Saltar a: navegación, buscar

Partido Demócrata de Estados Unidos

Partido Demócrata
Democratic Party
Información sobre la plantilla
Burro democrata.png
El burro demócrata, símbolo popular del partido
Presidente/aDebbie Wasserman-Schutlz
LíderBarack Obama
Fundación1824
Ideología políticaLiberalismo, socioliberalismo, Tercera vía, Socialdemocracia
Posición en el espectroCentro
SedeAvenida South Capitol 430 SE 20003, Washington D.C., Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Afiliación internacionalAlianza de los Demócratas
Senadores
51 / 100
Representantes
192 / 435
Sitio webdemocrats.org
Partido Demócrata (en inglés: Democratic Party). Es uno de los dos principales partidos políticos de los Estados Unidos de América y actualmente es el partido que está en el gobierno, ya que el presidente de los Estados Unidos Barack Obama pertenece al mismo. Los demócratas controlan además en la actualidad el Senado por un margen relativamente estrecho de mayoría.

Es considerado un partido de tendencia liberal, un ideario contrario al común liberalismo, ya que en los Estados Unidos el pensamiento demócrata está más cercano a la socialdemocracia y al llamado "progresismo norteamericano", que no es más que un ideario que promueve el libre mercado aunque defiende la participación del gobierno en temas como la economía, la educación y la salud.

El color azul se utiliza para identificar a los estados que tienen mayoría demócrata (frente al rojo que identifica a los republicanos); y por extensión es el color del partido.

Historia

Thomas Jefferson fundó el Partido Demócrata en 1792 como una agrupación congresional para luchar por la Carta de Derechos, y contra el elitista Partido Federalista. En 1798, “el partido del hombre común” fue oficialmente nombrado Partido Demócrata - Republicano, y en 1800 Jefferson fue el primer Presidente Demócrata de los Estados Unidos. Jefferson gobernó por dos períodos y fue seguido por James Madison en 1808. Madison afianzó las fuerzas armadas norteamericanas ayudando a reafirmar la independencia estadounidense al derrotar a los Británicos en la Guerra de 1812. Su sucesor, James Monroe fue elegido en 1816 y condujo a la Nación a través de un período conocido como “La Era del Buen Sentimiento” en la que los Demócratas-Republicanos gobernaron con poca oposición. En 1848, la Convención Nacional estableció el Comité Demócrata Nacional, la organización política en ejercicio más antigua del mundo. La Convención le dio al DNC (por sus siglas en inglés) la responsabilidad de promover la “Causa Demócrata” en los períodos de tiempo entre cada convención, y de prepararse para la siguiente convención.

Hacia finales del Siglo XIX, el electorado fue cambiando de manera acelerada. El Partido Demócrata acogió a los inmigrantes que llegaban a las ciudades y centros industriales, creó una base política al incluirlos en la sociedad estadounidense, y ayudó a crear el motor económico más poderoso de la historia. El líder del Partido Demócrata William Jennings Bryan condujo un movimiento de reforma agraria y avaló el derecho de las mujeres para votar, los impuestos a las ganancias graduados de manera progresiva y las elecciones directas de Senadores. Mientras los Estados Unidos entraba en el siglo 20, el Partido Demócrata se transformó en la fuerza de política urbana dominante.

En 1912, Woodrow Wilson se convirtió en el primer presidente Demócrata del siglo 20. Wilson lideró al país a través de la primer guerra mundial, luchó por el establecimiento de la Liga o Sociedad de las Naciones, creó la Reserva Federal y aprobó la primera ley contra el trabajo infantil.

Hasta el momento Franklin D. Roosvelt ha sido el demócrata que más tiempo a permanecido como presidente norteamericano

Años después, Franklin Roosevelt fue elegido presidente basado en la promesa del “Nuevo Compromiso”. Roosevelt logró sacar a América fuera de la Gran Depresión gracias a que miró más allá de la base demócrata y prestó ayuda a las ciudades bajo la premisa de que el gobierno puede realizar asistencia de manera activa en tiempos de grandes necesidades. El “New Deal” de Roosevelt proveyó de agua al valle central de California, electrificó los Apalaches, y salvó a los granjeros del medio oeste. La Civilian Conservation Corps, la WPA y los Servicios de Seguridad Social lograron integrar a todos los estadounidense al sistema, liberándonos del temor, brindándonos parte del futuro, haciendo la nación más fuerte.

Con la elección de Harry S. Truman, los Demócratas comenzaron a luchar para disminuir las barreras finales que existían en temas raciales y de género. Truman integró a los militares y supervisó la reconstrucción de Europa al establecer el Plan Marshall y el Tratado de Organizaciones del Atlántico Norte (antecedente de la OTAN). El liderazgo de Truman preparó el camino para los líderes de derechos civiles que le siguieron. En 1960, el Presidente John F. Kennedy animó a una nación a ser optimista, y a construir sobre su propia historia. Kennedy proclamó la “Nueva Frontera” y desafió a los norteamericanos a llevar a un hombre hasta la luna, creó los Cuerpos de Paz (Peace Corps), y negoció un tratado para prohibir el testeo de armas nucleares en la atmósfera. Lyndon Johnson continuó el camino de Kennedy, trabajando para la ratificación de los Decretos de los Derechos Civiles y de los Derechos de Voto. Kennedy y Johnson abogaron por el fin de la segregación en muchos Estados del sur. Luego del asesinato de Kennedy, Johnson declaró la “Guerra a la Pobreza” y creó una serie de programas, incluidos el Medicare- asegurando así que los estadounidenses mayores recibiesen atención médica de calidad.

En 1976, Jimmy Carter fue elegido Presidente, ayudando a restaurar la confianza de la Nación en el gobierno luego del escándalo de Watergate. Entre otras cosas, Carter negoció el histórico acuerdo de paz de Camp David entre Egipto e Israel.

En 1992, el Gobernador de Arkansas Bill Clinton fue elegido como el Presidente de los Estados Unidos número 42. Clinton basó su campaña en una "nueva alianza" con las olvidadas familias trabajadoras americanas. Después de doce años de presidentes Republicanos, América enfrentaba un déficit presupuestario record, alto desempleo, y el aumento del crimen. Las políticas del Presidente Clinton dieron prioridad al individuo y resultaron en el mayor período de expansión económica de la historia en tiempos de paz. El Decreto de Reducción del Déficit de 1993- aprobados en la Cámara de Representantes y en el Senado sin un sólo voto republicano, puso a la nación en el camino de la responsabilidad fiscal, llevando a su fin el constante déficit presupuestario.

Habiendo heredado un déficit de $290 mil millones en 1992, el último presupuesto del Presidente Clinton mostraba un superávit de $200 mil millones. La administración Clinton - Gore fue responsable de la reducción del desempleo a su menor nivel en décadas, y de la reducción del crimen a su punto más bajo en esta generación. En 1996, el Presidente Clinton se convirtió en el primer presidente Demócrata en ser reelecto desde Roosevelt, quien fue reelecto en 1936. En 1998, los Demócratas se transformaron en el primer partido desde 1822 que, controlando la Casa Blanca, logró ganar asientos en el Congreso durante su sexto año de gobierno.

En las elecciones del 2000, los Demócratas ganaron 4 asientos adicionales en el Senado, un asiento adicional en la Cámara de Representantes, y una gobernación más. El Vicepresidente Al Gore ganó el voto popular para Presidente por más de 500.000 votos aunque no resultó electo tras un fallo de la Corte Suprema que declaró a George W. Bush vencedor. En el 2001, los Demócratas volvieron a ganar el control del Senado bajo el liderazgo de Tom Daschle, mientras que los Demócratas arrasaron con victorias a los largo del país, incluidas las elecciones para Gobernador y Vicegobernador de Virginia, Gobernador de New Jersey, y 39 de las 42 mayores elecciones de alcaldes, incluyendo Los Angeles y Houston.

Pero sería la victoria electoral del entonces senador por Illinois, Barack Obama, en las elecciones presidenciales de 2008 las que marcarían el devenir actual de los demócratas. Durante la etapa Obama, el partido alcanzó el consenso en decisiones como el matrimonio homosexual,[1] el aborto y el impulso de una reforma inmigratoria[2]. Aunque en 2010 los republicanos volvieran recuperaran el control de la Cámara de Representantes, el partido se mantuvo con el control del senado, vital para la toma de decisiones en materia de política exterior.

Referencias

Fuentes