Cayo Santa María

Santa María
Información sobre la plantilla

CSM General 004.jpeg
Superficie 21.4 km²
Países Bandera de Cuba Cuba
Dependencias Municipio Caibarién,
provincia de Villa Clara
Idioma Español


Santa María es un cayo de 21,4 kilómetros cuadrados (63,8 % constituye tierra emergida y el resto pantanos y terrenos sumergidos ocupados por manglares) ubicado en la porción media del archipiélago Jardines del Rey (Sabana-Camagüey), al norte de la región central de Cuba. Desde el punto de vista administrativo pertenece al municipio Caibarién de la provincia cubana de Villa Clara. Internacionalmente es reconocido por la belleza de su entorno natural y la existencia de numerosos hoteles de alto estándar. Unido a sus similares Ensenachos, Las Brujas, Francés y Cobos, entre muchos otros (alrededor de 500), hace parte del subsistema insular Cayos de la Herradura, siendo de todos el más importante biológica y superficialmente. Se encuentra enlazado a la isla de Cuba en las inmediaciones de Caibarién, - junto con los cayos Las Brujas, Ensenachos, Majá y Español de Adentro -, por una calzada de 48 kilómetros (el Pedraplén Caibarién-Cayo Santa María), que mereciera el premio internacional Puente de Alcántara a la mejor obra civil iberoamericana en atención al especial cuidado del medio ambiente en su trazado y ejecución.

Características físico-geográficas

Salpicado de pequeñas colinas onduladas de hasta 16 m de altura y farallones que amenizan el paisaje, Santa María presenta una configuración alargada y estrecha (13,9 km de largo y 1,6 km en su porción más ancha) dispuesta de este a oeste. Su costa norte posee extensas playas de fina arena blanca y aguas cristalinas aterciopeladas de sorprendentes tonos verdeazules rodeadas por una infraestructura hotelera armónicamente integrada al entorno, que lo ha convertido en uno de los principales polos turísticos del país caribeño. El sur, sin embargo, está ocupado por manglares y marismas, formando varias ensenadas (La Oliva, Pelo de Oro y Santa María). Sus puntos extremos son punta del Este de Santa María (Este y Sur), punta Matamoros (Oeste) y punta Madruguilla (Norte).

Playas

Playa Perla Blanca, en el pincel de Leopoldo Romañach (1920)

Sus playas, interrumpidas por acantilados rocosos de baja altura (farallones) que realzan su belleza, poseen una longitud de casi 13 km y conforman un todo continuo desde playa Cañón, en el extremo oeste, hasta el canal de acceso a la ensenada de Santa María por cayo Ballenatos. Asimismo, sus dunas alcanzan cotas cercanas a los 7 msnm en la playa Los Delfines, sirviendo de mirador natural sobre la vegetación circundante.

Dada su reciente formación y mayor altura relativa, las playas de la región oriental del cayo son, en muchos casos, todavía inestables, desapareciendo y reapareciendo al calor del inquieto oleaje que les asecha casi todo el año. Especial interés posee, no obstante, la Playa Las Gaviotas perteneciente al Refugio de Fauna Cayo Santa María debido a su particular aislamiento de la infraestructura hotelera, su ambiente sosegado, poca profundidad y mar excepcionalmente calmo, que la convierten en una piscina de proporciones dantescas a la que se accede por un ameno sendero entre la floresta.

De oeste a este sus playas son:

  • Matamoros-Madruguilla (0,69 km)
  • Cañón-La Estrella (6,33 km)
  • Las Caletas (1,13 km)
  • La Colorada (2,0 km)
  • Perla Blanca (0,34 km)
  • Los Delfines-Las Gaviotas (2,22)
Vista aérea de cayo Santa María desde las inmediaciones de la playa La Estrella en dirección al este.

La belleza excepcional de las playas de esta ínsula inspiraría no pocas obras del reconocido artista cubano de la plástica Leopoldo Romañach, causando también un profundo impacto en el destacado naturalista Antonio Núñez Jiménez. Este último llegaría a manifestar en su libro "Bojeo a Cuba":

«Haber nadado en las aguas de esta Playa de Santa María es uno de los placeres inolvidables del bojeo a nuestro país. Solo las playas de Varadero, Cayo Guillermo y la de Cayo Ensenachos pueden competir con este paraíso tropical(...)».

Visiblemente impresionado, el propio Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, expresaría, en acto por la conclusión del pedraplén a cayo Coco:

«Ya quisiera Varadero tener las aguas y los colores que tiene el cayo Santa María».
Vista aérea de la mitad oriental de cayo Santa María. En primer plano, la playa "Las Caletas" y el hotel Be Live Collection Cayo Santa María.

A lo que añadía en discurso de abanderamiento del Contingente Campaña de Las Villas en 1996:

«Porque ese cayo Santa María es un Varadero, solo comparable con Varadero. Y conozco otros lugares a los que no puede llegarse, desde luego, por pedraplenes, como es el Cayo Largo del Sur y otros cayos de aquella zona, pero como estos no hay ninguno (...)».

En 2011, las playas de cayo Santa María serían reconocidas entre las mejores del planeta por la red de viajeros TripAdvisor, al tiempo que en 2018 varias de sus secciones se harían acreedoras de la condición "Playa Ambiental" del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba (CITMA).

Con la finalidad de enfrentar la erosión continua de las playas de la ínsula, - resultado de los efectos del cambio climático y de los estragos causados por el huracán Irma a su paso por la cayería villaclareña -, y dar respuesta a las demandas de la industria turística, en 2017 se acometería un vertimiento significativo de arena en las playas La Estrella, Las Caletas, La Colorada y Perla Blanca.

Flora y fauna

Liguus fasciatus sanctamariae, molusco endémico de cayo Santa María. El molusco da nombre a un evento cultural de importancia nacional: el Santamariare.

Apodada «la Rosa Blanca de los Jardines del Rey» en alusión a sus idílicos paisajes costeros, pertenece a la reserva de la biosfera adscrita al Convenio de Ramsar para la protección de humedales de significación internacional, bahía de Buenavista, siendo el hábitat de numerosas especies vegetales, moluscos, mamíferos, reptiles y aves, entre los que sobresalen flamencos, gaviotas, pelícanos, gavilanes, iguanas, murciélagos y las subespecies endémicas Liguus fasciatus sanctamariae, Coccyzus merlini sanctamariae (arriero de Santa María), Anolis equestris potior (chipojo azul) y Anolis jubar sanctamariae (lagartija prieta de Santa María). Dichas maravillas naturales se ubican para su preservación dentro del Refugio de Fauna Cayo Santa María que se extiende por la región suroriental de la ínsula y abarca a la mayoría de los cayos centro-orientales del grupo insular Cayos de la Herradura.

Clima

  • Precipitaciones

Los meses más lluviosos en cayo Santa María son junio y octubre, con acumulados medios de 192 y 211 mm, respectivamente, mientras que el menos lluvioso es diciembre, con solo 31 mm. La mayoría de las precipitaciones ocurren en forma de chubascos cortos desde el final de la tarde hasta horas de la noche, a diferencia de las localidades en tierra firme, donde las lluvias son principalmente diurnas.

  • Vientos

Los vientos predominantes son los alisios, modificados por la brisa de la tierra y del mar e interrumpidos durante la temporada invernal por el paso de los frentes fríos y anticiclones continentales. Al comienzo del verano los vientos son flojos y al final del mismo se producen brisotes por reforzamiento de los alisios, con una velocidad media entre los 12 y 16 km/h. En los meses invernales, los vientos están influidos por el avance hacia el área de los anticiclones que siguen a los frentes fríos. El flujo se hace más intenso con velocidades del orden de los 15 a los 26 km/h y disminuye el porcentaje de calmas.

  • Temperaturas

En invierno, la temperatura media en cayo Santa María es de 23 °C y en verano se sitúa en el orden de los 28 y 29 °C. En el período lluvioso, durante los días cálidos, las temperaturas máximas superan los 30 °C, y durante el período seco los mínimos oscilan entre 10 y 20 °C. Los valores máximos absolutos superan los 32 °C y los mínimos absolutos oscilan entre los 8 y 20 °C.

  • Fenómenos meteorológicos
Tormenta de verano en las cercanías de cayo Santa María. En la imagen, playa La Estrella.

Durante el verano o el período lluvioso, además de ciclones y ondas tropicales, suelen ocurrir tormentas eléctricas severas, con mayor frecuencia durante la noche. Cuando ocurren vinculadas a procesos de escala sinóptica, como los frentes y huracanes, los efectos de las tormentas suelen ser más intensos en el cayo que en tierra firme, debido a la ausencia de obstáculos que interfieran la acción del viento.

Aunque no son muy comunes en esta zona de Cuba, cayo Santa María sería azotado en 2017 por el huracán de gran intensidad, Irma, que afectaría sustancialmente la vegetación, la infraestructura hotelera y algunos tramos del vial que lo enlaza a la isla de Cuba. La recuperación de este territorio no se haría esperar y en apenas unos meses volvería exhibir, con semblante renovado, la belleza que lo caracteriza. Solo el manglar, especialmente sensible a los fenómenos meteorológicos severos, tardaría más tiempo en recuperarse.

Historia

Fidel sobre el puente del Canal de los Barcos en el pedraplén Caibarién-Cayo Santa María (1996).

Debido a su particular aislamiento de la isla de Cuba (28 km aproximadamente), hasta hace no mucho cayo Santa María era conocido solo por pescadores de la costa norte de aquella, aunque se han encontrado vestigios arqueológicos de asentamientos aborígenes y de grupos humanos más recientes, que denotan su utilización para la extracción de carbón vegetal y la ganadería de subsistencia. A propósito de esto último, se dice que humildes carboneros y pescadores, desde la época colonial, poblaron las cercanías de la Aguada del Bagá, dejando su impronta en varios sitios de la ínsula, como la loma, Pelo de Oro (de esta se derivaron los nombramientos a la cercana ensenada y a la caverna situada en sus predios), cuyo nombre celebra los cabellos rubísimos de la hija de una familia de origen canario asentada en el lugar. No sería hasta la construcción del pedraplén que lo vincula a la isla grande, que se haría accesible para las presentes generaciones de la mano del turismo, no obstante estar rodeada, desde antiguo, de una singular atmósfera de leyenda y misterio en la que se conjugan amor y piratería, como el presunto enterramiento en alguna de sus playas del tesoro de Mazzarelli y Tambasco, temerarios piratas del siglo XVIII, o la historia de Rosa María Coraje tratando de hallar desesperadamente a su prometido a través de sus arenales.

Los orígenes del turismo en el cayo Santa María se remontan a la idea de Fidel de poner a disposición del pueblo cubano las playas de la cayería Jardines del Rey con la construcción de varios viaductos entre esta y tierra firme. Dicho sueño, pensado desde los años setenta y materializado en las postrimerías de los ochenta, se vería truncado, en buena medida, con la llegada del Período Especial a inicios de los años noventa, siendo el turismo internacional el que, a la larga, se haría protagonista hasta hoy en estos paradisíacos territorios insulares a fin de mejorar las condiciones económicas del país. No obstante, de un tiempo a la fecha, el turismo nacional ha ido ganando terreno, especialmente en los meses de julio a septiembre, coincidiendo con la etapa estival en Cuba.

En el caso del cayo Santa María, tercero de los islotes en desarrollarse luego de Cayo Coco y Cayo Guillermo, el primero de los hoteles, Sol Cayo Santa María, abriría sus puertas en el año 2001 y el último, Paradisus Los Cayos, en diciembre de 2018.

Desarrollo económico

Turismo

Mapa físico-geográfico y turístico de la Cayería Noreste de Villa Clara, de la que el cayo Santa María es protagonista.

La economía de cayo Santa María se sustenta, fundamentalmente, en el turismo, formando parte, junto con sus vecinos Las Brujas y Ensenachos, del polo turístico Cayos de Villa Clara, considerado, en la modalidad de sol y playa, el segundo en importancia de Cuba luego de Varadero. Actualmente (2020) cuenta con 9613 cuartos en dieciocho hoteles agrupados en tres unidades turísticas cuya característica distintiva es la existencia, en cada una, de plazas extrahoteleras a manera de pueblos, que recrean aspectos de la cultura y arquitectura vernáculas.

Dichas unidades son, de oeste a este:

  • Las Dunas.

Posee una plaza de igual nombre y cinco hoteles administrados por las cadenas Gaviota (Cuba) y Meliá (España): Meliá Buenavista, Sol Cayo Santa María, Meliá Cayo Santa María, Meliá Las Dunas y Playa Cayo Santa María.

  • La Estrella.

Posee una plaza homónima y siete hoteles de las cadenas Blue Diamond (Canadá) y Globalia (España): Starfish Cayo Santa María, Starfish Tropical, Royalton Cayo Santa María, Memories Paraíso, Grand Memories Santa María, Sanctuary at Grand Memories Santa María y Be Live Collection Cayo Santa María (anteriormente Eurostars Cayo Santa María, Piedra Movida y Golden Tulip Aguas Claras).

  • Lagunas del Este.

Posee una plaza nombrada Las Terrazas del Atardecer en punta Cerquita y seis hoteles de las cadenas Labranda (Alemania), H10 (España), Meliá (España) y Valentín (España): Lagunas del Mar (anteriormente Warwick Cayo Santa María y Labranda Cayo Santa María), Ocean Casa del Mar, Paradisus Los Cayos, Royal Service at Paradisus Los Cayos, The Reserve at Paradisus Los Cayos y Valentín Perla Blanca.

Todos los hoteles de la isla son, a través del Grupo Gaviota, propiedad del Estado cubano y varios de ellos han recibido distinciones internacionales, como el Meliá Las Dunas, el Sanctuary at Grand Memories Santa María, el Paradisus Los Cayos, el Royalton Cayo Santa María y el Meliá Buenavista, acreedores estos dos últimos de los premios "Traveller´s Choice" en varias ocasiones. A lo anterior se suma el haber sido sede en 2012 y 2018, junto con los cayos Ensenachos y Las Brujas, de la Feria Internacional de Turismo, FITCuba (ver FITCuba 2018).

Sus magníficos resorts todo incluido, junto con sus exóticas playas y su extraordinario fondo marino son el principal motivo de visita a este enclave para miles de personas año tras año.

Hoteles

Atracciones turísticas de la región

Además de las extensas y bellísimas playas que centran la oferta turística y el verde natural de su conservado entorno, varias son las atracciones de la región, como los vecinos cayo Las Brujas y cayo Ensenachos, el Acuario Delfinario Cayo Santa María, la Marina Gaviota Las Brujas, el Buque San Pascual, el refugio de fauna Cayo Francés, los parques nacionales Los Caimanes y Caguanes, así como las ciudades patrimoniales de Remedios (cuna de las parrandas) y Sagua la Grande (joya del ecléctico y del neoclásico, cuna del más universal de los pintores cubanos, Wifredo Lam; del considerado padre de la urología moderna, Joaquín Albarrán; y del cantante de boleros Antonio Machín), portuaria de Caibarién (tierra natal del compositor Manuel Corona, autor de temas antológicos como Santa Cecilia y Longina) e histórica de Santa Clara (conocida por la epopeya del joven guerrillero argentino-cubano Ernesto Guevara de la Serna y la benemérita Marta Abreu, benefactora de la ciudad). En sus inmediaciones también es posible visitar las ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO de Trinidad y Cienfuegos, la apodada Villa del Yayabo (Sancti Spíritus) y los balnearios de aguas minero-medicinales de San José del Lago (Mayajigua) y Elguea, el Parque Natural Topes de Collantes, El Nicho, el lago intramontano Hanabanilla, los Mogotes de Jumagua (segunda formación de su tipo en importancia del país, donde habita la enigmática Palmita de Jumagua), la caverna Martín Infierno (poseedora de una de las mayores estalagmitas del orbe) y el blue hole, Ojo del Mégano (cueva submarina más profunda de Cuba), entre otros.

Transporte y comunicaciones

Bus panorámico de los "Cayos de Villa Clara" en Cayo Santa María.

No obstante sus escasas dimensiones, Cayo Santa María cuenta con una amplia infraestructura vial dentro de su territorio. La red de carreteras del cayo, con origen en el Pedraplén que lo vincula a la isla de Cuba por más de 40 km, constituye la principal entrada a este de mercancías y visitantes.

Dado que para acceder al destino solo es posible mediante reservación en alguno de sus numerosos hoteles o plazas, no existen rutas de comunicación periódica entre tierra firme y aquel, por lo que, lo más común, es el acceso mediante alguna agencia turística o utilizando algún medio de transportación privado. No obstante lo anterior, entre Santa María y sus vecinos Las Brujas y Ensenachos opera con frecuencia un bus panorámico que pone en contacto a los huéspedes con las diferentes opciones que ofrecen las islas y sus singulares paisajes.

El aeropuerto más cercano es el Aeropuerto Internacional Abel Santamaría, en la ciudad de Santa Clara. Sin embargo, lo más habitual es la llegada mediante el Aeropuerto Internacional José Martí, en La Habana, ya que cuenta con muchas más conexiones aéreas.

Telecomunicaciones

Desde el punto de vista de las telecomunicaciones, cayo Santa María y sus vecinos Las Brujas y Ensenachos constituyen el primero de los polos turísticos cubanos en tener acceso wifi en todas sus instalaciones, incluidas las zonas de playa.

Fuentes