Ernesto Giménez Caballero

Ernesto Giménez Caballero
Información sobre la plantilla
Ernesto-gimenez-caballero.jpg
Escritor y diplomático español
NombreErnesto Giménez Caballero
Nacimiento2 de agosto de 1899
Madrid,Bandera de España
Fallecimiento14 de mayo de 1988
Madrid,Bandera de España

Ernesto Giménez Caballero. Escritor y diplomático español. Tras una primera etapa vanguardista se convirtió en un exaltado ideólogo del fascismo.

Síntesis biográfica

Nace en Madrid el 2 de agosto de 1899, en el seno de una familia industrial por parte de padre y de propietarios agrícolas por parte de madre. Su primer libro fue Notas marruecas de un soldado (1923), relato de su experiencia en la guerra de África. Durante los años veinte colaboró en publicaciones como El Sol y la Revista de Occidente, y a partir de 1927 dirigió “La Gaceta Literaria”, revista quincenal que se hizo eco de las tendencias más innovadoras de la época.

En este período publicó varias obras vanguardistas. Todas ellas destacaron por el estilo atrevido y el enfoque polémico, centrado en los aspectos más estridentes de la vida moderna. De su posterior evolución hacia posiciones fascistas dan cuenta altisonantes textos como “Genio de España” (1932), “Roma madre” (1939) o “Memorias de un dictador” (1979).

Estudios

El padre impresor hizo seguir a su primogénito cursos prácticos de artes gráficas mientras estudiaba el bachillerato en el Instituto de San Isidro, que no sirvieron para que perpetuase el negocio familiar, pero sí para acercarle al terreno editorial y literario. En 1919 Giménez Caballero se licenció en Letras en la Universidad de Madrid y continuó sus estudios para graduarse en Filosofía.

Fue compañero de curso de Javier Zubiri y llegó a colaborar en la revista Filosofía y Letras, que habían promovido estudiantes ligeramente mayores, como Pedro Sáinz Rodríguez o Vicente Aleixandre. Fue Américo Castro el profesor con el que mantuvo más relación mientras fue estudiante, y fue Castro quien facilitó al recién licenciado un puesto en la Universidad de Estrasburgo, como profesor de Lengua y Literatura, ciudad en la que vivió durante el curso 1920-1921.

Conflictos durante el servicio militar

Vuelto a España ingresa en la milicia para cumplir el servicio militar: le destinaron a Marruecos, donde acababa de producirse «el desastre de Annual». Tras dieciocho meses en el ejército escribió el libro “Notas marruecas de un soldado” (1923): él mismo lo compuso como tipógrafo en la imprenta de su padre y, nada más aparecer, en marzo de 1923, se agotó en dos semanas y convirtió de repente a su autor en un escritor serio y famoso. El ejército acusó a Giménez Caballero por desacato, y fue arrestado en una prisión militar de Madrid mientras se decidía la petición del fiscal, una condena de dieciocho años.

Tras el pronunciamiento militar de septiembre de 1923, y por mediación del propio general Primo de Rivera, acabó siendo absuelto, pudiendo reintegrarse durante el curso 1923-1924 a la plaza de profesor que le conservaban en Estrasburgo. En 1929 escribió que había vuelto entonces a Europa «como una misión patriótica, para lograr la levadura, el 'fermento' europeo que pudiera rejuvenecer a España»: pero en esta segunda estancia europea quedó desencantado del pensamiento germánico, que a raudales comenzaba a importar la “Revista de Occidente” de Ortega, y rechazó aquel «culto ariánico» que condenaba a los intelectuales españoles a la imitación y el seguidismo.

Publicaciones

Durante su estancia en Estrasburgo conoció a una italiana, Edith Sironi, hermana del cónsul de Italia e hija de un físico famoso, con la que se casó en Madrid el 4 de mayo de 1925. Esta relación fue determinante en su progresivo acercamiento a Roma y a Italia. Publicó por entonces varios ensayos y reseñas en Revista de Occidente (donde agradece a Ortega «aceptarle aun no siendo hijo de un vikingo») y El Sol (estos recogidos en 1927 en un libro singular, Carteles, que firmó con el pseudónimo Gecé y publicó Espasa-Calpe).

Colaboró desde su primer número (junio de 1926) en la Revista de las Españas, que publicaba La Unión Ibero-Americana en Madrid (y se imprimía en la imprenta familiar). La revista buscaba estrechar las relaciones entre los pueblos hermanos de España, Portugal y las Naciones americanas. Allí mantuvo como sección estable una «Revista Literaria», luego desdoblada en dos, la «Revista Literaria Ibérica» y la «Revista Literaria Americana» (de la que se encargó Guillermo de Torre y más tarde Benjamín Jarnés).

La relación con Guillermo de Torre (que en 1925, tras abandonar el ultraísmo, había publicado su famoso libro Literaturas europeas de vanguardia, que popularizó los conceptos de «Vanguardia» y «vanguardismo») dio como resultado la aparición el 1º de enero de 1927 de La Gaceta Literaria, la revista cuya «criatura fue llamada Generación del 27». Giménez Caballero dirigía esta publicación quincenal, que tenía a Guillermo de Torre por subdirector.

Promotor del nuevo arte

En 1928 fundó el primer Cine-Club de España. Allí se estrenó el primer film surrealista: “Un chien andalou” de Buñuel y Dalí. Giménez Caballero realizó la película “Esencia de la Verbena”, con Ramón Gómez de la Serna como actor y un “Noticiario” del almuerzo ofrecido en Canarias .Giménez Caballero no sólo promovía el nuevo arte, sino que hizo sus pinitos en él, practicando de creador en “Yo, inspector de alcantarillas” (1928), doscientas páginas que mezclan versos libres y relatos: «más que el surrealismo reveló un influjo freudiano muy de moda en 1927.

Estallido de la guerra

Al estallar la guerra se hallaba en Madrid. En noviembre de 1936, vía Italia, logró llegar a Salamanca, donde Franco le confió, a las órdenes del general Millán Astray, la organización de la propaganda. Con dinero procedente del negocio familiar y la colaboración de antiguos camaradas, como Juan Aparicio, pudo organizar el núcleo de lo que sería la eficiente estructura de la propaganda del bando que acabaría por ganar la guerra. En Pamplona, tras el cursillo correspondiente, se convirtió en alférez provisional.

En abril de 1937 colaboró activamente en «la Unificación», redactando incluso el decreto firmado por Franco, por el que el Caudillo se convertía en jefe único del partido único, resultado de la conjunción de los falangistas-jonsistas con los requetés: Falange Española Tradicionalista de las JONS, organización de cuyo secretariado pasó a formar parte. Al terminar la guerra volvió a desempeñar su cátedra en Madrid, actividad que simultaneaba con los cargos de consejero nacional del Movimiento, procurador en Cortes y consejero de Educación, pero su influencia en la política ya había declinado, sin duda por su peculiar estilo y extravagancia, aunque mantuvo una notable prolijidad literaria.

Muerte

Murió en Madrid el 14 de mayo de 1988, a la edad de 88 años.

Obras

Libros

  • Notas marruecas de un soldado, Imp. Ernesto Giménez (autoeditado), Madrid 1923. *Carteles por Gecé, Espasa Calpe, Madrid 1927.
  • Los toros, las castañuelas y la Virgen, Caro Raggio, Madrid 1927.
  • Yo, inspector de alcantarillas (epiplasmas), Biblioteca Nueva, Madrid 1928.
  • Hércules jugando a los dados, La Nave, Madrid 1928.
  • Julepe de menta, La Lectura, Madrid 1929
  • Genio de España,Ediciones de La Gaceta Literaria, Madrid 1932.
  • Lengua y literatura de la hispanidad, (Tres volúmenes) Síntesis, Madrid 1953.
  • "Maravillosa Bolivia", España, 1957
  • ' , Planeta, Barcelona 1979.
  • Retratos españoles (bastante parecidos), Planeta, [[Barcelona] 1985.
  • Cartageneras, Ediciones Isabor, Murcia,2007.
  • Sprinters, Ediciones Isabor, Murcia, 2008 (en prensa).

Artículos

«Datos para una solución» (Revista de Occidente, 1927)

Fuentes