Saltar a: navegación, buscar

Red social

(Redirigido desde «Redes sociales»)
Red social
Información sobre la plantilla
Redes sociales.jpeg
Las redes sociales en Internet dan la posibilidad de relacionarse con otras personas aunque no se conozcan físicamente.

Red social. Si se parte de que el hombre nace en sociedad y en su desarrollo se integra a grupos con intereses afines y va formando un entramado de relaciones sociales con sus semejantes, es correcto entonces afirmar que las redes sociales no nacen con Internet.

Un usuario de la red al conectarse a una red social, espera satisfacer necesidades de comunicación, con personas afines. Estas redes sociales posibilitan que exista una comunidad con pluralidad de criterios, y esta característica es la que aporta toda la energía que le da vida a los grupos humanos que conforman esas redes.

Concepto

Las redes sociales en Internet son comunidades virtuales donde sus usuarios interactúan con personas de todo el mundo con quienes encuentran gustos o intereses en común. Funcionan como una plataforma de comunicaciones que permite conectar gente que se conoce o que desea conocerse, y que les permite centralizar recursos, como fotos y vídeos, en un lugar fácil de acceder y administrado por los usuarios mismos.

Las personas se iban uniendo en esferas del saber, para esto utilizaban las listas de correo, las cuales estaban organizadas por temáticas, después de las listas comenzaron a surgir los sitios web de temáticas especificas, donde los usuarios podían buscar información o hacer preguntas sobre el tema del sitio. En la actualidad todas estas variantes se han integrado dando como resultado un servicio más abarcador, conocido como Red Social.

“Las redes son formas de interacción social, definidas como un intercambio dinámico entre personas, grupos e instituciones. Una red social es un sistema abierto y en construcción permanente involucrando a conjuntos de personas que se identifican con las mismas necesidades y problemáticas y que se organizan para potenciar sus recursos.” [1]

Las redes sociales en internet dan la posibilidad de relacionarse con otras personas aunque no se conozcan físicamente. Cada participante en la red aporta criterios, conocimientos, con los cuales se va construyendo la red, esta característica de aceptar los aportes de cada suscriptor es la que define lo abierto del sistema. Con el ingreso de un nuevo miembro, se produce una transformación del grupo ya existente, al igual que con la salida de un miembro de grupo, lo que implica que una red social no es estática sino dinámica. Al conectarse a una red social, se espera satisfacer necesidades de comunicación, con personas afines. Estas redes sociales posibilitan que exista una comunidad con pluralidad de criterios, es esta característica la que aporte toda la energía que le da vida a los grupos humanos que conforman esas redes.

El funcionamiento básico de una red social es el siguiente; se monta todo el andamiaje técnico que le dará soporte, un suscriptor invita a varios a amigos a suscribirse y estos a otros, por lo que cada miembro puede invitar muchos amigos más, de esta forma el crecimiento de la red es un crecimiento geométrico....

Historia

Desde el surgimiento de ARPANET y la invención del correo electrónico, en el Departamento de Defensa de los Estados Unidos de América en el año 1971, ya los usuarios de la redes de computadoras comienzan a organizar las direcciones de correo por grupos, según los intereses de cada miembro, luego comienza las Listas de correo afines a una temática, donde se suscribían personas interesados en el tema propuesto. A principio del año 1990 Tim Berners-Lee crea la web y desde su invención fue concebida como una herramienta social. Por estos años David Bohnett, creador de Geocities también incubaba la idea de crear una comunidad basada en la web, en que la gente compartiera sus gustos y sentimientos.

En los años 2001 y 2002, comienzan a surgir sitios que fomentaban las redes de amigos, En el 2003, aparecen los sitios, Friendster, Tribe y Myspace, con el objetivo antes mencionado. En el 2004 se produce el lanzamiento de Orkut por parte de Google, este proyecto es un experimento que uno de sus empleados llevaba en el tiempo libre.En febrero del 2004 Mark Zuckerberg hace el lanzamiento de Facebook. En el año 2005 Yahoo ingresa con Yahoo 360º.

Servicios que ofrece

La mayoría de las redes sociales tienen de común los siguientes servicios:

  • Lista de amigos: Permite al suscriptor agregar amigos, previa aceptación por ellos de pertenecer a esta lista de amigos. La persona debe estar registrada.
  • Grupos y páginas: El objetivo es reunir personas con intereses afines. Los grupos permiten añadir mensajes, ficheros de vídeos, fotografías, etc. Las páginas son creadas con fines específicos y están encaminadas principalmente hacia marcas o personajes determinados y no a ningún tipo de convocatoria. Una de las características de las redes sociales es que no permiten la existencias de grupos con carácter discriminatorio o que inciten al odio, a la falta de respeto y la deshonra de otras personas, en las redes sociales existen la opción de denunciar y reportar a estos grupos.
  • Muro: El muro (wall en inglés) es un espacio en cada perfil de usuario que permite que los amigos escriban mensajes para que el usuario los vea.
  • Fotos: Permite crear galería de fotos.
  • Regalos: Los regalos son pequeños iconos con un mensaje. Los regalos dados a un usuario aparecen en el muro con el mensaje del donante, a menos que el donante decida dar el regalo en privado, en cuyo caso el nombre y el mensaje del donante no se exhibe a otros usuarios.
  • Aplicaciones: Son pequeñas aplicaciones con las que puedes averiguar, quien es tu mejor amigo, descubrir cosas de tu personalidad, etc.
  • Juegos: La mayoría de aplicaciones encontradas en las redes sociales se relacionan con juegos por ejemplo de geografía, o pruebas de habilidades de distintos tipos.

Redes sociales más conocidas

Redes sociales.

Existe un alto número de redes sociales, varias de las cuales cubren intereses muy específicos. A continuación una lista de las redes sociales más usadas:

  • Badoo, de uso general, muy popular en Latinoamérica
  • Facebook, de uso general
  • Facepopular, de uso general, popular en Latinoamérica
  • Flickr, fotografía
  • Google+, de uso general
  • Hi5, de uso general, popular en Latinoamérica
  • LinkedIn, redes profesionales
  • Myspace, de uso general
  • NowPublic, noticias sociales generadas por usuarios
  • Reddit, noticias sociales generadas por usuarios
  • Sonico, de uso general, popular en países de habla hispana
  • StumbleUpon, páginas en Internet con un interés en específico
  • Taringa!, de uso general
  • Twitter, de uso general
  • VK, de uso general, popular en Rusia y Ucrania, en castellano.

Riesgos en las redes sociales

Existen ciertos riesgos que vienen de la mano con el uso de redes sociales. Algunos de estos se listan a continuación:

  • Menores de edad. A pesar de que varias redes sociales tienen una edad mínima para usuarios, es relativamente fácil falsificar información. Es importante que se haga control paterno para evitar que los menores de edad sean víctimas de depredadores que están al asecho en redes sociales.
  • Phishing. Existe un gran número de estafas, la mayoría de ellas enfocadas a obtener tu información personal. Por ejemplo, en Facebook está el engaño de "¿estás en este vídeo?".
  • Privacidad. La información que publicas en una red social debe ser tratada con la importancia de la misma. Información privada como números de teléfono, dirección, correos electrónicos, pudieran ser usados para dañarte si caen en las manos equivocadas. Es importante que hagas la configuración de privacidad necesaria para que la información que publicas esté visible sólo para las personas en las que realmente confías. Para Facebook puedes definir listas de amigos, además de que puedes seguir estas siete prácticas para proteger tu privacidad en Facebook.
  • Perfiles falsos. Perfiles en redes sociales de alter-egos son de más comunes de lo que te puedes imaginar. Existen diversas motivaciones para esto, siendo las mal intencionadas de las que debes cuidarte, como son robo de identidad, pedófilos, secuestradores, chantajistas, entre otros. Debes poner atención a quienes agregas como amigos en tus redes sociales, especialmente personas que no conoces y que tienen una fotografía de perfil demasiado atractiva para ser verdad. En todo caso, si te interesa conocer gente nueva y la foto de perfil es demasiado atractiva para resistirte, puedes usar filtros de privacidad (como listas en Facebook o círculos de Google+) para separar gente que conoces de la que no conoces bien.
  • Trabajo. Se discreto con lo que publicas, sobre todo si gente con la que te relacionas en el ámbito laboral es parte de tus contactos en tu red social. Las redes sociales son el paparazzi de la gente normal, ya que a veces hay más información sobre tus actividades de la que desearías.

Oportunidades

En el mensaje para la XLIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, Benedicto XVI ponderó positivamente “el potencial de las nuevas tecnologías, cuando se usan para favorecer la solidaridad y la comprensión”.

Positivas

Está claro que las redes sociales brindan oportunidades para hacer el bien. De hecho, el mismo Papa delineó algunos beneficios positivos en el mencionado mensaje, a saber: facilitan la comunicación y la comprensión entre las personas, permiten encontrar nuevas amistades, crear comunidades y redes; buscar información y noticias; las familias pueden estar en contacto con mayor facilidad, los investigadores y estudiantes tienen un mejor acceso a las fuentes del conocimiento, se favorece el aprendizaje y se contribuye al desarrollo social.

Detengamos en algunos puntos característicos, más o menos generales, en que podemos sintetizar esos y otros beneficios:

Intercomunicación ágil y eficaz… y además gratuita

Poder estar comunicado, y además de un modo inmediato, efectivo y gratuito, no es sólo un valor añadido sino el sello de garantía definitivo para un éxito que de hecho estamos comprobando.

Mayor difusión de ideas y debate

Ahora los ciudadanos tienen a su alcance la oportunidad de asumir una participación activa generando contenidos e ideas y no sólo recibiéndolas; ahora el ciudadano puede entrar en un fructífero debate para enriquecer y dejarse enriquecer, para expresar discrepancias y para sumarse a iniciativas.

Amistad

Benedicto XVI decía en el mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de 2009 que “el concepto de amistad ha tenido un nuevo auge en el vocabulario de las redes sociales digitales que han surgido en los últimos años”.

Esta realidad significa prolongar el encuentro de amistad real, poder recuperar amistades de la infancia y también entablar, efectivamente, nuevas relaciones. Incluso a pesar de las distancias. Aceptar un nuevo “amigo” en una red social implica estar dispuesto a compartir con él la propia vida, lo que a su vez hace posible un mutuo conocimiento. No son pocos los casos de hombres y mujeres introvertidos que en las redes sociales han hallado un medio para salir de su ensimismamiento y poder relacionarse así con otros seres humanos a partir de múltiples afinidades.

En esta líneas, cada vez que un usuario “carga” nuevas fotografías, música, vídeos, etc., lo hace para que otras personas puedan verlo o leerlo y, de esa manera, poder mantenerlos al tanto de la propia vida y, a su vez, estar al tanto de la vida de los otros: de lo que hacen, les gusta y piensan. En redes sociales como Facebook, la capacidad de relacionar a las personas ha resultado su clave de éxito.

En una entrevista, la profesora Sor María Antonia Chinello, enseñante en la Universidad Auxilium, en Roma, declaraba: “Está probado que en la red es un poco más fácil compartir dificultades, esperanzas, temores, hablar de temas de los cuales quizá daría pena cara a cara, porque se temen las reacciones inmediatas en el otro”.

Educativo

Desde el punto de vista educativo, una social network tiene mucho que ofrecer a la generación digital. Si los niños, adolescentes y jóvenes de ahora aprenden con cuñas sonoras de pocos segundos, si su atención es breve, piensan más con imágenes que con palabras y son más dados a procesar datos electrónicos, por qué no aprovechar este nuevo medio para el aprendizaje. En esta línea, las redes sociales también regalan la ocasión para conocer, valorar y aprender lo bueno que hay en otras culturas abriendo caminos para el diálogo entre personas de diferentes países y religiones: “El nuevo espacio digital, llamado ciberespacio, permite encontrarse y conocer los valores y tradiciones de otros. Sin embargo, para que esos encuentros den frutos, se requieren formas honestas y correctas de expresión, además de una escucha atenta y respetuosa. El diálogo debe estar basado en una búsqueda sincera y recíproca de la verdad, para potenciar el desarrollo en la comprensión y en la tolerancia”.

Conscientes del potencial educativo de las redes sociales, hay quienes han lanzado propuestas que buscan exprimir mejor esta posibilidad. Es el caso de Imbee.com, dirigido a chicos y chicas de entre 8 y 15 años que cuenta, incluso, con áreas para profesores.

Las redes sociales dan a los enseñantes una oportunidad para continuar el contacto con los alumnos, para dialogar con ellos incluso fuera del encuentro académico propio de las instituciones escolares.

Negativos

Un artículo publicado por el diario argentino La Nación hacía eco de un estudio de la marca Telefónica titulado “Generaciones interactivas en Iberoamérica. Niños y adolescentes ante las pantallas”, en colaboración con la universidad de Navarra. El estudio analiza los hábitos “digitales” en siete países latinoamericanos (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Venezuela). Según ese informe, el 95 % de los chicos entre 10 y 18 años usa Internet –uno de los modernos medios de comunicación– de modo habitual, mientras que el 83 % usa teléfono móvil y el 67 % utiliza videojuegos.

La pregunta que viene casi como corolario es: ¿y qué hacen en Internet? “Sus preferencias de uso aparecen polarizadas: el 70 % lo usa para comunicarse (Messenger, chat, mensajes de texto); el 59 % para conocer e informarse; el 43 % para compartir fotos y videos; igual cantidad para divertirse, y sólo un 6 % para comprar online”, recogía el artículo de La Nación.

Más recientemente, el diario Il Corriere della Sera (cf. 09.09.2009) recogía en un artículo los aspectos de la vida diaria que la web ha cambiado en la existencia de tantas personas, según un análisis inicialmente publicado en The Telegraph: desde objetos (álbumes fotográficos, directorios telefónicos, cartas, etc.), pasando por hábitos (ir a la tienda de discos, de compras, etc.), la manera de informarnos (reflejada en la cada vez más baja venta de periódicos impresos), hasta la privacidad (las redes sociales disponen hoy día de información sobre miles de ciudadanos proporcionada por ellos mismos).

¿Y todo eso es algo positivo o negativo? Un estudio del Instituto Vanier para la familia de Otawwa, Canadá (Good servant, Bad master: electronic media and the family), del 15 de octubre de 2007, ponía de manifiesto la aportación positiva de los medios de comunicación como fuente de educación y entretenimiento, pero también alertaba sobre las consecuencias negativas. ¿Cuáles?

Pornografía

1) Quien los usa más interactúa menos con la pareja, los hijos y los amigos.

2) Quien los usa más tienen mayor riesgo de caer en comportamientos agresivos y desarrollo cognitivo pobre.

3) Problemas de salud relacionados con los hábitos alimenticios de quien está expuesto a la publicidad de alimentos que circulan por los medios de comunicación.

Un estudio de Optenet refiere que el 35 % de las páginas web existentes, al menos hasta diciembre de 2008, son pornográficas. Un artículo publicado en la versión digital de Diario Uno, Argentina, reportaba 95,6 millones de páginas web dedicadas a la pornografía.

Hasta antes de Internet la pornografía tenía más difícil la entrada a los hogares. Además costaba. Ahora basta una conexión a la red. En el caso concreto de algunas redes sociales, las facilidades técnicas para formar grupos ha llevado a no pocas personas a entrar en algunos específicamente pornográficos[53]. Y sin tener que entrar en portales de ese tipo. Otros caen en manos de grupos que promueven el racismo, la violencia o el terrorismo.

Según un estudio de 2007 de la Universidad de New Hampshire, en Estados Unidos cada mes hay más de 35 millones de visitas a páginas pornográficas.

A inicios de diciembre de 2008, Libertad Digital.com reportó que la palabra “sexo”, en los buscadores de Yahoo.com, había sido uno de los tres términos más buscados durante ese año.

La facilidad para acceder a portales con esos contenidos supera la mera consideración teórica de cuestiones éticas; al constatar las consecuencias emocionales, psicológicas, físicas y relacionales de quienes caen en las redes de la pornografía, no se puede permanecer indiferente. Esto se acentúa todavía más en el caso concreto del ambiente familiar, y todo lo que ese ambiente supone y representa.

En septiembre de 2009, el Morality in Media, de Robert Peters, publicó un estudio titulado How Adult Pornography Contributes To Sexual Exploitation of Children (Cómo contribuye la pornografía adulta a la explotación sexual de niños). El informe ponía de manifiesto la amenaza que la pornografía suponía para los niños. ¿Por qué específicamente?

John Flynn, L.C., resumía los puntos en un artículo publicado por la agencia zenit:

  1. Los delincuentes utilizan pornografía adulta para preparar a sus víctimas.
  2. Para muchos delincuentes hay una progresión desde ver pornografía adulta hasta ver pornografía infantil.
  3. Los hombres actúan con las niñas prostitutas como ven en la pornografía adulta, y los chulos usan pornografía adulta para instruir a las niñas prostitutas.
  4. Los niños imitan con otros niños el comportamiento que ven en la pornografía adulta.
  5. La adicción a la pornografía de adultos destruye matrimonios, y los hijos en los hogares con un solo progenitor corren más riesgo de sufrir explotación sexual.

Uno de los fenómenos que están impactando negativamente a los jóvenes y, sobre todo, a los adolescentes es el así llamado sexting. El sexting consiste en el envío de imágenes o videos con contenido sexual a través del teléfono móvil o de la publicación de las mismas en perfiles o grupos de redes sociales. El contenido podría ser producido por el protagonista, de forma consentida incluso. El grado de inmoralidad es más penoso cuando el contenido fue robado, obtenido y dado a conocer sin el consentimiento del implicado.

Amistad

El tema de la “amistad” digital es otra asignatura pendiente. Inicialmente las redes sociales implicaban una amistad basada en relaciones de la vida real, específicamente en un ambiente académico universitario. Sin embargo, con las redes sociales disminuyen las relaciones “cara a cara” y se puede caer en el escollo de sustituirlas con relaciones sólo en ese medio. O lo que es lo mismo: tener muchos “amigos” en Internet y olvidarse de los que están a nuestro lado. Es verdad, usadas como oportunidad para consolidar o recuperar aquellas amistades que por la distancia o el tiempo se habían perdido, no pueden dejar de valorarse.

La “amistad digital” invita a considerar el riesgo grave de que computadoras, celulares y otros dispositivos, aíslen de las relaciones interpersonales apoyadas en encuentros reales e incluso de confundir una simple relación con una amistad auténtica. Además, una vinculación social-digital puede crear un exceso de dependencia de los otros o, sencillamente, hacer pasar la “amistad” por una mercancía. En no pocas ocasiones se reduce la “amistad” a “tener” a otro en la lista del propio perfil.

No sin razón afirma boyd: “el término ‘amigos’ puede inducir a error, porque la relación no significa necesariamente la Amistad en el sentido vernáculo cotidiano, y las razones para que las personas se conecten son diversas”. En este mismo sentido, Benedicto aporta una reflexión original y profunda, en el multicitado mensaje para la XLIII Jornada de las Comunicaciones Sociales: “Este concepto es una de las más nobles conquistas de la cultura humana. En nuestras amistades, y a través de ellas, crecemos y nos desarrollamos como seres humanos. Precisamente por eso, siempre se ha considerado la amistad como una de las riquezas más grandes que puede tener el ser humano. Por tanto, se ha de tener cuidado de no banalizar el concepto y la experiencia de la amistad. Sería una pena que nuestro deseo de establecer y desarrollar las amistades on line fuera en deterioro de nuestra disponibilidad para la familia, los vecinos y quienes encontramos en nuestra realidad cotidiana, en el lugar de trabajo, en la escuela, o en el tiempo libre”.

En una entrevista concedida al Sunday Telegraph, el arzobispo católico de Westminster, monseñor Vicent Nichols, advertía sobre los efectos deshumanizantes de Internet en los siguientes términos: “Estamos perdiendo capacidades, habilidades de interacción humana, cómo leer el ánimo de una persona, ver su lenguaje corporal, cómo ser pacientes hasta el momento de precisar algo o ejercer presión”.

Más o menos en la misma línea iba un artículo titulado Cómo Facebook puede arruinar amistades, publicado en The Wall Street Journal, en agosto de 2009. En un testimonio recogido en el artículo se decía: “Estoy cansada de amigos que aseguran que están demasiado ocupados para llamar por teléfono, o incluso para escribir un e-mail aceptable, sin embargo pasan horas en las redes sociales, colgando fotos de sus hijos o de sus fiestas, reenviando adivinanzas estúpidas, colocando dichos extravagantes y absurdos, o utilizando Twitter para comunicar sus últimas andanzas”. Como declaró monseñor Nichols, la comunicación escrita es imperfecta. O en palabras del Wall Street Journal, “se pierden los matices que pueden ser expresados en lenguaje corporal y las inflexiones de voz”.

Privacidad y ¿gratuidad?

Hoy por hoy, jóvenes y adolescentes están habituados a decir, escribir y presentarse a través de textos, mensajes, fotos y videos. En la mayoría de las ocasiones no parecen conscientes de que aquello que escriben o cargan en la red. Una vez publicado es visible para todos e incluso se puede perder el control de dónde puede terminar la información.

El tema concreto de la privacidad es uno de los que de una manera más sugestiva plantea no pocas contras en muchos ambientes. Un estudio académico sobre intimidad y social network de los estudiosos Gross y Acquisti revelaron que es alto el riesgo potencial para que a partir de los datos incluidos en los perfiles, delincuentes cibernéticos puedan reconstruir números de seguridad social. Y es que en no pocas ocasiones se da un descuido propiciado, en parte, por la inconsciencia acerca de la naturaleza pública que supone Internet.

Las aplicaciones de las redes sociales logran que las personas hagan crónicas detalladas de sus experiencias de vida. En cierta forma, se trata de una renuncia a la privacidad puesta en manos de empresas con fines lucrativos cuyas ganancias dependen, en cierta forma, de la confianza de los usuarios que ponen en sus manos la “parte” de vida que “cargan” en la voluntariamente en la red social. Nunca antes tantas personas habían puesto al alcance de cualquiera tal cantidad de datos de tipo personal. No huelga recordar que “No hay que dejarse engañar por quienes –tanto en el tema de la “amistad” como en el de la privacidad, ndr– tan sólo van en busca de consumidores en un mercado de posibilidades indiferenciadas, donde la elección misma se presenta como el bien, la novedad se confunde con la belleza y la experiencia subjetiva suplanta a la verdad”.

Todo lo anterior plantea más interrogantes éticos y es motivo de una alerta mayor si consideramos que al menos una cuarta parte de los usuarios de redes sociales son menores de edad.

La publicidad en las pantallas de nuestros monitores nos recuerda que las redes sociales no son grupos filantrópicos sino empresas que buscan ganancias económicas. Los dueños de las redes sociales no hacen amigos, sino clientes.

Así, no es banal recordar que las plataformas más usadas se están convirtiendo en propiedad de compañías cuyo cometido es incrementar sus entradas de dinero. Si bien ofrecen un servicio, ¿quién es el propietario último de la información que libremente carga el usuario y qué disponibilidad pueden tener y hacer con ella? “Una vez que se introduce en la Red una información o mensaje, resulta altamente difícil retener el título de propiedad por parte del emisor. Los mensajes pueden ser tomados y transformados fácilmente de suerte que pierda el rastro de autoría original. Los legisladores dispensan a este tema una importancia capital. Hay piratas de ordenadores que se dedican a robar datos e informaciones en la Red como salteadores de bancos. ¿Quiénes custodian los bancos de datos? ¿Quiénes tienen acceso normal a ellos sin violar el secreto profesional correspondiente? ¿Cómo evitar el soborno o el asalto traidor a los mismos?”.

Aquí, como en otros temas relacionados con Internet, se precisa una legislación internacional al respecto de modo que ningún negocio se aproveche de la confianza de las personas, independientemente de quien se trate.

El factor pedagógico y el factor tiempo

Pero la banalización de las relaciones interpersonales no es el único aspecto. También está el pocas veces valorado factor “uso del tiempo” que, en el mejor de los casos, únicamente llega a repercutir en las calificaciones, en los estudios y en el rendimiento laboral.

Es necesaria una educación para discernir no sólo a quién se admite como amigo, sino en todo aquello que se pone a disposición de los demás en el propio perfil y el tiempo invertido en ello. Una moderna oportunidad no puede convertirse en esclavitud. Y es que una red social reclama una alta atención del usuario: “…Cualquier mensaje, foto o video que introduce alguno de los amigos presentes en la red supone una llamada que con frecuencia es atendida con un intercambio de mensajes, de fotos o de vídeos. Cargar fotos y vídeos ya supone un cierto tiempo… y el reloj corre”.

Considerando esto, nace espontáneamente una pregunta: ¿tiene un estudiante tiempo para ello? ¿En qué momento actualiza su perfil un trabajador?

Como parte del factor “educación”, es penoso encontrarse con un manejo realmente pobre del lenguaje que, de alguna forma, es reflejo de la pereza mental que estos medios pueden propiciar por la rapidez e inmediatez que implican. Por otra parte, entrar a navegar sin rumbo puede llevar a más de un triste naufragio.

Derechos de autor (tráfico de imágenes o vídeos)

A través de las redes sociales, por su misma dinámica relacional entre personas, es posible compartir contenidos muchas veces al margen de quienes los producen o distribuyen legalmente. Al considerar lo anterior, percibimos dos cosas:

1) por una parte tenemos lo que podríamos llamar “derechos de autor” sobre los contenidos que el mismo usuario produce (sus fotos, videos, textos, etc.) y, por otra,

2) aquellos contenidos ajenos que muchas veces el mismo usuario hace circular o recibe. Está claro que se puede disponer de aquello que se produce, mientras no atenta contra nadie más y sea bueno, pero no se puede disponer sin más de lo ajeno.

El hecho de que de facto se dé un masivo robo de propiedad intelectual (pensemos en la música o videos que se distribuyen o comparten), una democratización del delito, no es sinónimo de que no deba ser penado y mucho menos que esté bien. “La conducta delictiva en el otros contextos es también conducta delictiva en el ciberespacio”.

Mundo virtual no es mundo real… el aislamiento individualismo

Al reflejar la identidad queda latente la posibilidad de crearse una representación artificial de uno mismo, de modo que se pueda parecer más “atractivo” para todos aquellos que están a la caza de “amigos” con especiales dotes físicas. Un perfil también puede ser ocasión para el narcisismo, el exhibicionismo y la superficialidad pues, para muchos, el deseo de aparecer como una persona socialmente atrayente, teniendo muchos “amigos” en las redes sociales, no deja de ser sintomático. Tampoco es extraño encontrarse con fotos retocadas que mejoran ad extra la articulación de la identidad del usuario.

En todo caso, permanece abierta la tentación de hacer de una social network una ocasión para la construcción de un mundo paralelo que, además de alienar, podría hundir en la cohibición y en el aislamiento cada vez más radical de interacción social real a temperamentos débiles o más bien pobres en recursos para convivir y socializar.

Todo este desarrollo de las redes sociales en general, y de los casos singulares, ofrece una amplia gama de oportunidades para hacer el bien y crecer en él. Pero las redes sociales también presentan retos éticos que no pueden pasar desapercibidos. ¿A cuáles nos referimos?

Referencias

  1. Jornadas sobre Gestión en Organizaciones del Tercer Sector en la Universidad Di Tella de Buenos Aires, Argentina, en noviembre de 2001.

Enlaces externos

Fuentes