Desierto del Sahara

De EcuRed

Desierto Sahara
Información sobre la plantilla

Países Bandera de Argelia Argelia
Bandera de Chad Chad
Bandera de Egipto Egipto
Bandera de Libia Libia
Bandera de Marruecos Marruecos
Bandera de Mauritania Mauritania
Bandera de Malí Malí
Bandera de Níger Níger
Bandera de Sudán Sudán
Bandera de Túnez Túnez
Bandera de Sahara Occidental Sahara Occidental
Idiomas regionales
Árabe, urdu
Sahara. Desierto del norte de África, constituye el sector occidental de la gran banda de tierras áridas que se extienden entre el océano Atlántico, al oeste, y el Mar Rojo, al este.

Contenido

Historia

Aunque hoy el Sahara nos pueda parecer una gran barrera, no ha sido así a lo largo de la historia. El comercio transahariano empezó en el año 1000 a.n.e, cuando se atravesaba con bueyes, carros y carretas. Cartago dio nuevos impulsos al comercio en el Siglo III a.n.e., y Roma introdujo el camello tres siglos más tarde. A partir del Siglo VIII, coincidiendo con el apogeo del poder árabe, el comercio sahariano alcanzó gran importancia y llegó a su máxima expansión entre los siglos XIII y XVI; numerosas rutas cruzaban el desierto y unían los reinos africanos medievales y los imperios de Ghana, Songay, Kanem-Bornu y Hausa con los puertos del norte de África. Los principales productos comerciales eran el oro y los esclavos hacia el norte, y la sal (de las minas del Sahara), las conchas de cauri (la principal unidad monetaria) y las armas hacia el sur.

Éstos constituían mercancías imprescindibles para los Estados, pero las caravanas también transportaban artículos de lujo: vestidos caros, pimienta, marfil, nuez moscada, artículos de cuero y, en el Siglo XIX, plumas de avestruz. Se dirigían hacia el norte con destino a Europa. La marroquinería es original del norte de Nigeria, pero adoptó este nombre porque era exportada a todo el mundo a través de puertos marroquíes. Manufacturas de cobre, cuentas y otros artículos de ‘moda’ se dirigían hacia el sur. La llegada de los europeos a la costa oeste de África redujo el comercio del Sahara, aunque no desapareció del todo hasta bien entrado el siglo XIX.

Origen

El Sahara es un desierto porque la lluvia que registra no llega a equilibrar la evaporación originada por los rayos solares y por la transpiración de las Plantas que extraen Agua de los lugares donde se halla almacenada. Las precipitaciones son inferiores a los 225mm por año y en inmensas zonas no llegan a los 150 mm, mientras que la evaporación anual que se registra en la superficie es de 2.100 a 2.400 mm, si lloviera durante el Verano el agua se evaporaría aún más rápidamente.

La extensión de esta zona depende de la proximidad de los océanos y la presencia y características de grandes cadenas montañosas. En esta parte de África, una zona árida natural se superpone a la más extensa masa continental a esa latitud, desprovista de altas cordilleras que pudieran detener los vientos Alisios predominantes. Como no hay nada capaz de originar la lluvia, a la fuerza prevalece el desierto.

El sahara es una planicie de rocas antiguas, las rocas subyacentes son de neis precámbrico, el viejo esqueleto de África, siendo las rocas más antiguas de la Tierra, sobre las que se han depositado enormes masas de areniscas y calizas, los sedimentos de los mares cretácicos. Pero enormes extensiones de arenas y areniscas no son de origen marino, pues el mar nunca cubrió la parte oriental del Sahara, por lo que su origen es el propio desierto.

Límites geográficos

Desierto Sahara
Desierto Sahara

Los límites del Sahara son el océano Atlántico por el oeste, la cordillera del Atlas y el mar Mediterráneo por el norte, el mar Rojo y Egipto por el este, y el Sahel y el valle del río Níger al sur.

Extensión

Este desierto, el más extenso del mundo, se interna unos 1.610 km en el continente, de norte a sur, y tiene una anchura de este a oeste de 5.150 km aproximadamente. El área total del Sahara supera los 9,1 millones de km2, de los que sólo 207.200 km son oasis parcialmente fértiles. El Sahara es un símbolo de Libia y del mundo árabe.

Geografía

Estructura geológica

Es una serie de masas elevadas que encierran hondonadas sin salida y que reciben la denominación de cubetas cerradas.

Hidrografía

En el desierto se encontran pequeñas zonas provistas de agua y zonas muchas mayores desprovistas de la misma. Los pocos ríos superficiales del Sahara, a excepción del Nilo, nacen en las montañas del Atlas y fluyen hasta ser absorbidos por las arenas del desierto.

Los ríos que van a parar a depresiones cerradas depositan gran cantidad de barro y arena y, el hecho de que las depresiones permanezcan cerradas, es prueba de que un clima árido ha reinado allí durante períodos de tiempo muy largo.

A lo largo de muchos milenios, el interior del Sahara ha permanecido excesivamente seco para producir ríos constantes de cierta importancia. Durante períodos lluviosos relativamente breves, que es probable se correspondieran con las épocas glaciares de las zonas templadas, sin duda hubo grandes ríos en el Sahara, pero rara vez fluyeron durante el suficiente tiempo como para abrir un paso desde las depresiones hasta el mar.

Áreas geográficas

En el Sahara se distinguen tres áreas geográficas: el Sahara Occidental, o solamente Sahara; las montañas del Ahaggar y el macizo de Tibesti, en el centro; y el Desierto Líbico, al este. El Sahara Occidental es una zona de planicies de altitud variable, salpicadas de piedras y con notables desiertos de arena. Excepto en la costa, prácticamente no se registran precipitaciones, ni hay agua en la superficie, aunque existen una serie de ríos subterráneos que nacen en el Atlas y otras montañas. En ocasiones, las aguas de estos ríos encuentran un camino hacia la superficie y dan lugar a oasis irrigados de manera natural, que permiten el crecimiento de la vegetación. Los suelos de esta región son fértiles y cuando el riego es posible proporcionan excelentes cosechas.

Se considera que el desierto Líbico es la zona más árida del Sahara. La ausencia de humedad es casi absoluta y sólo existen unos pocos oasis. El terreno lo constituyen eriales arenosos y grandes dunas que pueden superar los 122 m de altura. El valle del Nilo y la región montañosa del desierto de Nubia forman parte del Sahara geográficamente, pero la irrigación ha transformado el desierto en una fértil tierra agrícola en gran parte de estas regiones.

Elevaciones

La zona central del Sahara se extiende unos 1.610 km de noroeste a sureste. La altitud de la meseta oscila entre los 580 y los 760 m; los picos de varias cadenas montañosas que arrancan desde ésta alcanzan altitudes comprendidas entre los 1.830 y los 3.415 metros. Las elevaciones más importantes de la región destacan el Emi Koussi (3.415 m), en el macizo de Tibesti, y el Tahat (3.003 m), en el Ahaggar.

Pese a la escasez de lluvias, algunas cumbres del Sahara central están cubiertas por la nieve durante parte del año. En su conjunto, el Sahara constituye una llanura elevada, con una altitud media de entre 395 y 490 metros. Las tierras bajas y las depresiones con altitudes inferiores a los 150 m tienen una extensión relativamente pequeña. Unas pocas zonas en Egipto y Argelia, como la depresión de Qattara, se encuentran por debajo del nivel del mar.

Terrenos desérticos

En el Sahara existen tres tipos principales de terrenos desérticos: los ergs, los regs y las hamadas.

Ergs

Los ergs son enormes extensiones de dunas arenosas, como el desierto de Libia o el Gran Erg Occidental.

Regs

Los regs son llanuras horizontales que se extienden en todas direcciones con la superficie constituida por arena gruesa, grava o piedras azotadas por el viento. Y las hamadas son altiplanicies cortadas por ríos secos, con su superficie plagada de piedras.

Hamadas

Las hamadas representan el origen de los ergs y regs. En el oeste del Sahara existen varios macizos montañosos de grandes dimensiones, las últimas estribaciones del Atlas, el Gran Macizo Hoggar, las aisladas masas del Tibesti y las mesetas y cordilleras menores como las de Air y Tassili. Las cumbres más elevadas de estas cordilleras desérticas, fueron atacadas por la erosión durante larguísimo tiempo, períodos geológicos enteros, de modo que las rocas se alzan como esqueletos desnudos. Las laderas inferiores forman extensas planicies que son las hamadas y, a menudo son tan extensas y llanas que difícilmente se advierte que son de gran altitud.

Oasis

Oasis
Oasis

El oasis es un lugar en el que hay agua permanente, procedente de fuentes o pozos. Suelen estar plantados con bosques de palmeras datileras pero en los más fértiles también crecen otros árboles frutales e incluso se dan cosechas, buena parte de los seres vivos del desierto.

Clima

El clima es uniformemente seco; en la mayoría de las zonas, la precipitación media anual es inferior a los 127 mm, y algunos lugares no reciben absolutamente nada de lluvia durante años. Las variaciones de la temperatura son extremas, especialmente en las regiones occidental y central, y oscilan entre las heladas nocturnas y unas máximas diurnas de 54 °C.

Flora

Excepto en los oasis, el desierto está prácticamente desprovisto de vegetación, exceptuando algunos arbustos espinosos atrofiados que crecen en el Sahara Occidental. Se han creado oasis artificiales tras perforar pozos de agua a más de 1.000 m de profundidad. El árbol predominante de los oasis es la palmera datilera, junto con alguna variedad de acacia.

Fauna

En algunas áreas del desierto viven gacelas y antílopes, así como chacales, zorros, tejones e hienas. En el desierto Líbico prácticamente no existe forma alguna de vida animal o vegetal.

Recursos

El norte del Sahara ha alcanzado importancia económica debido al descubrimiento de grandes yacimientos de petróleo en Argelia y Libia.

Véase también

Fuentes