Saltar a: navegación, buscar

José Dolores Poyo

José Dolores Poyo
Información sobre la plantilla
Dolores Poyo, José.JPG
Periodista y escritor cubano, colaborador de las guerras independentistas
NombreJosé Dolores Poyo y Estenóz
Nacimiento24 de marzo de 1837
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento26 de octubre de 1911
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
OcupaciónPeriodista
Escritor
Partido políticoPartido Revolucionario Cubano
CónyugeClara Camus de la Hoz
José Dolores Poyo y Estenóz. Periodista, escritor, poeta y lector de tabaquería. Fue uno de los fundadores del Partido Revolucionario Cubano (PRC) y figura prominente de la emigración en los preparativos de la Guerra de Independencia de 1895–1898. Presidió el "Cuerpo de Consejo de Cayo Hueso", elegido anualmente (18921898) y el "Club revolucionario Luz de Yara"; perteneció también al Club Cayo Hueso y el Club Serafín Sánchez.[1] Fue vicepresidente de la comisión encabezada por el general mambí Emilio Núñez.

Síntesis biográfica

Nació en La Habana el 24 de marzo de 1837. No obstante verse marcado siempre por penurias económicas, se las arregló para adquirir una educación y cultura, elogiadas por intelectuales de su época.

Emigración a Cayo Hueso

Bajo acoso y constantes amenazas de las autoridades coloniales españolas, debido a su apego a la causa independentista, decidió en 1869 emigrar con su esposa Clara Camus de la Hoz e hijas con rumbo a Cayo Hueso. Desde su llegada, comenzó a sobresalir como principal difusor y activista de la gesta emancipadora cubana.

Comenzó de lector de tabaquería de una fábrica perteneciente a Vicente Martínez Ibor al tiempo de fundar el Club Patriótico Cubano de Cayo Hueso con obreros tabaqueros, el primero de su tipo.

Allí, dio vida a los periódicos El Republicano, La Igualdad, El Patriota y El Yara, que publicó durante 20 años, como a las sociedades secretas "Orden del Sol" y "Félix Varela", y al "Club San Carlos", local donde el 6 de enero de 1892 fue fundado el Partido Revolucionario Cubano y proclamado rector de la guerra por José Martí, tanto Poyo como otro reducido número de patriotas. Fue presidente del Club Revolucionario Cubano N.o 25, constituido el 8 de noviembre de 1878 y, en 1884, formó parte de la Convención Cubana.

El 5 de diciembre de 1891, Martí le escribió a Poyo una carta desde Nueva York, agradecido por un suelto que califica de decoroso sobre su visita a Tampa, incluido el 8 de noviembre en su periódico El Yara.

Esta carta que fuera publicada por el diario también de inmediato, lleva una frase martiana célebre con el tiempo:
«Es la hora de los hornos, en que no se ha de ver más que la luz.»[2]
Entre la documentación del Lugarteniente General Antonio Maceo, consta una carta fechada en San Pedro, el 13 de agosto de 1884, y enviada a José Dolores Poyo Estenoz. De la misiva procede la rotunda sentencia del Titán de Bronce:
«Quien intente apropiarse de Cuba recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perece en la lucha.»[3]

Regreso a Cuba

Al regresar a La Habana, en 1898, José Dolores Poyo no contó con recursos para la realización de su sueño, la publicación de El Yara en una Cuba libre. Pidió trabajo y solo se le ofreció una plaza de vigilante nocturno en la Aduana de la Habana.[4]

Después, en 1900 tuvo un puesto de auxiliar de Vidal Morales, jefe de los archivos de la Isla de Cuba, y a la muerte de éste fue nombrado para sustituirlo el 31 de agosto de 1904, sin contar con locales ni recursos adecuados.

Últimos años de vida

En los años que siguieron hasta su muerte, ocurrida el 26 de octubre de 1911, en La Habana, Poyo participó en un suceso reconfortante desde su casi anónima presencia en la naciente sociedad neocolonial: la recaudación de fondos para el monumento a Martí, en el Parque Central capitalino inaugurado oficialmente el 24 de febrero de 1905.

Referencias

Fuentes