José Reyes Trujillo

José Reyes Trujillo
Información sobre la plantilla
Reyes.jpg
Patriota Insigne del Municipio San Cristóbal
NombreJosé Reyes Trujillo
Nacimiento25 de abril de 1871
Finca Sitio Herrera, Barrio Minas, San Cristóbal, Artemisa, Cuba
Fallecimiento12 de marzo de 1926
San Cristóbal, Artemisa, Cuba
Nacionalidadcubana
José Reyes Trujillo. Conocido como Capitán de Reyes, fue un hombre sencillo, honesto, sincero, leal, desinteresado y altruista, natural de San Cristóbal, Pinar del Río, Cuba. Participó en la Guerra del 1895, siendo miembro del Ejército Libertador de Pinar del Río, contribuyendo así a la liberación de su patria. Su figura es el vivo ejemplo del patriota mambí ejemplar y digno que todo el pueblo recuerda, admira y le rinde el homenaje que merece.

Síntesis biográfica

De extracción campesina de los pobres de la tierra, nació en la finca Sitio Herrera, Barrio Minas del municipio San Cristóbal, el día 25 de abril de 1871, en el Registro de la Parroquia de su pueblo natal. Fue el quinto de sus ocho hermanos (fueron nueve en total), y no tuvo la oportunidad de recibir la educación primaria en ninguna escuela, pero de mente inquieta y preocupado por su desarrollo cultural, siendo ya joven, se empeño en aprender a leer y escribir para lo cual se valió de un amigo de distracción y andares de juventud, Alfonso Delgado Santa Cruz llegando a obtener un segundo grado.

Amigos y compañeros de lucha

El amigo Delgado Santa Cruz era oriundo de Candelaria y se estableció como comerciante en la calle Maceo (Calle Real) en San Cristóbal. Candelaria ya había dado muestras desde 1868 del bullir de una juventud rebelde que encabezaban: Pedro Sáenz Yánez, estudiante de medicina, Roberto Delgado Santa Cruz, José Díaz Suárez, los hermanos Laurent, ect. De ese colectivo había surgido Alfonso Delgado Santa Cruz.

Al propio tiempo ese grupo de jóvenes tenia contacto e intercambió de ideas independentistas con otros, que de forma secreta compartían también con un abogado, un farmacéutico de La Habana, los hermanos Allo Govín, Ignacio Quintana, también estudiantes de medicina, Nicolás Blanco, Pablo Casanova Viera y otros simpatizantes del movimiento de liberación.

Trayectoria revolucionaria

Con noticias concretas José Reyes Trujillo y Alfonso Delgado Santa Cruz del avance de la guerra en Oriente y que las invasión de los Generales Maceo y Gómez (1895) se dirigían a la parte occidental del país y el hecho de estar convencidos de sus ideas y de cuanto podían hacer como jóvenes revolucionarios, Delgado Santa Cruz vendió su comercio porque tanto el como su amigo Reyes entendían que ya había llegado el momento de convertir sus ideas en realidad.

Tomaron los útiles fundamentales, adquirieron dos mulos y se dirigieron por lugares intrincados de poco acceso hacia la parte oriental de la provincia pinareña con el fin de encontrarse con las tropas invasoras que maniobraban en el límite de La Habana y Pinar del Río. Esto ocurría el 6 de enero de 1896, fecha en que según documento que aparece en el expediente de Reyes en el Archivo Nacional certifican dicho ingreso al Teniente Coronel Roberto Delgado y el General de Brigada Pedro Sáenz Yánez. Parece que Reyes y Delgado quisieron abrazar ese día a las triunfantes tropas de Maceo que con gran valentía habían tomado con toda gloria los caseríos de Vereda Nueva, Caimito, Guayabal, Punta Brava y Hoyo Colorado sobre la carretera que conducía Marianao.

Miró Argenter informa que en breve entrevista los Generales Gómoz y Maceo acordaron como estrategia que el primero quedaría en la provincia de La Habana para entretener a las tropas españolas y a la vez para imprimir energía y notividad a las operaciones, luego seguiría a Las Villas. El General Antonio avanzaría hacia Pinar del Río hasta llegar a Mantua.

A partir de ese momento ya José Reyes Trujillo permanecería en las tropas invasoras participando en todas las acciones a lo largo de toda la provincia pinareña.
Muy grata impresión fue para el General Antonio y su tropa la belleza y amenidad del paisaje de la provincia desde el momento mismo en que cruzaba con sus hombres por vez primera la calzada del Mariel a Guanajay, mayor sorpresa cuando comprendió las falsedades de la compañía enemiga que presentaba al pinareño lo contrario a la Revolución, como apático, como españolizado. ¡Todo lo contrario! Comprobó que el pinareño no era hostil ni indiferente. También odiaba al gobierno español.

Combates en los que participó

Reyes participa en la Toma de Cabañas, San Diego de Núñez, Bahía Honda, Las Pozas, Consolación del Norte, Caiguanabo, Las Taironas y llega con sus compañeros a Mantua. Regresa triunfante, participa en acciones notables como el Combate de Río Hondo y en el de Candelaria. En este último lugar muere su hermano Alejandro que había alcanzado el grado de Teniente. Reyes continúa en el Ejército Libertador y termina la guerra: ya había alcanzado por sus méritos el grado de Capitán.

Momentos difíciles en los que demostró su valentía

Para este hombre hubo momentos muy difíciles en los que siempre demostró su valentía, entereza y lealtad en las fuerzas comandadas por el Brigadier Pedro Sáenz Yánez (Poriquillo) y bajo las órdenes directas del Coronel Roberto Delgado Santa Cruz (Nene) en el 6to Cuerpo del Ejército Libertador. Su hijo José Maria refiere que acompañó hasta la finca Begeña al General Antonio Maceo que cruza trocha y quedó en la provincia operando con el 6to Cuerpo. Meses después enferma de gravedad. Muy hinchados el vientre y las piernas, la fiebre amarilla lo ha postrado. Su jefe el Coronel Delgado Santa Cruz se presenta ante aquel valiente, le informa de su gravedad y la carencia de recursos adecuados para su curación. Le aconseja que regrese a su pueblo para que sus familiares pudieran curarlo, el rechaza la propuesta con un ¡NO! Rotundo. Le dice que antes prefería morir en la manigua. El Coronel lo dejó escondido con dos asistentes, pero al salir estos a forrajear, el enfermo fue apresado por las tropas de Hernández de Velasco, y en un descuido de sus centinelas que se quedaron dormidos, sacó fuerzas, salió a nado por el río y escapó. Pudieron curarlo incorporándose nuevamente a la tropa.

Su vida después de la lucha independentista

Al finalizar la contienda vuelve a su terruño. Fue designado para pacificar a Los Palacios, donde asumió el mando de la población; luego Sáenz solicita sus servicios para reorganizar la Policía en San Cristóbal. Su licenciamiento ocurre el 24 de agosto de 1898.

Vuelve al trabajo civil. Primero abre una fonducho en San Cristóbal, pero al ser mal negociante nada obtuvo de ganancia, en 1907 ya casado y con algunos hijos se establece en la Finca Viera, al final de lo que es hoy la calle Capitán Reyes, junto a la línea del ferrocarril, al sur del pueblo, y como buen campesino siembra tabaco, viandas y frutos hasta el año 1913 en que pasa a la Finquita Las Coloradas (Al Norte del pueblo de hoy) hasta que exhala el último suspiro el 12 de marzo de 1926.

Como civil fundó en San Cristóbal junto a su fiel amigo Pedro Sáenz Yánez el Partido Libertador resultando este último mambí alcalde del pueblo por abrumada mayoría sobre el Partido Conservador.

Al crearse la Delegación de Veteranos de la Guerra de Independencia en San Cristóbal fue su presidente mientras vivió.

Muerte

José Reyes Trujillo nada aspiró, todo lo ofrecía. Fue un hombre sencillo, honesto sincero, leal, desinteresado y altruista. Murió tan pobre como había nacido pero con el orgullo de haber contribuido a la liberación de su patria. Su figura es el vivo ejemplo del patriota mambí ejemplar y digno que todo el pueblo recuerda, admira y le rinde el homenaje que merece.

Monumento en su Honor

Monumento en honor a José Reyes Trujillo
Actualmente la calle que nace en la autopista en el kilómetro 72 y llega a unirse con la carretera del Central José Martí pasando por el costado del restaurante “El Pinareño” y la tienda panamericana lleva su nombre. El monumento en honor a su nombre se encuentra situado en el lugar donde radicaba su casa en el Consejo Popular #1 de San Cristóbal, al principio de la calle que lleva su nombre junto a la autopista Nacional.







Referencias


Fuentes

  • Santos Castillo, Lic. Miriam Historiadora Municipal, Miembro UNHIC.
  • Reyes González, Migdalina. Nieta de José Reyes Trujillo, Testimonios.