Saltar a: navegación, buscar

Mario Méndez Bejarano

Mario Méndez Bejarano
Información sobre la plantilla
Mario Méndez Bejarano.jpg
Catedrático de Literatura y político español
Fecha de nacimiento5 de diciembre de 1857
Lugar de nacimientoSevilla, Bandera de España España
Fecha de fallecimiento16 de enero de 1931
Lugar de fallecimientoMadrid, España

Mario Méndez Bejarano. Catedrático de Literatura y político español, autor de una curiosa Historia de la filosofía en España hasta el siglo XX.

Síntesis biográfica

Nació en Sevilla, el 5 de diciembre de 1857 (hijo de Antonia Bejarano y de Rafael Méndez Romero, hermano de María Amparo, esposa de José Canalejas Casas).

Estudios

Cursó en la Universidad hispalense las carreras de Derecho y Filosofía y Letras. En 1877 escribió en nombre de los estudiantes una Carta de pésame a Madame Thiers, publicada en la prensa española y extranjera. En 1880 representó en Huelva, durante las fiestas colombinas, al diario madrileño El Demócrata. En 1882 pronunció un discurso necrológico por el general Garibaldi.

Trayectoria laboral

Fundó en Sevilla la Sociedad Protectora de los animales y las plantas y fue secretario de El Liceo Sevillano. Se licenció en la Facultad de Filosofía y Letras de Sevilla el 15 de febrero de 1883. En enero de 1886 emigró a Madrid, viviendo entre otras cosas de enseñar Economía Política en la Academia de Alfaro. En mayo de 1887 tomó posesión de la cátedra de Francés del Instituto de Granada, que ganó en la oposición convocada al efecto, y el 23 de junio de 1888 se licenció en Derecho.

Docencia

En Granada fue profesor de Angel Ganivet. Atraído por la política pronunció un discurso en 1893, en el Teatro Principal de Granada, que llamó la atención de Antonio Cánovas, contra cuya política iba dirigido, quien decidió traer a su autor a Madrid, al que se asignó en comisión una cátedra en el Instituto del Noviciado. En marzo de 1900 se posesionó de la Cátedra de Literatura del Instituto del Cardenal Cisneros de Madrid, en mayo fue nombrado Consejero Real de Instrucción Pública y en octubre de ese mismo año alcanzó el grado de Doctor en la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid. Era ya autor de distintos manuales para la enseñanza del francés en el bachillerato.

Etapas importantes de su vida

En 1904 obtuvo el primer premio de los Juegos Florales convocados por la Asociación Patriótica Española en Buenos Aires, por su libro La Ciencia del Verso. El 29 de marzo de 1905 presidió la magna velada de la Liga Hispano-Americana en que tomaron parte Moret, Vargas Vila, Rubén Darío, Amos Salvador y otros, pronunciando el discurso inaugural. El 15 de marzo de 1907 ofreció en el Centro Bético una conferencia titulada Idiosincrasia andaluza, y en noviembre se le eligió Vicepresidente del Centro Regional Andaluz. El 18 de abril de 1908 pronunció en el Congreso su discurso contra la ley del terrorismo que había presentado Maura, ley que no prosperó, estando desde entonces enfrentado con Maura. Poco después fue rechazada su candidatura a la Academia Española. En 1910 fue elegido Diputado a Cortes por el distrito de Cazalla de la Sierra, y poco después nombrado Delegado Regio de Primera Enseñanza de Madrid: el 31 de diciembre de 1912 el Instituto Nacional de Previsión le concedió la Medalla de Oro por la implantación de la Mutualidad escolar, cuyo modelo fue seguido en otras provincias. Promovió además en las escuelas la asistencia de los alumnos al cinematógrafo, las prácticas de evacuación ordenada de los edificios como simulacro de incendios, la graduación de la vista de los alumnos, las características tipográficas que debían cumplir los libros de texto.

Poco tiempo de político

Afiliado primero al partido republicano que acaudillaba Salmerón, desde 1903 se había declarado adicto a la política de José Canalejas Méndez, de quien era primo (y ambos sobrinos de Francisco de Paula Canalejas). El asesinato de Canalejas en 1912 por el anarquista Pardiñas determinó que Méndez Bejarano se decidiera por abandonar la política, limitando su actividad a la enseñanza, a los libros y a las actividades académicas: en 1914 como individuo de la Junta organizadora del centenario del descubrimiento del Pacífico y del Congreso Hispanoamericano celebrado en Sevilla, en 1921 participó en la conmemoración del Centenario de Alfonso el Sabio, en 1922 fue declarado hijo adoptivo y predilecto de Lebrija por haber impulsado la celebración del centenario de Antonio de Nebrija.

Sobre su obra

Buena parte de su obra está dedicada a reivindicar la historia y los personajes de Sevilla (redactó incluso para la Enciclopedia Espasa las biografías de escritores sevillanos). La “Historia de la filosofía en España hasta el siglo XX ”es una obra de madurez (cuando se publicó ya había cumplido los 70 años). En el Prólogo asegura que ya desde su juventud «engreído con la petulancia y la ilusión de los pocos años» había dado comienzo esta obra «dispuesto a trazar antes que nadie el cuadro histórico de la filosofía española...» Al trasladarse de Granada a Madrid el libro se acercaba a su fin, pero al conocer a Adolfo Bonilla y San Martín (1875-1926) y saber de sus planes abandonó el proyecto. En 1923 no parece que tuviera previsto volver sobre esta obra: el Diccionario de escritores... no la menciona entre las obras proyectadas por el autor. Quizá el fallecimiento de Bonilla en 1926, quien como es sabido había abandonado en 1911 su proyecto de realizar la Historia de la filosofía española que había planeado en 1904, determinó que Mario Méndez Bejarano volviese sobre su proyecto de juventud, y llegase a publicar la primera historia «completa» de la filosofía en España aparecida en el siglo XX. La Historia de Mario Méndez Bejarano tiene algunas veces el valor de testimonio histórico en lo que se refiere al medio siglo anterior a su publicación, y el interés sociológico de mostrar las preocupaciones filosóficas por las que circulaban aquellos años quienes no querían saber de neotomismos y tampoco de materialismos y positivismos: les quedaban los cuentos y las fantasías espiritualistas de teósofos y espiritistas.

Muerte

Falleció en Madrid, al poco tiempo de cumplir los setenta y tres años, en la madrugada del día 16 de enero de 1931.

Fuente