Saltar a: navegación, buscar

Telescopio Espacial Spitzer

Telescopio Espacial Spitzer
Información sobre la plantilla
Telescopio espacial spitzer.jpg
Instrumento óptico electrónico situado en el espacio, diseñado para estudiar una gran variedad de fenómenos astronómicos desde el sistema solar de la Tierra.
Telescopio Espacial Spitzer. Instrumento óptico electrónico situado en el espacio, diseñado para estudiar una gran variedad de fenómenos astronómicos desde el sistema solar de la Tierra, hasta los confines más distantes del universo joven.

Generales

El Telescopio Espacial Spitzer (SST), lleva ese nombre en honor del astrónomo [Lyman Spitzer, precursor de los observatorios espaciales, uno de los diseñadores del Telescopio espacial Hubble, entre otros.

Spitzer se envío al espacio exterior el 25 de agosto de 2003 desde el Centro Espacial Kennedy en Estados Unidos. Realiza una órbita heliocéntrica similar a la de la Tierra, pero que lo aleja de la misma a unos 15 millones de kilómetros por año.

Misión del Telescopio Spitzer

El spitzer se ha diseñado para ver el cielo en la franja de infrarrojos. Desde el espacio, llega muy poca energí­a térmica de objetos distantes a la Tierra (exceptuando la procedente del sol). Por lo tanto, para examinar el cielo de infrarrojos se debe contar con un telescopio muy sensible y con detectores a muy bajas temperaturas.

Cerca de un 80% del tiempo de observación de Spitzer estará disponible a la comunidad científica en general, a través de un concurso de propuestas de observación organizado por el Centro Científico Spitzer.

Spitzer determinará la estructura y composición de los discos de polvo y gas que rodean a las estrellas cercanas. Los discos proto-planetarios de polvo y gas y los discos de polvo de "segunda generación," un estado de evolución posterior en el que la mayor parte del gas ha desaparecido, se cree que forman parte del proceso de formación de sistemas planetarios. Mediante la observación de estos discos en varios estados de evolución, Spitzer podrá estudiar la transformación de una nube de polvo y gas sin estructura en un sistema planetario.

Construcción

El telescopio de Spitzer es un reflector de peso ligero tipo Ritchey-Chrétien. Su peso es de menos de 50 kg y está diseñado para operar a una temperatura extremadamente baja. El telescopio tiene una apertura de 85 cm de diámetro. Todas sus partes, excepto los soporte de los espejos, están hechas de berilio ligero.

El berilio es un material muy fuerte que trabaja bien en la construcción de telescopios espaciales infrarrojos, porque tiene un calor especí­fico bajo a muy bajas temperaturas. El telescopio está sujetado a la parte superior del caparazón enfriado por vapor del criostato, el cual mantiene los instrumentos de ciencia muy frí­os.

El espejo primario de 85 cm de diámetro está diseñado para operar a temperaturas de 5.5 k, con un error en el frente de onda de menos de 0.07 ondas. El telescopio spitzer tiene un diseño ritchey-chretien y permitirá alcanzar el límite de difracción a longitudes de onda de más de 6.5 micras.

La vida útil del telescopio Spitzer viene limitada, como en otros telescopios infrarrojos espaciales, por la tasa de evaporación del helio líquido que se utiliza como refrigerante. Inicialmente se esperaba que el helio durase un mínimo de 2,5 años y un máximo de 5.

Se ha estimado el costo total de la misión en 670 millones de dólares.

Filosofía del diseño de Spitzer

  • Maximizar el uso de materiales con una razón de dureza/densidad muy alta, conductividad térmica elevada, y calor especí­fico criogénico bajo.
  • Construir el telescopio entero del mismo material para prevenir complicaciones por expansión térmica, y hacer el montaje del telescopio tan estable dimensionalmente como sea posible.
  • Seleccionar una configuración que minimice el tamaño de los elementos mayores del montaje del telescopio.
  • Intentar exhaustivamente el diseño más simple posible para minimizar el número de partes, logrando así reducir el tiempo y costo de diseño, fabricación e integración.

Datos técnicos

  • Fecha de lanzamiento: 25 de agosto 2003
  • Vehículo/lugar de lanzamiento: Delta 7920h elv / kennedy space center
  • Duración estimada: 2.5 años (mí­nimo); 5+ años
  • Órbita: heliocéntrica siguiendo a la Tierra.
  • Longitudes de onda: 3 - 180 micras
  • Telescopio:85 cm de diámetro (33.5 pulgadas), f/12 berilio ligero, enfriado a menos de 5.5 k.
  • Lí­mite de difracción:6.5 micras
  • Capacidades científicas: imagen / fotometrí­a, 3-180 micras
  • Espectroscopía, 5-40 micas
  • Espectrofotometrí­a, 50-100 micras
  • Seguimiento planetario:1 arcsec / seg
  • Criogeno/volumen:Helio líquido/ 360 litros (95 galones)
  • Masa en lanzamiento: 950 kg (2094 lb)

Descubrimientos recientes

El Telescopio Espacial Spitzer, de la NASA, ha detectado por primera vez luz que emana de un planeta llamado 55 Cancri, una Super Tierra más allá del Sistema Solar. Aunque el planeta no es habitable, la detección supone un paso histórico en la búsqueda eventual de señales de vida en otros.

En anteriores análisis, Spitzer y otros telescopios han sido capaces de estudiar el planeta a través de la luz que este emitía. En este nuevo estudio Spitzer midió la luz infrarroja que emitía el planeta. Los resultados revelan que el planeta es de apariencia oscura y que la cara que ilumina su sol está a 2.000 grados Kelvin (1.727 grados centígrados), lo suficientemente caliente como para fundir el metal.

Spitzer detectó los restos del choque de dos incipientes planetas en torno a una estrella, según el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

Uno de los planetas era del tamaño de la Luna y el otro como Mercurio. La colisión ocurrió hace varios miles de años, un plazo reciente en términos astronómicos. En el informe indica que el impacto desintegró el cuerpo más pequeño en un choque tan violento que vaporizó sus rocas y lanzó al espacio enormes estelas de lava.

La colisión descubierta por el Spitzer ocurrió en las cercanías de la estrella HD 172555, a unos 100 años luz en la Constelación del Pavo. El choque cósmico fue detectado gracias al Espectrógrafo del Spitzer, un aparato que mide variaciones mínimas en la longitud de onda hasta el punto de que permite inducir de qué tipo de material está hecho un objeto en función de la luz que refleja. De este modo, los cientí­ficos analizaron la luz de esa estrella y lo que encontraron fue desconcertante.


Durante el análisis, descubrieron la presencia de roca vaporizada en forma de Monóxido de silicio y también roca fundida como la Obsidiana. En la Tierra, la obsidiana se encuentra habitualmente en los volcanes y en un tipo de rocas llamadas Tectitas que aparecen alrededor de cráteres. Las tectitas se forman en condiciones de gran presión y temperatura y a gran velocidad. Condiciones propias de un choque de gran potencia.

Fuentes