Saltar a: navegación, buscar

María Zambrano Alarcón

María Zambrano Alarcón
Información sobre la plantilla
Maria Zambrano Alarcon.jpg
Pensadora española más importante de la segunda mitad del siglo XX.
NombreMaría Zambrano Alarcón
Nacimiento22 de abril de 1904
Málaga, Bandera de España
Fallecimiento6 de febrero de 1991
Madrid, Bandera de España
Otros nombres“La Pensadora”
CiudadaníaEspañola
OcupaciónEscritora
CónyugeAlfonso Rodríguez Aldave
PremiosPremio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades; Premio Cervantes

María Zambrano. Pensadora y escritora española, discípula de Ortega y Gasset y de Zubiri. Junto a su marido recorrió varios países, Chile, Cuba, México, en los que se desempeñó como docente. En el exilio, tuvo una tenaz labor intelectual publicando artículos y libros. Se destacó por ser la pensadora española más importante de la segunda mitad del siglo XX.

Biografía

María Zambrano nace en Vélez, Málaga en 1904. Hija de Blas Zambrano García de Carabante y Araceli Alarcón Delgado, ambos maestros. En 1908 se traslada con su familia a Madrid, y vive en el Nº 8 de la calle Redondilla. Más tarde, en 1909, la familia se afinca en Segovia donde transcurre su adolescencia, a causa de que a su padre Blas le habían otorgado la cátedra de Gramática Castellana en la Escuela Normal de Maestros de la ciudad, mientras María estudió en el Instituto de Segovia.

Vida y obra

En 1921 se matricula por libre en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid, donde toda su familia se trasladaría en 1924, viviendo primero en la Plaza de los Carros y más tarde en la Plaza del Conde de Barajas.

En 1927 asiste a las clases de José Ortega y Gasset y de Xavier Zubiri en la Universidad Central de Madrid, completa así la carrera de Filosofía y asume un papel de mediadora entre Ortega y algunos escritores jóvenes, como Sánchez Barbudo o José Antonio Maravall.

En 1931 es profesora auxiliar de la Cátedra de Metafísica en la Universidad Central, hasta el año 1936, aunque ya por esta época trabajaba en la que sería su tesis doctoral «La salvación del individuo en Spinoza». También fue profesora del Instituto de Bachillerato Cervantes (Madrid). En 1933 publica su primer ensayo, Por qué se escribe, en la Revista de Occidente, y más tarde colabora en otras revistas como Los Cuatro Vientos y Cruz y Raya.

Durante los años de la II República conoce y estrecha su amistad con Luis Cernuda, Rafael Dieste, Ramón Gaya, Miguel Hernández, Camilo José Cela o Arturo Serrano Plaja a través de las Misiones Pedagógicas y de otras iniciativas culturales.

El 14 de septiembre de 1936, María contrae matrimonio con el historiador Alfonso Rodríguez Aldave, marchándose poco tiempo después a Chile, donde éste había sido nombrado secretario de la Embajada de España. Hace escala en La Habana, donde conoce a José Lezama Lima y pronuncia una conferencia sobre Ortega y Gasset. Fue en 1937, el mismo día en que cae la ciudad de Bilbao, cuando María Zambrano y su marido regresan a España; a la pregunta de por qué vuelven si la guerra está perdida, responderán «Por eso». Colabora en la defensa de la República y es nombrada Consejera de Propaganda y Consejera Nacional de la Infancia Evacuada.

En su obra buscó la libertad y el saber, y a la vez logró unir en su pensamiento, filosofía, razón, revelación y poesía. Escribió, de forma maravillosa y brillante, ensayo, poesía, historia y teatro.

Camino al exilio

Hasta el día de su salida camino del exilio, María Zambrano reside sucesivamente en Valencia y Barcelona. Su marido se incorpora al ejército, y colaborará en defensa de la República como Consejero de Propaganda y Consejero Nacional de la Infancia Evacuada. El 28 de enero de 1939 María cruza la frontera francesa, camino del exilio en compañía de su madre, Araceli Alarcón, su hermana Araceli y el marido de ésta.

Estancia en Cuba

Tras unas breves estancias en París y Nueva York se dirige a La Habana, donde reencuentra a José Lezama Lima y es invitada como profesora de la Universidad y del Instituto de Altos Estudios e Investigaciones Científicas.

De La Habana se dirige a México, donde es nombrada también profesora en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo de Morelia, (Michoacán). En 1943 y 1944 dicta cursos en el Departamento de Estudios Hispánicos de la Universidad de San Juan, Puerto Rico, así como en la Asociación de Mujeres Graduadas. Igualmente conferencia en la Asamblea de Profesores de Univercidad en el exilio La Habana.

En Septiembre de 1946 viaja desde La Habana a París con motivo del fallecimiento de su madre, permaneciendo en esta ciudad y en esos duros años de postguerra hasta el 1 de enero de 1949. Desde esta fecha se traslada a La Habana, donde vivirá hasta 1953, impartiendo conferencias, cursos y clases particulares. Vuelve a Europa y se instala en Roma hasta 1964, relacionándose con intelectuales italianos como Elena Croce, Elémire Zolla y Victoria Guerrini, y españoles como Ramón Gaya, Diego de Mesa, Carmelo Pastor, Enrique de Rivas, Rafael Alberti y Jorge Guillén.

Con el artículo de José Luis López Aranguren «Los sueños de María Zambrano» (Revista de Occidente, febrero de 1966) se inicia un lento reconocimiento en España de su obra.

Todo el año 1973 lo pasa en Roma y de 1974 a 1978 vuelve a residir en La Pièce escribiendo Claros del bosque y manteniendo una intensa correspondencia con Agustín Andreu.

Muerte

Murió el 6 de febrero de 1991, en Madrid, y fue enterrada en su pueblo natal.

Premios recibidos

El deterioro de su salud física es constante cuando en 1978 se traslada a Ferney-Voltaire, donde permanece dos años, hasta que en 1980 se traslada a Ginebra. En ese año, a propuesta de la colonia asturiana en Ginebra, es nombrada Hija Adoptiva del Principado de Asturias, lo que constituyó su primer reconocimiento oficial.

En 1981 es recompensada con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, a su vez el ayuntamiento de Vélez-Málaga, su ciudad natal, la nombra Hija Predilecta. Al año siguiente, el 19 de diciembre, la Junta de Gobierno de la Universidad de Málaga acuerda su nombramiento como Doctora Honoris Causa.

El 20 de noviembre de 1984 María Zambrano pisa de nuevo suelo español y se instala en Madrid, desde donde salió en pocas ocasiones. En esta última etapa la actividad intelectual será incansable, siendo nombrada Hija Predilecta de Andalucía el 28 de febrero de 1985. Después, en 1987, se constituye en Vélez-Málaga la Fundación que lleva su nombre, y en 1989 se le concede el Premio Cervantes.

Enlaces Externos

Véase También

Fuentes

  • La Revista
  • CUBARTE, Hogar y estilo en Cuba, según María Zambrano, artículo de Roberto Méndez Martínez. [1]
  • Valdés García, Felix. "María Zambrano. De su paso por Cuba y su huella". [2]
  • La Jiribilla, Ahíestá:María Zambrano y la arena mojada Teresa Díaz Canals. La Habana [3]