Saltar a: navegación, buscar

Daga

Daga
Información sobre la plantilla
Daga1.jpg
Daga Antigua Romana
Historia de servicio
En servicioIII milenio a. C., en la Edad del Bronce
OperadoresItalia, España, Francia, Inglaterra, Suiza, Escocia, Alemania.
Especificaciones
Longitud30 a 40 cm o más
Anchuramenos de 3,5 cm

Puño12 cm

Daga. Su nombre proviene del latín vulgar daca, constituye un arma blanca de pelea que posee un remate agudo y lámina aplanada y puntiaguda. Su tamaño es más corto que el de una espada, pero más largo que un puñal, oscilando entre 30 a 40 cms de largo o más. Se caracteriza por su hoja de dos filos, obtenida de una espada, o fabricada especialmente.

Características generales

La daga suele poseer doble filo y guarda para proteger el puño. Se observan ejemplares sin guarda o defensa, y a veces con una guarda muy corta. Cuando las dagas poseen hojas extremadamente largas, se los denomina "caroneros", porque se llevaban entre las dos caronas de cuero del recado, con el cabo asomando por delante.

Se la utilizaba como arma secundaria, complementando a la espada. También solían llevarlas las mujeres como protección. Es visualmente similar a la espada, solo que a menor escala. Las dagas más tempranas aparecen en el III milenio a. C., en la Edad del Bronce. Los materiales con los que se hacían eran huesos, marfil y sílex. Las dagas eran armas temidas en manos expertas por su gran capacidad para herir.

En todos los casos, las dagas y los cuchillos son considerados armas secundarias o terciarias. Las dagas suelen estar relacionadas con la antigüedad. El caso más famoso de un asesinato con una daga fue el de Julio César, emperador romano que sufrió 23 puñaladas, una por cada uno de los miembros del Senado. De igual forma las dagas son relacionadas con la determinación y el coraje.

Daga Romana o Pugio

Daga romana o pugio
El pugio era una pequeña daga utilizada por los antiguos soldados romanos como un arma auxiliar. Al igual que otros equipamientos de los legionarios, la daga sufrió una serie de cambios a lo largo del siglo I. Generalmente tenía una hoja larga y en forma de hoja, de entre 18 y 28 centímetros de largo y 5 centímetros o más de ancho. Poseía un nervio central que dotaba a la hoja de resistencia y firmeza, con un refuerzo central elevado a todo lo largo de la hoja. La espiga era ancha y plana y la empuñadura, que montaba un poco sobre el final de la hoja, estaba remachada a su través.

La empuñadura estrecha medía unos 12 cms de largo, tenía dos capas de cuerno o de madera rodeando la espiga que, a su vez, estaban cubiertas por dos capas finas de metal, casi siempre hierro. El diseño anatómica de la empuñadura del pugio romano lo hacía apto para su uso en combate,por su buen agarre en la parte interna de la mano, evitando su deslizamiento por el sudor o la sangre.

La vaina, como la de las espadas, eran de madera cubiertas de piel y unidas por un armazón metálico con decorados. Luego se fabricaron sólo con metal con cuatro aros de suspensión unidos a la vaina por unos clavos que atravesaban todo el conjunto. El pugio se colgaba del cinto usando tiras de cuero que pasaban por los aros y la parte posterior de la vaina.

Resultaba un arma ideal para apuñalar, pudiendo con una buena acometida perforar una cota de malla. Más adelante, alrededor del año 50, se modificó la unión entre la hoja y la empuñadura, que en un principio iba remachada para luego ir encajada a través de una barra insertada en la daga. Con este cambio, que no supuso en principio una gran modificación de la apariencia del pugio, se posibilitó que los filos de modelos posteriores fuesen más estrechos (de menos de 3,5 cm de ancho), con un mayor ahorro de material. El pugio romano o la daga celtibera, eran de un avance técnico revolucionario, por su adaptabilidad con la anatomía humana de la mano, para un agarre más firme.

Dagas medievales

Algunas dagas medievales tenían hojas rectas, mientras que otras tenían sus hojas diseñadas en forma de zigzag o curva. Siendo su uso más para aparentar que para su empleo real, ya que las cuchillas con forma de zigzag eran menos efectivas como armas para apuñalar que las de hoja recta.

Las dagas medievales eran un tanto pequeñas de forma que pudieran ser usadas y transportadas con facilidad. Como algunas eran usadas fuera del campo de batalla, necesitaban poder esconderse en el abrigo o en las mallas. Además, al no usarse como un arma de esgrima, la empuñadura no tenía nada con que proteger la mano, ya que era simplemente usada para sujetar el arma.

Dependiendo del uso de la daga, algunas estaban muy decoradas y tenían la empuñadura diseñada con decoraciones, y podían incluso tener incrustadas piedras preciosas, dependiendo del dueño y del uso de la daga.

Daga testicular

Daga testicular
La daga testicular debe su nombre a la forma de su mango, representa sin ningún disimulo o pudor los genitales masculinos, era un arma recia y se usaba como una daga de mano izquierda. Es un arma desarrollada específicamente para romper otras armas, muy resistente fabricada especialmente para ser utilizada para la lucha y combate. Son armas de lucha aplanadas con un doble filo y guarda para proteger el puño.

Se tiene constancia que fue usada en castraciones pero no era una función específica de esta tipología, el mango era generalmente de una sola pieza de madera tallada con refuerzos de metal en lugar de pomo de remate.

Este tipo de daga de origen italiano, era de uso común desde el siglo Xlll hasta el XVll tardío, se puso de moda como arma civil, especialmente en Inglaterra, durante el llamado período Tudor, los ingleses optaron por llamarla daga de riñón omitiendo las referencias y obvias connotaciones sexuales del arma.

Tipos de dagas de mano izquierda

Durante la primera mitad del siglo XVI, fue ganando popularidad la esgrima a dos manos, empezándose a utilizar una daga, empuñada con la mano izquierda, además de la espada; dicha daga, conocida con el nombre de “daga de mano izquierda” o "daga de vela", estaba destinada a parar el golpe del adversario, quebrar la punta de la espada enemiga y herir a corta distancia con el ataque. Este tipo de arma nació en Italia, pero pronto se extendió al resto de Europa. Normalmente, se fabricaban haciendo juego con la espada y solían presentar en el centro de las defensas un anillo que servía de protección al dedo pulgar; algunas tenían hojas provistas de marcados entrantes y salientes para que, con un giro de muñeca, se pudiera romper la hoja de la espada contraria.

En España y países de su influencia, el empleo de este tipo de daga llegó hasta principios del siglo XVIII, existiendo una obra escrita de sus usos, que data de 1675, cuyo autor fue Don Miguel Pérez de Mendoza y Quijada.

La típica daga española mano izquierda fue la llamada “de vela”, propia del siglo XVII, con hoja triangular, ancho recazo, provisto de un rebaje para apoyar el pulgar, gavilanes rectos y cubre mano, curvado hacia la empuñadura, en forma triangular. La empuñadura era de madera recubierta por un torzal metálico.

La daga de orejas

Daga de orejas
La curiosa daga llamada de “orejas”, se caracteriza por la morfología de la empuñadura, rematada por los discos, u orejas, que hacen la función de pomo. Frecuentemente, la empuñadura y la hoja forman una sola pieza; otras veces, la empuñadura tiene dos cachas de hueso o marfil. La hoja suele presentar cuatro mesas y doble filo.

Estas dagas parece que tienen reminiscencias de las antiguas espadas de la edad de bronce procedentes de la región persa de Louristan, pero su aparición en Europa tuvo lugar en el Reino de Granada, durante el siglo XV, a finales de la Dinastía Nazarita. Posteriormente fueron muy fabricadas en algunas localidades de la peninsular italiana, como Venecia, debido a lo cual muchos autores la consideran de origen italiano. También existen ejemplares fabricados en otros países europeos, como los labrados en Francia e Inglaterra.

La utilización de estas dagas en España se restringe a los siglos XV y XVI; muchos ejemplares conservan aún huellas de haber estado damasquinados en hilo de oro, representando inscripciones árabes del Corán; algunos raros ejemplares presentan escudos de armas en las orejas.

Estiletes

La palabra italiana "stiletto" empleada para designar a esta arma y de la cual deriva la palabra estilete, proviene del latín stilus que significa estaca o instrumento con punta. El estilete, que también recibiera el nombre de "misericorde" (misericordia), comenzó a ganar fama durante la Alta Edad Media, donde era usado como arma secundaria por los caballeros para acabar con los caídos o los oponentes gravemente heridos que contaban con pesadas armaduras y que no se esperaba que sobrevivieran. La hoja robusta y puntiaguda,podía atravesar con facilidad la mayoría de las mallas de eslabones o encontrar su camino a través de las placas pectorales o las coyunturas de la armadura de un caballero. Un oponente seriamente herido, con escasas probabilidades de supervivencia, recibía entonces un misericordioso "golpe de gracia", de ahí el nombre de misericorde.

El estilete se caracterizaba por ser una daga de hoja recta muy larga y estrecha, de sección poligonal; sus defensas solían ser cruciformes. Su sección estrecha, terminada en una punta muy aguda y rígida, permite que penetre muy profundamente. La mayoría de los estiletes no son adecuados para el corte, incluso en aquellos casos en que cuentan con filo. Un típico estilete de diseño temprano tenía un mango de metal elaborado en una única pieza de fundición y la hoja forjada a martillo hasta adoptar una sección transversal triangular sin bordes afilados. Otros ejemplos posibles son las secciones redondas, cuadradas, y conforma de diamante.

El estilete se utilizaba exclusivamente como arma para herir de punta. Se trataba de un arma fácilmente ocultable por sus dimensiones, que debió de tener origen italiano, puesto que la gran mayoría de los ejemplares llegados hasta la actualidad fueron forjados en Brescia o Florencia. Su utilización estuvo en boga durante los siglos XVI y XVII, aunque posteriormente se construyeron estiletes camuflados en látigos, bastones o paraguas.

Quizá el tipo de estilete que más llama la atención de los coleccionistas sea el llamado estilete de artillero o de bombardero, cuya hoja presentaba una serie de aforos de una escala, gracias a la cual parece ser que se podía calcular la carga de pólvora y averiguar el peso de la bala, en función del calibre del cañón. La empuñadura solía ser metálica y sus defensas en forma de cruz, formadas por dos gavilanes rematados por dos lóbulos circulares o esféricos. Este tipo de estilete debió aparecer a finales del siglo XVI.

La otra función de estos estiletes era agujerear los cartuchos que contenían la carga de la pólvora negra, además correspondía a este pincho la última tarea de clavar la pieza de artillería antes de entregarla al enemigo. Se empleó además, como herramientas para mantener limpios los orificios de encendido y el cañón de los fusiles; y utilizados a la manera de las varillas para medir el aceite de los automóviles, contaban con marcas inscriptas indicando los niveles de llenado con pólvora de acuerdo a las distancias que se pretendieran alcanzar.

Dagas Holbein

Se trata de un tipo de daga, de origen suizo, aunque también fue muy utilizada en Alemania durante los siglos XVI y XVII; que ha derivado de los antiguos Baselard. La empuñadura suele ser de madera de una sola pieza, las defensas y las prolongaciones del pomo metálico se curvan en sentidos opuestos. Otras veces puede estar construida en bronce cincelado o plata sobredorada. La hoja presenta, en muchos casos, un nervio central.

El nombre de esta daga alude al del artista Hans Holbein, que diseñó la ornamentación de muchos ejemplares, también conocidos por dagas suizas.

Estas armas fueron copiadas en el siglo XX, en Alemania, durante la etapa del III Reich, por varias firmas como F. Herder, Gustav Voos, Bontgen & Sabin, R. W. Holler, R. Z. M.., Carl Wusthof, Rudolf Buchel, etc., que fabricaron modelos de dagas.



Dirk escocés

Con el nombre de “Scottish dirk” se conoció, desde la segunda mitad del siglo XVII, a la daga ceñida por los habitantes de las “Highlands” escocesas. En un principio, su hoja estaba constituida por un fragmento procedente de alguna espada antigua o deteriorada, luego se fabricaron de manera exprofeso. A partir del siglo XVII, su empuñadura se fabricó en madera de brezo, como la de las pipas de fumar, planta muy común de los terrenos cilicios, como los escoceses, y normalmente poseía labrados geométricos de inspiración Celta.Tras la rebelión jacobina (1745-1746), en el Reino Unido se proscribieron muchos de los símbolos de la identidad de la cultura escocesa, que volvió a renacer pujante años después, hacia finales de siglo, y entre las costumbres recuperadas volvió el uso del dirk, frecuentemente acompañado de cuchillos más pequeños, que se insertaban en una funda común, que en ocasiones, contenía también un tenedor.

La mayoría de los dirks carecían de defensas, pero algunos presentan dos gavilanes amplios, curvados hacia abajo, en muchos casos el pomo lleva engastado un cristal de cuarzo ahumado, “cairngorm”. Desde finales del siglo XVIII hasta la actualidad, muchas unidades del ejército británico, como el London Scottish Rifle Voluntiers o el Royal Scots Fusiliers han utilizado con su atuendo de parada el dirk escocés, que además es fabricado como un souvenir.

Esta arma ha derivado de la antigua “daga testicular”, existente ya en los siglos XIII y XIV, que era portada en las épocas de los Tudor y Estuardo, cuyo nombre hace referencia a la morfología de su empuñadura generalmente tallada en una sola pieza de Boj, que constaba de un mango cilíndrico con un lóbulo esferoidal, a cada lado como defensas.

Algunos de los dirks, llevaban las marcas: Forsyth, Edinburgh y Glasgow (1908); Meyer y Mortimer, Conduit ST.w; Peter Henderson, Glaswos.

Puuko

El arma blanca símbolo de Finlandia es el “Puuko”. Se trata en realidad de una auténtica arma-herramienta empleada por los operarios agrícolas, forestales, marineros, e incluso no suele faltar en los cajones de las mesas de cocina o de herramientas, debido a su cotidiano empleo en los más variados quehaceres domésticos.

Es una daga de un solo filo –a veces, dadas sus dimensiones y contundencia de la hoja, se trata más bien de un machete-, con hoja de recio acero, normalmente acanalada. La empuñadura queda reforzada, en su parte inferior, por una pieza metálica grabada a buril, que hace juego con el brocal y regatón de la funda. En una buena parte de los ejemplares, la materia prima del puño suele ser madera de abedul.

El pomo puede tener forma de animal, principalmente de cabeza de caballo, o presenta un ensanchamiento en dirección contraria a la del extremo agudo de la punta de la hoja. La funda es de cuero repujado, con brocal y contera de metal. Esta última se encuentra fuertemente curvada, encontrándose, al final, un ensanchamiento subesférico.

Enlaces relacionados

Fuentes