Saltar a: navegación, buscar

Hospital Comandante Manuel Fajardo

Hospital Comandante Manuel Fajardo
Información  sobre la plantilla
Sistema Nacional de Salud
Hospital Comandante Manuel Fajardo.JPG
Entrada del Hospital.
Nombre completoHospital Clínico Quirúrgico Docente Comandante Manuel Fajardo
LocalizaciónPlaza de la Revolución, La Habana, Bandera de Cuba
FundaciónDiciembre de 1960
Universidad afiliadaUniversidad de La Habana
Sitio webWeb Oficial

Hospital Clinico Quirúrgico Docente Comandante Manuel Fajardo. Antiguamente conocido como Hospital Nuestra Señora de las Mercedes. El más antiguo de los hospitales que funcionan actualmente en Cuba. Es hoy el hospital base del municipio Plaza de la Revolución, en La Habana. Ha sido pionero en múltiples ramas de la Medicina y precursor de varios Institutos especializados que hoy distinguen al Sistema Nacional de Salud.

El Hospital Calixto García y el Hospital Nuestra Señora de las Mercedes eran los únicos hospitales Universitarios del Cuba y de sus claustros emergieron las células iniciales de los 14 Hospitales Docentes acreditados por la Junta de Gobierno Revolucionario en 1959. Unidos fungieron como Facultad de Ciencias Médicas #1 hasta 1984, en que se constituyó como un Complejo Hospital-Facultad independiente, con el nombre de Comandante Manuel Fajardo.

Actualmente es el hospital base del municipio Plaza de la Revolución y atiende a una población de unos 171 000 habitantes, caracterizada por presentar una pirámide poblacional regresiva y elevados índices de envejecimiento poblacional, que la clasifican como la más envejecida del país.

Historia

El primer antecedente se remonta a los años finales de la segunda mitad del siglo XVI. Según datos obtenidos en documentos del Archivo de Indias, el gobernador don Juan Maldonado y Barrionuevo fundó en San Cristóbal de La Habana un hospital denominado San Felipe el Real o de San Felipe y Santiago, cuya construcción comenzó en 1597 con los 4 ó 5 mil pesos obtenidos de la venta de los almacenes donde se guardaban los pertrechos de las galeras de resguardo, al suprimirse este servicio.

Dicha instalación, que abrió sus puertas a los enfermos en 1599 -y que quizás deba su nombre a Felipe II, quien era entonces el monarca español de turno; o bien al hecho de haberse inaugurado un 1 de mayo, día de fiesta de San Felipe de Neri y Santiago Apóstol- estaba ubicado en la llamada Pequeña Ciénaga, donde hoy se encuentra el parque de San Juan de Dios.

El hospital mantuvo el nombre de "San Felipe y Santiago" hasta que, por estar regido a partir de 1602 por los religiosos de San Juan de Dios, una de las órdenes hospitalarias españolas, comenzó a llamarse por el nombre de ese santo.

En su época, el "San Juan de Dios" era el único hospital general de San Cristóbal de La Habana y estaba dedicado a los enfermos civiles y militares. En 1793 los frailes juaninos entregaron su administración al Municipio de la ciudad, y en 1861, al producirse el derrumbe del viejo caserón que ocupaba, su sede se trasladó provisionalmente a los altos de la cárcel, hasta tanto se terminara la construcción del edificio donde después se instaló. El nuevo local del hospital se levantó en lo que es hoy la manzana formada por las calles Aguiar, San Juan de Dios, Habana y Empedrado, en La Habana Vieja.

Nuestra Señora de las Mercedes

El 19 de noviembre de 1880, se colocó la primera piedra del edificio que cinco años después ocuparía el Hospital Nuestra Señora de las Mercedes, reconocido como continuador en la secuencia de nombres del San Felipe y Santiago y del San Juan de Dios. Tal reconocimiento está legalmente registrado en la Resolución del Tribunal Supremo de España, publicada en la Gaceta de La Habana con fecha 20 de febrero de 1894.

La instalación tuvo su origen en los legados de los benefactores Doña Josefa Santa Cruz de Oviedo, Don Salvador Samá, Marqués de Marianao y Don Joaquín Gómez. Estos legados, ascendentes a 217 mil pesos, unidos a donaciones de varias sociedades regionales y de otros contribuyentes individuales, llegaron a la suma de 271 044.00 pesos. En 1882 comenzaron las obras bajo la dirección del ingeniero Sáenz Yánez, gracias a cuya actividad y energía se debió en gran parte la prontitud con que se ejecutó el proyecto.

La construcción del hospital se realizó en las proximidades de la antigua Batería de Santa Clara, que fuera en siglos anteriores la fortificación elemental conocida por Seborucales Altos de Oliver, en la manzana 88 de lo que entonces era el reparto Medina -la misma manzana donde hoy radica la renombrada heladería Coppelia, formada por las calles 21, K, 23 y L en El Vedado. Su inauguración tuvo lugar el 8 de febrero de 1886 con la presencia de notables personalidades de la época. El día 14 del propio mes se trasladaron a él los enfermos del local que ocupaba el Hospital de San Juan de Dios.

El primer director de la institución fue el doctor Emiliano Núñez de Villavicencio, a cuyos perseverantes esfuerzos hubo que agradecer también la ejecución de las obras. A raíz del alzamiento del 24 de febrero de 1895 contra España, este fue condenado a 3 años de prisión en la isla de Fernando Poo por conspirador.

Al terminar la dominación española, el interventor del gobierno de los Estados Unidos, General Leonard Word, puso fin al patrocinio real del hospital y entregó su administración a una Junta de Patronos bajo la dirección del doctor Núñez y a la Secretaría de Sanidad.

El edificio tenía la configuración de una cruz con 4 patios, en los que se levantaban 10 pabellones destinados a los enfermos: 2 en cada uno de los 2 patios situados en el plano anterior, y 3 en los 2 patios del plano posterior. Estos pabellones desembocaban en la galería central de la referida cruz.

El hospital contaba con los elementos necesarios para dar una buena asistencia médica a los enfermos, y en virtud de las estadísticas anuales que reveló durante su gestión, todos los que contribuyeron a su construcción podían enorgullecerse de que la población menos pudiente tenía allí todo lo que requería para restablecer su salud perdida.

Prueba elocuente de ello fue la instalación en esa institución del primer departamento de rayos X, rayos Finsen y radio que existió en Cuba, lo cual se inauguró el 1 de mayo de 1907. Seis años antes, exactamente el 21 de agosto de 1899, había comenzado a funcionar allí la primera escuela de enfermeras en un hospital cubano.

Sede actual

El 24 de noviembre de 1954, la Junta de Patronos del Hospital acordó trasladar su sede a otro lugar y vender el terreno donde hasta entonces radicaba, en virtud del amplio desarrollo urbano y la gran densidad de población de la zona. Así, el 12 de mayo de 1955, se colocó la primera piedra del nuevo edificio de la loma del príncipe, obra del arquitecto Víctor Morales, donde funciona desde 1957, aunque no fue hasta el 25 de agosto de 1958 que se demolió el antiguo local de la céntrica esquina de las calles L y 23.

El 23 de agosto de 1958 se efectúo una ceremonia de despedida del antiguo edificio, el cual fue catalogado como uno de los mejores y más funcionales de su tiempo por su estructura y distribución, sin obviar el hecho de haber sido el laboratorio donde prestigiosos médicos desarrollaron la práctica de importantes especialidades en el país:

A los pocos meses de haber comenzado a funcionar el hospital en el nuevo local, se produjo el triunfo de la Revolución y este se convirtió en sede de la Junta de Gobierno de los Hospitales Universitarios. El 31 de marzo de 1959 el Hospital Nuestra Señora de las Mercedes y todas sus dependencias y edificios anexos fueron traspasados al absoluto dominio de la Universidad de La Habana[1].

Desde diciembre de 1960, la instalación se identificó con el nombre de Hospital Clinico Quirúrgico Docente Comandante Manuel Fajardo, quien compartiera las labores de Médico Cirujano y de Jefe Guerrillero durante la Guerra de Liberación y cayera en combate durante la Lucha Contra Bandidos en el Escambray el 29 de noviembre de 1960.

Actualmente es el hospital base del municipio Plaza de la Revolución y atiende a una población de unos 171 000 habitantes. Esta se caracteriza por presentar una pirámide poblacional regresiva y elevados índices de envejecimiento poblacional. Tal es así, que la población del municipio es considerada la más envejecida del país.

Con el decursar del tiempo y merced al desarrollo alcanzado, varios servicios del hospital se desagregaron, convirtiéndose el Servicio de Radium en Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología. El servicio de Endocrinología se convirtió en Instituto Nacional de Endocrinología y Enfermedades Metabólicas y lo mismo sucedió con el de Cardiología, que pasó a ser Instituto Nacional de Cardiología y Cirugía Cardiovascular.

Por otra parte y gracias a los esfuerzos del Doctor Armando de Córdoba, se creó el primer Hospital de Día Psiquiátrico del país y el Servicio de Dermatología, dirigido por el Doctor Alfredo Abreu se constituyó en Centro de Referencia Nacional.

Referencias

Fuentes

  • Pino de la Vega M de. Apuntes para la historia de los hospitales en Cuba (1523 a 1899). Cuad Hist Salud Pub 1963;(24):29-34.
  • Reales Órdenes, Reales Decretos y Disposiciones publicados en la Gaceta de La Habana. Habana: Gobierno General de la Isla, 1894;t1:37.
  • Cabrera R. Desde mi sitio. Serie 1904. La Habana: Imp. Siglo xx, 1911:23]
  • Arce LA de. Nuestra Señora de las Mercedes. 1597-1952. Historia de un hospital. La Habana: Editorial selecta, 1952:68.
  • Mena CA, Cobelo AF. Hospital Reina Mercedes. En: Historia de la medicina en Cuba. Hospitales y centros benéficos en Cuba colonial, t1 Miami: Ediciones Universal, 1992; p. 166-72.
  • Argüelles Casals D. Hospital Mercedes. Arte y Medicina 1958;7(51):16-8.