Saltar a: navegación, buscar

Versos sencillos

Versos Sencillos
Información sobre la plantilla
Poemario de los versos sencillo.jpg
los versos del poeta salidos del corazón para, al decir del propio Martí, “poner el sentimiento en formas llanas y sinceras”, porque ama “la sencillez”.
Título originalVersos Sencillos
Autor(a)(es)(as)José Martí

Versos sencillos.. Poemario. En octubre de 1891 aparece publicado en New York del poeta cubano José Martí; éste libro puede considerarse la obra de plenitud de su autor: el poeta tiene ya treinta y ocho años y una vasta experiencia no sólo en el campo intelectual sino también en la lucha emancipadora de Cuba.

Con el poemario Martí logra una limpieza de estilo que venía buscando en sus poemas, ésta limpieza se debe en lo fundamental, a la sencillez, en entregar al lector todo lo que siente sin recato y a la limpieza en la palabra. Estos versos “sencillos”, mientras más transparentes parecen, más oscuros, y más simples, mientras más profundos; son como dice el propio Martí: “la necesidad de poner el sentimiento en formas llanas y sinceras”. Esta poesía, no obstante su espontaneidad, no es aquella que fluía libre, sin ataduras ni tropiezos; es una poesía pensada, sentida, reposada, que reafirmó su estatura de poeta mayor.

Evolución del texto

El prólogo del libro esclarece el estado de ánimo en que se encontraba el poeta al escribir los versos... Un año antes, en el invierno de 1890, transcurrió la Conferencia Internacional Americana, en la cual Martí no pudo intervenir y esa situación provocó un estado ansioso depresivo que quebrantó su salud: “Mis amigos saben cómo se me salieron estos versos del corazón. Fue aquel invierno de angustias, que por ignorancia o por fe fanática, o por miedo, o por cortesía, se reunieron en Washington, bajo el águila temible, los pueblos hispanoamericanos” Esta obra mayor surge, en plena naturaleza. En el retiro del campo escribe “Me echó el médico al monte: corrían arroyos, y se cerraban las nubes, escribí versos”.

Poco a poco, va volcando sobre el papel toda la amargura de su vida, sus sentimientos más puros. Con íntima sinceridad Martí se nos desnuda, nos muestra cada trozo de su espíritu, que luego, agrupados, conforman uno de los poemarios autobiográfico más bello escrito en castellano.

Los Versos sencillos son famosos por su espontaneidad y simbolismo, por la intensidad de su pensamiento concentrado en formas breves; el poeta sabe descifrar los misterios de la naturaleza y del hombre a partir de él mismo, hasta el punto de hacer de su poemario un libro transparente en tiempo y espacio. Esta colección de poesías, representó en su momento una revolución, en relación con la expresión poética; en ella encontramos la utilización de elementos expresivos, que también hallamos en el modernismo, como es el caso de los efectos brillantes a través de los colores. El uso de este elemento está relacionado con la realidad, ya que para Martí, realidad y poesía son una misma cosa; para él, el símbolo es un laberinto donde hay que hurgar en busca de la belleza y el concepto.

En la concepción martiana, los símbolos no solo sirven para representar lo bello sino también entre otras cosas, para expresar situaciones. Hemos dicho que el carácter simbolista de los versos del poeta mucho tiene que ver con el Modernismo como escuela. Pero; sin embargo, la ideología martiana – pendiente en todo momento de la lucha por la liberación de Cuba y la emancipación de América – consigue universalidad, al romper con los patrones del individualismo modernista, logrando que su poesía tenga proyección y mensaje universal. Según algunos estudiosos de la obra de Martí coinciden en que la verdadera modernidad de su poesía se encuentra en éste libro.

Es significativo que el poeta escogiera la redondilla, de tradición clásica para el poemario, suponemos que toma esta decisión debido al carácter popular de dicha forma métrica para vaciar en ella, sus novedades expresivas y sirviéndose de éstas, formar combinaciones renovadoras; hay que recordar además que ésta combinación métrica y estrófica escogida por el poeta, es la que se utiliza regularmente en América para cantar, y precisamente el objetivo de él, era llegar a un gran número de personas, no es raro entonces que muchos de los poemas de la colección hayan sido musicalizados. Pero nuestro interés en el poemario no es la música, o la posibilidad de hacerla, sino la utilización de los símbolos cromáticos, del color.

Desde los siete años siente el maltrato y la discriminación a que eran sometidos los esclavos, a esta edad visitó una hacienda llamada “Hanábana” y vio un esclavo ahorcado en el monte; años después, en su libro Versos Sencillos el poema XXX inspirado en este hecho; o sea, ya se evidenciaban los sentimientos de amor al hombre. Tuvo un gran maestro de quien aprendió los valores más imperecederos en un ser humano. Fue su guía espiritual y político, formó parte de la segunda generación de románticos en nuestro país, su nombre es Rafael María de Mendive, mucho agradecería después Martí a este señor que le iluminó el camino de la verdad y el sacrificio.

En los versos sencillos publicado en 1881 y dedicados a dos de sus grandes amigos: Manuel Mercado, de México y Enrique Estrázulas, de Uruguay y esto lo hace saber en el prólogo del mismo cuando plantea: {Sistema:Cita|" Mis amigos saben cómo se me salieron estos versos del corazón. Fue aquel invierno de angustia, en que por ignorancia, o por fe fanática, o por miedo, o por cortesía, se reunieron en Washington, bajo el águila temible, los pueblos hispanoamericanos (…)"|José Martí}}

Estructura

Estos poemas revelan la sublimación del dolor, la nostalgia y el ensueño. Está formado el libro por 46 poemas, sin títulos, predominan en ellos la cuarteta y la redondilla, lo que da aire popular a los textos. En cada uno brota la sinceridad en formas delicadas y sencillas, tenues y sentimentales. Reflejan el amor a las cosas pequeñas, a los símbolos humildes y concretos. En ellos se advierten referencias autobiográficas y pinceladas de color.

Además de cultura, saber, identidad, se emiten en cada uno de los versos, pertenecen a ellos los que hablan de: La bailarina española, La niña de Guatemala y otros que seguro te han gustado mucho, más si conoces por qué fueron escritos, o sea la historia de ellos. El primero de ellos fue sobre un hecho vivido por Martí, iba a actuar la famosa bailarina española Carolina Otero, pero a la entrada del teatro si estaba la bandera española. él como cubano insigne no podía entrar a un lugar donde estuviese izado el símbolo de la nación que oprimía su tierra.

El segundo de los textos lo escribe Martí debido a que en uno de sus viajes a Guatemala, conoce a la joven María García Granados, esta se enamora de él; pero ya Martí está comprometido con Carmen Zayas Bazán y parte de Guatemala, en México contrae nupcias con ella. Cuando vuelve está acompañado de su esposa y la joven se baña en una poceta de agua muy fría y se enferma, días después muere. A ella dedica uno de los poemas más bellos que tiene el libro. Hermosos los versos que componen cada una de los poemas de este libro y donde hace alusión a numerosos pasajes de su vida y dedicados a amigos, amores, lugares, héroes y a la propia patria.

El número "XLV" es dedicado a los héroes del [[1868 y es uno de los poemas donde el Héroe Nacional, magistralmente logra la plasticidad. Estos héroes son estatuas de mármol, no de otro material, sino de este porque tiene dentro de sus propiedades la de ser resistente y duradero, siempre que no se exponga a la humedad; alcanzar gran brillo si la intención es pulirlo; es de color blanco el más puro y las grandes esculturas de la antigua Grecia eran de este material. Además el texto tiene como eslabón fundamental la utilización de los verbos, los claustros de mármol, abren los ojos, tiemblan sus labios, empuñan las espadas de piedra, saltan los hombres.

Hay grandeza en las estatuas de mármol hacia ellas va dirigida el reclamo, la emoción de que esa raza no puede morir, nadie es vendido y por lo que lo han hecho otros se levantan, los héroes se sentirían traicionados si muere su raza, ante un hecho así hasta las estatuas se personifican y levantan para demostrar que están allí y no es posible olvidarlos ni a ellos, ni a la causa justa que los llevó a la lucha. Martí con este texto da fe, aliento, esperanza a los hombres para volver a la lucha, para que sepan que la sangre derramada no había sido a través de los años para castigar y demostrar que si ellos están muertos sus ideales no. Lleno de emoción y de espíritu es cada uno de los versos, donde por supuesto la acción es el eje clave, los verbos lo logran.

Importancia del poemario

Hay que señalar como algo importante que este es el libro de la madurez poética de José Martí en él resalta los valores más importantes del ser humano. En los versos sencillos, el lector podrá disfrutar de una obra llena de colorido, de sonido y armonía, en la que tiene presente siempre en ensalzar la pureza. Debemos tener en cuenta que Martí es uno de los pocos casos entre los intelectuales que su obra se encuentra en completa armonía con sus ideas políticas, estéticas, etc. Todos los géneros que cultivó es un ejemplo de entrega a la humanidad, incluso en su poesía habla de lo mucho que tiene para entregar..

Fuentes