Saltar a: navegación, buscar

Hospital Civil Dr. Martín Marrero (Yaguajay)

Hospital Civil Dr. Martín Marrero
Información  sobre la plantilla
Hospital Viejo.JPG.jpg
Foto del hospital despues de la remodelación de 1925.
LocalizaciónYaguajay, Provincia Las Villas, Bandera de Cuba Cuba
Fundación1899
Clausura1963

Hospital Civil Dr. Martín Marrero de Yaguajay. Hospital inaugurado en Yaguajay en 1899, durante la ocupación norteamericana y que brindó servicios hasta la década de 1960. Era conocido en sus últimos años como el “Hospital Viejo”. Actualmente la edificación está en ruinas.

Antecedentes

En el actual municipio de Yaguajay, en la primera mitad del siglo XIX solo existía el caserío de Mayajigua y algunos pequeños grupos de casas en las haciendas de la zona, tales como Yaguajay, Seibabo, Cambao y otras, dispuestos sobre el Camino Real de Remedios a Puerto Príncipe. Durante este período de la colonia los servicios de salud fueron prácticamente inexistentes.

Los servicios médicos en la zona

Por el año de 1840 visitaban la comarca de manera esporádica los médicos de Remedios: José L. Valdés, Agustín Vidal, José Martín de Rojas, Miguel Brú y Ramón Reyes y los de Sancti Spíritus: Sebastián Cuervo Bachiller, José Genaro Díaz. Despachaban sus formulas las boticas de Mariano Vieta y Alejandro del Río en Remedios y las de José María Miest, Miguel Antonio Díaz y de Juan José Quirós en Sancti Spíritus. Algunos necesitados de la zona solían llegar a las de Luisa A. Fernández, Francisco Martínez, Miguel Fernández Quirós, José S. Consuegra y José A. Pérez en Santa Clara.

Para 1850 ya el poblado de Yaguajay había ganado en importancia y número de habitantes y había crecido el poderío económico de algunos de sus vecinos. En la región eran comunes las epidemias de cólera, viruela, paludismo y otras enfermedades. Por esos años eran los médicos Francisco Almanza (que residía en Morón) y Juan Francisco del Río, de Remedios, los que mas frecuentaban los partidos de Mayajigua y Yaguajay.

El primer médico que vivió en Yaguajay fue Don Sebastian Fina, natural de Gerona (1830) y que estudio en Barcelona donde se gradúo en 1857 y fijo su residencia en el partido en 1861. Vivió poco tiempo en la zona. Le sucedió Bernardino Méndez en 1863 (que se caso con una hija de Eduardo Sansaricq) y en el año 1865 los Doctores Miguel Riba y Joaquín Cordeiro.

La Guerra de los Diez Años

Con la llegada de la insurrección a la región en 1868 comenzaron a operar en los partidos de Yaguajay y Mayajigua tropas españolas que eran acompañadas por los servicios de sanidad militar, lo que incluía en algunos casos enfermerías y hospitales militares, muy rústicos y mal equipados. En estas instalaciones por lo general no se atendía a la población civil.

También en las prefecturas mambisas de la región se crearon Hospitales de Sangre para la atención de los insurrectos heridos o enfermos, pero estos servicios generalmente tenían características nómadas y carecían de los recursos más elementales. La atención de la población civil solo se realizaba con los pocos médicos asentados en la zona, en sus consultorios o en las propias casas de los enfermos. En caso de ser necesario un ingreso era obligatorio acudir al Hospital Civil de Remedios el cuál tenía muy malas condiciones y pocos recursos, por otro lado, llegar al hospital era muy trabajoso por las malas condiciones del Camino Real, lo que obligaba a utilizar la vía marítima hasta Caibarién y luego por tierra a Remedios, traslado difícil para que un enfermo grave llegara con vida al hospital.

También se radicaron y trabajaron en la zona de Yaguajay y Mayajigua el Dr. Antonio Vesa Tillard en 1872, este fue un hombre Ilustrado que luchó a favor del establecimiento y posterior desarrollo del municipio, se caso con Luisa Sansaricq y se marcho en 1880. Vesa murió en La Habana en 1933. En 1875 se radicó Carlos A. Martínez Fortún Wilson (Fue más tarde médico municipal, secretario de la Junta de Sanidad, etc.). En 1877 el Dr. Eugeni E. Páez Mauri y también Juan Brunet Torner.

Durante la Tregua Fecunda

En este período, finalizada la guerra, se creó el municipio de Yaguajay y la metrópoli concedió ciertas libertades de publicación, asociación y reunión. Se produjo un crecimiento económico en la zona aunque la sanidad siguió como tema pendiente.

En el año 1881 se asentó en Yaguajay el médico José A. Rojas y Rojas y en 1882, Juan Rojas Oria. En 1886 fueron Juan Barrena Delane (radicado durante varios años), Manuel Peláez Laredo (Padre de Amelia Peláez, quién gozo de gran prestigio en el municipio, fue nombrado en 1907 como primer jefe local de sanidad y murió en La Habana en 1916).

En 1891 comenzó a ejercer el Dr. Rafael Seiglia Fernández (Fue alcalde autonomista y murió en La Habana).

En la Guerra del 95

Con el inicio de esta contienda se agravó la situación sanitaria de la zona, primero por el éxodo de médicos a la manigua o al extranjero, y en segundo lugar por las medidas represivas tomadas por las autoridades españolas con la población civil. Para cortar la fuente de suministros a los mambises se dispuso la reconcentración de los habitantes del campo en los pueblos fortificados y la destrucción de plantaciones y sembradíos en los campos por el ejército español, por otra parte el ejército mambí aplicó la tea incendiaria en cañaverales y predios ganaderos para cortar los ingresos de la administración española.

En conjunto se consiguió el deterioro de la economía del municipio y la proliferación de epidemias y enfermedades, provocando la muerte por millares de los reconcentrados sin que las familias de la localidad pudieran hacer nada por estar también en la miseria. Los Estados Unidos y la Cruz Roja, representados por el cónsul Mr. Fitzhugh Lee y Miss Clara Barton brindaron alguna ayuda en diferentes pueblos cubanos antes del fin del conflicto armado, repartiendo alimentos y medicinas.

En el caso específico de Yaguajay estos señores brindaron ayuda económica durante la ocupación norteamericana, para mejorar la situación sanitaria existente, ayudando a la construcción de un pequeño hospital civil. Afirman algunos historiadores que esta ayuda fue el resultado de una petición personal de Máximo Gómez durante su estancia en Narcisa, en las cercanías de Yaguajay.

La ocupación norteamericana

Con la capitulación de España y la retirada de sus tropas, el 1 de enero de 1899 comienzan a regir en el país las autoridades de ocupación las que desarrollaron a lo largo de toda la isla una serie de medidas encaminadas, en primer lugar a eliminar toda posible resistencia militar por parte del Ejercito Libertador cubano, para lo cual consiguieron el licenciamiento y desarme del mismo, y en segundo lugar a granjearse el apoyo de la población civil con leyes y medidas que mejoraran las condiciones de vida en general del país, garantizando que no hubiera rechazo a la penetración económica del capital norteamericano. A ese tenor se aprobaron leyes que incidían y mejoraban la educación, la higiene y la salud públicas. Con ese mismo fin se colocó, en función de alcaldes interinos, a personalidades, casi siempre asociadas al Ejército Libertador y con un reconocido prestigio entre sus coterráneos.

La Alcaldía del Dr. Martín Marrero

El Dr. José Lázaro Marín Marrero, médico de profesión y Coronel del Ejército Libertador; al terminar la guerra fue designado comandante militar de Remedios a la retirada del ejército español el 28 de diciembre de 1898. El 1 de abril de 1899 se licenció del Ejército Libertador y poco tiempo después es designado alcalde interino de Yaguajay. Desde que asumió el cargo, siguiendo las pautas marcadas por los interventores norteamericanos, pero basado sobre todo en su condición de médico, comenzó a trabajar en la mejora de la atención de la salud en el término municipal, apoyando en la medida de lo posible todas las iniciativas locales encaminadas a ese fin. El 22 de junio de 1899 se constituyó la Junta de Sanidad, presidida por el propio alcalde e integrada por un grupo de vecinos notables tales como José Obdulio Barrera, Bernardo Fernández, Gaspar Artigas Sagaz, Gerardo Abiega Milián, Francisco Gutiérrez Díaz y su secretario lo era el Dr. Manuel Peláez Laredo, designado además médico municipal. Esta junta propició la construcción de un nuevo matadero municipal y la reparación y mantenimiento del cementerio local, así mismo trabajó intensamente para la construcción de un sencillo Hospital Civil en la cabecera municipal.

La Sociedad “El Amparo”

En el mes de junio de 1899, con el fin de conseguir los fondos necesarios para construir y administrar el pequeño hospital que se planeaba, fue fundada en Yaguajay la Sociedad “El Amparo”: La misma estaba integrada por un grupo de damas notables del pueblo, entre las que se encontraban las señoras Clara Prieto de Menaid, Consuelo Fuentes de Custodio, Carmen Casal de Peláez (esposa del Dr. Manuel Peláez), Altagracia Llanes de Martínez, Prudencia Martín Sansaricq y otras. Para recaudar el dinero se hicieron verbenas, rifas, subastas y cuanta iniciativa fue posible, además de gestionar donativos directos en efectivo de parte de los vecinos más pudientes de la región. Una de los donativos más importantes recibidos fue el de Mr. Fitzhugh Lee, cónsul de los Estados Unidos y el de Miss Clara Barton, a nombre de la Cruz Roja, quienes aportaron la cantidad de mil pesos con ese fin.

Hospital Marrero1.JPG.jpg

Construcción e Inauguración

El Hospital, que se edificó con lo recogido por las damas de la Sociedad “El Amparo” consistía en una muy sencilla edificación de madera y tejas, más bien un colgadizo, con una puerta de acceso central y dos ventanas laterales. El mismo solo tenía capacidad para alojar a seis enfermos. Estaba situado, como lo recomendaban las ordenanzas sanitarias de la época, al Norte y en las afueras de la población, ubicado sobre una elevación natural lo que facilitaba el ser batido por las brisas predominantes en la región. Fue inaugurado el 7 de septiembre de 1899 y bautizado con el nombre de Dr. Martín Marrero, en honor al alcalde en funciones en ese momento y que tanto había hecho por la localidad.

Modernización y ampliaciones

Ya en la república se mantuvo en funcionamiento sin grandes cambios hasta que, en 1911 se le hizo una pequeña y moderna sala de operaciones que se tituló “Varona Suárez” en recuerdo del entonces secretario de Sanidad y Beneficencia. En 1925, siendo director el Dr. Germán Valdés, se celebró una verbena cuyo producto se dedicó a mejorar su edificación, que ya era de mampostería y se mejoró y se embelleció su frente. Cuando la terrible crisis de 1933 fue clausurado pasando los enfermos al viejo Hospital de Remedios.

El 18 de marzo de 1937 se reabrió y nuevamente se le hicieron algunas obras de remodelación en el año 1940.
Hospital Marrero2.JPG.jpg

La remodelación de 1944 fue una de las más radicales, realizandosele algunas importantes transformaciones y ampliaciones. Se le agregó una sala de maternidad, un comedor, una cocina, un tanque de concreto para depósito de agua y se le hicieron mejoras en la sala de operaciones, todo gracias al entusiasmo de su director el Dr. Luis Muro y al crédito de 10 000 pesos, conseguido por el representante por el municipio Anaya Murillo. Contaba con un hermoso frente con su pequeño jardín. En el período de la alcaldía socialista de José Manuel Ruiz Rodríguez, siguiendo la iniciativa popular este promovió la creación de una sala infantil en el hospital "Dr. Martín Marrero", mínimamente equipada pues los recursos disponibles eran muy escasos.

Directores

Han sido sus directores en los primeros años los doctores Manuel Peláez Laredo, E. Catasús Figueredo, Juan B. Giró, Germán Valdés, Luis Muro Bernal y Antonio Valdesuso del Campo, entre otros.

Otras instituciones de salud en Yaguajay

A inicios de los años 50 fue creada en la cabecera municipal una representación de la Organización Nacional de Dispensarios Infantiles (O.N.D.I.) la cual apoyó el trabajo de la sala infantil del Hospital Martín Marrero. El patronato de Yaguajay devino en comisión para la construcción de un dispensario que se inauguró en mayo de 1955 y prestó servicios médicos gratuitos, medicamentos, y leche como único alimento a los niños. En este año 1955 se inaugura el Centro Médico, propiedad del Dr. Luis Muro Bernal, dotando de equipamiento bien moderno para la época.

El Hospital y el movimiento insurreccional

El Movimiento 26 de Julio en Yaguajay tenía en la zona una fuerte representación. Entre sus organizadores estaban Antonio Borges Rivas, el cuál se desempeñaba como enfermero en el Hospital Martín Marrero y el Dr. Pedro A. Rojas Pérez, médico cirujano. Este vínculo con el hospital les permitía conseguir medicinas y material de curaciones sin llamar la atención en momentos en que fue necesario hacerlo.

La revolución en el poder y las mejoras en la salud pública

Cuando la revolución llega al poder la situación de la salud en todo el municipio era deplorable ya que no existía un sistema de instituciones hospitalarias y de salud que abarcara la población de todos los asentamientos del municipio y de que eran escasos los recursos humanos y materiales de que se disponía para tan imprescindible servicio. El Hospital Martín Marrero de la cabecera municipal resultaba muy pequeño y estaba mal e insuficientemente equipado, de acuerdo a la cantidad de población que debía atender. Se contaba además con el Hospital Infantil, perteneciente a la Organización Nacional de Dispensarios Infantiles (O.N.D.I) así como con Casas de Socorro (poco atendidas) en Yaguajay, Mayajigua, Meneses y Venegas.

También funcionaban de forma privada, además de las consultas particulares de los médicos, la clínica del doctor Luis Muro, el laboratorio del doctor Pedro A. Rojas y algunos gabinetes de estomatología. No existía el servicio de ambulancias. En 1960 fue inaugurado en el poblado cabecera un policlínico en el local que ocupara la Clínica del Dr. Muro, donde se habilitaron consultas para pacientes de todas las edades y allí se prestaban, además, servicios de estomatología.

Se asignó con carácter permanente un médico para la comunidad de Juan Francisco y se construyó en ese lugar el Hospital Rural "Camilo Cienfuegos"; y se inauguró en ese año el policlínico de la comunidad de Itabo. Con estas medidas iniciales, aunque sin una solución total de los problemas de la atención a la salud del pueblo, se progresó notablemente en esa dirección en el territorio.

En 1963, se realizaron importantes remodelaciones en las instalaciones del antiguo cuartel de la tiranía tomado por Camilo Cienfuegos en la Batalla de Yaguajay para convertirlo en el nuevo y más amplio Hospital General de Yaguajay.
Hospital Joaquín Paneca, sucesor del Hospital Dr. Martín Marrero, que ocupa las antiguas instalaciones del Cuartel de la Guardia Rural de Yaguajay

Una vez completado el traslado del equipamiento y los servicios fue cerrado el viejo Hospital Dr. Martín Marrero por su estado ruinoso. El 2 de marzo de 1966 se dicta la Resolución Ministerial No.104 del MINSAP, en la que se dispone que el Hospital General de Yaguajay, en la antigua provincia de Las Villas, se denomine en lo adelante “Joaquín Paneca”. El gobierno revolucionario adoptaba esta medida con el propósito de perpetuar la memoria de los héroes de la Patria.

En la actualidad

Estado actual del Hospital Viejo, destinado a viviendas y casi en ruinas.

Una vez abandonada la función hospitalaria la edificación, que ya estaba en muy mal estado y con derrumbes parciales en sus elementos componentes, fue ocupada como vivienda temporal de varias familias. Al no recibir mantenimiento constructivo alguno por décadas actualmente está en ruinas, aunque sigue siendo ocupada como vivienda.


Fuentes

  • Herminio Bello Escobar y Antonio González Masa: Monografía de Yaguajay.
  • Horacio Ferrer: Con el rifle al hombro. La Habana. Editorial de Ciencias Sociales, 2002.
  • José A. Martínez Fortún y Foyo. Reseña histórica del Termino Municipal de Yaguajay. 1945
  • López Serrano, E. Efemérides médicas cubanas. Cuadernos de Historia de la Salud Pública 1985
  • Museo Municipal de Yaguajay. Documentos históricos.