Saltar a: navegación, buscar

Orgrim Martillo Maldito (World of Warcraft)

(Redirigido desde «Orgrim Doomhammer»)
Orgrim Doomhammer
Información sobre la plantilla
Personaje de Ficción
Orgrim.jpg
CreadorBlizzard
Obra a la que perteneceWorld of Warcraft
ResidenciaHorda
Otros nombresJefe de Guerra de la Horda, Jefe del clan Blackrock
Conocido porotras obras =

Orgrim Martillo Maldito o Orgrim Doomhammer es un personaje de ficción del Mundo de Warcraft (World of Warcraft) creado por la compañía de videojuegos Blizzard Entertainment. Fue también conocido como Apuñalador por los hombres leales de Gul'dan y Blackhand, fue el Jefe de Guerra de la Horda orca durante el fin de la Primera Guerra y el principio de la Segunda.

Biografía

Levantamiento de la Horda

Orgrim del clan Blackrock y Durotan de los Frostwolf se conocieron en secreto cuando eran pequeños en las tiendas de descanso durante el festival de Kosh'harg en Nagrand. Los dos jóvenes rebeldes, se escabulleron de la cama para espiar el concilio de los clanes orcos del que quedaron bastante decepcionados. Tras decidir pasar el resto de la noche peleando uno contra el otro, pronto surgió una amistad que los unió aunque secretamente debido a la prohibición expresa que aparecía en las tradiciones de los Blackrock y los Frostwolf. A pesar de eso Orgrim y Durotan nunca dejaron de ser amigos.

Durante una carrera por el Bosque de Terokkar, tropezaron accidentalmente con un ogro del que tuvieron que salir huyendo, para que sus vidas no fuera con lo que aplacara su ira. Sin saber de donde, una brigada de draenei apareció y rescató a los muchachos que pasaron el resto del día con Restalaan, y con Velen con el que tuvieron una charla.

Orgrim comenzó su escalada de poder en el clan Thunderlord, del que entró como miembro y que guardaba fuertes conexiones con los Blackrock. Debido a esto Ogrim fue capaz de acumular poder en ambos clanes. Tras la muerte de su padre, Orgrim se convirtió en el portador de Doomhammer y en el segundo al mando a las órdenes de Blackhand.

A pesar de que Orgrim se opuso inicicialmente a la guerra contra los draenei, acató las órdenes de Blackhand e incluso se rindió a la sed de sangre con la que Gul'dan condenó a su raza. Sin embargo, al igual que Durotan, comenzó a preguntarse si los orcos no habían sido embaucados. Fue él uno de los pocos orcos que no bebío la sangre de Mannoroth, aludiendo no ser digno de beber de la misma jarra que el resto de jefes de clanes y del Jefe de Guerra. Aunque Blackhand creyó su excusa, no así Gul'dan que fijó sus ojos en Orgrim a partir de entonces, alerta de sus próximos movimientos.

Primera y Segunda Guerra

Doomhammer fue uno de los lugartenientes de más confianza de Blackhand, comandando un gran número de batallas contra los ejércitos del reino de Azeroth. Sin embargo Orgrim estaba cada vez menos convencido del acierto de las decisiones que Blackhand tomaba, y fue creciendo en él la sospecha de que detrás podía estar Gul'dan. Cuando este entró en coma, tratando de curiosear los secretos de la cabeza del moribundo Medivh, Orgrim vio su oportunidad para acumular más poder y mató al Jefe de Guerra, convirtiéndose en el nuevo líder de la Horda.

Por esta época, Durotan llegó de Draenor para ver a Orgrim. Su clan, los Frostwolf, se había visto obligado a exiliarse tras la negativa de Durotan de obedecer a Gul'dan. Durotan había descubierto las tretas de Gul'dan y su pacto con Kil'jaeden. Obligado a guardar silencio, decidió contarle a Orgrim todo lo relativo al Consejo de la Sombra, algo que hizo que Orgrim decidiera poner fin a los planes del malvado brujo. De vuelta a casa, Durotan cayó en una emboscada de espías de Gul'dan y tanto él como su mujer fueron asesinados. Su bebé fue dado por muerto, aunque en realidad sobrevivió y fue criado por humanos.

Al contrario que Blackhand, Doomhammer decidió que no sería la marioneta de Gul'dan y su Consejo. Para ello, capturó a Garona y la torturó hasta que confesó la localización exacta de la organización, con la intención de destruirla ya que pensaba que era la responsable de la corrupción de la Horda. Orgrim asesinó a numerosos brujos del Consejo de la Sombra, tantos como pudo, acabando con sus oscuras actividades. Cuando Gul'dan despertó del coma, se encontró con el Consejo de la Sombra destruido y un nuevo Jefe de Guerra que había sido el responsable de la caída de la sociedad secreta y que se había fijado en él como su próximo objetivo. Arrodillándose a los pies de Doomhammer, Gul'dan pidió clemencia, recordando que ahora que el Consejo de la Sombra había caído, él era el único brujo verdadero en la Horda y le sería de ayuda contra los magos humanos. Gul'dan prometió crear un ejército de poderosos nigromantes, leales al Orgrim: los Caballeros de la Muerte. Doomhammer accedió a pesar de sus sospechas acerca de la lealtad de Gul'dan.

Gul’dan arrodillado ante Orgrim

Doomhammer fue un duro enemigo para la Alianza durante la Segunda Guerra, llevando a la Horda a Khaz Modan. A pesar de gobernar con mano de hierro, fue mucho más diplimático al lograr el apoyo de otras razas como los goblin o los trol de bosque . Doomhammer usó Blackrock Spire como base de operaciones de la Horda y dejó que Zuluhed del clan Faucedraco siguiese con sus investigaciones del Alma del demonio. Gracias a esto, consiguieron esclavizar a Alexstrasza, la reina de los dragones del Vuelo Rojo quienes ayudaron a la Horda durante todo el conflicto. Bajo sus órdenes, la Horda fue capaz de sembrar el caos en las tierras del norte, conquistando la mayor parte de Khaz Modan, causando un gran daño a los reinos de Lordaeron y Quel'Thalas. Orgrim también hizo un pacto con Lord Perenolde, gobernante del reino de Alterac por el que el traicionero humano permitió a la Horda atravesar las montañas hacia la Ciudad Capital de Lordaeron a cambio de asegurarse que su nación no fuera atacada por la Horda. A pesar de las sospechas del humano Orgrim aceptó.

Las sospechas que Doomhammer tenía con respecto a Gul'dan resultaron ser correctas. Cuando la Horda estaba lanzando el ataque final contra Ciudad Capital, el Clan Stormreaver, junto al Twilight Hammer de Cho'gall, abandonaron el escenario para dirigirse al sur en busca de la Tumba de Sargeras, Orgrim envió un destacamento de los clanes Blackrock y Black Tooth Grin para ajusticiar a los dos clanes traidores. Gul'dan y sus brujos tuvieron un trágico final, asesinados por los demonios de la tumba y por el ejército de Orgrim. Debilitado por la pérdida de efectivos debido a la traición de Gul'dan, Doomhammer se vio obligado a retroceder y abandonar Ciudad Capital para refugiarse en Blackrock Spire. Allí se produjo la batalla final de la Segunda Guerra contra la Alianza de Lordaeron, liderada por Anduin Lothar y sus paladines. Humano y orco se enfrentaron en un titánico duelo que dejó a ambos guerreros sin fuerzas pero que se resolvió a favor del Jefe de Guerra que derrotó al Regente de Azeroth, aunque algunos creen que Doomhammer no jugó limpiamente y que Lothar cayó en una emboscada de guerreros de la Horda. Muy a su pesar, la muerte de Lothar no tuvo el efecto que Doomhammer hubiera deseado. Más que desmoralizarse, la Alianza liderada ahora por Turalyon se recuperó y asaltó con furia desmedida Blackrock Spire que quedó destruido mientras los orcos supervivientes retrocedían hacia el Portal Oscuro perseguidos por la Alianza. Orgrim por su parte fue derrotado y capturado por Turalyon.

Encuentro con Thrall

Tras la derrota en Blackrock Spire, Doomhammer fue capturado y llevado como un bicho raro al palacio del Rey Terenas de Lordaeron. No tardó en fugarse de la capital y llegar a un campo de internamiento donde vio en lo que se había convertido su gente. En lugar de guerreros sedientos de sangre como los que dejó en su última batalla, Doomhammerse encontró con almas aletargadas y desperdiciadas. Desesperado, Doomhammer estuvo cerca de caer victima de ese letargo aunque consiguió escapar de allí y empezar una vida como hermitaño en la zona menos transitada de Lordaeron, hasta que un día, contactó con Drek'Thar del clan Frostwolf.

El viejo chamán informó a Doomhammer de que un joven orco se encontraba en las montañas de Alterac junto a los Frostwolf. Este podría ser el hijo perdido de Durotan, que había escapado tras críarse como un esclavo al servicio de los humanos para buscar a su gente. Thrall, fue clave para lograr liberar a los orcos cautivos y restaurar su antigua gloria. Orgrim ya había oido hablar de Thrall anteriormente de boca de Grom Hellscream, al que Thrall andaba buscando antes de localizar a los de su clan y hacia el cual Hellscream solo tenía halagos.

Intrigado, Doomhammer se presentó en el campamento de los Frostwolf para ver a Thrall aunque de incógnito, para que este no supiera quien era. Cuando Doomhammer llegó nadie le llamó por su nombre ni le dijo a Thrall de quien se trataba de modo que cuando Thrall lo conoció no sabía que estaba hablando con el antiguo líder de la Horda del que había oído tantas historias grandiosas; él solo veía un orco extraño y reservado que, a medida que avanzaba la noche, iba enfureciéndole más a causa de su comportamiento pesimista acerca de las nulas opciones de victoria en caso de enfrentarse a los humanos. Cuando Thrall insitió que la libertad de los orcos se ganaría luchando, el extranjero le preguntó qué estaba haciendo escondiéndose en las montañas con los Frostwolf si de verdad pensaba eso.

Thrall, cada vez más enojado, le confesó que viajaría al sur cuando llegara la primavera para reunirse con Grom Hellscream y su clan, con los que irrumpiría en los campos de internamiento para liberar a los prisioneros orcos. El extranjero se mofó entonces tratando de manera despectiva a Grom como "soñador cabalga-demonios". Entonces Thrall decidió que ya había oído suficiente y desafió al extranjero espetándole que había devuelto con insultos la hospitalidad de los Frostwolf. Esto era precisamente lo que Doomhammer había esperado que pasara desde un principio: que un orco desafiara el poder de los humanos delante de sus aletargados y cobardes congéneres. La actitud de Thrall no decepcionó a Orgrim, ahora quedaban por ver sus habilidades en combate de Thrall eran tan impresionantes.

La Liberación de los orcos

Tras perder contra el joven chaman y tras pedir piedad, Doomhammer se descubrió como el Jefe de Guerra de la Horda. Al principio a Thrall le aterró la forma en que había tratado a alguien tan importante como Orgrim Doomhammer, y se disculpó profundamente. Orgrim le dijo que no era necesario y le explicó las razones del porqué de su anonimato. Tras explicar su plan para liberar a los orcos, tanto Thrall como Drek'thar accedieron a prestarle ayuda.
Junto a Hellscream y los Warsong, no les fue difícil irrumpir en los campamentos para liberar a los orcos.

Sin embargo la Alianza había preparado unas unidades especiales de caballeros montados con las que tendieron una emboscada a los orcos. En medio de la confusión, Orgrim fue mortalmente herido por una estocada en su espalda blandida por la lanza de un caballero con la suficiente fuerza como para romper su armadura. Con su último aliento, Orgrim cedió su título de Jefe de Guerra a Thrall y le prestó su martillo de guerra y su característica armadura negra. El campo de internamiento donde cayó recibió el nombre de Hammerfall.

Fuentes