Saltar a: navegación, buscar

Lázaro Justo Otero Madruga

Lázaro Justo Otero Madruga
Información sobre la plantilla
Lazaro Justo Otero Madruga.jpg
Víctima del terrorismo contra Cuba
NombreLázaro Justo Otero Madruga
Nacimiento2 de noviembre de 1941
Cárdenas, Matanzas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento6 de octubre de 1976
Bandera de Barbados Barbados
PadresRamón Otero y Delia Madruga

Lázaro Justo Otero Madruga. Combatiente revolucionario cubano. Miembro de las Milicias Nacionales Revolucionarias, participa en los hechos de Playa Girón. Se incorpora a la lucha contra bandidos en la provincia de Matanzas. Víctima del atentado terrorista al avión de Barbados el 6 de octubre de 1976.

Síntesis biográfica

Nació el 2 de noviembre de 1941 en Cárdenas, provincia de Matanzas, en el seno de una familia obrera que constituyeran Ramón Otero y Delia Madruga.

La situación económica de la familia no permite a los padres costear los estudios de los hijos, por lo cual Lázaro asiste como oyente a la escuela pública donde la madre trabajaba como conserje, en la que permanece durante un año, hasta que la madre se traslada para la escuela parroquial de Cárdenas, en la cual el niño sigue superándose, aunque sin alcanzar grado alguno por no ser alumno oficial y realizar el aprendizaje de forma irregular.

Cuando cuenta con 10 años de edad, la situación cada vez mas difícil de la humilde familia lo obliga a procurarse trabajo, comienza a laborar fregando botellas y cosiendo sacos, por un salario bastante bajo, como empleado de un individuo que trabajaba para la Empresa Arechavala.

Actividades revolucionarias

Al triunfo revolucionario se identifica de inmediato con el proceso revolucionario. Desde su fundación, ingresa en los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y participa activamente en todas las tareas de esta organización.

Al producirse la nacionalización de su centro de trabajo a finales de 1959, comienza a trabajar en Viviendas Campesinas, en la cooperativa de la finca Merceditas, en la construcción de 1000 casas para el campesinado de la zona que de forma voluntaria se había acogido al recién creado plan de las cooperativas campesinas.

Ataque a Playa Girón

En 1961 se produce el artero ataque mercenario a Playa Girón, todo él pueblo ocupa los puestos de combate que le corresponden y Lázaro se incorpora de inmediato a las MNR, conscientes del peligro que se cernía sobre la patria.

El joven miliciano es destacado al batallón 242, con el cual es enviado a las Lomas de Montserrat a atrincherarse, permanece en esta posición hasta que nuevamente se estabiliza la situación.

Por la actitud mantenida ante las tareas de las MNR, es seleccionado en Julio de ese mismo año para pasar un curso de 25 días en la escuela de infantería de Ceiba Mocha, que terminó con resultados satisfactorios.

Al concluir el curso el batallón donde se encuentra Lázaro sufre una reestructuración y el pasa a formar parte del batallón 207

La lucha contra bandidos

Ante las continuas fechorías de las bandas de alzados, él pueblo se moviliza de forma masiva para ponerles fin. Lázaro se incorpora a los batallones de Lucha Contra Bandidos.

Primeramente es enviado a pasar una escuela de 30 días en un curso antiguerrillero, a fin de preparase mejor y hacer más efectivas las operaciones contra las bandas.

Concluida la escuela es ubicado en el sector No 2 de Colón, en la compañía No 2279, en la cual realiza numerosas operaciones, cercos y peines en contra de las bandas que operaban en la zona.

Labor en el MININT

En agosto de 1963, en plena lucha contra bandidos, pasa a formar parte de las filas del Ministerio de Interior y es destacado en Cayo libertad, Punta Hicacos, como patrulla, puesto en el que permanece hasta su posterior traslado para el puesto de Tropas Guardafronteras en Dupont, como soldado de línea.

Mas tarde es enviado a La Habana, donde labora como jefe de cocina en el Departamento Provincial de Guardafronteras en el que realiza un abnegado trabajo

A fines de 1964 es trasladado como guarnición para el aeropuerto de Varadero; allí ocupa el cargo de segundo jefe hasta que más adelante es designado jefe de dicha unidad.

En 1965 es trasladado por el pelotón especial de aerotransportadas en Punta Hicacos, donde desarrolla cabalmente su trabajo, hasta que en 1966 es enviado para La Habana.

Una vez en la capital es destinado a la unidad de escoltas de aviones en el Aeropuerto Internacional José Martí, cargo en el que permanece hasta que en 1968 es designado inspector de escalas de la Dirección de Inmigración y Extranjería, función que realiza en el aeropuerto.

Siempre se destacó por cumplir todas las misiones a él encomendadas, por lo cual se hizo merecedor de la estimación de sus compañeros y de la confianza del mando que le designó para adiestrar a los nuevos integrantes de la unidad.

Sumamente crítico y autocrítico, era exigente para con los demás y para consigo mismo; mostraba en cada momento una gran madurez política, por lo que fue seleccionado, en numerosas ocasiones, para prestar atención a los vuelos desviados de sus ruta por elementos contrarevolucionarios y para atender a aquellos vuelos internacionales que transportando delegaciones de alto nivel arribaban a suelo cubano, donde eran recibidas por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Ingreso al PCC

Plenamente identificado con la Revolución siempre se mantuvo activo en las actividades de la organización cederista; participó en numerosas movilizaciones y trabajos voluntarios encaminados a apoyar el desarrollo agrícola e industrial de la economía.

Por todos los méritos obtenidos y su condición de revolucionario consciente y decidido le es conferida, en diciembre de 1969, la militancia en las filas del Partido Comunista de Cuba (PCC).

Hombre humilde y sencillo pese a su seriedad y responsabilidad, mantenía magnificas relaciones con el personal militar y civil del aeropuerto, a quienes trataba con jovialidad y cariño.

Muerte

Se encontraba descansando en el hogar cuando su jefe inmediato fue a solicitarle que realizara el vuelo de Barbados-Guyana, pues al compañero que le correspondía realizarlo se encontraba indispuesto. Enseguida Lázaro se prepara y ocupa su puesto en aquel vuelo que no tendría regreso.

Fue una de las víctimas del sabotaje a una aeronave de Cubana de Aviación prepretado por los terroristas de origen venezolano Hernán Ricardo y Freddy Lugo el 6 de octubre de 1976. Este hecho que pasaría a la historia como el crimen de Barbados, cobró la vida de 73 personas inocentes.

Fuentes