus hermanos. Durante la guerra con Gran Bretaña de 1812, asistió militarmente al gobernador de Nueva York, Tompkins, en el ejército americano. Escritor estadounidense del Romanticismo.

Fuentes