Saltar a: navegación, buscar

Partido Socialista Obrero Español

(Redirigido desde «PSOE»)
Partido Socialista Obrero Español
Información sobre la plantilla
Logo psoe.png
Secretario/a generalPedro Sánchez
Fundación2 de mayo de 1879
Ideología políticaSocialdemocracia, progresismo, socioliberalismo,socialismo democrático, socialismo europeo
Posición en el espectroCentroizquierda
SedeC/Ferraz, 70. 28008 Madrid
Organización juvenilJuventudes Socialistas de España
Afiliación internacionalInternacional Socialista , Partido Socialista Europeo
Congreso
110 / 350
Senado
66 / 264
Sitio webwww.psoes.es
Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Es un partido político español de ideología centroizquierdista y socialdemócrata y uno de los dos partidos políticos mayoritarios de España, junto con el derechista Partido Popular. Es además uno de los partidos políticos más antiguos de toda Europa y uno de los más prestigiosos de su tipo en toda la región.

El PSOE ha gobernado España durante la mayor parte del nuevo régimen constitucional instaurado en 1978. Actualmente y tras la derrota sufrida ante el PP en diciembre de 2011, es el principal partido de oposición al gobierno encabezado por los populares.

Historia

Fundación

El Partido Socialista Obrero Español se fundó en Madrid el 2 de mayo de 1879 por el tipógrafo ferrolano Pablo Iglesias. Desde sus inicios, aspiraba a agrupar al proletariado industrial español bajo la ideología marxista. No obstante, su implementación fue muy irregular: sus principales núcleos se desarrollaron en Madrid, Asturias y el País Vasco, disponiendo de poca presencia en Cataluña, el mayor foco industrial de España. No fue hasta 1909 que obtuvo representación parlamentaria en las Cortes, merced a la coalición entre socialistas y republicanos plasmada en la Conjunción Republicano-Socialista liderada por Pablo Iglesias.

El triunfo de la Revolución rusa de 1917 y la creación de la Internacional Comunista (separada de la unitaria Internacional Socialista) provocó la ruptura del partido entre los partidarios que buscaban adherirse al Komintern (Internacional Comunista) y los sectores más moderados, mayoritarios, que permanecieron en la Segunda Internacional.

PSOE durante la segunda república y la dictadura franquista

Tras la caída del régimen de Primo Rivera, el PSOE era el partido político más extendido y mejor organizado del país. Aunque a título personal, algunos líderes del partido participaron en el Pacto de San Sebastián para proclamar la II República. Una vez fue proclamada, el PSOE se convirtió en el partido mayoritario de las Cortes republicanas de 1931 al obtener 131 diputados. Durante el primer bienio (1931-1933) fue una fuerza fundamental en la coalición que sostuvo los gobiernos de Manuel Azaña, gestionando diversos ministerios y colaborando con partidos como Acción Republicana o el Partido Republicano Radical Socialista.

En 1935, el PSOE participó en el Frente Popular, que aglutinaba a fuerzas republicanas de izquierdas, socialistas, comunistas y nacionalistas (muy similar al Frente Popular formado en Francia que tenían como finalidad impedir la llegada al poder de los partidos totalitarios de corte fascista, en auge en aquel momento). Esta coalición, nacida para enfrentarse a la derecha en las elecciones de 1936, obtuvo un ajustado triunfo en las urnas, pero su gobierno se vio interrumpido por el Alzamiento militar del 18 de julio de 1936 y la posterior guerra civil. Durante el transcurso de éste, el PSOE constituyó uno de los cimientos de los sucesivos gobiernos republicanos. Francisco Largo Caballero y Juan Negrín, ambos dirigentes socialistas, ocuparon la presidencia del gobierno en esa etapa.

Tras el triunfo de los rebeldes y el establecimiento de la dictadura de Francisco Franco, el PSOE fue ilegalizado junto con el resto de partidos y organizaciones democráticas. Sus dirigentes se vieron obligados a exiliarse y sus cuadros fueron perseguidos y asesinados durante la represión de la posguerra, dejando prácticamente descabezada la organización. De hecho, en los años del franquismo la actividad del Partido Socialista Obrero Español fue muy limitada. El peso de la resistencia antifranquista recayó básicamente sobre el Maquis y el Partido Comunista de España.

En los últimos años de la dictadura, el PSOE acometió una contundente renovación generacional e ideológica que permitió tomar el mando a una nueva generación de socialistas ajenos al exilio. Esta renovación se hizo efectiva en el Congreso de Suresnes, en 1974 cuando Rodolfo Llopis dio paso a Felipe González al frente de la Secretaría General del partido.

El PSOE tras 1978

Liderazgo de Felipe González

Tras la reinstauración de la democracia en España, el PSOE se convirtió en uno de los dos grandes partidos del panorama político. Bajo el liderazgo de González, el PSOE asumió la tarea de gobernar España entre 1982 y 1996. En las elecciones generales de 1982 el PSOE obtuvo una contundente mayoría en el Congreso de los Diputados, consiguiendo 202 diputados con el respaldo de más de diez millones de votos (48,11 % de los votos).

El exlíder socialista y presidente del gobierno español entre 1982 y 1996: Felipe González

Luego en 1986 mantuvo la mayoría absoluta con 184 diputados y luego en 1989 quedó a un diputado de la mayoría absoluta, con 175 escaños (la mitad exacta del Congreso). Ya en los comicios de 1993 el desgaste se hizo notar en los resultados electorales: aunque Felipe González volvió a ganar las elecciones, esta vez la victoria fue con menos respaldo (159 escaños) y con la presencia del Partido Popular más reforzado (con 141 escaños). Finalmente en las elecciones generales de 1996 el PSOE pierde 18 diputados, y resulta vencedor el Partido Popular, asumiendo José María Aznar (líder del PP) la presidencia del gobierno español en sustitución de Felipe González.

El desgaste del proyecto socialista, se debió mayoritariamente a la aparición de numerosos casos de corrupción y al encausamiento de altos cargos del PSOE (algunos condenados posteriormente por los tribunales) como responsables de la financiación y dirección del terrorismo de Estado de los Grupos Antiterroristas de Liberación. No obstante, Felipe González seguía conservando el beneplácito de gran parte del electorado socialista, siendo en 1996 la fecha límite de su mandato cuando los resultados electorales redujeron el número de escaños del Partido Socialista en el Congreso de los Diputados, situándolo entonces en segunda posición por una diferencia muy estrecha.

Durante su gobierno, el país acometió una notable transformación en todos los ámbitos, destacando las tareas para implantar el Estado del Bienestar. Cabe destacar igualmente la reforma del Ejército, iniciada ya en la etapa ucedista, y más tarde conducida por el Ministro de Defensa socialista Narcís Serra, que fue clave para la promoción del apoliticismo y la profesionalización de los mandos. De esta forma se alejó definitivamente el espectro golpista, que no ha dejado de estar presente en la historia de España desde el primer tercio del siglo XIX hasta finales del XX.

La derrota de 1996 y la posterior renuncia de Felipe González a la secretaría general durante el 34 Congreso, llevó al PSOE a una grave crisis de liderazgo que se extendió hasta el año 2000, cuando el 35 Congreso eligió a José Luis Rodríguez Zapatero como nuevo secretario general.

El PSOE de Zapatero

El exlíder socialista y presidente del gobierno español entre 2004 y 2011,José Luis Rodríguez Zapatero, durante una conferencia de prensa de conjunto con la directiva del PSOE

Bajo el liderazgo de Zapatero, el PSOE recuperó terreno electoral frente al PP, superándolo en las elecciones autonómicas y municipales de 2003 y ganando las elecciones generales de 2004 (con mayoría simple) y las europeas del mismo año. Las citadas elecciones generales coincidieron con los días sucesivos a los Atentados del 11 de marzo y la mala gestión del PP de los mismos.

En las elecciones generales de 2008 el Partido Socialista Obrero Español volvió a ganar los comicios, obteniendo 169 diputados, cinco más que en 2004 y un 43,87 % de los votos. Su política de gobierno se ha centrado en la ampliación y la mejora de los derechos civiles, la igualdad, la reforma de la educación y el desarrollo del modelo territorial español a través del planteamiento de amplias reformas de los Estatutos de las Comunidades Autónomas. También, en el periodo final de su segunda legislatura, aprobó con la ayuda del PP una reforma que introdujo en la Constitución una indicación de que las autonomías debían ceñirse a un determinado techo de gasto. Esto generó mucha polémica en la sociedad española, entre los partidarios de ambos partidos. En diciembre de 2011, fue derrotado por el PP en las elecciones generales, alcanzando solamente 110 asientos en el Congreso de los Diputados, por debajo de la cifra del PP, el cual logró la mayoría máxima. Tras esto, perdió el poder del gobierno el cual había mantenido durante 7 años y entregó la presidencia del gobierno a los populares encabezados por Mariano Rajoy.

Ideología

El PSOE se fundó con el propósito de representar y defender los intereses de la clase trabajadora nacida de la revolución industrial en el siglo XIX. En sus comienzos el PSOE tiene como principal objetivo la defensa de los derechos de los trabajadores y la consecución de los ideales del socialismo, surgido de la corriente filosófica y política marxista, mediante la toma del poder político por la clase trabajadora y la socialización de los medios de producción para establecer la dictadura del proletariado, como periodo de transición hacia la sociedad socialista.

La ideología del Partido Socialista Obrero Español ha ido evolucionado a lo largo del siglo XX en torno a los acontecimientos históricos más relevantes y a la propia evolución de la sociedad.

En 1979 el partido abandonó definitivamente las tesis marxistas, de la mano de su entonces secretario general Felipe González, no sin antes superar grandes tensiones y dos Congresos, el primero de ellos favorable a mantener el marxismo. Ante esta situación, destacados líderes del interior como Pablo Castellano o Luis Gómez Llorente fundaron la corriente ideológica Izquierda Socialista, agrupando a los militantes que no renunciaron al marxismo. Manteniendo así la vía abierta a la consolidación de un ala izquierda fuerte en el PSOE. A partir de ese momento, los diversos acontecimientos tanto fuera como dentro del partido propiciaron que los proyectos del mismo acabaran por semejarse al del resto de partidos socialdemócratas europeos, aceptando la defensa de la economía de mercado.

Actualmente el PSOE se encuadra dentro de la socialdemocracia. Está agrupado junto con otros partidos socialistas, socialdemócratas y laboristas en el Partido Socialista Europeo.

Estructura

El Partido Socialista está implantado en toda España. Según datos del XXXVI Congreso Federal, cuenta en la actualidad con unos 460.000 afiliados que se agrupan en las diferentes agrupaciones y federaciones del partido. Entre ellas, las más influyentes y numerosas son las de Andalucía (PSOE-A), Cataluña (Partit dels Socialistes de Catalunya, PSC-PSOE) y Comunidad Valenciana (PSPV-PSOE). Debido a la fuerza electoral del socialismo en aquellas comunidades, son destacables también las federaciones de Extremadura o Castilla-La Mancha, lideradas por los barones Rodríguez Ibarra y el ex presidente autonómico José Bono, respectivamente.

Desde el Congreso Extraordinario de 1979, el PSOE se estructura de manera federal. El máximo órgano del partido es el Congreso Federal, asamblea de delegados que escoge al secretario general y a la Comisión Ejecutiva Federal, marca las líneas programáticas, los grandes objetivos y las directrices políticas que regirán la actividad del partido hasta el siguiente Congreso. En el Congreso se dan cita los representantes de las distintas federaciones, una por comunidad autónoma (salvo en el caso de Cataluña, en la que el PSCes un partido federado y no estrictamente una federación); más las agrupaciones de Ceuta, Melilla, la federación de Europa (PSOE Europa) y las agrupaciones territoriales de América. También participan las Organizaciones Sectoriales del PSOE, las Juventudes Socialistas como organización juvenil del partido, la corriente federal Izquierda Socialista o la Federación de Mujeres Progresistas.

El máximo órgano federal entre Congresos es el Comité Federal, parlamento interno que dirige la política del partido, controla la gestión de la Comisión Ejecutiva Federal (CEF), aprueba las listas electorales nacionales, y tiene potestad para elegir al candidato a la Presidencia del Gobierno, convocar Congresos Federales, Conferencias Políticas o elecciones para designar candidatos (elecciones primarias). El Comité Federal se reúne tres veces al año.

Fuentes