Saltar a: navegación, buscar

Kil'jaeden Magus (World of Warcraft)

(Redirigido desde «Kil'jaeden»)
Kil'jaeden
Información sobre la plantilla
Personaje de Ficción
Kil'jaeden0.jpg
Actual líder de la Legión Ardiente
NombreKil'jaeden Magus
CreadorBlizzard Entertainment
Obra a la que perteneceMundo de Warcraft
ResidenciaSunwell Plateau
Otros nombres- The Deceiver (El engañador)
- The Beautiful One (El Bonito, acuñado por Ner'zhul de los orcos)
- The Legionlord (El señor de la Legión)
Ocupación- Comandante Supremo de la Legión Ardiente
- Teniente y Jefe es Sargeras
RazaMan'ari Eredar
ClaseBrujo Brujo
Mago Mago
AfiliaciónLegión Ardiente
Allegados- Velen (mejor amigo, actualmente archienemigo)
- Archimonde (Comandante de la Legion), Sargeras (maestro)
MentorSargeras
Estudiantes- Talgath
- Ner'zhul
- Gul'dan

Kil'jaeden Magus o simplemente Kil'jaeden es uno de los personajes perteneciente al Mundo de Warcraft creado por la compañía de videojuegos Blizzard Entertainment. Es un poderoso Señor Demonio Eredar y es el actual líder de la Legión Ardiente. Escogido veinticinco mil años atrás como el teniente jefe de Sargeras. Se le clasifica por encima del ahora fallecido Señor Demonio, Archimonde. Desde que Archimonde dejó los ejércitos de la Legión, la agenda de Kil'jaeden era asimilar a toda raza posible en los rediles de la Legión. Desde el aparente destierro de Sargeras, Kil'jaeden asumió el rol de supremo comandante.

Es un personaje notable, por ser el creador del Rey Lich.

Historia

Argus y la Caída de los Eredar

Hace 25 000 años, los Eredar eran una civilización mágica muy avanzada. Dominaban la magia arcana y eran poderosos y sabios con ella. Eran una raza fuerte y muy poderosa.

Los Eredar eran dirigidos por tres grandes líderes, tres grandes señores que eran muy poderosos en el uso de la magia, y que también eran muy amigos entre sí. Estos tres señores de los Eredar eran Archimonde, Kil'Jaeden y Velen. Estos tres señores eran grandes amigos, llegando incluso a considerarse hermanos entre ellos.

El camino de la corrupción
Sin embargo, el poder de los Eredar atrajo la atención del titán corrupto Sargeras, que pensó que estos poderosos magos Eredar serían los líderes perfectos para su Legión Ardiente.

De esta manera, Sargeras contacto con Archimonde, Kil'Jaeden y Velen, ofreciéndoles poder y gloria, a cambio de su lealtad. Archimonde y Kil`Jaeden accedieron inmediatamente al ofrecimiento del titán, pero Velen tuvo una visión en la que su pueblo era corrompido y convertidos en viles demonios sedientos de sangre. A pesar de la advertencia de Velen, Kil'Jaeden y Archimonde juraron lealtad a Sargeras. Tras una súplica desesperada, Velen y los Eredar que no querían ser parte de la Legión Ardiente huyeron de Argus con la ayuda de los naaru (los Eredar que huyeron con Velen se llamaron a sí mismos draenei, que en erendum significa "Exiliados")

Este abandono por parte de los draenei y Velen fue considerado por Kil'Jaeden una traición, y juró dar caza a Velen y sus draenei hasta el fin del universo de ser necesario.

Y de esa manera, al jurar lealtad a Sargeras, los Eredar se convirtieron en una cruel raza de brujos llamados los Man'ari Eredar, sirvientes de la Legión de Fuego.

General de Sargeras

Como uno de los máximos líderes de la Legión, lo primero que Kil'Jaeden hizo fue someter a los Nathrezim, los demonios vampiro, bajo su poder, convirtiéndoles en sus agentes personales. El más grande de estos Nathrezim era Tichondrius.

Con los Nathrezim bajo su poder, Kil'jaeden se convirtió en el segundo al mando de la Legión, después de Sargeras.

Primera Guerra de Azeroth

15 000 años después de la caída de Argus, la Legión Ardiente fue atraída por una gran concentración de magia arcana provenientes del Pozo de la Eternidad, ubicado al centro del joven mundo de Azeroth, lugar donde se encontraba también Zin'Azshari la capital de una raza denominada Kaldorei o elfos nocturnos

Sargeras entonces contactó con la reina de estos elfos, Azshara, instándole a abrirle un portal a su mundo, a cambio de darle poder y gloria. La reina, deseosa de más poder y magia, empleó a sus altonatos para abrirle un portal al demonio, comenzando de esa manera la Primera Invasión de la Legión.

Kil'Jaeden envió a sus agentes a esta guerra, pero no combatió directamente en ella, siendo más bien Mannoroth, un sirviente de Archimonde, el que dirigió esta guerra, manteniéndose él al margen.

Finalmente, la Legión fue derrotada, quedando el mundo en paz, al menos por ahora.

Draenor, los orcos y Gul'dan

Kil’jaeden se reune con Ner’zhul
Mientras tanto, los draenei y Velen encontraron refugio en un planeta al que llamaron Draenor, donde convivían pacíficamente con los orcos.

Sin embargo, Kil'Jaeden los encontró y planificó su venganza. Su plan era corromper a los orcos y convertirlos en objetos de destrucción sedientos de sangre. Para ello, contacto al chamán orco Ner'zhul y le prometió poder y gloria a cambio de su lealtad, fue entonces cuando Ner'zhul empezó a aprender la magia demoníaca. Sin embargo, Ner'zhul descubrió los verdaderos intereses de Kil'Jaeden y le retiró su apoyo. Fue entonces cuando Kil'Jaeden fijó su atención en el aprendiz de Ner'zhul: Gul'dan.

A través de Gul'Dan, Kil'Jaeden corrompió a los orcos y los convirtió en seres sedientos de sangre, que masacraron a los draenei y los obligaron a huir en una nave naaru llamada El Exodar hacia Azeroth.

Supremo comandante de la Legión

Los magos de Azeroth descubrieron la existencia de la Legión de Fuego, y para combatir a esa amenaza crearon en Consejo de Tirisfal.

Siendo la guardiana del poder de Tirisfal, la hechicera Magna Aegwyn, Sargeras se manifestó en Azeroth y quiso dar pie a una nueva invasión, sin embargo, Aegwyn, poderosísima hechicera, enfrentó al titán oscuro y encerró su cuerpo en las ruinas submarinas de Zin´Azshari, cerca del Maelstrom; pero el alma de Sargeras se metio dentro del cuerpo de Aegwyn y cuando su hijo Medivh nacío, Sargeras se introdujo dentro del el y manipulándolo con el poder de tirisfal de Medivh abrió el portal oscuro a Draenor contactando con Gul'dan al que Kil'jaeden había corrompido.

De esa manera, luego del exilio de Sargeras,mientras este estaba en Azeroth, Kil'Jaeden se convirtió en el máximo dirigente de la Legión y planificó la Segunda Invasión.

La creación del Rey Lich

Kil'jaeden en el Warcraft III
Luego del fracaso de los orcos en la Segunda Guerra, Kil'Jaeden se dispuso a crear un nuevo ente armado para allanar el camino de la Legión directamente en Azeroth.

Como castigo por haberlo abandonado antes, Kil'Jeden despojó a Ner'zhul de su cuerpo y encerró su alma y su poder en una armadura y en una espada rúnica llamada Frostmourne y puso a la espada y a la armadura en un casquete de hielo especial traído desde el Twistig Nether. De esa manera, Kil'Jaeden creó al Rey Lich.

Luego de poner al Rey Lich en Corona de Hielo, le ordenó crear un ejército que allanara el camino de la Legión hacia Azeroth, y para supervisar su trabajo, envió a sus Señores del Terror, los Nathrezim, a vigilarlo, siendo su carcelero mayor el Señor del Terror Mal'Ganis. El ejército que crearía el Rey Lich sería denominado El Azote.

La traición del Rey Lich e Illidan Stormrage

Kil'jaeden en el Warcraft III
Durante años, el Rey Lich estuvo vigilado por los Señores del Terror, sin embargo, una vez que tuvo a su campeón, Arthas, el Rey Lich le ordenó a Arthas eliminar a Mal'Ganis. Este fue el primer paso del Rey Lich para su liberación.

El Rey Lich cumplió con su parte del plan y allanó el camino de la Legión eliminando las fuerzas de Lordaeron, Quel'Thalas y Dalaran, en ese momento las naciones más poderosas de la Alianza, y trayendo a Archimonde a Azeroth. Sin embargo, el Rey Lich orquestó el asesinato de Tichondrius y la destrucción de la Calavera de Gul'Dan, engañando para ello al cazador de demonios Illidan Stormrage, y debilitando a la Legión de esa manera.

Reunión con Illidan (Warcraft III)
Luego de la muerte de Archimonde y la derrota de la Legión en Hyjal, Kil'Jaeden se dio cuenta de que su creación, el Rey Lich, se había salido de control. Para evitar que su creación se volviera en su contra, Kil'Jaeden contactó a Illidan y le ordenó destruir el Trono de Hielo, a cambio de convertirlo en un Señor Demonio de la Legión.

Para ello, Illidan robó el ojo de Sargeras de Zin'Azshari y en Dalaran inició un ritual para destruir el Trono de Hielo, sin embargo, fue interrumpido por su hermano Furion Stormrage, la vigilante Maiev Shadowsong y los elfos sanguinarios del príncipe Kael'thas Sunstrider.

Ante su fracaso, Illidan huyó a Terrallende, donde pensaba establecerse y esconderse de la ira de Kil'Jaeden, junto con los naga y sus nuevos servidores los elfos sanguinarios.

Sin embargo, Kil'Jaeden encontró a Illidan y le dijo que si fallaba, tendría que enfrentar su cólera infinita.

Sin embargo, a pesar de todo, Illidan fracasó, huyó a Terrallende mal herido y el Rey Lich se volvió muy poderoso, el ser más poderoso de Azeroth, al unir su alma con la de su sirviente Arthas Menethil.

Kael´thas y el Pozo del Sol

Kil'jaeden en Sunwell Plateau, en la Isla de Quel'Danas
Insatisfecho con lo que le daba Illidan, Kael'thas abandonó al cazador de demonios, tomo el Castillo de la Tempestad de los naaru y se unió a la Legión de Fuego, jurándole lealtad a Kil'Jaeden y convirtiendo a sus seguidores en felblood elfs.

De esta manera, Kil'Jaeden ganó un nuevo servidor al que manipular,

Pero repentinamente, Kael'thas fue derrotado y expulsado de Tempest Keep, teniendo que trasladarse a la isla de Quel'Danas y allí abrir un portal que le permitiera a Kil'Jaeden entrar en este mundo.

Sin embargo, Kael'thas fue vencido y asesinado, mientras Velen usaba el corazón de un naaru para purificar el Pozo del Sol, cerrándole las puertas a Kil'Jaeden a Azeroth definitivamente.

Ubicación Actual

Actualmente, se puede encontrar a Kil'Jaeden en Sunwell Plateau, en la Isla de Quel'Danas.


Véase también

Fuentes